El hom­bre-pró­te­sis

Bio­nic Man ha si­do cons­trui­do con los más mo­der­nos re­cam­bios del mer­ca­do.

Geo - - GEONOTICIAS -

Su ca­mi­nar to­da­vía es un po­co tor­pe, pe­ro su co­ra­zón la­te, la cir­cu­la­ción fun­cio­na, res­pi­ra y ha­bla. No obs­tan­te, Bio­nic Man no tie­ne na­da hu­mano: por sus ar­te­rias flu­ye un su­ce­dá­neo de san­gre con­sis­ten­te en na­no­par­tí­cu­las. Es­ta cria­tu­ra ar­ti­fi­cial fue cons­trui­da por in­ves­ti­ga­do­res de la lon­di­nen­se Shadow Ro­bot Com­pany Ltd.: de pies a ca­be­za es­tá com­pues­to por las pró­te­sis mé­di­cas más mo­der­nas que la cien­cia ha desa­rro­lla­do has­ta aho­ra.

Los to­bi­llos y los pies, por ejem­plo, son de Mas­sa­chu­setts; el co­ra­zón ar­ti­fi­cial fue crea­do por una em­pre­sa de Ari­zo­na; y el exoes­que­le­to gra­cias al que el “hom­bre” ca­mi­na es de Nue­va Ze­lan­da. Con la cons­truc­ción, los cien­tí­fi­cos quie­ren de­mos­trar que ya se pue­den sus­ti­tuir apro­xi­ma­da­men­te dos ter­cios del cuer­po hu­mano. So­lo los ór­ga­nos de­ma­sia­do com­ple­jos, co­mo el ce­re­bro, el hí­ga­do o los in­tes­ti­nos, son in­via­bles pa­ra si­mu­la­cio­nes téc­ni­cas.

La má­qui­na hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.