EN­TRE LO SO­BRIO Y LO FES­TI­VO

Pe­ces, pan y vino son los re­cuer­dos de una fes­ti­vi­dad que hun­de sus raí­ces 500 años atrás, cuan­do la ciu­dad de Lo­gro­ño re­sis­tió el ase­dio de las tro­pas fran­co-na­va­rras gra­cias a las cap­tu­ras que sus ha­bi­tan­tes efec­tua­ron en el río Ebro. Una tra­di­ción que

Geo - - GEONOTICIAS -

Ju­nio de 1521. Un ejér­ci­to fran­co-na­va­rro ase­dia Lo­gro­ño. Los ali­men­tos es­ca­sean en la ciu­dad. De no­che, al­gu­nos de sus ha­bi­tan­tes se des­li­zan por tú­ne­les y bo­de­gas sub­te­rrá­neas has­ta las ori­llas del Ebro en bus­ca de pe­ces que mi­ti­guen el ham­bre de las 5.000 per­so­nas atra­pa­das den­tro de las mu­ra­llas. Pro­te­gi­dos por la os­cu­ri­dad, ca­lan las re­des en el gran río. Sus cap­tu­ras per­mi­ten pro­lon­gar la re­sis­ten­cia.

Tras va­rios in­ten­tos in­fruc­tuo­sos de asal­to, y an­te la in­mi­nen­te lle­ga­da de tro­pas de so­co­rro cas­te­lla­nas, los si­tia­do­res le­van­tan el cam­pa­men­to el día on­ce y se re­ti­ran ha­cia el nor­te. Lo­gro­ño ha so­bre­vi­vi­do a 16 días de pe­na­li­da­des. 500 años des­pués si­gue con­me­mo­ran­do aque­llos he­chos, que se re­pro­du­cen sim­bó­li­ca­men­te por me­dio de una ce­le­bra­ción que bus­ca su equi­li­brio en­tre lo so­lem­ne y lo fes­ti­vo.

El on­ce de ju­nio, cuan­do se fes­te­jó con jú­bi­lo la li­be­ra­ción, el santoral atri­buía la fe­cha a San Ber­na­bé. Y al evan­ge­li­za­dor chi­prio­ta se en­co­men­dó el con­ce­jo lo­gro­ñés, nom­brán­do­le pa­trón. Al año si­guien­te, los re­gi­do­res ju­ra­rían el Vo­to de San Ber­na­bé, por el que se com­pro­me­tie­ron a lle­var a ca­bo “per­pe­tua­men­te” una se­rie de ac­tos de agra­de­ci­mien­to du­ran­te tres días ca­da mes de ju­nio. Y en cin­co si­glos so­lo han fa­lla­do en con­ta­dos ca­sos de fuer­za ma­yor. No hay mu­chas fies­tas en la geo­gra­fía es­pa­ño­la que pue­dan pre­su­mir de lo mis­mo.

El ori­gi­nal del do­cu­men­to del Vo­to des­apa­re­ció (se les per­dió la pis­ta en el si­glo XIX du­ran­te una nue­va in­va­sión fran­ce­sa, la na­po­leó­ni­ca), pe­ro se con­ser­va una co­pia no­ta­rial de 1538, 19 ho­jas ma­nus­cri­tas don­de se con­sig­nan mi­nu­cio­sa­men­te las obli­ga­cio­nes con­traí­das por los go­ber­nan­tes de la capital rio­ja­na.

A sa­ber: la vís­pe­ra del día del san­to, una mi­sa, una pro­ce­sión y, por la no­che, ho­gue­ras y re­pi­que de cam­pa­nas. Por San Ber­na­bé, pro­ce­sión ge­ne­ral por to­da la ciu­dad, mi­sa y co­rri­da de to­ros. El día do­ce, re­par­to en­tre los po­bres de un to­ro sa­cri­fi­ca­do el día an­te­rior en la pla­za, guisado y acom­pa­ña­do de pan y vino, y ser­vi­do por los re­gi­do­res. Y des­pués, pa­ra es­tos y el res­to de au­to­ri­da­des, una “ho­nes­ta co­mi­da de ter­ne­ra y pier­na de car­ne­ro y ba­qua e toçino” que con el tiem­po al­can­za­ría tal ca­li­bre que en 1607 tu­vie­ron que re­gu­lar­se lí­mi­tes a los ex­ce­sos del fes­tín.

En la na­rra­ción del si­tio de Lo­gro­ño se mez­clan his­to­ria y le­yen­da en pro­por­cio­nes di­fí­ci­les de cuan­ti­fi­car. La ma­yor par­te de cuan­to sa­be­mos pro­vie­ne del re­la­to del his­to­ria­dor Fer­nan­do Al­bia de Cas­tro, fe­cha­do en 1633, que di­jo ha­ber­se do­cu­men­ta­do en pa­pe­les “de aquel tiem­po”, hoy per­di­dos, y en lo que oyó con­tar a sus pa­dres y abue­los. A par­tir de 1921, con mo­ti­vo del cuar­to cen­te­na­rio, se pu­die­ron apor­tar nue­vos da­tos, ras­trea­dos por his­to­ria­do­res y cro­nis­tas en ar­chi­vos co­mo el Ge­ne­ral de Si­man­cas (Va­lla­do­lid).

Lo que es­tá fir­me­men­te acre­di­ta­do es que Fran­cis­co I de Fran­cia qui­so de­vol­ver a la mo­nar­quía his­pá­ni­ca el gol­pe de la ane­xión de Na­va­rra de una dé­ca­da atrás apro­ve­chan­do que Car­los I es­ta­ba ocu­pa­do so­fo­can­do la re­vuel­ta de los Co­mu­ne­ros cas­te­lla­nos. El ejér­ci­to ga­lo, re­ci­bi­do por los na­va­rros co­mo li­ber­ta­dor, tra­tó de pe­ne­trar en Cas­ti­lla a tra­vés de Lo­gro­ño. Pe­ro de ahí no pa­sa­ría. Car­los y Fran­cis­co se­gui­rían gue­rrean­do du­ran­te lar­go tiem­po por to­da Eu­ro­pa, pues es­ta­ba en jue­go la he­ge­mo­nía con­ti­nen­tal. Y hu­bo un cla­ro ga­na­dor. Cua­tro años des­pués del si­tio de Lo­gro­ño, el rey fran­cés ca­yó pri­sio­ne­ro en Pa­vía (Ita­lia) y aca­bó en­tre rejas en Ma­drid. No re­cu­pe­ró la li­ber­tad has­ta ac­ce­der a las exi­gen­cias te­rri­to­ria­les del em­pe­ra­dor.

Pe­ces, pan y vino son los pro­ta­go­nis­tas de uno de los momentos cla­ve de las fies­tas de San Ber­na­bé. Co­mo re­cor­da­to­rio de có­mo la fau­na pis­cí­co­la del Ebro ayu­dó a re­sis­tir a los lo­gro­ñe­ses en 1521, y en una ini­cia­ti­va sur­gi­da a fi­na­les del si­glo XIX co­mo evo­lu­ción del re­par­to del to­ro obli­ga­do por el Vo­to, la Co­fra­día del Pez ofre­ce un pes­ca­di­to, un pa­ne­ci­llo y un va­so de tin­to a to­dos cuan­tos lo­gro­ñe­ses o vi­si­tan­tes se acer­quen a la puer­ta del Re­ve­llín, la úni­ca que si­gue en pie de las cin­co que tu­vo la mu­ra­lla de la ciu­dad (aun­que su es­truc­tu­ra es de cons­truc­ción pos­te­rior al ase­dio).

El año pa­sa­do se dis­tri­bu­ye­ron 900 ki­los de pe­ces, que die­ron pa­ra 25.000 con­su­mi­cio­nes, jun­to con 22.000 pa­ne­ci­llos y 1.000 li­tros de vino (co­mo no po­día ser de otra for­ma, de La Rio­ja). Aun­que el ága­pe es gra­tui­to, es tra­di­ción que los lo­gro­ñe­ses ad­quie­ran una ja­rri­ta in­di­vi­dual pa­ra el tin­to, mo­de­la­da por un al­fa­re­ro de Na­va­rre­te, que mu­chos co­lec­cio­nan año tras año. En la úl­ti­ma edi­ción vo­la­ron las 6.000 uni­da­des pues­tas a la venta a un eu­ro la pie­za.

“Has­ta ha­ce una dé­ca­da, los pe­ces se co­gían to­da­vía en el río Ebro. Se em­pe­za­ban a pes­car en fe­bre­ro o mar­zo y se con­ge­la­ban. Pe­ro la pro­gre­si­va des­apa­ri­ción de los úl­ti­mos pes­ca­do­res, su­ma­da a las com­pli­ca­cio­nes bu­ro­crá­ti­cas pa­ra ob­te­ner los per­mi­sos y a los pro­ble­mas de con­ta­mi­na­ción de las aguas, mo­ti­va-

ron el cam­bio”, se­gún ex­pli­ca Jo­sé Gó­mez, se­cre­ta­rio de la co­fra­día.

Hoy, los ejem­pla­res que se con­su­men, bien fri­tos en acei­te, son tru­chas de una pis­ci­fac­to­ría de Bo­ba­di­lla, a los pies de la Sie­rra de Ca­me­ros. Con­cre­ta­men­te ale­vi­nes, pa­ra ase­me­jar­se más por su ta­ma­ño a los ci­prí­ni­dos que caían en las ma­llas cuan­do se fae­na­ba en el río. El re­par­to co­mien­za a las diez de la ma­ña­na y sue­le pro­lon­gar­se has­ta bien pa­sa­das las dos. Des­de 1930, so­lo ha de­ja­do de ha­cer­se en dos oca­sio­nes. “Y, aun­que hay quien tie­ne que guar­dar ho­ra y me­dia de co­la, no hay na­die que se que­de sin su pes­ca­do, su pan y su vino”, pre­su­me Gó­mez, de 38 años, que es des­de 2007 uno de los 26 co­fra­des de una ins­ti­tu­ción na­ci­da a prin­ci­pios del pa­sa­do si­glo pa­ra man­te­ner vi­va es­ta tra­di­ción, cu­ya com­po­si­ción com­ple­tan otros sie­te co­fra­des emé­ri­tos (por ha­ber al­can­za­do los 70 años) y sie­te más ho­no­rí­fi­cos, ade­más de un ca­pe­llán.

Los co­fra­des –26 por la su­ma de las ci­fras de la fe­cha del fi­nal del ase­dio (11+6+1+5+2+1)– de­ben ser lo­gro­ñe­ses de na­ci­mien­to (sal­vo los ho­no­rí­fi­cos), y en­tre ellos hay ac­tual­men­te tres mu­je­res. De­bi­do al “con­si­de­ra­ble des­em­bol­so” que im­pli­ca el pues­to, y a la se­cu­lar de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de la mu­jer, la pri­me­ra no in­gre­só has­ta 2008, aun­que nin­gu­na nor­ma les im­pe­día el ac­ce­so. Los co­fra­des son los en­car­ga­dos de ase­gu­rar el re­par­to de los pe­ces, que cos­tean de su bol­si­llo, y apor­tan “lo que ha­ga fal­ta”, sin ayu­da eco­nó­mi­ca ex­te­rior, más allá de la venta de las ja­rri­tas y de la do­na­ción del vino des­de ha­ce unos años por una bo­de­ga de Brio­nes.

Otro ele­men­to fun­da­men­tal de la fies­ta es el ar­co de San Ber­na­bé, ins­ti­tui­do tam­bién por el Vo­to, bajo el que pa­sa la pro­ce­sión por la ca­lle Por­ta­les, en los Cua­tro Can­to­nes, fren­te al vie­jo Ayun- ta­mien­to. An­ti­gua­men­te se le­van­ta­ba uno por ca­da una de las puer­tas de la mu­ra­lla. La es­truc­tu­ra me­tá­li­ca de es­te ar­co triun­fal se re­cu­bre de boj y bajo el mis­mo efec­túa el al­cal­de (ac­tual­men­te al­cal­de­sa) uno de los cua­tro ban­de­ra­zos ri­tua­les con la en­se­ña de la ciu­dad (otro de los cua­les tie­ne lu­gar en el Re­ve­llín, en pleno re­par­to de pe­ces).

Des­de 2008, un co­lec­ti­vo de fi­gu­ran­tes vo­lun­ta­rios es­ce­ni­fi­ca el ase­dio de la ciu­dad. Se cons­tru­ye un cam­pa­men­to fran­cés al otro la­do del río, tro­tan los ca­ba­llos, bri­llan al sol del verano ar­ma­du­ras y es­pa­das y atrue­nan el ai­re ca­ño­nes y ar­ca­bu­ces co­mo su­ce­die­ra ha­ce 500 años, aun­que los ar­ti­lu­gios ha­yan pa­sa­do de ins­tru­men­tos de muer­te a ele­men­tos lú­di­cos.

Tras el com­ba­te, los fran­ce­ses vuel­ven a re­ti­rar­se de­rro­ta­dos en­tre los aplau­sos del pú­bli­co, del que al­gu­nos años han for­ma­do par­te de­le­ga­cio­nes ofi­cia­les de las ciu­da­des aqui­ta­nas de Dax y Li­bour­ne, her­ma­na­das con Lo­gro­ño en el con­tex­to de una Eu­ro­pa por suer­te muy dis­tin­ta de la del si­glo XVI. Ellos tam­bién dis­fru­tan de la fies­ta lo­gro­ñe­sa por an­to­no­ma­sia, aque­lla que, en pa­la­bras de una con­ce­jal, per­mi­te “ver real­men­te có­mo so­mos: los lo­gro­ñe­ses so­mos así”.

Ave­ni­da de la ciu­dad du­ran­te los días de la fies­ta. Pá­gi­na dcha: arri­ba, ar­co de San Ber­na­bé; aba­jo, des­fi­le triun­fal. En las ce­le­bra­cio­nes de 2013 se dis­tri­bu­ye­ron 900 ki­los de pe­ces, 22.000 pa­ne­ci­llos y 1.000 li­tros de vino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.