EL RE­GRE­SO DE GEN­GIS KAN

“El mun­do ha­bla­rá de no­so­tros muy pron­to: so­mos ri­cos y tal vez com­pre­mos Chi­na”, ase­gu­ran al­gu­nos mon­go­les. Aun­que el país asiá­ti­co ex­pe­ri­men­ta un au­ge eco­nó­mi­co por la ex­plo­ta­ción de sus re­cur­sos na­tu­ra­les del sub­sue­lo, aún que­da tiem­po pa­ra lle­gar a es

Geo - - GEONOTICIAS -

SIN DU­DA ES UNA OSA­DÍA por nues­tra par­te abor­dar al se­ñor Enkh­saik­han, un per­fec­to des­co­no­ci­do pa­ra no­so­tros, cuan­do un sá­ba­do por la tar­de por ca­sua­li­dad lo ve­mos sa­lir de su to­do­te­rreno de­lan­te de su ca­sa. “Bue­nas tar­des”, de­ci­mos con cortesía, “es­ta­mos a pun­to de recorrer Mon­go­lia y es­pe­ra­mos apren­der al­gu­na que otra co­sa so­bre el país, que pa­re­ce es­tar trans­for­mán­do­se ver­ti­gi­no­sa­men­te en la ac­tua­li­dad”. Y aña­di­mos, “por eso nos gus­ta­ría mu­chí­si­mo char­lar un po­co con us­ted”.

De he­cho, el due­ño de la ca­sa, un hom­bre que ron­da los 45 años, con pan­ta­lón de chán­dal y camisa, no va­ci­la ni un se­gun­do. “Por su­pues­to”, ex­cla­ma, “ade­lan­te”, al tiem­po que nos ex­pli­ca las le­yes de la hos­pi­ta­li­dad mon­go­la.

El se­ñor Enkh­saik­han nos ha­bla de la in­fi­ni­ta vas­te­dad de un país don­de ca­si la mi­tad de los ha­bi­tan­tes si­gue lle­van­do una vi­da nómada. De la gen­te que ha su­fri­do difícultades, frío y ca­lor ex­tre­mos, en sus mi­gra­cio­nes a tra­vés de monta­ñas y de­sier­tos. Y de que por es­tos mo­ti­vos nin­gún mon­gol ja­más ne­ga­rá el ac­ce­so a su yur­ta a un fo­ras­te­ro. Y en es­te mo­men­to, di­ce el se­ñor Enkh­saik­han con so­lem­ni­dad, di­cha re­gla tam­bién se apli­ca a no­so­tros. Por lo de­más, pro­me­te re­ve­lar­nos na­da me­nos que “la ver­da­de­ra ver­dad” so­bre Mon­go­lia,.“¡Así que es­cu­chen bien!”

Pe­ro an­tes de es­to, qui­zá sea per­ti­nen­te re­ve­lar dón­de nos en­con­tra­mos.

AUN­QUE YA HE­MOS po­di­do dis­fru­tar de la an­ces­tral ama­bi­li­dad de los nó­ma­das, he­mos de ad­mi­tir que por aho­ra so­lo he­mos re­co­rri­do los po­cos ki­ló­me­tros que se­pa­ran Ulán Bator de es­te va­lle ver­de y de ai­re fres­co al bor­de de la capital. El ho­gar del se­ñor Enkh­saik­han tam­po­co es una yur­ta, sino una es­pe­cie de cas­ti­llo de fan­ta­sía pin­ta­do de ver­de mus­go.

Con sus fron­to­nes, co­lum­nas y vo­lu­tas es uno de los edi­fi­cios más opu­len­tos de una zo­na que no es pre­ci­sa­men­te po­bre en ex­tra­va­gan­cias ar­qui­tec­tó­ni­cas. Pues aquí, a ca­si 1.500 me­tros de al­ti­tud, en unas man­sio­nes cons­trui­das so­bre pra­dos sem­bra­dos de edel­weiss y gen­cia­na, se han re­fu­gia­do aque­llos que han he­cho for­tu­na, y que tie­nen un gus­to bas­tan­te par­ti­cu­lar.

La gen­te adi­ne­ra­da abun­da en es­te va­lle: de he­cho, los so­la­res ap­tos pa­ra nue­vas man­sio­nes ca­si se han ago­ta­do. No en vano Mon­go­lia fi­gu­ra en­tre las eco­no­mías na­cio­na­les de más cre­ci­mien­to en to­do el mun­do. Un cre­ci­mien­to que al­can­zó el 17,5% en 2011, y lle­gó has­ta el 12,3% en 2012.

¿Có­mo es po­si­ble en un mo­men­to de cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal? Sen­ci­llo, por el

boom de las ma­te­rias pri­mas que co­men­zó en la dé­ca­da pa­sa­da. Oro, co­bre, car­bón, mi­ne­ra­les me­ta­lí­fe­ros, to­do lo que Mon­go­lia siem­pre po­se­yó en abun­dan­cia, aun­que en re­gio­nes muy apar­ta­das. Aho­ra se han co­men­za­do a ex­plo­tar los re­cur­sos na­tu­ra­les que al­ber­ga el sub­sue­lo. “Si hoy no lo­gras ha­cer­te ri­co”, di­ce el se­ñor Enkh­saik­han, “la cul­pa es tu­ya.”

El se­ñor Enkh­saik­han es, pues, uno de los que lo han lo­gra­do. Pa­só de mi­li­tar a mi­llo­na­rio. No te­nía na­da, ab­so­lu­ta­men­te na­da, cuan­do sa­lió del ejér­ci­to, se­gún nos cuen­ta. ¿Y aho­ra? Aho­ra es di­rec­tor ge­ne­ral de una em­pre­sa mi­ne­ra. Con mi­nas que ex­plo­tan mi­ne­ral de hie­rro al sur del de­sier­to de Go­bi, cer­ca de la fron­te­ra chi­na, don­de es­tán los com­pra­do­res.

Así he­mos lle­ga­do a una se­rie de “ver­da­des ver­da­de­ras” que nos mues­tran de un vistazo la idio­sin­cra­sia del país. La pri­me­ra: du­ran­te los úl­ti­mos 400 años, los mon­go­les se que­da­ron quie­tos, atra­pa­dos en­tre los gi­gan­tes Chi­na y Ru­sia, pri­me­ro sub­yu­ga­dos por el uno y lue­go por el otro. “Pe­ro es­to se aca­bó”, en­fa­ti­za el se­ñor Enkh­saik­han. “Aho­ra vol­ve­mos a triun­far, y tal vez pron­to

com­pre­mos no­so­tros a am­bas po­ten­cias.” Chin­gun, nues­tro intérprete, asien­te en­tu­sias­ma­do con la ca­be­za.

En cuan­to a la se­gun­da “ver­dad ver­da­de­ra”, el se­ñor Enkh­saik­han tie­ne que di­va­gar un po­co, con digresiones so­bre la his­to­ria y el fu­tu­ro y, có­mo no, so­bre geo­po­lí­ti­ca, ma­reán­do­nos con tan­ta ló­gi­ca inexo­ra­ble. Nues­tro an­fi­trión tra­za aho­ra una lí­nea di­rec­ta des­de los tiem­pos de Gen­gis Kan has­ta el fu­tu­ro. Allá por el si­glo XIII, ex­cla­ma el se­ñor Enkh­saik­han, sus com­pa­trio­tas do­mi­na­ron me­dio mun­do, avan­za­ron has­ta Ja­pón y Co­rea, has­ta Bag­dad, Si­le­sia y Hun­gría, crean­do el ma­yor Im­pe­rio te­rres­tre de la his­to­ria. ¡Y es­ta glo­rio­sa épo­ca, anun­cia, vol­ve­rá a co­men­zar des­de el prin­ci­pio!

“¡Nos ne­ce­si­tan! 1.300 mi­llo­nes de chi­nos que quie­ren ser co­mo Bill Ga­tes. Y mil mi­llo­nes de in­dios, igual­men­te ham­brien­tos por nues­tras ma­te­rias pri­mas.” Así las co­sas, de­du­ce, es inevi­ta­ble que Mon­go­lia, co­mo muy tar­de den­tro de 20 años, se con­vier­ta en el país más im­por­tan­te del mun­do, an­te el que in­clu­so tem­bla­rán los chi­nos. Sa­tis­fe­cho, el se­ñor Enkh­saik­han to­ma un sor­bo de una bo­te­lli­ta de Pe­rrier.

“¿Hay mu­cha gen­te que pien­sa lo mis­mo que us­ted?”

“El 95% de mis co­le­gas em­pre­sa­rios y la gen­te in­te­li­gen­te”, tra­du­ce Chin­gun. “¿Tú tam­bién, Chin­gun?” “Yo creo”, di­ce el tra­duc­tor, “que el se­ñor Enkh­saik­han tie­ne ra­zón. No hay mu­cha gen­te que se­pa ex­pli­car Mon­go­lia tan bien co­mo él.”

Po­co des­pués nos des­pe­di­mos del cas­ti­llo de fan­ta­sía co­lor ver­de mus­go y em­pe­za­mos el via­je por el res­to del país. Ha­cia un pa­sa­do es­plen­do­ro­so. Ha­cia un fu­tu­ro to­da­vía más bri­llan­te.

AHO­RA NOS ES­PE­RAN ca­si 3.000 ki­ló­me­tros, un am­plio ar­co des­de Ulán Bator al su­r­oes­te por las monta­ñas Chan­gai, lue­go rumbo su­r­es­te a tra­vés del de­sier­to de Go­bi has­ta la ciu­dad fron­te­ri­za de Eren­hot, si­tua­da jun­to al la­do chino, en la re­gión au­tó­no­ma chi­na de Mon­go­lia in­te­rior. Re­co­rri­dos in­fi­ni­tos, días sin tiem­po. Pie­dras, pol­vo, cie­lo, vien­to.

Mon­go­lia es el país con me­nor den­si­dad de po­bla­ción del mun­do. Ape­nas sa­li­mos de la capital, nos en­con­tra­mos en me­dio de la vas­te­dad, la so­le­dad y el si­len­cio. Los pai­sa­jes es­te­pa­rios es­tán des­nu­dos y va­cíos, un lu­gar don­de el ser hu­mano pier­de to­da re­fe­ren­cia.

¿Se­rá es­te el país des­ti­na­do a li­de­rar pró­xi­ma­men­te la eco­no­mía mun­dial?

La ca­rre­te­ra as­fal­ta­da ter­mi­na ape­nas 200 ki­ló­me­tros más allá de Ulán Bator. Pe­ro la ca­rre­te­ra al me­nos to­da­vía se re­co­no­ce co­mo tal. Des­pués de via­jar seis o sie­te ho­ras, du­ran­te las que se des­va­ne­ce el re­cuer­do de un mun­do con ras­ca­cie­los de hor­mi­gón, au­to­pis­tas y mu­che­dum­bres, lle­ga­mos al pie de las monta­ñas de Chan­gai. En ple­na pla­ni­cie apa­re­ce un con­jun­to de yur­tas y ca­sas pe­que­ñas y una mu­ra­lla con por­tón, co­ro­na­da por es­tu­pas bu­dis­tas.

“Les pre­sen­to Ka­ra­kó­rum”, ex­cla­ma Chin­gun, “la capital de Gen­gis Kan. An­ta­ño fue el centro del mun­do. Y se­gún el se­ñor Enkh­saik­han pron­to vol­ve­rá a ser­lo”, aña­de con una son­ri­sa. Nos in­for­ma de que hay se­rios pla­nes pa­ra tras­la­dar la se­de del Go­bierno des­de Ulán Bator has­ta aquí. Qué ma­ra­vi­llo­so, aña­de, que nues­tra vi­si­ta coin­ci­da con el Naa­dam, el fes­ti­val na­cio­nal que se ce­le­bra ma­ña­na. Eso nos brin­da la opor­tu­ni­dad de ver lo fuer­tes que si­guen sien­do los mon­go­les has­ta hoy.

A la ma­ña­na si­guien­te, las afue­ras de la ac­tual vi­lla de Char­cho­rin bu­llen de ac­ti­vi­dad. To­do el mun­do se pre­pa­ra pa­ra la com­pe­ti­ción de lu­cha y las ca­rre­ras de ca­ba­llos de la gran fies­ta que se ce­le­bra en la es­te­pa. Los hom­bres mon­tan tol­dos blan­quia­zu­les, mien­tras un gru­po de águi­las ra­to­ne­ras so­bre­vue­la el re­cin­to fe­rial en círcu­los. Des­pués, la gen­te lle­ga des­de to­das par­tes: ji­ne­tes, ci­clo­mo­to­res, vehícu­los to­do­te­rreno, los hom­bres más fuer­tes, los ca­ba­llos más rá­pi­dos, las mu­je­res más be­llas, que lle­van co­ro­nas, jo­yas de pla­ta y pe­sa­das perlas. Por úl­ti­mo, los dig­na­ta­rios con abri­gos bri­llan­tes co­mo la se­da, lu­cien­do me­da­llas de ho­nor pu­li­das y som­bre­ros de pun­tas do­ra­das que pa­re­cen pa­go­das bu­dis­tas. To­do, se­gún se anun­cia por los al­ta­vo­ces, “con mo­ti­vo del 807 aniver­sa­rio del

LAS MA­TE­RIAS PRI­MAS han de­pa­ra­do ri­que­za al se­ñor Enkh­saik­han, di­rec­tor de una mi­na. Aho­ra re­si­de en un pa­la­cio re­ple­to de ter­cio­pe­lo y cris­tal a las afue­ras de Ulán Bator. Cree que Mon­go­lia vi­vi­rá una edad do­ra­da gra­cias a las ri­que­zas del sub­sue­lo.

BAI­LE EN HO­NOR DE LA GRAN HIS­TO­RIA: an­te un te­lón de fon­do fu­tu­ris­ta y el mo­nu­men­to al hé­roe na­cio­nal Dam­din Süch­ba­taar, en Ulán Bator, un gru­po de alum­nos ves­ti­dos con ro­pa tra­di­cio­nal prac­ti­ca las dan­zas pro­gra­ma­das pa­ra la fies­ta na­cio­nal.

AN­TA­ÑO, KA­RA­KO­RUM fue el centro de un Im­pe­rio mun­dial. Más tar­de, la his­tó­ri­ca capital de Gen­gis Kan sir­vió de can­te­ra pa­ra el mo­nas­te­rio bu­dis­ta de Er­de­ne Dsuu. Muy cer­ca, una mu­jer ves­ti­da con la ro­pa tra­di­cio­nal po­sa pa­ra fo­to­gra­fías con unas águi­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.