PRO­FE­TAS DE DES­GRA­CIAS

Geo - - GEONOTICIAS -

Cuan­do los hu­ma­nos aún no co­no­cían el ori­gen de los fo­go­sos cuer­pos ce­les­tes, la apa­ri­ción de un co­me­ta cau­sa­ba mie­do e in­se­gu­ri­dad. Esos cuer­pos ce­les­tes pa­re­cían al­te­rar el ha­bi­tual dis­cu­rrir del mun­do. El pue­blo pen­sa­ba que te­nían que pre­sa­giar al­go... y la ma­yo­ría de las ve­ces, na­da bueno. He aquí una pe­que­ña cro­no­lo­gía de la su­pers­ti­ción re­la­cio­na­da con los co­me­tas, des­de la An­ti­güe­dad has­ta la Edad Mo­der­na.

372 a. de C.: Los es­par­ta­nos cre­ye­ron que un co­me­ta te­nía la cul­pa de su de­rro­ta en la ba­ta­lla de Leuc­tra, que ocu­rrió un año des­pués del avis­ta­mien­to, y en la que per­die­ron su he­ge­mo­nía en Gre­cia.

44 a. de C.: En ju­lio, cua­tro me­ses des­pués del ase­si­na­to de Ju­lio Cé­sar, apa­re­ció un co­me­ta bri­llan­te, si­dus Iu­lium (es­tre­lla de Cé­sar): pa­ra el pue­blo se tra­ta­ba del al­ma del ase­si­na­do aco­gi­da en­tre los dio­ses in­mor­ta­les. Sha­kes­pea­re ha­ce re­fe­ren­cia a es­te acon­te­ci­mien­to en su dra­ma Ju­lio Cé­sar: “Cuan­do mue­re un men­di­go no apa­re­cen co­me­tas. La muer­te de los prín­ci­pes in­fla­ma los pro­pios cie­los”. Es uno de los ejem­plos an­ti­guos en que los co­me­tas se re­la­cio­nan con la muer­te de gran­des lí­de­res.

79: No to­dos se to­ma­ban en se­rio las su­pers­ti­cio­nes que ro­dea­ban a los co­me­tas. El em­pe­ra­dor Ves­pa­siano, co­no­ci­do por su sen­ti­do del humor, co­men­tó la apa­ri­ción de un “co­me­ta cri­ni­to” con las pa­la­bras: “Es­te co­me­ta ha­bla­rá con el rey de Per­sia, que lle­va muy lar­ga su ca­be­lle­ra, o con el rey de los par­tos, que tie­ne un gran ca­be­llo; pe­ro no ha­bla­rá con­mi­go, que soy calvo”.

1066: El re­torno del co­me­ta que mu­cho más tar­de se­ría bau­ti­za­do co­mo Ha­lley es­tá in­se­pa­ra­ble­men­te li­ga­do a la his­to­ria de In­gla­te­rra: en aquel año, el normando Gui­ller­mo el Con­quis­ta­dor des­em­bar­có en la is­la y de­rro­tó en la ba­ta­lla de Has­tings al rey Ha­rold II, que mu­rió en el com­ba­te. Los even­tos es­tán do­cu­men­ta­dos en el ta­piz de Ba­yeux, don­de una es­ce­na mues­tra a un gru­po de hom­bres que se­ña­lan, asus­ta­dos, al co­me­ta

Ha­lley. El as­tró­no­mo in­glés Ed­mond Ha­lley cal­cu­ló en 1705 su tra­yec­to­ria. Más tar­de, se re­co­no­ció que ha­bía si­do ob­ser­va­do al me­nos 25 ve­ces des­de el año 240 a. de C.

1517: No so­lo las cul­tu­ras eu­ro­peas pen­sa­ban que los co­me­tas anun­cia­ban even­tos ne­fas­tos. Cuan­do el mo­nar­ca az­te­ca Moc­te­zu­ma II ob­ser­vó un co­me­ta lo in­ter­pre­tó co­mo pre­sa­gio de una ca­tás­tro­fe. Dos años des­pués, el español Her­nán Cor­tés des­em­bar­có en la cos­ta orien­tal del Im­pe­rio az­te­ca e hi­zo pri­sio­ne­ro a Moc­te­zu­ma.

1979: Una va­rie­dad mo­der­na del mie­do a los co­me­tas fue in­tro­du­ci­da por los as­tró­no­mos Fred Hoy­le y Chan­dra Wic­kra­ma­sing­he: afir­ma­ron que los co­me­tas del bor­de del sis­te­ma so­lar trans­por­ta­ban pe­li­gro­sas bac­te­rias y vi­rus que po­drían lle­gar a la Tie­rra y cau­sar epi­de­mias si nues­tro pla­ne­ta atra­ve­sa­ba la co­la del co­me­ta. Hoy ca­si na­die cree en esa teo­ría. En 1835, el pa­so del co­me­ta Ha­lley ori­gi­nó fan­ta­sías so­bre el fin del mun­do.

Ta­piz de Ba­yeux: el co­me­ta Ha­lley (arri­ba a la de­re­cha) anun­cia la ba­ta­lla de Has­tings.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.