Un Im­pe­rio an­ti­quí­si­mo en el co­ra­zón de Asia

Geo - - GEONOTICIAS - Gabriele Ried­le es re­dac­to­ra de GEO. El fo­tó­gra­fo Brent Stir­ton, na­ci­do en Su­dá­fri­ca, ha ob­te­ni­do nu­me­ro­sos pre­mios por sus re­por­ta­jes, in­clu­yen­do sie­te ga­lar­do­nes en el World Press Award.

EL GRAN VA­CÍO

Co­mo la is­la de Groen­lan­dia (aún) no es­tá con­si­de­ra­da co­mo un Es­ta­do, Mon­go­lia es el país me­nos den­sa­men­te po­bla­do del mun­do... su­peran­do con dis­tan­cia a Na­mi­bia y Aus­tra­lia. En pro­me­dio, so­lo 1,6 mon­go­les vi­ven en ca­da uno 1,5 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Pe­ro so­lo teó­ri­ca­men­te: pues la mi­tad de la po­bla­ción vi­ve en la capital Ulán Bator. Fue­ra de la capital, la ma­yo­ría de las fa­mi­lias vi­ve en yur­tas. Mi­gran en pri­ma­ve­ra y oto­ño. Los me­dios de trans­por­te más im­por­tan­tes del país son el ci­clo­mo­tor y el ca­ba­llo. Aun­que ca­si ca­da clan fa­mi­liar tie­ne una ca­mio­ne­ta, to­da­vía no hay mu­chos co­ches: so­lo 111 por ca­da mil ha­bi­tan­tes, y ma­yo­ri­ta­ria­men­te cir­cu­lan por ca­rre­te­ras sin pa­vi­men­tar. So­lo 2.500 ki­ló­me­tros es­tán as­fal­ta­dos. Los mon­go­les son un pue­blo jo­ven: la edad me­dia es de 24,6 años, la es­pe­ran­za de vi­da ron­da los 65 años.

GEN­GIS KAN Y EL CO­MU­NIS­MO

Ya en el año 209 an­tes de Cris­to, los nó­ma­das fun­dan un Es­ta­do en la ac­tual Mon­go­lia. Al­re­de­dor de 1206, Gen­gis Kan se con­vier­te en lí­der de los mon­go­les. Él y sus su­ce­so­res crean el ma­yor Im­pe­rio de la his­to­ria mun­dial, que se ex­tien­de has­ta el área de la ac­tual Po­lo­nia. En el si­glo XVI, el país adop­ta el bu­dis­mo. En el XVIII, Mon­go­lia cae bajo el do­mi­nio chino. Mien­tras el sur si­gue per­te­ne­cien­do a Chi­na co­mo Mon­go­lia In­te­rior, el nor­te –Mon­go­lia Ex­te­rior– de­cla­ra en 1911 su in­de­pen­den­cia. Des­pués de la re­vo­lu­ción de 1921, Mon­go­lia se con­vier­te en la se­gun­da re­pú­bli­ca po­pu­lar co­mu­nis­ta del mun­do y Es­ta­do va­sa­llo de la Unión So­vié­ti­ca. Des­pués de 1989, tam­bién Mon­go­lia pa­sa a ser una de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria, ade­más de adop­tar la eco­no­mía de mer­ca­do. Du­ran­te los años si­guien­tes, el fi­nal de la ayu­da eco­nó­mi­ca ru­sa hun­de al país en una cri­sis.

RI­QUE­ZAS BAJO LA ES­TE­PA

La eco­no­mía es­tá tra­di­cio­nal­men­te li­ga­da a la ga­na­de­ría; de­bi­do a los po­bres suelos, la agri­cul­tu­ra so­lo se pue­de prac­ti­car a pe­que­ña es­ca­la. Un ter­cio de la po­bla­ción es con­si­de­ra­da po­bre se­gún cri­te­rios in­ter­na­cio­na­les. Ha­ce tan so­lo quin­ce años la mi­ne­ría em­pe­zó a ser un fac­tor eco­nó­mi­co. Mon­go­lia es­tá con­si­de­ra­da uno de los diez paí­ses más ri­cos del mun­do en ma­te­rias pri­mas. Se­gún da­tos gu­ber­na­men­ta­les, el país tar­dó so­lo cin­co años en con­ver­tir­se en el quin­to ma­yor ex­por­ta­dor de co­que del mun­do. Y ha­ce po­co, unos geó­lo­gos aus­tra­lia­nos des­cu­brie­ron un ya­ci­mien­to de pe­tró­leo que pro­me­te can­ti­da­des com­pa­ra­bles a las de Qa­tar. Sin em­bar­go, no so­lo fal­tan ca­rre­te­ras, sino tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ros, ju­ris­tas y ex­per­tos en mar­ke­ting pa­ra per­mi­tir un éxi­to eco­nó­mi­co ma­yor. El Go­bierno es­tá re­for­man­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. La en­se­ñan­za obli­ga­to­ria se ha au­men­ta­do de ocho a nue­ve años, y la edad de es­co­la­ri­za­ción se ha ba­ja­do de sie­te a seis años.

A LA SOM­BRA DE LOS GRAN­DES VE­CI­NOS

Has­ta aho­ra, los ya­ci­mien­tos de ma­te­rias pri­mas so­lían ser ex­plo­ta­dos por cor­po­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, en cu­yo ac­cio­na­ria­do el Go­bierno so­lo con­ta­ba con par­ti­ci­pa­cio­nes. Mon­go­lia de­pen­de de la de­man­da chi­na. En 2012, el 92% de to­das las ma­te­rias pri­mas se ex­por­ta­ba di­rec­ta­men­te al ve­cino me­ri­dio­nal. De es­ta ma­ne­ra, la ra­len­ti­za­ción del cre­ci­mien­to de Chi­na tie­ne con­se­cuen­cias di­rec­tas pa­ra Mon­go­lia, y mu­chas mi­nas han te­ni­do que re­du­cir la pro­duc­ción. Por otro la­do, Mon­go­lia de­pen­de ca­si com­ple­ta­men­te de Ru­sia en lo que se re­fie­re a ga­so­li­na y elec­tri­ci­dad. Tam­bién los ru­sos co­bran el trán­si­to de mer­can­cías mon­go­las por su te­rri­to­rio, lo que su­po­ne una di­fi­cul­tad adi­cio­nal pa­ra abrir nue­vos mer­ca­dos.

gran Im­pe­rio mon­gol y el 92 aniver­sa­rio de nues­tra re­vo­lu­ción”.

Ya es­tán apa­re­cien­do los lu­cha­do­res. Con pier­nas y tor­sos des­nu­dos y los pies me­ti­dos en pe­sa­das bo­tas, ca­mi­nan de la­do a la­do, mi­ran a la le­ja­nía co­mo aves ra­pa­ces y des­plie­gan sus bra­zos con mo­vi­mien­tos tan me­su­ra­dos co­mo los de un hal­cón.

Po­co des­pués, sus cuer­pos se en­gan­chan. Aguar­dar cau­te­lo­sa­men­te, ata­car y vol­ver a ob­ser­var al ad­ver­sa­rio: to­do eso pue­de du­rar mi­nu­tos o me­dia eter­ni­dad. Has­ta que de re­pen­te uno cae al sue­lo. Triun­fo, aplau­sos. Ron­da tras ron­da. Has­ta que los es­pec­ta­do­res co­rren al en­cuen­tro del úl­ti­mo ga­na­dor, y ro­zan los de­dos por la piel del cam­peón pa­ra que el su­dor les trai­ga suer­te du­ran­te to­do el año si­guien­te.

Una nu­be de pol­vo apa­re­ce en el ho­ri­zon­te. La gran ca­rre­ra ha em­pe­za­do en al­gún pun­to a 30 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, el ma­yor tra­yec­to que los ca­ba­llos son ca­pa­ces de recorrer a ga­lo­pe ten­di­do. No­so­tros nos apos­ta­mos en la me­ta, es­pe­ran­do la lle­ga­da de los ji­ne­tes, apre­tu­ja­dos en­tre dig­na­ta­rios que dis­cu­ten, las da­mas de las som­bri­llas y los jó­ve­nes au­da­ces. Y mien­tras la nu­be de pol­vo se va acer­can­do nos ima­gi­na­mos có­mo ga­lo­pa­ban los mon­go­les por la es­te­pa en sus días de glo­ria. Có­mo las hor­das de ji­ne­tes echa­ban a co­rrer y des­apa­re­cían de­trás del ho­ri­zon­te. Y có­mo vol­vían a apa­re­cer, por ejem­plo, en la ciu­dad si­le­sia de Lieg­nitz, don­de de­rro­ta­ron a ale­ma­nes y po­la­cos en abril de 1241, a 6.000 ki­ló­me­tros de es­ta lla­nu­ra y a so­lo 238 ki­ló­me­tros de Ber­lín. “Un día”, di­ce Chin­gun, “tam­bién su­pe­rare­mos esos úl­ti­mos ki­ló­me­tros.”

En ese mo­men­to, los pri­me­ros ji­ne­tes lle­gan al re­cin­to fe­rial. Al fi­nal sus si­lue­tas se dis­tin­guen en­tre el pol­vo. Ve­mos que son ni­ños los que lle­gan a to­da ve­lo­ci­dad, mon­tan­do sin si­lla, ins­ti­gan­do a sus ca­ba­llos su­do­ro­sos con lar­gos lá­ti­gos tren­za­dos. De vez en cuan­do pe­gan a de­re­cha e iz­quier­da, por lo que de­be­mos te­ner cui­da­do, nos ad­vier­te Chin­gun, si no que­re­mos re­ci­bir un la­ti­ga­zo. “Lo ha­cen adre­de. Al fin y al ca­bo, ellos son los más gran­des.”

“¿Es­tos ni­ños?” “Ni­ños no. Hay que de­cir: ¡es­tos mon­go­les!”

Y des­pués Chin­gun ha­bla de au­da­cia, re­so­lu­ción y fuer­za. Des­de el pri­me­ro has­ta el úl­ti­mo alien­to. Y, na­tu­ral­men­te, en to­das las épo­cas. Sus pa­la­bras, qui­za por ser tan reite­ra­ti­vas, ya de­jan de sor­pren­der­nos. Aquí, en la capital de Gen­gis Kan. Aquí, en el centro del mun­do.

DE­TRÁS DE KA­RA­KÓ­RUM, los ca­mi­nos de­sa­pa­re­cen de­fi­ni­ti­va­men­te en­tre frag­men­tos de ro­cas y are­na. Los pe­ñas­cos blo­quean el re­co­rri­do. Los gui­ja­rros res­ba­lan bajo las rue­das. Sal­pi­ca­du­ras de agua gol­pean el pa­ra­bri­sas. Ríos y más ríos cru­zan an­te nues­tro vehícu­lo. Chin­gun se ba­ja una y otra vez, del co­che pa­ra bus­car un ca­mino. “Por allí”, di­ce des­pués a Or­gio, su pri­mo, que es­tá al vo­lan­te. “¿Es­tás lo­co?”, re­pli­ca es­te. Pe­ro al fi­nal Or­gio pi­sa el ace­le­ra­dor, con má­xi­mo cui­da­do, mien­tras el co­che se bam­bo­lea lan­zán­do­nos de un la­do a otro. A ve­ces pa­re­ce a pun­to de vol­car.

Por la so­le­dad va­gan ca­ba­llos, ca­bras y ove­jas; los me­le­nu­dos yaks apa­re­cen dis­per­sos por las monta­ñas y, más tar­de, en el de­sier­to, tam­bién apa­re­cen ca­me­llos de dos gi­bas. De vez en cuan­do nos to­pa­mos con nó­ma­das que or­de­ñan sus ani­ma­les de­lan­te de sus yur­tas, gen­te en­vuel­ta en abri­gos de se­da y bro­ca­do, con las bo­tas hun­di­das en lo­do y ex­cre­men­tos.

“¿Có­mo es­tá sien­do el verano?”, pre­gun­ta Chin­gun si­guien­do las nor­mas de la cortesía. “El verano es muy bueno”, le res­pon­den, “¿os ape­te­ce to­mar un po­co de ai­rag?”

Sen­ta­dos en la yur­ta in­ten­ta­mos ima­gi­nar­nos que el ai­rag, una es­pe­cie de cer­ve­za a ba­se de le­che de ye­gua fer­men­ta­da al­ma­ce­na­da en pie­les de ca­bra, qui­zá no sea una be­bi­da to­tal­men­te in­di­ge­ri­ble. Error. De­vol­ve­mos el cuen­co des­pués del pri­mer tra­gui­to. Ha­ce­mos tí­mi­dos in­ten­tos de ha­cer pre­gun­tas inofen­si­vas. Por ejem­plo, ¿cuán­tos ca­ba­llos tie­ne la fa­mi­lia? Pe­ro no hay res­pues­ta, pues Chin­gun se nie­ga a tra­du­cir. “Los ani­ma­les son el capital de los nó­ma­das. Tú tam­po­co pre­gun­ta­rías cuán­to di­ne­ro tie­ne al­guien en el ban­co.”

Así trans­cu­rre el tiem­po. Un día de re­pen­te es­ta­mos sen­ta­dos en una yur­ta, cor­tan­do me­cho­nes de pe­lo a un ni­ño de dos años, jun­to con to­da la pa­ren­te­la. Es el pri­mer en­cuen­tro del ni­ño con al­go afi­la­do: un ri­tual com­pa­ra­ble a nues­tro bau­ti­zo. Una fies­ta con dul­ces y gigantescos pe­da­zos de car­ne. Con gra­sa de lo­mo de ca­bra que la ma­dre co­lo­ca en nues­tras ma­nos. Con ai­rag y aguar­dien­te agrio, ela­bo­ra­do a ba­se de le­che. Y can­cio­nes so­bre la na­tu­ra­le­za. Y so­bre los pa­dres.

¿Qué es­pe­ran que sea del ni­ño al que he­mos cor­ta­do el pe­lo?

“Que­re­mos que apren­da al­go”, co­men­ta la ma­dre. “¿Y dón­de quie­ren que vi­va?” “Es­pe­ro que se va­ya a la ciu­dad.” Nos que­da­mos con ellos du­ran­te mu­chas can­cio­nes más. Los si­guien­te días Chin­gun si­gue can­tán­do­las en el asien­to al la­do del con­duc­tor.

Por la tar­de vol­ve­mos a bus­car una fa­mi­lia de nó­ma­das don­de pa­sar la no­che. “No es fá­cil”, di­ce Chin­gun, “los hom­bres no de­ben de es­tar aún de­ma­sia­do bo­rra­chos.” Aca­ba­mos to­man­do so­pa con tres o cua­tro adul­tos y sus hi­jos, dis­fru­tan­do de la hos­pi­ta­li­dad de la que ya nos ha­bló el se­ñor Enkh­saik­han en su cas­ti­lli­to.

“He­mos es­cu­cha­do que Mon­go­lia se­rá pron­to tan ri­ca co­mo Ku­wait. ¿Qué les pa­re­ce?” “¿Có­mo quie­ren que nos pa­rez­ca?” “¿Us­te­des no pien­san que tam­bién sus vi­das es­tán cambiando?” “Pue­de ser.” “¿Y có­mo?” “Ni idea. Tal vez to­dos ten­dre­mos co­ne­xión a la red te­le­fó­ni­ca. ¿Pe­ro no quie­ren dor­mir aho­ra?”

Tra­ta­mos de aco­mo­dar­nos en­tre cán­ta­ros de le­che, que­so pues­to a se­car y los cuer­pos col­ga­dos de ca­bras re­cién sa­cri­fi­ca­das. So­lo a du­ras pe­nas lo­gra­mos re­sis­tir el gé­li­do frío de la no­che de verano.

A la ma­ña­na si­guien­te, in­ten­to mon­tar­me en un yak sin con­se­guir­lo. Ter­mino subido en un ci­clo­mo­tor. El pa­dre arrea los ani­ma­les y to­ca la bo­ci­na, pa­ra ale­gría de la hi­ja más jo­ven, sen­ta­da de­lan­te de él. La hi­ja ma­yor nos re­ci­ta un poe­ma. Di­ce que lo ha es­cri­to ella mis­ma. “Quie­ro can­tar el elo­gio

de las flo­res que ador­nan nues­tras monta­ñas y las her­mo­sas la­de­ras. Quie­ro can­tar el elo­gio de los pro­fe­so­res que en­se­ñan co­sas ma­ra­vi­llo­sas a los hi­jos de los pa­dres y a las hi­jas de las ma­dres.” Tam­bién es­ta mu­cha­cha quie­re vi­vir en la ciu­dad. Po­co a po­co, tam­bién es­ta fra­se nos sue­na co­mo el es­tri­bi­llo de una can­ción.

A

IN­TER­VA­LOS DE EN­TRE UNO y dos días de via­je apa­re­ce, co­mo un es­pe­jis­mo, una lo­ca­li­dad con ca­sas de pie­dra o in­clu­so una pe­que­ña ciu­dad. La ma­yo­ría fue fun­da­da du­ran­te la épo­ca co­mu­nis­ta, co­mo centro de dis­tri­to con Ayun­ta­mien­to, dis­pen­sa­rio mé­di­co, es­cue­la, pe­que­ñas tien­das sin ven­ta­nas y so­li­ta­rias ga­so­li­ne­ras en me­dio del pol­vo.

Pe­ro Tsogt­tset­sii, al sur del Go­bi, es al­go muy es­pe­cial. De ahí que Mun­gun­tset­seg Enk­tur, a la que lla­man Mun­guul, una jo­ven de 24 años, se me­tie­ra un día en su pe­que­ño To­yo­ta y vi­nie­se des­de Ulán Bator pa­ra son­dear opor­tu­ni­da­des de fu­tu­ro y éxi­to em­pre­sa­rial.

Aho­ra, dos años des­pués, la en­con­tra­mos de­lan­te de un sen­ci­llo edi­fi­cio de nue­va cons­truc­ción que al­ber­ga un ho­tel en el pri­mer pi­so y un su­per­mer­ca­do en la plan­ta ba­ja. Es su edi­fi­cio de nue­va cons­truc­ción. Su ho­tel. Su su­per­mer­ca­do. Pues Mun­guul, que es­tu­dió Po­lí­ti­ca In­ter­na­cio­nal, pi­dió di­ne­ro pres­ta­do a sus pa­rien­tes y lo in­vir­tió. Aquí en Tsogt­tset­sii. “Dón­de si no”, di­ce.

Tsogt­tset­sii es al­go así co­mo un boom­town del le­jano oes­te ame­ri­cano, que em­pe­zó a ex­pan­dir­se ha­ce sie­te u ocho años en me­dio de es­ta na­da en el fin de Mon­go­lia. Edi­fi­cios nue­vos ape­nas ter­mi­na­dos es­tán dis­tri­bui­dos ge­ne­ro­sa­men­te por la are­na, su­cur­sa­les de ban­co re­cién inau­gu­ra­das con mu­ros de la­dri­llos des­nu­dos, va­llas a ba­se de ta­blas, techos de ura­li­ta, con­te­ne­do­res. Vehícu­los to­do­te­rreno mar­ca Hum­mer con fo­cos en el te­cho co­rren por ahí co­mo si hu­bie­ra una gue­rra en al­gún lu­gar, y cuan­do las ca­ra­va­nas de ca­mio­nes pe­sa­dos re­co­rren a to­da pas­ti­lla las are­nas del de­sier­to, los

ha­bi­tan­tes de Tsogt­tset­sii ca­si se as­fi­xian. De no­che, os­cu­ri­dad com­ple­ta y “ri­ñas a cu­chi­lla­das”, nos ad­vier­te Chin­gun, que tie­ne pa­rien­tes por aquí, co­mo prác­ti­ca­men­te en to­das par­tes.

Aún en los años no­ven­ta, to­do el dis­tri­to te­nía me­nos de 2.000 ha­bi­tan­tes. Aho­ra son más de 20.000. Y has­ta 2020, di­ce el al­cal­de, el nú­me­ro se du­pli­ca­rá: “Pues aquí al sur del Go­bi es don­de es­tán las ma­te­rias pri­mas, por eso el di­ne­ro es­tá aquí.” A po­cos ki­ló­me­tros de la pe­que­ña ciu­dad se en­cuen­tra la ex­plo­ta­ción de car­bón a cie­lo abier­to de Ta­wan Tol­goi. Al es­te si­gue Ojuu Tol­goi, uno de los ma­yo­res ya­ci­mien­tos de oro y co­bre del mun­do, y al­go más al oes­te, el se­ñor Enkh­saik­han ex­plo­ta mi­ne­ral de hie­rro y zinc. El pro­duc­to va di­rec­ta­men­te a Chi­na por ca­rre­te­ras am­plia­das pre­ci­sa­men­te pa­ra es­te fin, los ca­mio­nes de 30 to­ne­la­das re­co­rren el de­sier­to con es­truen­do.

So­bre to­do, hay mu­cha gen­te ri­ca aho­ra, di­ce la se­ño­ra Mun­guul. Gen­te que hay que apro­vi­sio­nar, y de eso se en­car­ga­rá ella. Por des­gra­cia, el ho­tel no va tan bien. Pe­ro el su­per­mer­ca­do sí es un éxi­to. “En cuan­to a es­te ne­go­cio”, ex­cla­ma la se­ño­ra Mun­guul, “soy el nú­me­ro uno aho­ra.” To­do el mun­do vie­ne des­de cual­quier pun­to de la re­gión, nos cuen­ta. El ne­go­cio abre sie­te días a la se­ma­na, des­de las nue­ve de la ma­ña­na has­ta me­dia­no­che. Tam­bién tie­ne el ser­vi­cio más ama­ble, el me­jor sur­ti­do y to­da una pa­red re­ple­ta de fri­go­rí­fi­cos de la ciu­dad chi­na de Eren­hot, que la se­ño­ra Mun­guul com­pró en per­so­na.

Yo­gur y le­che lle­ga­dos por en­vío rá­pi­do des­de Ulán Bator, di­ver­sos whis­keys y una do­ce­na de cer­ve­zas dis­tin­tas, fi­le­tes de aren­que ale­ma­nes y sal­sas es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra la ensalada, co­les co­rea­nas en es­ca­be­che y pe­pi­ni­llos po­la­cos en vi­na­gre. Eso es lo que la gen­te ne­ce­si­ta, di­ce la se­ño­ra Mun­guul. ¿Qué otra co­sa po­drían ha­cer en es­te de­sier­to apar­te de sen­tar­se en ca­sa y co­mer al­go de­cen­te?

Así que la jo­ven se­ño­ra Mun­guul ha he­cho su agos­to. Pa­ga nues­tras cer­ve­zas con una tar­je­ta de cré­di­to do­ra­da, el gran to­do­te­rreno ya es­tá pe­di­do, y pron­to ten­drá su­fi­cien­te pa­ra una bo­ni­ta ca­sa... pri­me­ro,

na­tu­ral­men­te, pa­ra la ma­dre en Ulán Bator.

“I lo­ve my su­per­mar­ket”, di­ce la se­ño­ra Mun­guul. Po­co des­pués, lle­ga con el ca­be­llo re­cién ri­za­do y un pe­que­ño ves­ti­do ne­gro pa­ra ha­cer­se una fo­to de­lan­te de las es­tan­te­rías. So­lo fal­tan unos cien­tos de ki­ló­me­tros pa­ra la fron­te­ra con Chi­na.

EN LA CIU­DAD LI­MÍ­TRO­FE mon­go­la de Zamyn-Uud te­ne­mos que cam­biar de vehícu­lo pa­ra recorrer la úl­ti­ma eta­pa del via­je: pa­ra im­pe­dir la venta ile­gal de co­ches to­do­te­rreno nue­vos, so­lo pue­den atra­ve­sar la fron­te­ra los jeeps UAZ ru­sos. Por­que tie­nen un as­pec­to co­mo si hu­bie­ran atra­ve­sa­do Si­be­ria ya en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. ¿Qué chino que­rría com­prar al­go así?

El bre­ve via­je des­de Mon­go­lia a Chi­na lo ha­ce­mos so­bre des­nu­dos ar­ma­zo­nes de ho­ja­la­ta que ha­ce mu­cho tiem­po eran asien­tos. Des­pués de dos o tres ki­ló­me­tros: con­tro­les, ma­ta­se­llos y re­pe­ti­dos exá­me­nes por inex­pre­si­vos ojos de fun­cio­na­rio. He­mos de­ja­do atrás Zamyn-Uud, sus edi­fi­cios de pla­cas pre­fa­bri­ca­das de épo­ca co­mu­nis­ta y su abu­rri­mien­to ge­ne­ral.

En­tra­mos en el mun­do más allá de la fron­te­ra un vier­nes por la tar­de. De re­pen­te, las ca­lles prin­ci­pa­les tie­nen seis ca­rri­les. Man­sio­nes a la de­re­cha, pa­la­cios a la iz­quier­da, to­do de nue­va cons­truc­ción. Un gran al­ma­cén al la­do del otro, ilu­mi­na­cio­nes de to­dos los co­lo­res. To­do el sur­ti­do de mer­can­cías de Chi­na: ju­gue­tes y trac­to­res, de­ter­gen­tes y ace­ro de cons­truc­ción, hor­ni­llos de gas y esmalte de uñas, te­lé­fo­nos y za­pa­tos. El dis­tri­to tie­ne unos 100.000 ha­bi­tan­tes, ca­si el do­ble que ha­ce do­ce años. Pe­ro en reali­dad, Eren­hot no es una ciu­dad, sino un gi­gan­tes­co centro co­mer­cial pa­ra to­da Mon­go­lia.

Los mon­go­les pro­du­cen po­cas co­sas en su país, ca­si to­do lo com­pran en el ex­tran­je­ro, y la ma­yo­ría de las co­sas las con­si­guen, si no via­jan en per­so­na, aquí en Eren­hot. Ha­cen sus en­car­gos a agen­tes co­mo un jo­ven lla­ma­do Tsel­meg, que ya nos es­pe­ra, pues tra­ba­ja re­gu­lar­men­te pa­ra un tío de Chin­gun y es al­go así co­mo un ami­go de la fa­mi­lia. Cuan­do un clien­te lo so­li­ci­ta, el

se­ñor Tsel­meg re­co­pi­la car­gas en­te­ras de ca­mión y las en­vía a tra­vés de la fron­te­ra. En la par­te ba­ja, las puer­tas de ace­ro; en me­dio, los mue­bles de dor­mi­to­rio y arri­ba del to­do, unas plan­chas eléc­tri­cas.

Tam­bién el se­ñor Tsel­meg es mon­gol y, for­ma par­te de la mi­no­ría que vi­ve en la re­gión au­tó­no­ma chi­na de Mon­go­lia in­te­rior, don­de se ha­bla un len­gua­je ex­tra­ña­men­te an­ti­cua­do, se­gún nos co­men­ta Chin­gun. “En lu­gar de gi­ne­có­lo­go, por ejem­plo, di­cen ‘ins­pec­tor de en­tre­pier­na’. Apar­te de es­ta cu­rio­si­dad, en es­te la­do lo tie­nen di­fí­cil.” De he­cho, el ma­yor de­seo del se­ñor Tsel- meg se­ría que los mon­go­les “in­te­rio­res y ex­te­rio­res” se unie­ran. “No te­néis ni idea de lo te­rri­ble que es vi­vir co­mo mi­no­ría en Chi­na”, ex­cla­ma. Chin­gun, com­pren­si­vo, asien­te con la ca­be­za. Le ace­cha la pre­mu­ra por apro­ve­char el tiem­po y con­se­guir al­gu­nas co­sas. Ne­ce­si­ta 60 ki­los de de­ter­gen­te en pol­vo y sie­te al­ca­cho­fas de ducha pa­ra el cam­pa­men­to tu­rís­ti­co de una tía su­ya. “Lo sen­ti­mos, que­ri­do Tsel­meg, pe­ro real­men­te te­ne­mos mu­cha pri­sa.”

Vol­ve­mos a atra­ve­sar la fron­te­ra des­pués de aguan­tar una in­fi­ni­ta co­la de vehícu­los UAZ. Jun­to a otros tres pa­sa­je­ros nos apre- tu­ja­mos en un vehícu­lo, nos aco­mo­da­mos co­mo po­de­mos en­tre ba­rri­les de de­ter­gen­te en pol­vo, al­ca­cho­fas de ducha, za­pa­tos in­fan­ti­les y ta­pas de ci­lin­dros.

“Por cier­to”, di­ce Chin­gun des­pués del pri­mer con­trol, “los de Mon­go­lia in­te­rior pue­den ol­vi­dar­se del te­ma de la reuni­fi­ca­ción. En los años vein­te se arri­ma­ron a los chi­nos. Eso nun­ca se lo per­do­na­re­mos.”

CA­DA DÍA LLE­GAN CA­MIO­NES car­ga­dos de mer­can­cías des­de Chi­na: to­do el co­mer­cio pa­sa por la ciu­dad fron­te­ri­za de Eren­hot en la pro­vin­cia au­tó­no­ma chi­na de Mon­go­lia In­te­rior. En la fo­to, un con­duc­tor des­can­sa des­pués de cum­plir los trá­mi­tes fron­te­ri­zos.

MÁS LUZ PA­RA EL DE­SIER­TO DE GO­BI: la in­fra­es­truc­tu­ra del país es mí­ni­ma, pe­ro al­re­de­dor de los gran­des ya­ci­mien­tos de ma­te­rias pri­mas se co­lo­can con asi­dui­dad lí­neas eléc­tri­cas, co­mo es­ta cer­ca de la ciu­dad de Da­lan­zad­gad.

DOS LÍ­DE­RES DIS­CU­TEN las re­glas de la com­pe­ti­ción de lu­cha en la fies­ta na­cio­nal: pa­ra los hom­bres es el even­to de­por­ti­vo más im­por­tan­te des­pués de las ca­rre­ras de ca­ba­llos.

CER­CA DE OJUU TOL­GOI, un bu­dis­ta re­za jun­to al reconstruido mo­nas­te­rio de Dem­chig. Los co­mu­nis­tas re­pri­mie­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes re­li­gio­sas, aho­ra se vuel­ven a prac­ti­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.