FIE­BRE DE CO­ME­TAS

LOS AS­TRÓ­NO­MOS es­tán ner­vio­sos: des­de las pro­fun­di­da­des del es­pa­cio se apro­xi­ma un co­me­ta que pro­me­te apor­tar nue­vos co­no­ci­mien­tos so­bre el ori­gen de nues­tro sis­te­ma so­lar y dar res­pues­tas a la gran pre­gun­ta: ¿tra­je­ron los co­me­tas los ele­men­tos bá­si­cos de

Geo - - GEONOTICIAS - Tex­to: Klaus Bach­mann

Ro­set­ta duer­me, so­lo tie­ne co­nec­ta­dos la ca­le­fac­ción y un des­per­ta­dor. Ale­ja­da del con­trol hu­mano, la son­da es­pa­cial vue­la por las pro­fun­di­da­des del es­pa­cio a cen­te­na­res de mi­llo­nes de ki­ló­me­tros de la Tie­rra, don­de tie­ne una ci­ta con un ob­je­to ne­gro co­mo el car­bón. La mi­sión que le en­co­men­dó la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA) cuan­do lan­zó el apa­ra­to en 2004 pa­re­ce una aven­tu­ra: la idea es que Ro­set­ta se acer­que ca­da vez más a un co­me­ta, que lo acom­pa­ñe du­ran­te me­ses en su ca­mino al­re­de­dor del Sol y que, en una ac­ción au­daz, co­lo­que un ro­bot so­bre el ob­je­to, co­no­ci­do co­mo

67P/Chur­yu­mov-Ge­ra­si­men­ko, que lle­va el nom­bre de sus des­cu­bri­do­res. El sus­pen­se es­tá ga­ran­ti­za­do y en ca­so de éxi­to, tam­bién una ava­lan­cha de nue­vos co­no­ci­mien­tos so­bre co­me­tas, esos mís­ti­cos vi­si­tan­tes pro­ce­den­tes del bor­de del sis­te­ma so­lar. An­tes de que 67P/Chur­yu­mov-Ge­ra­si-

men­ko aca­pa­re la aten­ción de los as­tró­no­mos, otro ob­je­to ya ha es­ti­mu­la­do la fie­bre por los co­me­tas: el C/2012 S1, tam­bién co­no­ci­do con el nom­bre de ISON, pues fue des­cu­bier­to con un te­les­co­pio de la In­ter­na­tio­nal Scien­ti­fic Op­ti­cal Net­work. Se tra­ta de un co­me­ta no­va­to, que por pri­me­ra vez en­con­tró el ca­mino ha­cia el in­te­rior de nues­tro sis­te­ma pla­ne­ta­rio.

El uno de oc­tu­bre de 2013, ISON se acer­có a Mar­te has­ta una dis­tan­cia de 10,9 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros. A con­ti­nua­ción, el 28 de no­viem­bre de 2013, al­can­zó su pun­to más cer­cano al Sol. Co­mo via­ja­ba a una ve­lo­ci­dad de unos 360 ki­ló­me­tros por se­gun­do, en ese pun­to su dis­tan­cia al Sol era de so­lo 1,8 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros, apro­xi­ma­da­men­te el equi­va­len­te al diá­me­tro del as­tro rey. En ese mo­men­to, la tem­pe­ra­tu­ra en la su­per­fi­cie del nú­cleo del co­me­ta pu­do ha­ber su­pe­ra­do los 2.500 gra­dos cen­tí­gra­dos. Des­pués de ob­ser­var una con­si­de­ra­ble pér­di­da de brillo, los cien­tí­fi­cos asu­mie­ron que el co­me­ta se ha­bía de­sin­te­gra­do al pa­sar cer­ca del Sol de­bi­do a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y las gi­gan­tes­cas fuer­zas gra­vi­ta­to­rias, y que re­co­rría el sis­te­ma so­lar co­mo nu­be de pol­vo.

¿Por qué nos pa­re­cen tan fas­ci­nan­tes los co­me­tas, sea­mos cien­tí­fi­cos o no? ¿Por qué los in­ves­ti­ga­do­res en­vían a su en­cuen­tro na­ves es­pa­cia­les que cues­tan cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros? ¿Por qué los afi­cio­na­dos a la as­tro­no­mía se gas­tan mu­cho di­ne­ro en via­jes al sur pa­ra de­jar atrás los cie­los cu­bier­tos y te­ner una vis­ta cla­ra de ISON & Cía?

POR UN LA­DO ES­TÁ EL MIS­TI­CIS­MO.

Du­ran­te si­glos, la gen­te creía que los co­me­tas es­ta­ban re­la­cio­na­dos con su­ce­sos fa­ta­les: pre­sa­gia­ban por ejem­plo ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les o la muer­te de un mo­nar­ca (ver re­cua­dro). Es po­si­ble que aún que­de en nues­tras men­ta­li­da­des un res­qui­cio de aque­llas su­pers­ti­cio­nes.

Qui­zá par­te de su atrac­ción se de­ba a que los co­me­tas son muy pa­sa­je­ros: le­jos del Sol, son ki­lo­mé­tri­cos pe­da­zos ne­gros in­ani­ma­dos. Cer­ca del Sol, sin em­bar­go, co­bran “vi-

da”, di­bu­jan una es­te­la de luz de has­ta cien mi­llo­nes de ki­ló­me­tros en el cie­lo y lue­go apa­ren­te­men­te de­sa­pa­re­cen en la na­da, “mue­ren”. Pe­ro tam­bién re­su­ci­tan, re­gre­san, al­gu­nos des­pués de va­rias dé­ca­das, de ma­ne­ra que los se­res hu­ma­nos so­lo po­de­mos ver­los una vez en la vi­da. Así de­jan el bo­ni­to y ate­rra­dor sa­bor de lo efí­me­ro... tam­bién de lo efí­me­ro de nues­tra pro­pia exis­ten­cia.

Pe­ro los co­me­tas no so­lo son es­pec­ta­cu­la­res pa­ra la vis­ta. Quien los es­tu­dia cien­tí­fi­ca­men­te es­pe­ra que le den res­pues­tas a pre­gun­tas fun­da­men­ta­les: ¿có­mo na­ció el sis­te­ma so­lar? ¿Qué pro­ce­sos se desa­rro­lla­ron en el dis­co pro­to­pla­ne­ta­rio que gi­ró al­re­de­dor de nues­tro Sol na­cien­te y del que se for­ma­ron los pla­ne­tas? Y, so­bre to­do: ¿có­mo lle­gó la vi­da a la Tie­rra? ¿Es po­si­ble que es­tos va­ga­bun­dos cós­mi­cos ha­yan traí­do los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios a nues­tro pla­ne­ta?

El es­tu­dio de los co­me­tas dio un gran sal­to ade­lan­te en 1986, cuan­do se lo­gró por pri­me­ra vez echar un vistazo de­trás de la re- lu­cien­te cor­ti­na de luz, la lla­ma­da “co­ma” o “ca­be­lle­ra”, que en­vuel­ve su nú­cleo. En aquel año, dos son­das so­vié­ti­cas ti­po Ve­ga y el vehícu­lo es­pa­cial eu­ro­peo Giot­to se acer­ca­ron al fa­mo­so co­me­ta Ha­lley; en el ca­so de Giot­to, has­ta una dis­tan­cia de me­nos de 600 ki­ló­me­tros: Ha­lley te­nía el as­pec­to de una patata arru­ga­da en la que se le­van­ta­ban pol­va­re­das. Su nú­cleo era más ne­gro que el as­fal­to. En la su­per­fi­cie po­co se po­día ver del hie­lo que man­te­nía uni­dos los gra­nos de pol­vo. ¡In­creí­ble que un tro­zo de su­cie­dad con­ge­la­do ofre­cie­ra tal es­pec­tácu­lo de lu­ces!

Los ins­tru­men­tos de Ve­ga y Giot­to ana­li­za­ron los gra­ni­tos de pol­vo que el co­me­ta sol­ta­ba, a me­nu­do tan li­ge­ros que so­lo pe­san bi­llo­né­si­mas de gra­mo. Pe­ro los as­tró­no­mos so­ña­ban con te­ner en sus ma­nos una piz­ca del pol­vo de co­me­ta. La Agen­cia Es­pa­cial Es­ta­dou­ni­den­se NASA lo­gró pre­ci­sa­men­te eso con una son­da lla­ma­da Star­dust: “pol­vo de es­tre­lla”. En 2004, Star­dust se acer­có al co­me­ta Wild 2 has­ta una dis­tan­cia de 234

LOS GRA­NOS QUE SUEL­TA EL CO­ME­TA SON CA­ZA­DOS POR EL “ATRAPAPOLVOS“

ki­ló­me­tros y des­ple­gó un “atrapapolvos”, un bastidor de alu­mi­nio, pa­re­ci­do a una ra­que­ta de te­nis so­bre­di­men­sio­na­da, do­ta­do con 132 blo­ques de aerogel. Es­te ex­tra­ño ma­te­rial, ex­tre­ma­da­men­te li­ge­ro y al mis­mo tiem­po só­li­do, fre­na­ba los gra­ni­tos de pol­vo que im­pac­ta­ban a una ve­lo­ci­dad su­pe­rior a 20.000 ki­ló­me­tros por ho­ra (una ba­la de ri­fle al­can­za apro­xi­ma­da­men­te los 4.000).

Cuan­do Star­dust vol­vió a pa­sar jun­to a la Tie­rra en 2006, la son­da sol­tó una cáp­su­la de re­gre­so con los gra­nos cós­mi­cos. La NASA lo­gró res­ca­tar­la en el de­sier­to de Utah.

Hoy, sie­te años des­pués, los cien­tí­fi­cos aún es­tán es­tu­dian­do las par­tí­cu­las: las mi­den con ra­yos X y luz in­fra­rro­ja, las bom­bar­dean con io­nes pa­ra ana­li­zar su com­po­si­ción o in­clu­so des­cu­brir mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas. .

Los pri­me­ros re­sul­ta­dos de­pa­ra­ron una sor­pre­sa. Cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res los pre­sen­ta­ron du­ran­te una con­fe­ren­cia ce­le­bra­da tres me­ses des­pués del ate­rri­za­je, “se po­día ob­ser­var có­mo los cien­tí­fi­cos en la sa­la se

que­da­ban bo­quia­bier­tos”, re­cuer­da Don Brownlee, de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton.

Has­ta en­ton­ces, los as­tró­no­mos ha­bían pen­sa­do que los co­me­tas na­cían de la si­guien­te ma­ne­ra: el pol­vo y el gas del es­pa­cio in­ter­es­te­lar se con­den­sa­ban y for­ma­ban un pro­to­sol al­re­de­dor del cual cir­cu­la­ba un den­so dis­co de pol­vo. En los fríos ex­tra­rra­dios del mis­mo, ais­la­dos del in­men­so ca­lor del jo­ven as­tro cen­tral, se con­den­sa­ban ga­ses co­mo el dió­xi­do de car­bono, agua y me­tano so­bre gra­ni­tos mi­ne­ra­les, for­man­do aque­llo que hoy llamamos co­me­tas. Se­gún es­ta teo­ría, los co­me­tas se­rían, por así de­cir­lo, los pri­mo­gé­ni­tos del sis­te­ma pla­ne­ta­rio: la opi­nión co­rrien­te era que con­te­nían el ma­te­rial del Sol y los pla­ne­tas en for­ma vir­gen.

Más tar­de, se­gún la ci­ta­da teo­ría, los pe­da­zos helados fue­ron dis­tri­bui­dos por el efec­to de la gra­ve­dad de Jú­pi­ter y Sa­turno en dos gran­des re­ser­vo­rios: el cin­tu­rón de Kui­per, si­tua­do más allá de la ór­bi­ta de Nep­tuno, y la nu­be de Oort, una aglo­me­ra­ción de mi­les de mi­llo­nes de pe­da­zos que se aden­tra pro­fun­da­men­te en el es­pa­cio: se­gún es­ti­ma­cio­nes, se ex­tien­de has­ta 100.000 ve­ces la dis­tan­cia en­tre el Sol y la Tie­rra. Por lo tan­to, aque­llos co­me­tas que en­tran en nues­tro cam­po de vi­sión se­rían co­me­tas “ex­pul­sa­dos”, por ejem­plo, al ha­ber si­do sa­ca­dos de su ór­bi­ta por una co­li­sión y ca­ta­pul­ta­dos ha­cia el Sol... don­de, se­gún es­ta teo­ría, no ha­bían es­ta­do nun­ca an­tes.

Sin em­bar­go, el aná­li­sis del ma­te­rial mi­ne­ral de Wild 2 de­mos­tró que los co­me­tas con­tie­nen gra­nos que no son tan vír­ge­nes co­mo se es­pe­ra­ba, sino que pro­vie­nen de áreas cer­ca­nas al Sol, cu­yo ca­lor los trans­for­mó. Pa­re­ce que en el dis­co de pol­vo al­re­de­dor del Sol na­cien­te ocu­rrían más co­sas de las que se pen­sa­ba, allí su­ce­dían gigantescos pro­ce­sos de trans­por­te que trans­por­ta­ban gra­nos y pe­que­ños pe­da­zos a mi­les de mi­llo­nes de ki­ló­me­tros des­de el ca­lien­te centro a las re­gio­nes frías, in­clu­so más allá de Nep­tuno.

AHO­RA LOS IN­VES­TI­GA­DO­RES se en­fren­tan al desafío de in­cluir es­tos ines­pe­ra­dos re­sul­ta­dos en los pro­gra­mas de or­de­na­dor con los que crean mo­de­los so­bre el na­ci­mien­to del sis­te­ma so­lar. La ima­gen que te­nía­mos de nues­tro ho­gar en el es­pa­cio cam­bia­rá.

Pe­ro Star­dust no so­lo co­lec­cio­nó gra­ni­tos de co­me­ta. Los in­ves­ti­ga­do­res apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad pa­ra cap­tu­rar tam­bién por pri­me­ra vez aquel ma­te­rial del es­pa­cio in­ter­es­te­lar que aún hoy se aden­tra en nues­tro sis­te­ma so­lar. Has­ta aho­ra, los as­tró­no­mos co­no­cían es­ta ma­te­ria pri­ma

de nue­vas es­tre­llas gra­cias a exá­me­nes in­di­rec­tos, con­cre­ta­men­te, al aná­li­sis de la luz de le­ja­nas nu­bes de pol­vo. En­ton­ces, ¿de qué na­cen las es­tre­llas?

Con ese ob­je­ti­vo, Star­dust des­ple­gó, cuan­do se en­con­tra­ba muy le­jos del co­me­ta, un se­gun­do “atrapapolvos”. Pe­ro los gra­nos in­ter­es­te­la­res son ex­tre­ma­da­men­te ra­ros. Los cien­tí­fi­cos es­ti­man que han re­co­gi­do, co­mo mu­cho, en­tre 40 y 50. Exa­mi­nar to­do el aerogel sig­ni­fi­ca mi­rar por el microscopio 1,6 mi­llo­nes de sec­cio­nes. Una ta­rea de Sí­si­fo.

O de en­tu­sias­ma­dos as­tró­no­mos afi­cio­na­dos, se­gún pien­san en la NASA. Más de 30.000 ciu­da­da­nos se han de­ja­do con­ven­cer pa­ra echar una mano des­de sus ho­ga­res.

La fie­bre de co­me­tas tam­bién me ha con­ta­gia­do a mí. Ca­da vez que me que­da tiem­po des­pués de la ce­na, me co­nec­to con Star­dust

at Ho­me y bus­co hue­llas en el or­de­na­dor. Pa­ra ha­cer po­si­ble to­do es­to, cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley han cor­ta­do los cu­bos de aerogel en fi­ní­si­mas ro­da­jas que han si­do es­ca­nea­das y col­ga­das en in­ter­net, don­de pue­den ser exa­mi­na­das. Las imá­ge­nes pue­den re­co­rrer­se con un microscopio vir­tual. Se bus­ca el ras­tro que un gra­ni­to cós­mi­co ha de­ja­do al im­pac­tar en el aerogel y la piz­ca de ma­te­ria que hay al fi­nal del ras­tro. Quien quie­ra for­mar par­te de la co­mu­ni- dad de dus­ters o bus­ca­do­res de pol­vo tie­ne que de­mos­trar pri­me­ro que sa­be dis­tin­guir el ras­tro bus­ca­do de otros ras­tros –co­mo el que de­ja un im­pac­to de ba­su­ra– y de las im­per­fec­cio­nes del aerogel. “La ma­yo­ría de la gen­te no lo lo­gra”, ad­vier­ten los in­ves­ti­ga­do­res. A mí, la pri­me­ra vez me sus­pen­die­ron en­se­gui­da: so­lo eva­lué co­rrec­ta­men­te seis de diez imá­ge­nes. Pe­ro la se­gun­da vez apro­bé el exa­men. Y pu­de co­men­zar.

PA­RA EN­TRE­NAR EL OJO de los ayu­dan­tes vo­lun­ta­rios, los cien­tí­fi­cos de Ber­ke­ley in­ter­ca­lan fo­tos con ras­tros con­fir­ma­dos en­tre la su­ce­sión de imá­ge­nes. Quien los re­co­no­ce acu­mu­la pun­tos y as­cien­de en una cla­si­fi­ca­ción de éxi­to in­ter­na. A mí to­da­vía no me han in­clui­do en la cla­si­fi­ca­ción ofi­cial por­que no he ana­li­za­do su­fi­cien­tes imá­ge­nes. Pe­ro tal vez un ras­tro des­cu­bier­to y mar­ca­do por mí lle­va­rá a una par­tí­cu­la in­ter­es­te­lar. He de­po­si­ta­do mis es­pe­ran­zas en la ima­gen nú­me­ro 1880623V1, que tie­ne una man­cha ne­gra en el centro y una es­truc­tu­ra mo­les­ta en cu­yo bor­de veo una man­cha sos­pe­cho­sa... pe­ro in­clu­so si los pro­fe­sio­na­les con­fir­man mi des­cu­bri­mien­to co­mo par­tí­cu­la “ge­nui­na”, eso no quie­re de­cir que vie­ne de más allá de nues­tro sis­te­ma so­lar. Se­gún los pri­me­ros aná­li­sis, la ma­yo­ría de los im­pac­tos son di­mi­nu­tas es­quir­las pro­ce­den­tes del dor­so de los pa­ne­les so­la­res de la son­da Star­dust.

Pe­ro la pre­gun­ta más emo­cio­nan­te pa­ra quí­mi­cos y bió­lo­gos es es­ta: ¿se en­con­tra­rán com­pues­tos car­bo­na­dos? ¿Mo­lé­cu­las o for­mas pre­vias de mo­lé­cu­las en las que se ba­sa la bio­quí­mi­ca de la vi­da? Y si apa­re­cen, ¿es­tán en las par­tí­cu­las in­ter­es­te­la­res o en el pol­vo de los co­me­tas? En cuan­to a la car­ga or­gá­ni­ca de los gra­nos de co­me­ta, los de la ESA me acon­se­ja­ron que vi­si­ta­ra a Jo­chen Kis­sel si que­ría sa­ber más so­bre el te­ma. Du­ran­te los úl­ti­mos 30 años, el fí­si­co ha par­ti­ci­pa­do en prác­ti­ca­men­te to­das las gran­des mi­sio­nes cu­yo des­tino era un co­me­ta. Aho­ra tie­ne 70 años y ha­ce tiem­po que es­tá ju­bi­la­do. Pe­ro los co­me­tas si­guen cau­ti­van­do su in­te­rés, aun­que Kis­sel ya no tie­ne que bus­car lau­re­les cien­tí­fi­cos. Un mo­men­to cumbre de su ca­rre­ra lo si­túa en el re­gre­so de Ha­lley en 1986. En aque­lla oca­sión, las ins­ta­la­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­les de Kis­sel es­tu­vie­ron a bor­do de las son­das ru­sas Ve­ga y Giot­to. El ob­je­ti­vo: ana­li­zar el pol­vo con un es­pec­tró­me­tro de ma­sa, un ins­tru­men­to que or­de­na las mo­lé­cu­las que im­pac­tan se­gún su ma­sa, de ma­ne­ra que los in­ves­ti­ga­do­res pue­den ha­cer de­duc­cio­nes so­bre el ti­po de sus­tan­cia.

Y esa fue la gran sor­pre­sa: “To­das las par­tí­cu­las”, di­ce Kis­sel, “eran una mez­cla de ele­men­tos mi­ne­ra­les y ma­te­rial or­gá­ni­co.” En el pol­vo se en­con­tra­ron sus­tan­cias muy reac­ti­vas de las que fá­cil­men­te pue­den for­mar­se las ba­ses del có­di­go ge­né­ti­co, el ADN. Y tam­bién sus­tan­cias an­te­ce­so­ras de los ami­noá­ci­dos, los ele­men­tos de los que se com­po­nen las pro­teí­nas.

Kis­sel des­cri­be una tí­pi­ca par­tí­cu­la de pol­vo de co­me­ta: un nú­cleo mi­ne­ral, ha­bi­tual­men­te de si­li­ca­to, ro­dea­do de un man­to de mo­lé­cu­las al­ta­men­te com­ple­jas. Es­te man­to se for­mó de sus­tan­cias sen­ci­llas co­mo agua, mo­nó­xi­do de car­bono, amo­nia­co y me­ta­nol, que –en el frío del es­pa­cio– se han de­po­si­ta­do co­mo hie­lo en el des­nu­do pe­da­ci­to mi­ne­ral y han reac­cio­na­do en­tre sí.

Unos ex­pe­ri­men­tos de la­bo­ra­to­rio de­mos­tra­ron el gran po­ten­cial que al­ber­gan los sen­ci­llos in­gre­dien­tes: un gru­po de quí­mi­cos con­den­só las sus­tan­cias bajo con­di­cio­nes se­me­jan­tes a las que rei­nan en el es­pa­cio y las ex­pu­so a luz ul­tra­vio­le­ta. El re­sul­ta­do: se for­mó una red de mo­lé­cu­las gi­gan­tes­cas que, al des­com­po­ner­se en agua lí­qui­da, for­man ami­noá­ci­dos. En ta­les mues­tras, los in­ves­ti­ga­do­res ya han des­cu­bier­to 20 com­po­nen­tes dis­tin­tos de pro­teí­na. Y de he­cho han lo­gra­do iden­ti­fi­car un ami­noá­ci­do, la gli­ci­na, en uno de los pe­da­ci­tos de co­me­ta que re­co­gió Star­dust. Pa­ra Jo­chen Kis­sel “no pue­de ne­gar­se que los co­me­tas han lle­va­do los ele­men­tos de la vi­da a la Tie­rra”. Jun­to con el quí­mi­co Franz Krue­ger ha ela­bo­ra­do un mo­de­lo de ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea a ba­se del pol­vo de los vi­si­tan­tes cós­mi­cos.

EL ES­CE­NA­RIO ES EL SI­GUIEN­TE: cuan­do un co­me­ta ex­plo­ta en la at­mós­fe­ra te­rres­tre, exis­ten bue­nas po­si­bi­li­da­des de que al­gu­nos frag­men­tos cai­gan al océano. En cuan­to las par­tí­cu­las de pol­vo –que pa­re­cen co­pos– se em­pa­pan de agua, la bio­quí­mi­ca se po­ne en mar­cha. Las mo­lé­cu­las or­gá-

MEN­SA­JE­ROS DE LOS PRI­ME­ROS TIEM­POS, NA­CI­DOS DEL FUE­GO Y EL HIE­LO

ni­cas al­re­de­dor de los pe­da­ci­tos de pol­vo co­mien­zan a for­mar com­ple­jos azú­ca­res, ami­noá­ci­dos y áci­dos nu­clei­cos, los ele­men­tos del ma­te­rial ge­né­ti­co. Los áci­dos gra­sos co­mien­zan au­to­má­ti­ca­men­te a for­mar mi­ce­las, es­pa­cios de reac­ción en­vuel­tos en una “piel” don­de se pue­den acu­mu­lar sus­tan­cias bio­quí­mi­cas... re­qui­si­to pa­ra el desa­rro­llo de un pri­mi­ti­vo me­ta­bo­lis­mo.

Na­die di­rá que con eso que­da so­lu­cio­na­do el enig­ma de la ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea. La teo­ría si­gue sien­do una en­tre mu­chas. Pe­ro en tiem­pos más re­cien­tes, un cre­cien­te nú­me­ro de cien­tí­fi­cos se sien­te atraí­do por la idea de que los co­me­tas po­drían ha­ber pro­por­cio­na­do, por así de­cir­lo, el star­ter kit bio­ló­gi­co de la Tie­rra. KIS­SEL Y KRUE­GER IN­CLU­SO LLE­GAN a la con­clu­sión de que el na­ci­mien­to de la vi­da en la Tie­rra no fue pu­ra ca­sua­li­dad: “En cuan­to el pol­vo de co­me­ta en­tró en con­tac­to con agua lí­qui­da, la ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea se ini­ció ca­si for­zo­sa­men­te”.

Eso sí, pri­me­ro se ne­ce­si­ta­ba agua. Pues en el jo­ven sis­te­ma so­lar, nues­tro pla­ne­ta es­ta­ba tan ca­lien­te que to­das las sus­tan­cias vo­lá­ti­les se eva­po­ra­ban, tam­bién el agua. Es de­cir, lo que hoy lle­na los océa­nos de­be de ha­ber lle­ga­do pos­te­rior­men­te des­de re­gio­nes más frías. Y aquí vuel­ven a en­trar en jue­go los co­me­tas que cho­ca­ron con la jo­ven Tie­rra. Po­drían ha­ber traí­do agua.

Así lo in­di­can los aná­li­sis de mo­lé­cu­las de agua en la Tie­rra y en el hie­lo de los co­me­tas. El agua te­rres­tre so­lo con­tie­ne un áto­mo de deu­te­rio (tam­bién co­no­ci­do co­mo hi­dró­geno pe­sa­do) por ca­da 6.400 áto­mos de hi­dró­geno “nor­ma­les”. Se­gún la ci­ta­da teo­ría, por lo tan­to, es­ta pro­por­ción de­be­ría ser se­me­jan­te en el agua del es­pa­cio.

Du­ran­te mu­cho tiem­po, los co­me­tas fue­ron con­si­de­ra­dos can­di­da­tos im­pro­ba­bles, ya que las mues­tras de pol­vo ana­li­za­das –to­das pro­ve­nien­tes de la nu­be de Oort– con­te­nían de­ma­sia­do deu­te­rio co­mo pa­ra po­der ser la fuen­te de nues­tros océa­nos. En 2011, sin em­bar­go, unos cien­tí­fi­cos del alemán Ins­ti­tu­to Max Planck pa­ra el Es­tu­dio del Sis­te­ma So­lar des­cu­brie­ron los dos ti­pos de hi­dró­geno en una pro­por­ción muy

SIE­TE AÑOS DE VIA­JE EN BUS­CA DE UN PO­CO DE POL­VO

se­me­jan­te a la te­rres­tre en mues­tras del co­me­ta Hartley 2 y más re­cien­te­men­te, en otro co­me­ta, am­bos del cin­tu­rón de Kui­per. Des­de en­ton­ces, los co­me­tas vuel­ven a ba­ra­jar­se se­ria­men­te co­mo pro­vee­do­res del lí­qui­do sin el que no exis­ti­ría vi­da.

Fuen­tes de vi­da, fuen­tes de agua: en 2014 se­gu­ra­men­te sa­bre­mos más so­bre el pa­pel de los co­me­tas en el dra­ma que se re­pre­sen­ta en el es­ce­na­rio lla­ma­do Tie­rra. En 2014 lle­ga la ho­ra de la son­da es­pa­cial eu­ro­pea Ro­set­ta. Ri­ta Schulz co­ge la ma­que­ta del des­tino de Ro­set­ta e imi­ta con ági­les mo­vi­mien­tos de la mano có­mo el co­me­ta 67P/Chur­yu­mov-Ge­ra­si­men­ko se tam­ba­lea por el es­pa­cio, co­mo una patata ne­gra, al­go alar­ga­da, de cin­co ki­ló­me­tros de gro­sor. Al con­tra­rio de Giot­to y Star­dust, Ro­set­ta no se li­mi­ta­rá a vo­lar jun­to al co­me­ta, ex­pli­ca es­ta mu­jer fí­si­ca que des­de 1996 es di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca de es­ta mi­sión de la ESA, di­ri­gi­da des­de la lo­ca­li­dad neer­lan­de­sa de Noord­wijk. “La son­da gi­ra­rá al­re­de­dor del nú­cleo del co­me­ta du­ran­te mu­chos me­ses. Es­to nos per­mi­te ver có­mo cam­bia su su­per­fi­cie con el tiem­po, y des­pués po­dre­mos ex­pli­car por qué hay crá­te­res: sa­bre­mos si en es­tos pun­tos se han pro­du­ci­do hun­di­mien­tos o si al­go ha si­do ex­pul­sa­do por una ex­plo­sión.” La me­di­ción exac­ta de la su­per­fi­cie tam­bién de­ter­mi­na­rá dón­de co­lo­ca­rá Ro­set­ta el vehícu­lo de ate­rri­za­je Phi­lae.

¿ATE­RRI­ZAR SO­BRE UN CÚMULO de pol­vo cu­bier­to de hie­lo? Na­die sa­be muy bien en qué con­di­cio­nes se pre­sen­ta el ex­te­rior del nú­cleo de un co­me­ta. ¿Se pa­re­ce a un la­go he­la­do? ¿A un pai­sa­je de du­nas de are­na? ¿Cuán­to pe­so so­por­ta el sue­lo?

Un pun­to de re­fe­ren­cia lo cons­ti­tu­yen ex­pe­ri­men­tos rea­li­za­dos en el Centro Alemán de Ae­ro­náu­ti­ca y Na­ve­ga­ción Es­pa­cial (DLR, por sus si­glas en alemán), con se­de en Co­lo­nia. In­ten­ta­ron –si se me per­mi­te la ex­pre­sión– “co­cer” un co­me­ta. Ac­tual­men­te, DLR apro­ve­cha la re­ce­ta

pa­ra des­per­tar el in­te­rés de co­le­gia­les por la ex­plo­ra­ción del es­pa­cio. Y yo apro­ve­cho la opor­tu­ni­dad pa­ra con­tem­plar de cer­ca un “co­me­ta”... aun­que so­lo sea en mi­nia­tu­ra.

Quien quie­ra “co­cer” un co­me­ta ne­ce­si­ta: una por­ción del mi­ne­ral oli­vino, un fino pol­vo de co­lor bei­ge, una piz­ca de ho­llín y un li­tro de agua. Mez­clar bien. Ato­mi­zar la ma­sa con ai­re com­pri­mi­do en un re­ci­pien­te con ni­tró­geno lí­qui­do. Con es­te frío –con 196 gra­dos cen­tí­gra­dos bajo ce­ro, son tem­pe­ra­tu­ras gé­li­das co­mo en el es­pa­cio– el agua se con­ge­la al ins­tan­te. Un co­la­dor per­mi­te sa­car co­pos ne­gros, es­pon­jo­sos co­mo nie­ve re­cién caí­da, del ni­tró­geno lí­qui­do.

Des­pués hay que me­ter la ma­sa es­pon­jo­sa en un re­ci­pien­te re­don­do, de unos diez cen­tí­me­tros de diá­me­tro. Es­te, en­fria­do a 50 gra­dos cen­tí­gra­dos bajo ce­ro, es co­lo­ca­do en un tu­bo de dos me­tros de lon­gi­tud, que se cie­rra her­mé­ti­ca­men­te y al va­cío. Un fo­co de los uti­li­za­dos en los tea­tros ha­ce las ve­ces de Sol. Aho­ra to­ca es­pe­rar. Des­pués de dos ho­ras “en el horno”, el mi- ni­co­me­ta se ac­ti­va: por una ven­ta­ni­lla se ve có­mo los gra­nos mi­ne­ra­les, im­pul­sa­dos por erup­cio­nes de gas, sal­tan de la ma­sa y for­man una di­mi­nu­ta co­la de pol­vo.

Y cuan­do el ob­je­to se sa­ca del “horno so­lar”, lo que más lla­ma la aten­ción es lo si­guien­te: la su­per­fi­cie se ha vuel­to más só­li­da, se ha for­ma­do una cor­te­za de pol­vo.

Gra­cias a esos ex­pe­ri­men­tos de si­mu­la­ción, en­tre otras co­sas, los in­ves­ti­ga­do­res son op­ti­mis­tas al pen­sar que el ro­bot de ate­rri­za­je lla­ma­do Phi­lae, que pe­sa cien ki­lo­gra­mos en la Tie­rra, en­con­tra­rá un sue­lo só­li­do bajo sus so­por­tes.

SIN EM­BAR­GO, EL ATE­RRI­ZA­JE plan­tea otra di­fi­cul­tad a los in­ge­nie­ros: la ma­sa del co­me­ta es tan pe­que­ña que ejer­ce po­ca fuer­za de gra­ve­dad. Es de­cir, Phi­lae po­dría re­bo­tar y co­men­zar a flo­tar sin rumbo por el es­pa­cio. Por eso es­tá pre­vis­to que el ro­bot, en el mis­mo ins­tan­te del ate­rri­za­je, dis­pa­re un arpón que lo an­cla­rá al sue­lo. Ade­más, sus tres pa­tas es­tán do­ta­das de tor­ni­llos que se cla­va­rán en la gé­li­da cor­te­za. Una vez an­cla­do de es­ta ma­ne­ra, Phi­lae co­men­za­rá su pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción: fo­to­gra­fiar la to­po­gra­fía de un co­me­ta des­de cer­ca; ra­dio­gra­fiar el in­te­rior del nú­cleo con on­das de ra­dio, ana­li­zar gra­nos de pol­vo... y, so­bre to­do, bus­car mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas.

Con es­pe­cial in­te­rés los cien­tí­fi­cos es­pe­ran la rea­li­za­ción de un ex­pe­ri­men­to que pue­da dis­tin­guir en­tre las for­mas le­vó­gi- ras (“zur­das”, por así de­cir­lo) y dex­tró­gi­ras (“dies­tras”) de los ami­noá­ci­dos, los ele­men­tos de los que se for­man las pro­teí­nas. Pues exis­ten dos va­rian­tes de ami­noá­ci­dos que se com­por­tan co­mo una ima­gen y su re­fle­jo, o co­mo la mano de­re­cha y la iz­quier­da. Cu­rio­sa­men­te, las pro­teí­nas de los or­ga­nis­mos na­tu­ra­les de la Tie­rra so­lo con­tie­nen las for­mas “zur­das”.

¿Cuál es el ori­gen de es­te fe­nó­meno? ¿Se­rá que la ca­rac­te­rís­ti­ca “zurda” ha lle­ga­do a la Tie­rra des­de los co­me­tas? ¿Se­rá es­te el mo­ti­vo por el que los or­ga­nis­mos vi­vos pre­fie­ren en su me­ta­bo­lis­mo una de las dos va­rie­da­des?

Ac­tual­men­te se es­tán pla­ni­fi­can­do los de­ta­lles: ¿cuán­do se ini­cia el ex­pe­ri­men­to de qué in­ves­ti­ga­dor? ¿Cuál es la me­jor ór­bi­ta pa­ra Ro­set­ta? ¿Has­ta qué pun­to la son­da se pue­de acer­car al co­me­ta sin co­rrer el ries­go de ser da­ña­do por el im­pac­to de par­tí­cu­las de pol­vo? En una mi­sión que cues­ta apro­xi­ma­da­men­te mil mi­llo­nes de eu­ros, la se­gu­ri­dad tie­ne prio­ri­dad.

Se­gún el plan, Ro­set­ta se acer­ca­rá en ma­yo de 2014 a la tra­yec­to­ria de 67P/Chur­yu­mov-Ge­ra­si­men­ko pa­ra en­trar en ór­bi­ta en sep­tiem­bre y co­lo­car Phi­lae el on­ce de no­viem­bre. Sin em­bar­go, el espectacular en­cuen­tro en­tre son­da y co­me­ta se desa­rro­lla­rá en lo ocul­to. Du­ran­te la ma­nio­bra de ate­rri­za­je, 67P/Chur­yu­mov-Ge­ra­si­men­ko es­tá a 450 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros de la Tie­rra. In­clu­so cuan­do se ha­ya acer­ca­do al Sol a una dis­tan­cia de 186 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros, al­can­zan­do su má­xi­mo brillo, se re­que­ri­rá un gran te­les­co­pio pa­ra des­cu­brir­lo.

Los as­tró­no­mos es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra el mo­men­to de­ci­si­vo: “Ya es­tá em­pe­zan­do el mo­vi­mien­to y te­ne­mos que re­cor­dar­nos a no­so­tros mis­mos una y otra vez que hay que man­te­ner la cal­ma”, di­ce la fí­si­ca Ri­ta Schulz. A con­ti­nua­ción da rien­da suel­ta a su en­tu­sias­mo: “¡Se­rá fan­tás­ti­co!”

Des­de la sa­la de con­trol de la NASA, cien­tí­fi­cos es­ta­dou­ni­den­ses ob­ser­van có­mo una son­da, sol­ta­da por la na­ve es­pa­cial Deep Im­pact, co­li­sio­na con el co­me­ta Tem­pel 1 en ju­lio de 2005. El mo­ni­tor de la iz­quier­da en­se­ña el des­te­llo de la ex­plo­sión cau­sa­da por el im­pac­to.

El ma­te­rial ex­pul­sa­do du­ran­te el im­pac­to de la son­da de la NASA re­ve­ló que el co­me­ta Tem­pel 1, de seis ki­ló­me­tros de diá­me­tro, es­tá es­truc­tu­ra­do en ca­pas. La su­per­fi­cie cons­ta de una cor­te­za de pol­vo de va­rios me­tros de gro­sor. De­ba­jo hay hie­lo.

Los “in­gre­dien­tes” de un co­me­ta: hie­lo (atrás a la iz­quier­da) y dió­xi­do de car­bono con­ge­la­do (de­re­cha). En pri­mer tér­mino: el mi­ne­ral oli­vino, de co­lor ver­de bri­llan­te, y va­rias sus­tan­cias de­ri­va­das de com­pues­tos or­gá­ni­cos.

En di­ciem­bre de 2011, el co­me­ta

Lo­ve­joy pa­re­ce su­mer­gir­se en la at­mós­fe­ra te­rres­tre en el mo­men­to en que es fo­to­gra­fia­do por un as­tro­nau­ta des­de la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal. En reali­dad, el gé­li­do pe­da­zo es­tá a mi­llo­nes de ki­ló­me­tros. Lo­ve­joy for­ma par­te del gru­po de los suns­crat­chers (ras­ca­so­les): ro­zó el Sol a “so­lo” 140.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

Re­gre­so de la ci­ta cós­mi­ca: a bor­do de la son­da es­pa­cial es­ta­dou­ni­den­se

Star­dust, es­ta cáp­su­la re­co­gió pol­vo al­re­de­dor del co­me­ta Wild 2. Cuan­do la son­da vol­vió a pa­sar jun­to a la Tie­rra, la cáp­su­la se se­pa­ró de la na­ve no­dri­za y ate­rri­zó en el de­sier­to de Utah.

Un cien­tí­fi­co de la NASA exa­mi­na el “atrapapolvos” que la son­da

Star­dust des­ple­gó du­ran­te el en­cuen­tro con Wild 2. Las 132 cé­lu­las de la re­ja con­tie­nen un aerogel. Es­te ma­te­rial den­so y al mis­mo tiem­po ex­tre­ma­da­men­te li­ge­ro fre­nó el im­pac­to de di­mi­nu­tos frag­men­tos de co­me­ta sin su­frir da­ño.

Una par­tí­cu­la de pol­vo del co­me­ta

Wild 2 ha de­ja­do un ras­tro en for­ma de za­naho­ria en el cu­bi­to de aerogel, de 1,5 mi­lí­me­tros de lon­gi­tud. En las pun­tas de las “raí­ces de la za­naho­ria” hay di­mi­nu­tos frag­men­tos mi­ne­ra­les, re­co­no­ci­bles co­mo pun­tos blan­cos, que no han cam­bia­do des­de el na­ci­mien­to del sis­te­ma so­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.