MÁ­QUI­NAS DE LE­CHE

Las va­cas le­che­ras ya no son esos apa­ci­bles her­bí­vo­ros que ru­mian en las ver­des pra­de­ras. Las exi­gen­cias in­dus­tria­les de al­to ren­di­mien­to las con­vier­ten en sis­te­mas de pro­duc­ción con­tro­la­dos: en es­ta­blos fu­tu­ris­tas son or­de­ña­das por ro­bots e in­se­mi­na­das c

Geo - - GEONOTICIAS - Tex­to: An­ke Spar­mann Fo­tos: Sol­vin Zankl

DÓN­DE SE HA ME­TI­DO

Ka­ti? Step­han van den Berg mira fo­to­gra­fías an­ti­guas en la me­sa de su cocina. Bus­ca una. Por fin la en­cuen­tra: él mis­mo de ado­les­cen­te, su­je­tan­do a una va­ca con una cuer­da: es Ka­ti, una fri­so­na con cuer­nos y cuer­po re­don­do. La fo­to es de 1976, cuan­do los Van den Berg te­nían 50 Ka­tis, ca­da una da­ba unos 4.000 li­tros de le­che al año. Des­de en­ton­ces han tri­pli­ca­do su nú­me­ro y du­pli­ca­do la can­ti­dad de le­che que da ca­da una: pro­du­cen cin­co a seis ve­ces más le­che que en los años se­ten­ta.

La gran­ja de los Van den Berg es­tá en Kle­ve, dis­tri­to War­be­yen, a ori­llas del Rhin (Ale­ma­nia): 60 hec­tá­reas de pra­de­ras ju­go­sas y 170 va­cas. En las ins­ta­la­cio­nes hay cons­truc­cio­nes an­ti­guas de la­dri­llo ro­jo –la an­ti­gua va­que­ri­za, el gra­ne­ro, las de­pen­den­cias del ser­vi­cio y la ca­sa fa­mi­liar–, jun­to a es­ta­blos mo­der­nos, gi­gan­tes y fun­cio­na­les.

Es­ta pe­cu­liar mez­cla ar­qui­tec­tó­ni­ca re­fle­ja la de­ci­sión vi­tal a la que se en­fren­tó Step­han van den Berg ha­ce años: ¿cre­cer o aban­do­nar la pro­duc­ción de le­che?, un di­le­ma al que cual­quier ga­na­de­ro pro­duc­tor de le­che tie­ne que en­fren­tar­se tar­de o tem­prano.

Step­han van den Berg op­tó por cre­cer. Abre la puer­ta de su nue­vo es­ta­blo bien ven­ti­la­do, don­de las va­cas pue­den mo­ver­se con li­ber­tad, es­cu­cha y pre­gun­ta su­su­rran­do: “¿Oyes al­go? Es­ta tran­qui­li­dad so­lo se con­si­gue cuan­do las va­cas es­tán contentas”.

Jan Ger­des, un gran­je­ro que de­ci­dió de­jar la pro­duc­ción lác­tea, ca­mi­na por sus pra­dos de But­ja­din­gen, al nor­te de Fri­sia (Ale­ma­nia), y de­cla­ra: “O con­si­de­ras a la va­ca una má­qui­na, o en­fer­mas an­te el su­fri­mien­to que ves en tu es­ta­blo”.

Mar­kus Hü­bers, due­ño de 250 va­cas y 150 hec­tá­reas de te­rreno en la lo­ca­li­dad ger­ma­na de Rees, cer­ca de Kle­ve, afir­ma: “Pa­ra mí, no hay na­da más bo­ni­to que una va­ca pas­tan­do en el pra­do. Pe­ro no vi­vi­mos de sue­ños. Que­re­mos ren­di­mien­to, el ma­yor po­si­ble.”

La me­jor pers­pec­ti­va de es­tos asun­tos la tie­ne Mar­kus Hü­bers, de 38 años. En me­dio de su nue­vo es­ta­blo ha cons­trui­do una to­rre y arri­ba ha ins­ta­la­do su des­pa­cho, to­do acris­ta­la­do. Des­de allí ve có­mo ru­mian las va­cas en sus bo­xes abier­tos, tum­ba­das so­bre col­cho­ne­tas. Unas co­men, al­gu­nas be­ben y otras se dan un ma­sa­je que les pro­por­cio­nan unos ce­pi­llos ro­ta­to­rios.

Cuan­do Hüber ex­pli­ca lo que ve des­de su des­pa­cho, pa­re­ce un eco­no­mis­ta. Su dis­cur­so ha­bla de gru­pos de al­to y bajo ren­di­mien­to, for­ta­le­ci­mien­to y ges­tión del re­ba­ño.

La “ges­tión de las va­ca­das” es un tér­mino cla­ve en la ga­na­de­ría lác­tea mo­der­na. Cual­quier pro­fano pen­sa­ría que las va­cas se mue­ven en ma­na­das, co­mo en las pe­lí­cu­las del oes­te. Pe­ro aquí es lo con­tra­rio. La ges­tión de las va­ca­das con­sis­te en or­ga­ni­zar la vi­da de ca­da res pa­ra que in­ter­ac­túe con los apa­ra­tos

y se sien­ta ani­ma­da por ini­cia­ti­va pro­pia a ha­cer to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar un ren­di­mien­to al­to: co­mer, be­ber, ru­miar... Na­die tie­ne que es­tar de­trás. En el ca­so de Hüber, el día a día fun­cio­na sin pro­ble­mas y ca­si sin su pre­sen­cia: los ro­bots se en­car­gan del or­de­ño.

“Es­to es ca­li­dad de vi­da”, afir­ma Hü­bers en tono re­la­ja­do. Se re­fie­re a la su­ya. Por la ma­ña­na, a eso de las nue­ve y me­dia o diez, des­pués de ha­ber desa­yu­na­do tran­qui­la­men­te con su mu­jer e hi­jos, en­tra en el es­ta­blo.

A esa ho­ra, Step­han van den Berg ya lle­va en pie cua­tro ho­ras. En su gran­ja ha ha­bi­do cambios, pe­ro el ho­ra­rio de or­de­ñar si­gue igual. Po­co an­tes de las seis, Van den Berg ca­mi­na de su ca­sa al nue­vo es­ta­blo con bo­tas de go­ma y un mono de tra­ba­jo.

Cuan­do Van den Berg, hi­jo de ga­na­de­ros pro­duc­to­res de le­che, se en­fren­tó al di­le­ma de mo­der­ni­zar la gran­ja o re­ti­rar­se co­mo pro­duc­tor de le­che, se di­jo a sí mis­mo: “Una vez ga­na­de­ro, siem­pre ga­na­de­ro”. To­mó es­ta de­ter­mi­na­ción con cua­ren­ta y po­cos años y al mis­mo tiem­po en­cau­zó el fu­tu­ro pro­fe­sio­nal de su hi­jo, a quien co­rres­pon­de­rá ha­cer­se car­go de la gran­ja más ade­lan­te.

¿OR­DE­ÑO CON RO­BOT O EN CA­RRU­SEL?

TO­MA­DA LA DE­CI­SIÓN, HU­BO DE res­pon­der a mu­chas pre­gun­tas: ¿or­de­ño con ro­bot o ca­rru­sel? En es­te úl­ti­mo ca­so, ¿de­be­ría es­co­ger una ro­ta­ti­va de or­de­ño in­te­rior o una con or­de­ño ex­te­rior?

Van den Berg abre un va­lla­do que se­pa­ra las dos nue­vas na­ves de la gran­ja. Sus va­cas, to­das fri­so­nas, se acer­can a la en­tra­da del ca­rru­sel de or­de­ño. En su sal­to a la pro­duc­ción lác­tea mo­der­na, Van den Berg es­co­gió una ro­ta­ti­va de or­de­ño in­te­rior: el ga­na­de­ro es­tá en el centro y las va­cas pa­san por su la­do mien­tras el dis­po­si­ti­vo gi­ra len­ta­men­te. Com­pa­ra­do con un ro­bot de or­de­ño su­po­ne pa­ra él la gran ven­ta­ja de que así, a dia­rio, ve de cer­ca a to­dos los ani­ma­les. Si al­guno es­tu­vie­ra en­fer­mo, lo de­tec­ta­ría en­se­gui­da.

Ca­da 30 se­gun­dos en­tra una va­ca en el ca­rru­sel. Mien­tras el apren­diz le po­ne la má­qui­na de or­de­ño, Van den Berg lim­pia con una man­gue­ra las bo­ñi­gas que caen. Se­gún suben al ca­rru­sel au­men­ta el rui­do del bom­beo de la má­qui­na. Una ho­ra des­pués ya ha or­de­ña­do 146 va­cas. En su an­ti­guo sa­la de or­de­ño ti­po “es­pi­na de pes­ca­do”, don­de ca­bían do­ce va­cas a la vez, tar­da­ba tres ho­ras en ha­cer lo mis­mo, en to­tal seis ho­ras al día. Uno po­dría pen­sar que Step­han van den Berg tie­ne un mon­tón de tiem­po li­bre, pe­ro en­se­gui­da des­apa­re­ce pa­ra lim­piar la sa­la de or­de­ño con la man­gue­ra, cor­tar pe­zu­ñas, en­gan­char la se­ga­do­ra al trac­tor e ir­se al pra­do pa­ra traer la co­mi­da a sus va­cas le­che­ras.

Si la va­ca no va al pra­do, el pra­do tie­ne que ir a la va­ca. Un olor áci­do se per­ci­be en las gran­jas. Pro­ce­de del en­si­la­do, el pas­to fer-

men­ta­do que los ga­na­de­ros dan de co­mer a sus ani­ma­les, en­ri­que­ci­do con tré­bo­les, hier­bas y al­fal­fa. Adi­cio­nal­men­te las va­cas tam­bién re­ci­ben sus ra­cio­nes de fo­rra­je: ha­ri­na de maíz, pro­teí­na y so­ja.

MU­CHOS PRO­DUC­TO­RES DE LE­CHE HAN DE­CI­DI­DO ELI­MI­NAR EL PAS­TO­REO

HAY BUE­NAS RA­ZO­NES pa­ra per­mi­tir que los ani­ma­les sal­gan al pra­do con re­gu­la­ri­dad: cuan­do pa­sea por la pra­de­ra, la va­ca es­co­ge su co­mi­da, ca­mi­na len­ta­men­te mien­tras pas­ta, pi­sa la tie­rra suave en vez del hor­mi­gón, lo que for­ta­le­ce sus ar­ti­cu­la­cio­nes, tie­ne mu­cho es­pa­cio pa­ra bus­car o evi­tar con­tac­tos so­cia­les y, a di­fe­ren­cia de los cu­bícu­los de un es­ta­blo mo­derno, dis­po­ne de su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra tum­bar­se a sus an­chas. Sin ol­vi­dar que el ga­na­do co­me en el pra­do ali­men­tos no apro­ve­cha­bles por el hom­bre, mien­tras que el fo­rra­je tie­ne que pro­du­cir­se ex­pre­sa­men­te y ser trans­por­ta­do a las gran­jas. Ade­más, sus in­gre­dien­tes ser­vi­rían pa­ra ali­men­tar a per­so­nas. ¿Por qué en­ton­ces tan­tos pro­duc­to­res de le­che han eli­mi­na­do el pas­to­reo?

Por un la­do, una va­ca de al­to ren­di­mien­to ne­ce­si­ta mu­cha ener­gía. El pas­to y las hier­bas no le pro­por­cio­nan su­fi­cien­tes ca­lo­rías, y si la va­ca pa­sa sus días en el pra­do, hay po­cas opor­tu­ni­da­des de dar­le sus ra­cio­nes de fo­rra­je. A es­to se su­ma que ca­si nin­gún ga­na­de­ro que ten­ga 150 o más va­cas dis­po­ne de su­fi­cien­tes pas­tos cer­ca de su gran­ja pa­ra lle­var a los ani­ma­les. Cuan­do se em­plea un ro­bot de or­de­ño en el es­ta­blo, co­mo es el ca­so de los Hü­bers, el pas­to­reo que­da del to­do des­car­ta­do por­que el sis­te­ma se ba­sa pre­ci­sa­men­te en que las va­cas acu­dan du­ran­te to­do el día y to­da la no­che a de­jar­se or­de­ñar y el ga­na­de­ro no las jun­ta to­das a la vez, co­mo es el ca­so de los Van den Berg. Es me­dio­día y Hü­bers mira la pan­ta­lla del ro­bot. “Va­ca­da en le­che”. En la par­te in­fe­rior del or­de­na­dor se vi­sua­li­za una lis­ta ac­tua­li­za­da de las úl­ti­mas va­cas que han pa­sa­do por el ro­bot y qué can­ti­da­des res­pec­ti­vas de le­che han apor­ta­do. Si una va­ca lle­va más de do­ce ho­ras sin acu­dir al ro­bot, su nom­bre sa­le en ro­jo en la pan­ta­lla. Y el or­de­na­dor en­vía au­to­má­ti­ca­men­te un SMS al mó­vil de Hüber, a cual­quier ho­ra.

La nú­me­ro 566 va con re­tra­so. A pe­sar de la mo­der­ni­za­ción de su ex­plo­ta­ción le­che­ra, Hü­bers in­sis­te en co­no­cer a to­das sus va­cas por el nom­bre. La 566 se lla­ma Ma­gia. Por la no­che fue por úl­ti­ma vez al ro­bot a las 00.07 ho­ras, dan­do 13,3 li­tros de le­che. Hü­bers tie­ne que bus­car­la y ac­to se­gui­do lle­var­la a or­de­ñar co­mo an­ta­ño.

El ro­bot de or­de­ño se com­po­ne de un cu­bícu­lo es­tre­cho que se cie­rra cuan­do ha en­tra­do una va­ca. Gra­cias a un sen­sor en el collar del ani­mal, el sis­te­ma sa­be re­co­no­cer la iden­ti­dad de la va­ca y su “de­re­cho a ser or­de-

ña­da”. Si ha trans­cu­rri­do po­co tiem­po des­de la úl­ti­ma vez que esa va­ca ha es­ta­do en el cu­bícu­lo, una li­ge­ra des­car­ga eléc­tri­ca la echa pa­ra que no blo­quee el sis­te­ma. Si en cam­bio han pa­sa­do 300 mi­nu­tos o más des­de la úl­ti­ma vez que fue or­de­ña­da, el apa­ra­to pre­pa­ra una can­ti­dad de fo­rra­je de­ter­mi­na­da se­gún el ani­mal del que se tra­te y su ren­di­mien­to in­di­vi­dual. Mien­tras la va­ca co­me, el bra­zo del ro­bot le po­ne las co­pas en las ubres.

Cer­ca de un ter­cio de sus ani­ma­les, cuen­ta Hüber, no se ha adap­ta­do al fun­cio­na­mien­to del ro­bot de or­de­ño y por tan­to “tu­vie­ron que aban­do­nar la pro­duc­ción an­tes de tiem­po”. En­tre ellas ha­bía va­cas que nun­ca acu­dían por ini­cia­ti­va pro­pia al or­de­ño. O por el con­tra­rio, las que iban 30 ve­ces al día. Al­gu­nas eran de­ma­sia­do pe­que­ñas pa­ra el cu­bícu­lo o de­ma­sia­do gor­das, co­mo La­ra, que con sus mil ki­ló­gra­mos su­pe­ra­ba en unos 300 ki­los el pe­so de una va­ca le­che­ra co­rrien­te. Mar­kus Hü­bers y Syep­han Van den Berg se co­no­cen des­de ha­ce tiem­po y se lle­van bien. De vez en cuan­do se reúnen con otros pro­duc­to­res de le­che en el des­pa­cho de Hü­bers y ha­blan de te­mas que les con­cier­nan a to­dos: po­lí­ti­ca le­che­ra, pre­cios, cuo­tas y por su­pues­to va­cas. Am­bos afir­man del otro que tie­ne “un ma­te­rial ex­tra­or­di­na­ria­men­te bueno”.

Tan­to los Hü­bers co­mo los Van den Berg crían ellos mis­mos a sus va­cas. Por in­ter­net pi­den a pro­vee­do­res in­ter­na­cio­na­les el se­men pa­ra pre­ñar­las. Ca­da do­sis va­le 28 €, y por 65 € se con­si­gue una ra­ción de se­men ma­ni­pu­la­do pa­ra de­ter­mi­nar el se­xo del ter­ne­ro. Van den Berg pre­fie­re criar hem­bras, que lue­go pue­de ex­plo­tar co­mo va­cas le­che­ras y no lle­var­las al ma­ta­de­ro, co­mo a los ma­chos. Pe­ro ¿65 € por ca­da in­se­mi­na­ción?

La va­ca se sue­le in­se­mi­nar por pri­me­ra vez a una edad de en­tre 12 y 20 me­ses. Na­da más pa­rir, es ale­ja­da del ter­ne­ro por­que si ma­dre y cría lle­gan a es­ta­ble­cer un víncu­lo ha­brá que se­pa­rar­los a la fuer­za. Los Van den Berg sa­can a la va­ca pri­me­ro el ca­los­tro pa­ra dár­se­lo al ter­ne­ro. El ca­los­tro es un ali­men­to de pri­me­ra ca­li­dad pa­ra for­ta­le­cer el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de la cría. Mien­tras el ter­ne­ro es en­ce­rra­do en una box in­di­vi­dual (el ins­tin­to y la ne­ce­si­dad de ma­mar de las crías es tan gran­de que se chu­pa­rían las ore­jas unos a otros si es­tu­vie­ran jun­tos), su ma­dre pro­du­ce le­che. Aca­ba de con­ver­tir­se en una va­ca le­che­ra. Tras unas cuan­tas se­ma­nas vuel­ve a es­tar en ce­lo, la in­se­mi­nan de nue­vo y en el me­jor de los ca­sos se que­da pre­ña­da en­se­gui­da. Sin crías nin­gu­na va­ca da le­che.

El des­pa­cho de Van den Berg es­tá lleno de pre­mios ga­na­dos por sus va­cas en las fe­rias de ga­na­do. Su pa­dre ya se de­di­ca­ba a criar va­cas le­che­ras. Y Ka­ti, la de la fo­to­gra­fía an­ti­gua, tam­bién fue pre­mia­da. “No obs­tan­te, hoy no par­ti­ci­pa­ría con ella en nin­gu­na ex­hi­bi­ción de ga­na­do” sen­ten­cia Van den Berg. Ex­pli­ca que Ka­ti era un ti­po de va­ca que ga­na­ba pe­so: par­te de lo que co­mía lo con­ver­tía

Pa­ra que el sis­te­ma au­to­má­ti­co se­pa en­con­trar las ubres, el ro­bot es ins­trui­do pri­me­ro con una re­pro­duc­ción.

To­do bajo con­trol: en los la­bo­ra­to­rios se mi­de cuán­ta gra­sa y pro­teí­nas con­tie­ne la le­che, si hay bac­te­rias...

El ca­rru­sel: 146 va­cas pa­san por las ma­nos de Step­han van den Berg ca­da ho­ra. Así ve a ca­da una de sus va­cas al me­nos una vez al día.

Van den Berg pei­na el ra­bo de una va­ca an­tes de una com­pe­ti­ción (iz­da), mien­tras Hüb­bers pre­sen­ta a su cam­peo­na al pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.