Fi­nal de un as­cen­so

¿Qué re­pre­sen­ta es­ta fo­to­gra­fía? ¿Ba­su­ra de la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (ISS)? ¿Una in­va­sión del es­pa­cio de plan­tas car­ní­vo­ras? No: se tra­ta de un glo­bo re­ven­ta­do a 33 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de la su­per­fi­cie de la Tie­rra.

Geo - - GEONOTICIAS -

Pa­re­ce ló­gi­co que los glo­bos me­teo­ro­ló­gi­cos se re­vien­ten en al­gún mo­men­to cuan­do es­tán a gran al­tu­ra: al dis­mi­nuir la pre­sión ex­te­rior, el glo­bo se hin­cha has­ta ex­plo­tar. No obs­tan­te, uno se sor­pren­de al ser tes­ti­go del su­ce­so. Es­ta fo­to se to­mó a una al­tu­ra de 33 ki­ló­me­tros de la su­per­fi­cie de Gre­cia, frac­cio­nes de se­gun­do des­pués de que la piel de go­ma del glo­bo se re­ven­ta­ra es­truen­do­sa­men­te. Un gru­po de grie­gos apasionados por la tec­no­lo­gía lo ha­bían do­ta­do con una cá­ma­ra 3-D. Des­pués de la ex­plo­sión del glo­bo se abrió un pa­ra­caí­das que con­du­jo la cá­ma­ra al sue­lo.

Fo­tos: Kos­tas Ta­ma­teas/www.fa­ce­book.com/sla­ros/pro­jekt; Ch­ris­toph Bosch/alamy; Henry Bour­ne/Cour­tesy of Smith­so­nian Chan­nel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.