EN RU­TA

Tres ideas al­ter­na­ti­vas pa­ra dis­fru­tar de la his­to­ria, la na­tu­ra­le­za y el pa­tri­mo­nio de la pro­vin­cia de Pa­len­cia sin aban­do­nar el cau­ce.

Geo - - GEONOTICIAS -

1

RU­TA DEL RO­MÁ­NI­CO PA­LEN­TINO. La igle­sia de San Juan Bau­tis­ta, ubi­ca­da en Baños de Cerrato, fue le­van­ta­da en los in­me­mo­ria­les tiem­pos cuan­do to­da­vía go­ber­na­ba la mo­nar­quía vi­si­go­da. San Juan Bau­tis­ta mar­ca el pun­to de ini­cio cons­truc­ti­vo de una de las pro­vin­cias de Es­pa­ña que ma­yor pa­tri­mo­nio re­li­gio­so ate­so­ran; son po­cos los lu­ga­res que pue­den com­pe­tir en be­lle­za y va­rie­dad con ella. Pe­ro si hay al­gún es­ti­lo re­se­ña­ble en la pro­vin­cia, es el ro­má­ni­co.

El ro­má­ni­co pa­len­tino no es un es­ti­lo en­ca­si­lla­do, sino que atien­de más bien a la ori­gi­na­li­dad y a la aper­tu­ra de ideas. Así po­dre­mos ver tem­plos que han to­ma­do ejem­plo de las vie­jas igle­sias del pre­rro­má­ni­co as­tu­riano o de los tem­plos mo­zá­ra­bes. La pe­re­gri­na­ción a San­tia­go sir­vió tam­bién pa­ra pro­pa­gar nue­vas ideas ve­ni­das de allen­de los Pi­ri­neos, Ara­gón, los con­da­dos ca­ta­la­nes o Na­va­rra. Es­tos con­cep­tos fue­ron plas­ma­dos en los edi­fi­cios re­li­gio­sos, de ahí que no sea ex­tra­ño en­con­trar en ellos in­fluen­cias lom­bar­das, ara­go­ne­sas o de cual­quier otro lu­gar

don­de se die­se el ro­má­ni­co. Por ello es di­fí­cil de­ter­mi­nar una par­ti­cu­la­ri­dad co­mún al con­jun­to de igle­sias ro­má­ni­cas de la pro­vin­cia pa­len­ti­na. Tan so­lo la pre­sen­cia de la es­pa­da­ña, en prác­ti­ca­men­te to­dos los tem­plos, pue­de te­ner­se co­mo ele­men­to com­par­ti­do. El ro­má­ni­co pro­li­fe­ró con es­pe­cial in­ten­si­dad en la mon­ta­ña pa­len­ti­na, de­jan­do edi­fi­cios de gran be­lle­za, co­mo los que se en­cuen­tran en San Sal­va­dor de Can­ta­mu­da, Moar­ves de Oje­da, Revilla de San­tu­llán, Pe­ra­zan­cas, San­ta Ma­ría de Ma­ve o Ma­tal­ba­nie­ga. No me­nos im­por­tan­tes fue­ron las igle­sias que sur­gie­ron en torno al Ca­mino de San­tia­go. La igle­sia de San Mar­tín en Fró­mis­ta o los edi­fi­cios re­li­gio­sos de Ca­rrión de los Con­des dan bue­na cuen­ta de ello. Si­guien­do las aguas del Ca­nal, Pa­len­cia es vi­si­ta obli­ga­da por la be­lle­za de la ca­te­dral y la crip­ta de San An­to­lín.

2

RU­TA DEL ES­PA­CIO NA­TU­RAL DE LA NA­VA Y CAM­POS

DE PA­LEN­CIA. Ubi­ca­dos en el su­r­oes­te de la pro­vin­cia y con­di­cio­na­dos por una cli­ma­to­lo­gía tí­pi­ca­men­te con­ti­nen­tal, es­tos se­duc­to­res pai­sa­jes os­ci­lan en­tre las ex­ten­sas lla­nu­ras de­di­ca­das al cul­ti­vo de ce­rea­les y las pe­que­ñas la­gu­nas di­se­mi­na­das que apor­tan la hu­me­dad ne­ce­sa­ria. En ellas se con­cen­tra un gran nú­me­ro de es­pe­cies or­ni­to­ló­gi­cas, so­bre to­do aves mi­gra­to­rias que, en su cons­tan­te pe­re­gri­nar, en­cuen­tran en pa­ra­jes co­mo es­tos las co­di­cia­das áreas de des­can­so. Tam­bién, y aun­que las con­di­cio­nes del te­rreno no pa­re­cen muy fa­vo­ra­bles, se pue­den ob­ser­van nu­me­ro­sas pa­re­jas re­pro­duc­to­ras de cer­ní­ca­lo pri­mi­lla. Pe­ro no so­lo la cli­ma­to­lo­gía con­di­cio­na el pai­sa­je: la la­gu­na de La Na­va, tiem­po atrás co­no­ci­da co­mo Mar de Cam­pos, fue has­ta los años cua­ren­ta uno de los hu­me­da­les de ma­yor ta­ma­ño de Es­pa­ña; sin em­bar­go, la deseca­ción a que fue so­me­ti­da pa­ra su apro­ve­cha­mien­to co­mo pas­to y tie­rra de cul­ti­vo ha pro­vo­ca­do la apa­rien­cia que pre­sen­ta en la ac­tua­li­dad: un hu­me­dal ar­ti­fi­cial ge­ne­ra­do a par­tir de la cons­truc­ción de di­ques y del acon­di­cio­na­mien­to de la to­ta­li­dad de la red hi­dráu­li­ca, gra­cias a la la­bor desa­rro­lla­da des­de la Con­se­je­ría de Me­dio Am­bien­te de la Jun­ta de Cas­ti­lla y León y a la co­la­bo­ra­ción de las de­más ad­mi­nis­tra­cio­nes. Con una ex­ten­sión de más de 300 hec­tá­reas, en las que es­tán ca­ta­lo­ga­das más de 250 es­pe­cies de ver­te­bra­dos y más de 220 es­pe­cies de aves –un 41% de las es­pe­cies or­ni­to­ló­gi­cas del país–, el es­pa­cio na­tu­ral se di­vi­de en dos par­tes igua­les se­pa­ra­das por una ca­rre­te­ra. Ca­da una de ellas tie­ne un uso con­cre­to: una pa­ra la con­ser­va­ción de las aves y la otra pa­ra la con­ser­va­ción y el pas­to­reo. El centro geo­mé­tri­co de Tie­rra de Cam­pos lo ocu­pa Pa­re­des de Na­va, cu­na de per­so­na­jes ilus­tres co­mo Jor­ge Man­ri­que y Pe­dro Be­rru­gue­te, y fa­mo­sa tam­bién por las do­ce mag­ní­fi­cas ta­blas que guar­da el al­tar ma­yor de la igle­sia de San­ta Eu­la­lia.

3

RU­TA DEL CAR­BÓN DE COK. El tra­sie­go de mer­can­cías por el ca­nal des­de un prin­ci­pio fue bi­di­rec­cio­nal. En la dár­se­na de Alar del Rey se des­car­ga­ba el grano que to­ma­ría des­tino ha­cia San­tan­der y se vol­vían a car­gar las bar­ca­zas con pro­duc­tos pro­ce­den­tes del li­to­ral can­tá­bri­co y car­bón pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de las po­bla­cio­nes cas­te­lla­nas, mi­ne­ral que era traí­do des­de la mon­ta­ña pa­len­ti­na a tra­vés de la ru­ta del car­bón de cok. El cok o co­que se ob­te­nía so­me­tien­do a la hu­lla a al­tas tem­pe­ra­tu­ras en hor­nos ce­rra­dos, li­be­ran­do los ga­ses y dan­do co­mo re­sul­ta­do un mi­ne­ral con car­ga de car­bono de en­tre el 85 y el 90%. Es­te mi­ne­ral era esen­cial en fe­rre­rías, si­de­rur­gias y vi­vien­das par­ti­cu­la­res cas­te­lla­nas, por lo que era em­bar­ca­do en Alar del Rey con des­tino a las dár­se­nas de Pa­len­cia y Va­lla­do­lid. Ver­ga­ño mar­ca el pun­to de ini­cio de es­te re­co­rri­do que tie­ne por me­ta la dár­se­na de Alar, un itinerario do­mi­na­do por pa­ra­jes de pra­dos, bos­ques y pas­tos, siem­pre bajo la aten­ta vi­gi­lan­cia de las al­ta­ne­ras cum­bres que for­man la mon­ta­ña pa­len­ti­na. Te­rre­nos es­car­pa­dos, in­hós­pi­tos y sal­va­jes, con un des­plie­gue de co­lor y for­ma, y el ca­den­cio­so so­ni­do hip­no­ti­za­dor que re­ga­la la na­tu­ra­le­za, y que in­fun­de paz y se­re­ni­dad.

Du­ran­te el tra­yec­to ire­mos de­jan­do atrás las lo­ca­li­da­des de Va­lles­pi­no­so de Cervera, Rue­da de Pi­suer­ga, Bar­ce­ni­lla, Ba­rrio de San­ta Ma­ría, Va­lles­pi­no­so de Aguilar, Co­zue­los de Oje­da, Vi­llaes­cu­sa de Ecla, San­ti­bá­ñez de Ecla, Prá­da­nos de Oje­da y por úl­ti­mo Alar del Rey. A fi­na­les del si­glo XIX se unió Ci­lla­ma­yor con la lí­nea fé­rrea que dis­cu­rría en­tre León y Bil­bao, por lo que el co­mer­cio del car­bón de cok se orien­tó a abas­te­cer los Al­tos Hor­nos de Viz­ca­ya. La ru­ta del car­bón de cok fue, po­co a po­co, ca­yen­do en el ol­vi­do.

Fri­so de la por­ta­da de la igle­sia de San Juan Bau­tis­ta de Moar­ves de Oje­da. La fuer­za y de­vo­ción con que se rin­dió plei­te­sía en la Edad Me­dia a la fi­gu­ra de Cris­to ge­ne­ró que los tem­plos cons­trui­dos en la épo­ca guar­da­sen ese equi­li­brio en­tre la ro­bus­tez y la be­lle­za, tan ca­rac­te­rís­ti­co del ro­má­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.