MAES­TROS DE OBRA

Geo - - GEONOTICIAS - Tex­to: Han­ne Tü­gel Fo­tos: Ingo Arndt

Los ni­dos de aves y ra­to­nes, los avis­pe­ros , hor­mi­gue­ros y ter­mi­te­ros son obras de ar­te ex­tra­ñas, her­mo­sas y fun­cio­na­les. Sue­len es­tar tan es­con­di­dos que el ojo hu­mano no se per­ca­ta de ellos. ¿Ob­je­ti­vo? Pro­te­ger­se fren­te a los ca­pri­chos me­teo­ro­ló­gi­cos y los enemi­gos. ¿Quién mue­ve los hi­los en la som­bra? La evo­lu­ción. ¿Ma­te­ria­les? To­do lo que la na­tu­ra­le­za ofre­ce al­re­de­dor.

La obra, un hi­la­do re­don­do de fi­li­gra­na al­go ma­yor que una pe­lo­ta de te­nis, es­tá he­cha con briz­nas de hier­ba. Se ba­lan­cea so­bre la pra­de­ra fi­ja­da ciu­da­do­sa­men­te a unos ta­lli­tos (pá­gi­na de­re­cha). ¿Qué pá­ja­ro ha­rá es­tos ni­dos tan li­ge­ros? ¡No es un pá­ja­ro, sino un ra­tón!

Pa­sen y vean: el ra­tón es­pi­gue­ro, el roe­dor más pe­que­ño de Eu­ro­pa, que mi­de unos sie­te cen­tí­me­tros de lon­gi­tud y pe­sa al­re­de­dor de cin­co gra­mos, es el acla­ma­do ar­tis­ta de la ma­gis­tral pie­za de di­se­ño. Diez días an­tes de na­cer sus crías, una pa­re­ja de ra­to­nes es­pi­gue­ros em­pie­za su la­bor. Uti­li­zan ta­llos du­ros, pre­fe­ri­ble­men­te de ce­rea­les o de jun­co, co­mo es­truc­tu­ra pa­ra es­ca­lar y fi­jar el ni­do al mis­mo tiem­po. Jun­tan al­re­de­dor de 200 pa­jas que cor­tan en ti­ras igua­les y cu­yos fi­na­les en­tre­te­jen man­te­nien­do el equi­li­brio en el áti­co ve­ge­tal con sus co­las pren­si­les gi­gan­tes. Por­que vi­vir a una de­ter­mi­na­da al­tu­ra es muy im­por­tan­te pa­ra ellos, que sue­len vi­vir en zo­nas afec­ta­das por las inun­da­cio­nes.

La ar­qui­tec­tu­ra ani­mal es una de las fa­ce­tas más her­mo­sas y mis­te­rio­sas de la evo­lu­ción. De­lei­tan nues­tro sen­ti­do es­té­ti­co y nos re­cuer­dan que la nues­tra es so­lo una de las mi­llo­nes de es­pe­cies que se es­fuer­za por re­sol­ver el re­to prin­ci­pal de la exis­ten­cia: ase­gu­rar la su­per­vi­vien­cia en un mun­do hos­til. No es­ca­sean las so­lu­cio­nes ori­gi­na­les: exis­ten mo­ra­das sub­te­rrá­neas o en la su­per­fi­cie, so­bre tie­rra o agua, su­per­li­ge­ras o muy pe­sa­das: pu­ra ele­gan­cia cons­trui­da sin ex­ca­va­do­ras, grúas ni hor­mi­gón.

¿Ma­te­rial de cons­truc­ción? En la ma­yo­ría de los ca­sos, un sur­ti­do va­ria­do de lo que hay en el en­torno más cer­cano. Las avis­pas, por ejem­plo, rom­pen a mor­dis­cos fi­bras de ma­de­ra y las en­jua­gan con su sa­li­va pa­ra ha­cer sus ni­dos de pa­pel. Las go­lon­dri­nas uti­li­zan te­rro­nes de ba­rro. Las hor­mi­gas mue­ven sus lar­vas de un la­do a otro y ta­pan con se­cre­cio­nes glan­du­la­res los agu­je­ros .

En al­gu­nos ca­sos son ejem­pla­res so­li­ta­rios quie­nes cons­tru­yen apar­ta­men­tos in­di­vi­dua­les de una so­la tem­po­ra­da. En otros, bien or­ga­ni­za­dos y con un es­tric­to re­par­to de ta­reas, son mi­llo­nes los obre­ros que cons­tru­yen mo­ra­das que pue­den du­rar si­glos y re­quie­ren cau­te­la, pla­ni­fi­ca­ción y coor­di­na­ción.

El asom­bro que cau­san en el es­pec­ta­dor sus­ci­ta pre­gun­tas: ¿qué lle­va a mu­chas es­pe­cies ani­ma­les a cons­truir? ¿Tie­nen con­cien­cia de la fi­na­li­dad y la be­lle­za de sus obras? ¿Qué pue­de apren­der de ellos el hom­bre pa­ra me­jo­rar su crea­ti­vi­dad?

CONS­TRUIR SIN COEFICIENTE

In­te­lec­tual. Es­tá fue­ra de cual­quier du­da: pri­me­ro lle­gó la ca­pa­ci­dad de cons­truir, lue­go el ce­re­bro. Mi­ke Han­sell, ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad de Glas­gow, (Reino Uni­do), que ha de­di­ca­do su ca­rre­ra aca­dé­mi­ca a las cons­truc­cio­nes ani­ma­les, lo de­mues­tra con el ejem­plo de la es­pe­cie de ame­bas Dif­flu­gia co­ro­na­ta. Es­tos or­ga­nis­mos uni­ce­lu­la­res vi­ven en el agua y no mi­den más que la 150.000 par­te de un mi­lí­me­tro. Una am­pli­fi­ca­ción ex­tre­ma re­ve­la que la evo­lu­ción les ha do­ta­do de la ca­pa­ci­dad de en­vol­ver­se en una “ca­sa” por­tá­til he­cha con par­tí­cu­las de are­na. Las ame­bas se mul­ti­pli­can gra­cias a la di­vi­són ce­lu­lar. Na­die sa­be có­mo ni cuán­do se im­pu­so la pa­ten­te de cons­truc­ción que ga­ran­ti­za a cual­quier in­di­vi­duo Dif­flu­gia una ca­si­ta pro­tec­to­ra. Pe­ro sí se pue­de ob­ser­var que el in­ven­to fun­cio­na.

Ca­da or­ga­nis­mo uni­ce­lu­lar in­gie­re las ne­ce­sa­rias par­tí­cu­las de are­na in­di­ge­ri­bles jun­to con sus ali­men­tos. Al prin­ci­pio re­po­san en su in­te­rior. Lue­go, ca­da di­vi­sión ce­lu­lar trans­cu­rre co­mo una se­pa­ra­ción ma­tri­mo­nial de mu­tuo acuer­do: una de las dos ame­bas ori­gi­na­das por la di­vi­sión se que­da con la ca­sa ya exis­ten­te, la otra se las arre­gla con sus re­cur­sos in­te­rio­res. En su ca­so, las par­tí­cu­las de are­na guar­da­das den­tro se des­pla­zan a la su­per­fi­cie del cuer­po y se or­de­nan de mo­do que for­man una nue­va mo­ra­da.

En su li­bro Built by Ani­mals ( Cons­trui­do por ani­ma­les), Mi­ke Han­sell des­cri­be un ex­pe­ri­men­to sen­ci­llo y ele­gan­te. Gra­cias a él, los cien­tí­fi­cos de­mos­tra­ron la fle­xi­bi­li­dad de los in­sec­tos pa­ra con­ver­tir­se en nue­vos in­qui­li­nos de cons­truc­cio­nes ya exis­ten­tes. En esa prue­ba los in­ves­ti­ga­do­res crea­ron me­dian­te mí­ni­mas mo­di­fi­ca-

cio­nes del en­torno es­con­di­tes y, por tan­to, nue­vas opor­tu­ni­da­des y ries­gos pa­ra los he­xá­po­dos (gru­po de ar­tró­po­dos).

Los crea­do­res del ex­pe­ri­men­to en­ro­lla­ron al­gu­nas ho­jas de cho­po y fi­ja­ron es­tos ru­los con clips. Cuan­do com­pa­ra­ron las ho­jas ma­ni­pu­la­das con otras in­to­ca­das, ob­tu­vie­ron el si­guien­te re­sul­ta­do: so­bre las pri­me­ras en­con­tra­ron un nú­me­ro de in­sec­tos sie­te ve­ces ma­yor y de cua­tro ve­ces más es­pe­cies que en las ho­jas co­rrien­tes. En­tre los que se de­ci­die­ron por el mi­cro­eco­sis­te­ma crea­do por el clip se en­con­tra­ban tan­to bi­chos que co­mían ho­jas co­mo de­pre­da­do­res que a su vez se co­mían a los de­vo­ra­do­res de ho­jas. La con­clu­sión de Han­sell es que los en­tor­nos com­ple­jos in­cre­men­tan la biodiversidad.

Pe­ro los or­ga­nis­mos no so­lo adap­tan su com­por­ta­mien­to a las con­di­cio­nes ex­ter­nas, tam­bién cam­bian su en­torno sin cesar. No siem­pre son gran­des in­no­va­cio­nes, pe­ro sí un re­cur­so idó­neo pa­ra con­quis­tar nue­vos ni­chos eco­ló­gi­cos. Na­die sa­be bien có­mo evo­lu­cio­na­ron las mo­ra­das mo­des­tas ha­cia los au­tén­ti­cos im­mue­bles de lu­jo de al­gu­nos pá­ja­ros.

UN HIMNO AL NI­DO. La avi­fau­na ha adop­ta­do el prin­ci­pio de los rep­ti­les, cu­ya es­tra­te­gia con­sis­te en ex­ca­var un ho­yo en el sue­lo, po­ner los hue­vos y cu­brir un po­co la pues­ta. La ta­rea de la in­cu­ba­ción que­da re­le­ga­da al ca­lor am­bien­tal. Las aves se en­car­gan ellas mis­mas de em­po­llar su ni­da­da, lo que ga­ran­ti­za la tem­pe­ra­tu­ra co­rrec­ta al mis­mo tiem­po que la pro­tec­ción de los hue­vos.

Los ni­dos a ras de sue­lo no sue­len exi­gir a los cons­truc­to­res mu­cha ener­gía ni de­ma­sia­do ma­te­rial, pe­ro son muy atrac­ti­vos pa­ra los enemi­gos. Por eso mu­chas es­pe­cies de pá­ja­ros pre­fie­ren lu­ga­res me­nos ac­ce­si­bles, co­mo las ca­vi­da­des ro­co­sas o los ár­bo­les, re­fu­gio se­gu­ro con­tra el vien­to, la llu­via y los enemi­gos. Pe­ro el nú­me­ro de es­tas gua­ri­das es li­mi­ta­do. ¿Qué ha­cer? Al­gu­nas es­pe­cies, co­mo los avio­nes za­pa­do­res y los he­rre­ri­llos ca­pu­chi­nos, que do­mi­nan la téc­ni­ca, ahue­can tron­cos car­co­mi­dos o ro­cas blan­das. Los pi­tos ne­gros ta­la­dran cue­vas pa­ra ani­dar.

Más exi­gen­tes ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te ha­blan­do son los ni­dos en ár­bo­les o pa­re­des. Las go­lon­dri­nas, por ejem­plo, los ha­cen en des­pe- ñaderos. Al­gu­nas es­pe­cies des­cu­brie­ron que el ba­rro tam­bién po­día pe­gar­se en las pa­re­des ex­te­rio­res, ade­más de mol­dear­se al gus­to, in­no­va­ción que hi­zo ac­ce­si­ble un ran­go de há­bi­tats nue­vo. Al­gu­nos de los que anida­ban en ár­bo­les se die­ron cuen­ta de que no so­lo las ca­vi­da­des de los tron­cos muer­tos eran un es­pa­cio atrac­ti­vo pa­ra ni­dos ca­mu­fla­dos, tam­bién lo eran las ra­mas vi­vas.

CONS­TRUIR NI­DOS EN SI­TIOS se­lec­cio­na­dos de an­te­mano su­po­ne un gas­to ma­yor de ener­gía. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes, los pá­ja­ros rea­li­zan mi­les de vue­los pa­ra lle­var al lu­gar los ma­te­ria­les de cons­truc­ción. Pe­se a ello, el di­se­ño en las al­tu­ras ha ad­qui­ri­do una di­ver­si­dad fas­ci­nan­te de ta­ma­ños, for­mas y ma­te­ria­les.

En­tre los más lla­ma­ti­vos fi­gu­ran los ni­dos de co­li­brí, pe­que­ños co­mo un de­dal y que cuel­gan de una cuer­da ve­ge­tal. Tam­bién los de las águi­las, que se cons­tru­yen du­ran­te dé­ca­das y pue­den lle­gar a pe­sar dos to­ne­la­das. Sus ra­mas in­men­sas que­dan uni­das úni­ca­men­te por la for­ma de api­la­ción y gra­cias a la gra­ve­dad y la fric­ción. Las sa­lan­ga­nas, pa­rien­tes tro­pi­ca­les de los ven­ce­jos co­mu­nes, fa­bri­can cuen­cos pa­ra sus crías so­lo con la sa­li­va y es­co­gen em­pla­za­mien­tos tan ais­la­dos que son di­fí­ci­les de en­con­trar, pe­se a que sus ni­dos son el in­gre­dien­te prin­ci­pal de un ex­qui­si­to pla­to de cocina chi­na, la “so­pa de ni­do de ave”. Los mitos crean ni­dos de en­sue­ño con mus­go, lí­que­nes, plu­mas y ca­pu­llos de ara­ñas. Una es­pe­cie de la fa­mi­lia frin­gí­li­dos de Ciu­dad de Mé­xi­co ha em­pe­za­do a ex­pe­ri­men­tar con el ma­te­rial acol­cha­do de las co­li­llas pa­ra ha­cer sus ni­dos, con la ven­ta­ja de que la ni­co­ti­na re­si­dual pro­te­ge de los pa­rá­si­tos. Los di­se­ña­do­res es­tre­lla son los te­je­do­res, que no so­lo han per­fec­cio­na­do el ar­te de atar la­zos, ha­cer nu­dos y te­jer con pre­ci­són pa­ra que el re­sul­ta­do sea im­permea­ble y re­sis­ten­te a las tor­men­tas. Ade­más, las hem­bras tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre si un ni­do es lo bas­tan­te bo­ni­to; si no lo es, su crea­dor sue­le em­pe­zar de ce­ro otra vez.

Con al­go de prác­ti­ca, los hom­bres qui­zá sean ca­pa­ces de imi­tar el ni­do del ra­tón es­pi­gue­ro e in­clu­so el del te­je­dor. Pe­ro hay ha­za­ñas ani­ma­les que de­jan sin pa­la­bras in­clu­so a los me­jo­res ar­qui­tec­tos

hu­ma­nos. Las ter­mi­tas afri­ca­nas cons­tru­yen mon­tícu­los de más de seis me­tros de al­tu­ra pa­ra mi­llo­nes de con­gé­ne­res. Pues­ta en re­la­ción con el ta­ma­ño del in­sec­to, es­ta edi­fi­ca­ción equi­val­dría, en la es­ca­la hu­ma­na, a un ras­ca­cie­los de 800 me­tros de al­tu­ra. Las mon­ta­ñi­tas, he­chas de tie­rra mez­cla­da con ex­cre­men­tos, son du­ras co­mo el hor­mi­gón y au­tén­ti­cos por­ten­tos de acon­di­cio­na­mien­to del ai­re. En la sa­ba­na, don­de el ca­lor a me­dio­día ron­da los 42 gra­dos cen­tí­gra­dos y de no­che la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja ca­si has­ta el pun­to de con­ge­la­ción, es­tas cons­truc­cio­nes con­si­guen man­te­ner en su in­te­rior una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te de 31 gra­dos.

To­ma­mos no­ta de se­me­jan­te ex­ce­len­cia con asom­bro y re­ve­ren­cia. Pá­ja­ros e in­sec­tos son tan pe­que­ños y di­fe­ren­tes que nos des­bor­da en­ten­der có­mo ha­cen es­tas cons­truc­cio­nes ge­nia­les. ¿Has­ta qué pun­to los ani­ma­les en­tien­den la fi­na­li­dad de sus ac­cio­nes? ¿Se de­lei­ta la abe­ja con la si­me­tría de su pa­nal? ¿Se sien­te el ra­tón es­pi­gue­ro sa­tis­fe­cho cuan­do ter­mi­na su ni­do en las al­tu­ras? ¿Tie­nen lo que llamamos sen­ti­do es­té­ti­co?

El co­no­ci­do dar­wi­nis­ta Ri­chard Daw­kins no en­tra en es­tos de­ba­tes. En las obras ani­ma­les, él pien­sa que ac­túa “el alar­ga­do bra­zo de los ge­nes” pa­ra “ga­ran­ti­zar la per­du­ra­ción de un or­ga­nis­mo en las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes”.

OTROS BIÓ­LO­GOS SE MUES­TRAN MÁS ATRE­VI­DOS, co­mo Scott Tur­ner, ca­te­drá­ti­co en la Uni­ver­si­dad de Si­ra­cu­sa, Nue­va York, e in­ves­ti­ga­dor de los in­sec­tos so­cia­les. Pa­ra él, cual­quier lo­gro no hu­mano que se pue­da equi­pa­rar a una con­quis­ta hu­ma­na o in­clu­so su­pe­rar­la siem­pre plan­tea pre­gun­tas acer­ca de la com­pren­sión de uno mis­mo: “Vien­do es­tas obras, ¿po­de­mos con­cluir que hay otras cria­tu­ras, ade­más de no­so­tros, que ac­túan de for­ma in­ten­cio­na­da? Nues­tra plan­fi­ca­ción, ¿es úni­ca y sin pa­ran­gón en el uni­ver­so en­te­ro de los se­res vi­vos?” Di­cho de otro mo­do: que no sea­mos ca­pa­ces de com­pren­der la in­te­li­gen­cia de otros no sig­ni­fi­ca que no exis­ta.

En to­do ca­so, el soft­wa­re ar­qui­tec­tó­ni­co dis­pues­to ge­né­ti­ca­men­te en las cria­tu­ras per­mi­te un ni­vel de crea­ti­vi­dad muy di­ver­so. En el ca­so de la ame­ba, el pro­gra­ma de cons­truc­ción de la ca­si­ta por­tá­til fun­cio­na de mo­do au­to­má­ti­co. Pe­ro en cuan­to los ani­ma­les em­pie­zan a cons­truir una “re­si­den­cia fi­ja”, se en­fren­tan a una nue­va cla­se de pro­ble­mas cog­ni­ti­vos. Y los re­suel­ven: de­ci­den cuá­les son los si­tios y los ma­te­ria­les más con­ve­nien­tes. Sa­ben vol­ver a ella aun­que el pai- sa­je ha­ya cam­bia­do a cau­sa, por ejem­plo, de una tor­men­ta. Sa­ben –en el ca­so de las abe­jas–, qué ha de ha­cer­se, cuán­do y en qué par­te, y cuál es la ta­rea exac­ta que de­be desem­pe­ñar ca­da una en el pro­ce­so.

Uno que­rría aden­trar­se en el uni­ver­so de la abe­ja o del ra­tón, pa­ra vi­vir­lo des­de den­tro. Pe­ro es im­po­si­ble. So­lo po­de­mos dis­fru­tar de su crea­ti­vi­dad y ori­gi­na­li­dad.

LOS TER­MI­TE­ROS. El East­ga­te Cen­tre en Ha­ra­re, Zim­ba­bue, es el centro co­mer­cial y com­ple­jo de ofi­ci­nas de la ciu­dad. Lo con­ci­bie­ron y cons­tru­ye­ron co­mo un edi­fi­cio de biomimetismo el ar­qui­tec­to lo­cal Mick Pear­ce y la em­pre­sa in­ter­na­cio­nal de in­ge­nie­ría Arup, fa­mo­sa por la rea­li­za­ción de la Ópe­ra de Sydney y el Centro Pom­pi­dou de Pa­rís. En to­do el edi­fi­cio no hay ni un so­lo dis­po­si­ti­vo con­ven­cio­nal de ai­re acon­di­cio­na­do. Se pre­ten­día se­guir el ejem­plo de los mon­tícu­los de las ci­ta­das ter­mi­tas afri­ca­nas. La cli­ma­ti­za­ción del edi­fi­cio de ocho plan­tas en Ha­ra­re fun­cio­na de un mo­do inofen­si­vo pa­ra el me­dio am­bien­te y con una dé­ci­ma par­te de los cos­tes ha­bi­tua­les. Los ex­per­tos en ter­mi­tas, no obs­tan­te, cri­ti­can que los sis­te­mas so­fis­ti­ca­dos de ven­ti­la­ción se han que­da­do le­jos del mo­de­lo bio­ló­gi­co que to­ma­ron de re­fe­ren­cia. El hom­bre ha mo­di­fi­ca­do la faz de la Tie­rra du­ran­te los úl­ti­mos si­glos. Ha cons­trui­do ciu­da­des, ha do­ma­do ríos, ha he­cho cre­cer plan­tas en los de­sier­tos, ha con­ver­ti­do las sel­vas vír­ge­nes en cam­pos de cul­ti­vo. Co­mo hi­jo de la evo­lu­ción, co­mo cons­truc­tor asi­duo y a ve­ces des­pia­da­do. Co­mo una es­pe­cie en­tre mu­chas. Pa­ra ase­gu­rar su su­per­vi­vien­cia y la de sus des­cen­dien­tes tie­ne una opor­tu­ni­dad mag­ní­fi­ca: apren­der de los ar­qui­tec­tos más an­ti­guos. Ni si­quie­ra re­cla­man de­re­chos de au­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.