¿POR QUÉ VUE­LAN TAN LE­JOS LAS AVES MI­GRA­TO­RIAS?

Geo - - GEONOTICIAS -

Cer­ca de la mi­tad de es­pe­cies de aves mi­gra y aban­do­na la zo­na de re­pro­duc­ción: se es­ti­ma que son 50.000 mi­llo­nes en el mun­do. La dé­ci­ma par­te via­ja en­tre Eu­ro­pa y Áfri­ca. El mo­ti­vo no es el frío in­ver­nal, sino la es­ca­sez de co­mi­da en Eu­ro­pa cen­tral y del Nor­te du­ran­te es­ta es­ta­ción del año. Mu­chas aves mo­ri­rían de ham­bre du­ran­te el in­vierno, so­bre to­do las que co­men in­sec­tos o gu­sa­nos. Vue­lan a don­de si­gue dis­po­ni­ble el ali­men­to: el sur.

Allí no les es­pe­ran unas re­la­jan­tes vacaciones bajo un sol cá­li­do. Co­mo “re­fu­gia­das” tie­nen que com­par­tir los ali­men­tos con las aves lo­ca­les. Aun­que el re­gre­so en pri­ma­ve­ra exi­ge nue­va­men­te mu­cha ener­gía, va­le la pe­na vol­ver por el me­ro he­cho de que en el nor­te hay me­nos com­pe­ten­cia y, por lo tan­to, más ali­men­to por ejem­plar. Ade­más, los días son más lar­gos y, por lo tan­to, tam­bién los pe­rio­dos de ca­za de in­sec­tos. De ahí que las con­di­cio­nes de re­pro­duc­ción sean me­jo­res en el nor­te pa­ra las aves mi­gra­to­rias.

Una ten­den­cia nue­va en­se­ña has­ta qué pun­to apre­cian es­tas ven­ta­jas los ani­ma­les vo­la­do­res: ca­da vez más aves de­jan de via­jar y pa­san el in­vierno en las la­ti­tu­des más sep­ten­trio­na­les; eso les per­mi­te –si so­bre­vi­ven– ser las pri­me­ras en ocu­par los te­rri­to­rios de re­pro­duc­ción. Des­de ha­ce al­gu­nos años a las ci­güe­ñas, por ejem­plo, se las pue­de ver des­fi­lan­do por pai­sa­jes ne­va­dos de Po­lo­nia y Ale­ma­nia. Tal vez se de­ba al cam­bio cli­má­ti­co, que ori­gi­na in­vier­nos más sua­ves, du­ran­te los que tam­bién se pue­den en­con­trar in­sec­tos.

De­bi­do al ca­len­ta­mien­to glo­bal, las aves que si­guen mi­gran­do pa­ra in­ver­nar eli­gen ca­da vez más a me­nu­do un via­je cor­to: In­gla­te­rra, por ejem­plo, es la nue­va “Es­pa­ña” pa­ra un cre­cien­te nú­me­ro de cu­rru­cas ca­pi­ro­ta­das cen­troeu­ro­peas, y tam­bién las gru­llas se que­dan más a me­nu­do en el ca­mino, en lu­gar de con­ti­nuar el via­je a la pe­nín­su­la ibé­ri­ca.

Fo­tos: Fritz Pöl­king/Pic­tu­re Press; NIH/Na­tio­nal Ins­ti­tu­te of Allergy and In­fec­tious Di­sea­ses

Ci­güe­ñas en Áfri­ca: ¿cam­bia­rá es­ta es­pe­cie su com­por­ta­mien­to mi­gra­to­rio?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.