Ben­nett Cerf, el edi­tor sin pre­jui­cios

Geo - - GEOICONO -

Di­cen los que le co­no­cie­ron que fue un hom­bre ín­te­gro, que siem­pre con­fió en su bue­na es­tre­lla y que, aun sin­tién­do­se co­mo pez en el agua en el mun­do de los ne­go­cios, siem­pre de­tes­tó el di­ne­ro fá­cil. No en vano, Ben­nett Cerf (1898-1971) se ri­gió en vi­da por un sen­ci­llo prin­ci­pio: "Cuan­do las per­so­nas son hon­ra­das, las co­sas siem­pre fun­cio­nan bien", al­go que no ven­dría mal re­cor­dar es­tos días. Pe­ro Cerf no ac­ce­dió al Olim­po de los dio­ses ni por su humor ni por sus cé­le­bres fra­ses, sino por ha­ber crea­do una de las ca­sas edi­to­ria­les más de­ci­si­vas de to­dos los tiem­pos, Ran­dom Hou­se. Cerf, ju­dío na­ci­do en Nue­va York, hi­jo de un li­tó­gra­fo y de la he­re­de­ra de un im­pe­rio de la dis­tri­bu­ción ta­ba­que­ra, fre­cuen­tó des­de jo­ven los am­bien­tes cul­tu­ra­les de la ciu­dad. Tras li­cen­ci- rar­se en Ar­te y Periodismo por la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, reali­zó sus pri­me­ros pi­ni­tos pro­fe­sio­na­les en la re­dac­ción del New York He­rald Tri­bu­ne, des­de don­de sal­ta­ría a la vi­ce­pre­si­den­cia de una pe­que­ña edi­to­rial, Bo­ni & Li­ve­right. En 1925, en com­pa­ñía de Do­nald S. Klop­fer, mon­tó su pro­pio ne­go­cio edi­to­rial. Co­men­zó com­pran­do los de­re­chos de la co­lec­ción Mo­dern Li­brary a su an­ti­gua em­pre­sa y, en 1927, tras el éxi­to ob­te­ni­do, am­plió su ca­tá­lo­go me­dian­te obras ele­gi­das at ran­dom (al azar). De ahí el nom­bre de la edi­to­rial que ha­ría fa­mo­sos a au­to­res de la edad de oro de la na­rra­ti­va nor­te­ame­ri­ca­na co­mo Faulk­ner, O'Ha­ra y Ca­po­te. Con Cerf na­ció una ge­ne­ra­ción de edi­to­res sin pre­jui­cios, aten­tos a los gus­tos del mer­ca­do, que re­vo­lu­cio­na­rían el mun­do edi­to­rial del si­glo XX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.