¿Cri­mi­nal o pre­si­den­te eje­cu­ti­vo?

Quien se re­be­la con­tra las nor­mas en su ju­ven­tud pue­de lle­gar le­jos... in­clu­so a la cár­cel

Geo - - GEONOTICIAS -

No ha­cer ca­so a las prohi­bi­cio­nes de los pa­dres, ha­cer no­vi­llos, con­su­mir dro­gas o co­me­ter hur­tos: un com­por­ta­mien­to así de re­bel­de du­ran­te la ju­ven­tud pue­de sen­tar las ba­ses de una ca­rre­ra cri­mi­nal... o del éxi­to meteórico co­mo em­pre­sa­rio. Así lo ha des­cu­bier­to un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res ger­mano-sue­co en­ca­be­za­do por Mar­tin Obs­chon­ka, de la Uni­ver­si­dad de Je­na (Ale­ma­nia).

A par­tir del aná­li­sis de mu­chas bio­gra­fías y cu­rrí­cu­lums, en­tre ellos el de Bill Ga­tes, los in­ves­ti­ga­do­res ave­ri­gua­ron que mu­chos cri­mi­na­les no­to­rios y em­pre­sa­rios tu­vie­ron una ju­ven­tud “sal­va­je”. Eso sí: los que se­rían je­fes del ma­ña­na pron­to aban­do­na­ron su com­por­ta­mien­to an­ti­so­cial y se com­por­ta­ron co­mo per­so­nas “nor­ma­les”. El es­tu­dio no co­rro­bo­ra la opi­nión que afir­ma que los em­pre­sa­rios tie­nen por re­gla ge­ne­ral dé­fi­cits en el tra­to so­cial.

Bill Ga­tes, el fun­da­dor de Mi­cro­soft, fue de­te­ni­do en 1977 por in­frac­cio­nes de trá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.