La tris­te­za de la des­pe­di­da

El au­lli­do de los lobos res­pon­de a una fun­ción so­cial.

Geo - - GEONOTICIAS -

Con agu­dos que­ji­dos, los lobos ex­pre­san el gra­do de sim­pa­tía por sus con­gé­ne­res de la ma­na­da: aú­llan con es­pe­cial in­ten­si­dad cuan­do com­pa­ñe­ros cer­ca­nos o de al­to ran­go aban­do­nan el gru­po. Así lo ha ob­ser­va­do un equi­po cien­tí­fi­co di­ri­gi­do por Frie­de­ri­ke Ran­ge, de la Uni­ver­si­dad de Me­di­ci­na Ve­te­ri­na­ria de Vie­na (Aus­tria).

Unos ex­pe­ri­men­tos rea­li­za­dos du­ran­te el au­lli­do de des­pe­di­da re­ve­la­ron que los ani­ma­les pa­re­cen con­tro­lar, al me­nos par­cial­men­te, es­tas ex­pre­sio­nes so­no­ras y que pue­den va­riar la in­ten­si­dad del la­men­to. Los cien­tí­fi­cos co­lo­ca­ban una co­rrea a un ejem­plar y lo ale­ja­ban de la ma­na­da: el au­lli­do se in­ten­si­fi­ca­ba cuan­do el lo­bo “se­cues­tra­do” era un ani­mal al­fa. Una reac­ción se­me­jan­te se pro­du­cía cuan­do se se­pa­ra­ban ejem­pla­res “ami­gos“. Sin em­bar­go, pa­re­ce ser que la po­ten­cia del au­lli­do no vie­ne de­ter­mi­na­da por el es­trés emo­cio­nal. Du­ran­te los ex­pe­ri­men­tos los in­ves­ti­ga­do­res no pu­die­ron lle­gar a de­mos­trar que exis­tie­se al­gu­na re­la­ción en­tre la pro­duc­ción de cor­ti­sol –la hor­mo­na del es­trés– en la sa­li­va de los lobos y la fuer­za de sus la­men­tos. Por eso Frie­de­ri­ke Ran­ge sos­pe­cha que los au­lli­dos po­drían ser una se­ñal con la que es­tos cá­ni­dos ex­pre­san una sim­pa­tía pun­tual.

Con los ojos en­tre­ce­rra­dos y el mo­rro al­za­do lan­zan los lobos sus au­lli­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.