Es­ti­ma­do lec­tor,

Más allá del desafío tec­no­ló­gi­co que la em­pre­sa su­po­ne, a mí lo que de ver­dad me lla­ma la aten­ción no es tan­to lo que el co­me­ta pue­da con­tar­nos sino lo que no­so­tros de­ja­re­mos de con­tar. Por­que una vez Phi­lae em­pie­ce a trans­mi­tir sus da­tos, ¿qué pa­sa­rá con

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas Di­rec­tor de GEO. jdue­nas@gyj.es

Los as­tró­no­mos es­tán ner­vio­sos, al pa­re­cer, muy ner­vio­sos. La ra­zón pa­ra tan­ta ex­ci­ta­ción es bien sen­ci­lla: la pro­xi­mi­dad de un co­me­ta. Y no uno cual­quie­ra, sino uno bas­tan­te es­pe­cial, de los que apa­re­cen de vez en cuan­do y ha­cen re­mo­ver­se a los cien­tí­fi­cos en sus si­llo­nes. El nom­bre de es­te eterno va­ga­bun­do es 67P/Chur­yu­mov-Ge­ra­si­men­ko, y es im­por­tan­te por­que pro­me­te dar res­pues­ta a una de las gran­des in­cóg­ni­tas de la hu­ma­ni­dad: có­mo se ori­gi­nó la vi­da en la Tie­rra. No fui­mos ca­pa­ces de ob­ser­var­lo has­ta 1840, pe­ro hoy sa­be­mos mu­chas co­sas de él. Pa­ra em­pe­zar, que pro­ce­de del cin­tu­rón de Kui­per, un con­jun­to de cuer­pos de co­me­ta que or­bi­tan al­re­de­dor del Sol, y que mi­de 3x5 ki­ló­me­tros. Tam­bién que pa­sa jun­to al as­tro rey ca­da 6,6 años y que es el des­tino de una de las más am­bi­cio­sas mi­sio­nes es­pa­cia­les eu­ro­peas, la Ros­se­ta. Bajo es­te nom­bre de re­so­nan­cias ar­queo­ló­gi­cas se es­con­de una aven­tu­ra asom­bro­sa, ca­si de pe­lí­cu­la: ha­cer ate­rri­zar un ro­bot –el Phi­lae– en la su­per­fi­cie del co­me­ta y acom­pa­ñar­le en su os­cu­ro de­ve­nir has­ta el Sol. La ta­rea, co­mo po­drá us­ted ima­gi­nar, no es sen­ci­lla. Pa­ra que se ha­ga una idea de la com­ple­ji­dad del asun­to, di­ga­mos que la son­da Ros­se­ta via­ja rumbo al co­me­ta des­de el año 2004 y que, pa­ra ca­ta­pul­tar­se a su ór­bi­ta, ha ne­ce­si­ta­do so­bre­vo­lar tres ve­ces la Tie­rra y una Mar­te. Añá­da­le co­mo anéc­do­ta que el cos­te de la ope­ra­ción al­can­za los mil mi­llo­nes de eu­ros y ten­drá una ima­gen bas­tan­te acer­ta­da de lo que nos ju­ga­mos. Los cien­tí­fi­cos es­pe­ran que pa­ra el mes de ma­yo la son­da se acer­que lo su­fien­te co­mo pa­ra gi­rar al­re­de­dor del nú­cleo del 67P. Se­rá en­ton­ces cuan­do reali­cen las me­di­cio­nes que de­ter­mi­na­rán el lu­gar exac­to don­de po­sa­rán el vehícu­lo de ate­rri­za­je. Si to­do va co­mo de­be, el acon­te­ci­mien­to ten­drá lu­gar el pró­xi­mo on­ce de no­viem­bre. Pa­ra en­ton­ces el co­me­ta se en­con­tra­rá a 450 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros de la Tie­rra. Co­mo le de­cía, de pe­lí­cu­la. Sin em­bar­go, más allá del desafío tec­no­ló­gi­co que la em­pre­sa su­po­ne (im­pre­sio­nan­te, sin du­da), a mí lo que de ver­dad me lla­ma la aten­ción de to­do es­to no es lo que el co­me­ta pue­da con­tar­mos sino lo que no­so­tros, una vez la son­da se po­se so­bre él, de­ja­re­mos de con­tar. Por­que con la mal­di­ta per­fec­ción a la que es­ta­mos lle­gan­do, el día que Phi­lae em­pie­ce a trans­mi­tir sus da­tos exac­tos, fríos e irre­fu­ta­bles, ¿qué pa­sa­rá con las su­pers­ti­cio­nes que es­tos cuer­pos ce­les­tes arras­tra­ron du­ran­te si­glos y que de for­ma tan fe­cun­da ali­men­ta­ron nues­tras fan­ta­sías? En 1835, cuan­do el co­me­ta Ha­lley so­bre­vo­ló la Tie­rra, su pa­so ori­gi­nó ta­les ha­bla­du­rías, tal po­lé­mi­ca, que sus efec­tos per­du­ra­ron du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes: fi­nes del mun­do que nun­ca lle­ga­ron, ba­ta­llas que no se pro­du­je­ron, epi­de­mias que no se con­cre­ta­ron... Su lle­ga­da pro­pi­ció el de­ba­te, alum­bró nue­vas ideas, ge­ne­ró li­te­ra­tu­ra.Vi­da al fin y al ca­bo. La mis­ma vi­da cu­yo ori­gen in­ten­ta­mos co­no­cer. Per­mí­ta­me unas lí­neas pa­ra una úl­ti­ma y tris­te no­ti­cia: el fa­lle­ci­mien­to de Jos Mar­tín, otro eterno va­ga­bun­do y ex­sub­di­rec­tor de es­ta re­vis­ta. Se mar­chó sin rui­do, co­mo siem­pre qui­so. Sus ce­ni­zas pron­to sur­ca­rán –co­mo un vie­jo co­me­ta– el cie­lo de Ke­nia. Allí, emu­lan­do a Finch Hat­ton, re­po­sa­rán pa­ra siem­pre en su que­ri­da sa­ba­na. Kwa he­ri, ami­go. Adiós, ami­go. Des­can­sa en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.