CRUZ RO­JA: “NO NOS LLA­MÉIS HÉ­ROES”

Geo - - GEONOTICIAS - Tex­to: Mal­te Henk Fo­tos: Ales­sio Ro­men­zi

Ins­ti­tu­ción hu­ma­ni­ta­ria, pres­ti­gio­sa y ac­ti­va, el Comité In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja (CICR) ce­le­bra el 150 aniver­sa­rio de su fun­da­ción: des­de ha­ce si­glo y me­dio sal­va vi­das y con­tri­bu­ye a pa­liar el do­lor en con­flic­tos ar­ma­dos, cam­pos de re­fu­gia­dos, cár­ce­les... Con es­te mo­ti­vo, el CICR ha per­mi­ti­do a dos re­por­te­ros de GEO acom­pa­ñar a al­gu­nos de sus de­le­ga­dos –per­so­nas va­lien­tes que acu­den don­de se re­cla­ma su ayu­da– en Su­dán del Sur y Co­lom­bia.

NO NOS LLA­MÉIS hé­roes”, afir­ma Die­go Ca­meno. “O peor aún, be­ne­fac­to­res.” Die­go Ca­meno, 42 años, de­le­ga­do del Comité In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja (CICR), opi­na que las co­sas no son siem­pre blan­cas o ne­gras. Tam­po­co cree que la paz du­ra­de­ra sea po­si­ble ni que el idea­lis­ta ro­mán­ti­co pue­da me­jo­rar el mun­do, por­que ha vis­to de­ma­sia­das gue­rras. Es­ta ma­ña­na tó­rri­da y hú­me­da Ca­meno re­co­rre la al­dea de cho­zas a ori­llas del Ni­lo Blan­co preo­cu­pán­do­se por quie­nes más le im­por­tan en su tra­ba­jo: los sol­da­dos. En la pla­za del pue­blo hay es­ta­cio­na­do un ca­rro de com­ba­te. La lan­cha de Ca­meno es­tá ama­rra­da en la ri­be­ra. Se lla­ma Hu­ma­nity.

Die­go Ca­meno re­co­rre la Re­pú­bli­ca de Su­dán del Sur en un to­do­te­rreno y has­ta aquí, en bar­ca. Con pan­ta­lón des­mon­ta­ble y sombrero de ala an­cha po­dría pa­re­cer un tu­ris­ta eu­ro­peo si no fue­ra por la cruz ro­ja del pe­to. Ha ve­ni­do a ha­blar con el co­man­dan­te, por­que hay una cues­tión muy sim­ple que no pue­de ol­vi­dar nin­gún de­le­ga­do del CICR: cuan­do un con­flic­to vio­len­to es inevi­ta­ble de­be­rían res­pe­tar­se al­gu­nas nor­mas fun­da­men­ta­les. Por ejem­plo, que no se per­mi­ta a los sol­da­dos des­ple­gar sus tien­das de cam­pa­ña en me­dio de un pue­blo, pa­ra que los ha­bi­tan­tes no sean uti­li­za­dos co­mo es­cu­dos hu­ma­nos por el enemigo agre­sor.

En es­te lu­gar re­cón­di­to del país, el ejér­ci­to de Su­dán del Sur es­tá for­ma­do por un pu­ña­do de hom­bres en chan­clas. En la se­mi­pe­num­bra de una ca­ba­ña, el co­man­dan­te, que de­be ron­dar los 45 años, se dis­cul­pa. Aún tie­ne que po­ner­se el uni­for­me. Ca­meno se sien­ta en una si­lla de plás­ti­co, su­dan­do.

Al ini­cio de la en­tre­vis­ta no men­cio­na una cues­tión en bo­ca de los lu­ga­re­ños: las tro­pas re­bel­des con­cen­tra­das al otro la­do de las al­deas, en el bos­que, no son las res­pon­sa­bles de los asal­tos y vio­la­cio­nes, sino sol­da­dos del ejér­ci­to. Ca­meno so­lo for­mu­la una pre­gun­ta: “¿Al­gu­na que­ja de la gen­te de por aquí?” El co­man­dan­te nie­ga con la ca­be­za. “Me gus­ta­ría ha­cer­le una re­co­men­da­ción. De­be­ría es­ta­cio­nar su uni­dad en cual­quier otro si­tio, le­jos de los asen­ta­mien­tos de la po- bla­ción ci­vil. La ley exi­ge que los sol­da­dos vi­van se­pa­ra­dos de los ci­vi­les.” El co­man­dan­te con­tes­ta que lo pen­sa­rá y Ca­meno se va.

“Mi ac­ti­tud tal vez pa­rez­ca de­ma­sia­do con­des­cen­dien­te”, co­men­ta Ca­meno de ca­mino al em­bar­ca­de­ro. Pe­ro ¿de qué me­dios dis­po­ne un ci­vil lle­ga­do de Es­pa­ña pa­ra ha­cer pre­va­le­cer las re­glas? ¿Es su­fi­cien­te ex­hi­bir una cruz ro­ja es­tam­pa­da en el atuen­do?

El CICR sue­le ofre­cer ayu­da in­me­dia­ta a los ne­ce­si­ta­dos. Sus ex­per­tos agra­rios dis­tri­bu­yen se­mi­llas en zo­nas en gue­rra, el per­so­nal sa­ni­ta­rio ope­ra he­ri­das de ar­ma de fue­go, los con­duc­to­res de­vuel­ven a sus pa­dres a los ni­ños que en­cuen­tran en cam­pos de des­pla­za­dos. Pe­ro se tra­ta de ex­pe­ri­men­tos, por­que en es­tas ta­reas so­lo par­ti­ci­pan de for­ma di­rec­ta unos 450 de los 13.000 co­la­bo­ra­do­res: los de­le­ga­dos, una mez­cla de di­plo­má­ti­co, in­ves­ti­ga­dor y aven­tu­re­ro. Es­tos co­mi­sio­na­dos com­prue­ban in si­tu si pue­de con­tro­lar­se el uso de la fuer­za den­tro de los lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos por la ley. Su la­bor sue­le desa­rro­llar­se le­jos de los es­ce­na­rios mun­dia­les de in­te­rés me­diá­ti­co, en cár­ce­les, mi­nis­te­rios de asun­tos ex­te­rio­res... lu­ga­res tan con­flic­ti­vos e inac­ce­si­bles que so­lo el CICR tie­ne la ex­pe­rien­cia pa­ra ac­tuar. Des­de ha­ce 150 años.

El 24 de ju­nio de 1859, Hen­ri Du­nant, un hom­bre de ne­go­cios gi­ne­brino, es tes­ti­go de la ba­ta­lla más cruen­ta de su épo­ca. Des­de una co­li­na cer­ca­na a Sol­fe­rino (Ita­lia), Du­nant ob­ser­va el cruen­to en­fren­ta­mien­to en­tre los ejér­ci­tos de Fran­cia y Aus­tria. Se des­tro­zan cien­tos de cuer­pos hu­ma­nos con ba­yo­ne­tas, fu­si­les y sa­bles. Al lle­gar la no­che, los muer­tos y he­ri­dos se cuen­tan por mi­les pe­ro no hay na­die que pue­da so­co­rrer­los, sal­vo dos mu­je­res campesinas. Se pro­lon­ga su agonía y mue­ren de sed y desangrados.

Hen­ri Du­nant tar­da tiem­po en re­cu­pe­rar­se de la ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca y lue­go es­cri­be un in­for­me de la ca­tás­tro­fe. En su li­bro

Un re­cuer­do de Sol­fe­rino, de 1862, re­cla­ma la crea­ción de un cuer­po de vo­lun­ta­rios es­pe­cia­li­za­do en so­co­rrer a los he­ri­dos de gue­rra, pa­ra que no que­den aban­do­na­dos a la suer­te que de­ci­dan pa­ra ellos los ven­ce­do­res.

A par­tir de en­ton­ces, los acon­te­ci­mien­tos se pre­ci­pi­tan. En los con­flic­tos bé­li­cos del

“A VE­CES FIR­MA­MOS UN PAC­TO CON

EL DIA­BLO”

si­glo XIX apa­re­cen las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes de ex­tre­ma bru­ta­li­dad, pe­ro tam­bién na­ce una nue­va éti­ca de res­pe­to a la in­te­gri­dad fí­si­ca y mo­ral de las per­so­nas. Se im­po­ne la creen­cia en la va­li­dez universal de los de­re­chos hu­ma­nos, con in­de­pen­den­cia del ori­gen o la con­di­ción de las per­so­nas. En el verano de 1864 un comité li­de­ra­do por Du­nant con­ven­ce a los Es­ta­dos del mun­do de que fir­men una con­ven­ción en fa­vor de la hu­ma­ni­dad y de que ga­ran­ti­cen la pro­tec­ción de las víc­ti­mas de gue­rra. El mo­vi­mien­to eli­ge de sím­bo­lo la ban­de­ra suiza, pe­ro de co­lo­res in­ver­ti­dos: cruz ro­ja y fon­do blan­co.

EN LA AC­TUA­LI­DAD el mo­vi­mien­to de la Cruz Ro­ja cuen­ta con cien mi­llo­nes de coope­ran­tes en las di­fe­ren­tes áreas ope­ra­ti­vas. Pres­tan ayu­da en tiem­pos de paz cuan­do se pro­du­ce una ca­tás­tro­fe na­tu­ral. Pe­ro son las gue­rras, so­bre to­do y des­de ha­ce 150 años, la com­pe­ten­cia del CICR con se­de en Ginebra. A di­fe­ren­cia de las or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les or­di­na­rias, el CICR desem­pe­ña un co­me­ti­do que es­ta­ble­ce el De­re­cho In­ter­na­cio­nal: ser­vir de in­ter­me­dia­rio neu­tral en­tre las par­tes en con­flic­to pa­ra ga­ran­ti­zar el cum­pli­mien­to de los Con­ve­nios de Ginebra.

Se tra­ta de un me­dia­dor con un en­car­go mo­les­to, ya que los Con­ve­nios de Ginebra son re­gla­men­ta­cio­nes re­la­ti­vas a la gue­rra que no pre­ten­den abo­lir­la, sino mi­ti­gar sus con­se­cuen­cias y pro­te­ger a las víc­ti­mas. El CICR acep­ta el he­cho inevi­ta­ble de la muer­te vio­len­ta a ma­nos de otros se­res hu­ma­nos y man­tie­ne su neu­tra­li­dad, ya sea en ac­cio­nes en­tre las Fuer­zas Ar­ma­das y gru­pos re­bel­des si­rios, o ma­nio­bras mi­li­ta­res de la OTAN y gru­pos de in­sur­gen­tes ta­li­ba­nes. Su úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad con­sis­te en que am­bas par­tes res­pe­ten unos lí­mi­tes de­ter­mi­na­dos.

Ade­más, los Con­ve­nios de Ginebra son acuer­dos sus­cri­tos por los Es­ta­dos y se apli­can en­tre aque­llos Go­bier­nos que han ra­ti­fi­ca­do sus tér­mi­nos. El CICR, que de­pen­de de la bue­na vo­lun­tad de man­dos mi­li­ta­res y po­lí­ti­cos, es­tá obli­ga­do a res­pe­tar el ca­rác­ter con­fi­den­cial de las mi­sio­nes que le en­co­mien­dan. “No­so­tros fir­ma­mos un pac­to con el dia­blo”: es la fra­se más re­pe­ti­da por los de­le­ga­dos. El CICR prac­ti­ca una po­lí­ti­ca “de puer­tas ce­rra­das” y lo­gra así ac­ce­so a una in­for­ma­ción en asun­tos de in­te­rés ge­ne­ral a la que or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Hu­man Rights Watch no pue­de lle­gar. De­le­ga­dos del CICR vi­si­ta­ron a Nel­son Man­de­la en la pri­sión de Rob­ben Is­land, in­ter­vi­nie­ron en las ne­go­cia­cio­nes pa­ra eva­cuar a los he­ri­dos de Ga­za y man­tu­vie­ron con­tac­tos con lí­de­res ta­li­ba­nes pa­ra cues­tio­nes de De­re­cho In­ter­na­cio­nal.

Al mar­gen de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, nin­gu­na otra or­ga­ni­za­ción pres­ti­gio­sa ac­túa con tan­ta reserva. El CICR rehú­sa in­clu­so com­pa­re­cer an­te la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal pa­ra in­for­mar so­bre de­li­tos. Al­gu­nos crí­ti­cos re­pro­chan a la or­ga­ni­za­ción que su es­tric­ta po­lí­ti­ca de neu­tra­li­dad pue­de abo­car a si­tua­cio­nes en las que se trai­cio­nen los buenos pro­pó­si­tos. Es­ta es­tra­te­gia, con­sis­ten­te en mo­de­rar la vio­len­cia bé­li­ca, pue­de con­du­cir a la omi­sión del de­ber de so­co­rro y a la com­pli­ci­dad con los he­chos luc­tuo­sos.

Pa­ra es­te reportaje, el CICR ha brin­da­do in­for­ma­ción va­lio­sa so­bre su la­bor en Su­dán del Sur y Co­lom­bia, así co­mo en su cuar­tel ge­ne­ral de Ginebra. A con­ti­nua­ción se ofre­cen de­ta­lles de una or­ga­ni­za­ción que tie­ne que me­diar en con­flic­tos pa­ra equi­li­brar po­si­cio­nes ex­tre­mas y a ve­ces irre­con­ci­lia­bles.

Ca­da año se pos­tu­lan unas 10.000 per­so­nas co­mo de­le­ga­dos del CICR pa­ra zo­nas de cri­sis. Quien afir­me que quie­re me­jo­rar

QUIEN HA­CE DE MO­DE­RA­DOR EN UN CON­FLIC­TO SE VUEL­VE CÓM­PLI­CE, DICENLOSCRÍTICOS

el mun­do que­da ex­clui­do. ¿Qué pa­sa con los ca­sa­dos? Ape­nas tie­nen opor­tu­ni­dad. Se re­quie­re gen­te dis­pues­ta a tra­ba­jar en equi­po, fle­xi­ble, en torno a los 30 años, pre­fe­ren­te­men­te ju­ris­tas, con mu­cho aguan­te y ca­rác­ter fuer­te. “Las cri­sis hu­ma­ni­ta­rias de hoy exi­gen mu­cho de uno mis­mo, pe­ro en nin­gún ca­so res­pues­tas emo­cio­na­les”, afir­ma uno de es­tos su­per­do­ta­dos, que po­dría tra­ba­jar pa­ra al­gu­na mul­ti­na­cio­nal. Al fi­nal del pro­ce­so de se­lec­ción so­lo re­sul­tan ele­gi­dos cien can­di­da­tos, gen­te co­mo Die­go Ca­meno.

Af­ga­nis­tán, la re­gión de Dar­fur, Con­go, Co­lom­bia, Irak: Ca­meno ha tra­ba­ja­do en mi­sio­nes en to­do el mun­do. Aho­ra, en Su­dán del Sur, país que ob­tu­vo la in­de­pen­den­cia re­cien­te­men­te des­pués de dé­ca­das de gue­rra ci­vil. Es­ta­mos en Ma­la­kal, ciu­dad si­tua­da cer­ca de la aún dispu­tada fron­te­ra con el enemigo mor­tal, la Re­pú­bli­ca de Su­dán. Hay un pe­que­ño pues­to mi­li­tar, un re­tén de sol­da­dos de guar­dia y tre­ce ex­tran­je­ros, en­tre ellos mé­di­cos, de­le­ga­dos y téc­ni­cos del CICR. De vez en cuan­do fun­cio­na In­ter­net. Ca­meno es el di­rec­tor de la ofi­ci­na, sus dos pre­de­ce­so­res aban­do­na­ron el pues­to.

Aquí pue­de con­tem­plar­se un car­tel con la ima­gen de la cruz ro­ja. En el hos­pi­tal de Ma­la­kal, de épo­ca co­lo­nial, los mé­di­cos tra­tan he­ri­das de ar­ma de fue­go. El per­so­nal sa­ni­ta­rio cons­ta de un ci­ru­jano, un pro­fe­sio­nal que se can­só de la clí­ni­ca pri­va­da ar­gen­ti­na don­de cu­ra­ba ri­cos, y una en­fer­me­ra de qui­ró­fano, que tras mu­chas ope­ra­cio­nes de

lif­ting fa­cial en un ins­ti­tu­to in­glés de ci­ru­gía plás­ti­ca pen­só que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ayu­dar en se­rio a las per­so­nas.

Su­dán del Sur pa­re­ce un mun­do ex­tra­te­rres­tre: ape­nas hay ca­rre­te­ras, los fun­cio­na­rios de los mi­nis­te­rios son anal­fa­be­tos y en to­do el país so­lo hay un puen­te pa­ra cru­zar el río Ni­lo. Nues­tro con­voy de vehícu­los to­do-

¿SEN­TI­MIEN­TO DE FRUS­TRA­CIÓN? “EN­TON­CES, VE AL GIM­NA­SIO Y DESAHÓ­GA­TE”

te­rreno y ca­mio­nes con re­mol­ques lle­ga a un po­bla­do de cho­zas don­de no lle­gan otros ex­tran­je­ros por­que el ejér­ci­to no ga­ran­ti­za su se­gu­ri­dad. Aquí Ca­meno su­per­vi­sa la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria: mi­jo y azú­car. A tem­pe­ra­tu­ras de 50 gra­dos cen­tí­gra­dos a la som­bra, los be­ne­fi­cia­rios car­gan los pe­sa­dos sa­cos, tan atur­di­dos que no dan las gra­cias.

“¡Por fin en la ci­vi­li­za­ción!”, ex­cla­ma Ca­meno cuan­do al fi­nal de un día de via­je sa­le del vehícu­lo. An­te él, un mar de tien­das de cam­pa­ña amon­to­na­das se pier­de en el ho­ri­zon­te. Los ni­ños se que­jan, las mu­je­res van ca­mino de los po­zos pa­ra aca­rrear agua al ho­gar. Más de 100.000 re­fu­gia­dos vi­ven en los cam­pa­men­tos de la pro­vin­cia de Ma­ban, en con­di­cio­nes no tan de­plo­ra­bles si se com­pa­ran con los es­tán­da­res de Su­dán del Sur.

En el CICR sa­ben que es­tos cam­pos de des­pla­za­dos de Su­dán del Sur be­ne­fi­cian de for­ma in­vo­lun­ta­ria al ré­gi­men del nor­te, em­pe­ña­do en ex­pul­sar a per­so­nas fue­ra de su te­rri­to­rio. La opi­nión ge­ne­ral es que el CICR de­be­ría mo­vi­li­zar sus efec­ti­vos pa­ra pro­te­ger a las víc­ti­mas so­bre las que llue­ven las bom­bas des­de las ae­ro­na­ves An­tó­nov y an­ti­ci­par su in­ter­ven­ción, ac­tuan­do al prin­ci­pio de la ca­de­na de he­chos, y no es­pe­rar al fi­nal.

Es­to no es po­si­ble, por­que la Re­pú­bli­ca de Su­dán ha acor­do­na­do la zo­na de ope­ra­cio­nes. Si pe­se a to­do al­gu­nos de­ci­den en­viar ayu­da, el ré­gi­men se las arre­gla pa­ra obs­ta­cu­li­zar el ac­ce­so, por ejem­plo, a Dar­fur, don­de el CICR apo­ya a me­dio mi­llón de per­so­nas.

Al­gu­nas ONGs pe­ne­tran en la Re­pú­bli­ca de Su­dán de for­ma ile­gal a tra­vés de Su­dán del Sur, y el CICR es­tá bajo pre­sión. Su com­pro­mi­so de neu­tra­li­dad con los Es­ta­dos y las pro­pues­tas di­plo­má­ti­cas pue­den re­sul­tar ob­so­le­tos en una épo­ca en que la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria tam­bién es un ne­go­cio y cam­pa­ñas

on­li­ne re­cla­man la aten­ción de la ciu­da­da­nía.

“¿Por qué no oí­mos na­da de la Cruz Ro­ja?”, di­ce Mu­kesh Ka­pi­la, an­ti­guo re­pre­sen­tan­te de Na­cio­nes Uni­das en Su­dán. ¿Por qué el CICR no con­de­na a un ré­gi­men que bom­bar­dea a su po­bla­ción?, se pre­gun­ta Ka­pi­la. Por fi­de­li­dad a sus pro­pios prin­ci­pios.

“San­de­ces”, afir­ma Ca­meno. “¿No se pue­de per­ma­ne­cer en si­len­cio an­te una ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria? ¿Por qué no? Ve a un gim­na­sio, desahó­ga­te, pe­ro con­tro­la tus frus­tra­cio­nes”.

QUIEN QUIE­RA PRES­TAR ayu­da en Dar­fur, ar­gu­men­ta el CICR, de­be­rá evi­tar pro­vo­ca­cio­nes a Su­dán. Los de­le­ga­dos del CICR sa­ben com­pen­sar psi­co­ló­gi­ca­men­te la de­cep­ción de no po­der evi­tar víc­ti­mas fu­tu­ras con el con­sue­lo de am­pa­rar a los ne­ce­si­ta­dos de hoy. Mi­ti­gar la de­sola­ción en los cam­pos de re­fu­gia­dos con­sis­te a ve­ces en pe­que­ñas ini­cia­ti­vas. Co­mo la de Cé­li­ne Croon, de­le­ga­da bel­ga, que de­di­ca una tar­de a es­cri­bir, jun­to a una des­con­so­la­da jo­ven de 19 años, un men­sa­je pa­ra su fa­mi­lia, que su­pues­ta­men­te vi­ve en una cho­za al otro la­do del re­cin­to, en la zo­na de con­flic­to: “Pa­pá, ma­má, ¿es­táis vi­vos? Es­toy en el cam­pa­men­to de Ja­mam, he te­ni­do un be­bé, pe­ro de mi ma­ri­do no sé na­da”.

Los de­le­ga­dos Croon y Ca­meno co­men­tan la im­po­ten­cia que a me­nu­do em­bar­ga a los coope­ran­tes. Cé­li­ne te­me vol­ver­se una cí­ni­ca, afir­ma. Ca­meno se en­co­ge de hom­bros. “Ci­nis­mo... una es­tra­te­gia más pa­ra su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des”. Lue­go co­men­ta có­mo in­ten­ta apre­ciar lo po­si­ti­vo que pue­da ha­ber en es­ta si­tua­ción. Una vez aquí no tie­nes op­ción.

Los de­le­ga­dos son per­so­nas que no tie­nen ni de­ben ad­qui­rir nin­gún com­pro­mi­so político. Per­ma­ne­cen so­lo un año en ca­da des­tino pa­ra no in­vo­lu­crar­se en ex­ce­so en una cau­sa. Se tra­ta de man­te­ner una postura neu­tral, y no sor­pren­de que el CICR ten­ga su cuar­tel ge­ne­ral en Suiza. ¿Po­dría es­tar en Ale­ma­nia o Es­ta­dos Uni­dos? ¡Im­pen­sa­ble! No po­dría con­ser­var su fa­ma de or­ga­ni­za­ción in­de­pen­dien­te. Has­ta los años no­ven­ta del si­glo pa­sa­do el CICR so­lo en­via­ba ciu­da­da­nos sui­zos a las zo­nas de con­flic­to. Hoy el ac­ce­so es­tá abier­to a cual­quier per­so­na. En 2012, en­tre los jó­ve­nes de­le­ga­dos ape­nas ha- bía sui­zos. Así y to­do en el CICR pre­va­le­ce la im­pron­ta del ca­rác­ter sui­zo: cier­tas do­sis de hi­po­cre­sía, con­ser­va­du­ris­mo, fle­ma, un prag­ma­tis­mo que re­du­ce “lo ver­da­de­ro a lo útil”, y una gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción.

En la se­de cen­tral de Ginebra, an­tes un ho­tel de lu­jo, se res­pi­ra el so­lem­ne es­plen­dor pa­sa­do: gran­des si­llo­nes, pin­tu­ras con mar­cos re­ves­ti­dos de oro y cua­tro di­plo­mas de lau­rea­dos con el Pre­mio No­bel. En el blo­que cua­dra­do de­trás del edi­fi­cio prin­ci­pal tie­nen sus des­pa­chos los ju­ris­tas. En es­tas ofi­ci­nas se tra­du­ce el caos de las ma­tan­zas or­ga­ni­za­das a con­cep­tos de De­re­cho In­ter­na­cio­nal.

Los Con­ve­nios de Ginebra dis­tin­guen dos ti­po­lo­gías bá­si­cas de co­lec­ti­vos a los que de­be pro­te­ger­se co­mo víc­ti­mas de los con­flic­tos ar­ma­dos: los com­ba­tien­tes y los no com­ba­tien­tes (co­mo la po­bla­ción ci­vil y los sol­da­dos he­ri­dos). Tam­bién di­fe­ren­cia en­tre dos ti­pos de con­fla­gra­cio­nes: “con­flic­tos ar­ma­dos in­ter­na­cio­na­les”, es de­cir, gue­rras en­tre Es­ta­dos, y “con­flic­tos ar­ma­dos sin ca­rác­ter in­ter­na­cio­nal”, o sea ci­vi­les. Si los ju­ris­tas con­si­de­ran que en al­gún lu­gar del mun­do un con­flic­to cum­ple es­tos cri­te­rios, se po­ne en mar­cha la ma­qui­na­ria de la di­plo­ma­cia hu­ma­ni­ta­ria. El CICR in­for­ma a los ban­dos so­bre sus de­re­chos y obli­ga­cio­nes.

Con res­pec­to a las pers­pec­ti­vas fu­tu­ras, los ju­ris­tas son mo­de­ra­da­men­te op­ti­mis­tas. Los Con­ve­nios de Ginebra tu­vie­ron que sol­ven­tar no ha­ce mu­cho un ca­so de opo­si­ción gra­ve a los acuer­dos. Ocu­rrió tras los aten­ta­dos

Ac­ción so­bre el te­rreno: los de­le­ga­dos de la Cruz Ro­ja

in­ter­vie­nen en con­flic­tos in­ter­es­ta­ta­les, co­mo el de Su­dán del Sur (arri­ba a la iz­quier­da) o en gue­rras

04/14 g 61 ci­vi­les y en­tre gru­pos ar­ma­dos, co­mo en

Co­lom­bia (res­to de fo­to­gra­fías).

Cuan­do la lan­cha Hu­ma­nity atra­ca a ori­llas

del Ni­lo, en Su­dán del Sur, se des­car­gan sa­cos de sor­go y azú­car pa­ra la po­bla­ción ci­vil que su­fre los des­ma­nes de una gue­rra en­tre el ejér­ci­to y los gru­pos re­bel­des del

Es­ta­do más jo­ven de la Tie­rra. El de­le­ga­do Ca­meno ne­go­cia con tro­pas

del ejér­ci­to (aba­jo dcha): hom­bres con ro­pa de ca­mu­fla­je y ha­waia­na. Les exi­ge res­pe­to a la po­bla­ción ci­vil, pa­ra que no sean víc­ti­mas de los cho­ques ar­ma­dos y acu­dan a los dis­pen­sa­rios del CICR (aba­jo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.