"Las en­fer­me­da­des de la po­bre­za re­quie­ren ac­ción"

Tras el éxi­to de su pa­ten­te en la lu­cha con­tra el mal de Cha­gas en Bo­li­via, afron­ta aho­ra un nue­vo re­to: com­ba­tir la ma­la­ria en el con­ti­nen­te afri­cano.

Geo - - GEO ENTREVISTA - Clau­dia Op­pitz

Más de quin­ce mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do su­fren el mal de Cha­gas. Pe­ro co­mo son po­bres y, por tan­to, in­vi­si­bles, no exis­te la vo­lun­tad de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, así lo de­nun­cia Pi­lar Ma­teo, doc­to­ra en Quí­mi­cas y Pre­mio Na­cio­nal Con­vi­ven­cia 2013. Su pa­ten­te, una tec­no­lo­gía de mi­cro­en­cap­su­la­ción con li­be­ra­ción len­ta, es su ar­ma sin igual en la lu­cha con­tra las en­fer­me­da­des en­dé­mi­cas. Gra­cias a su en­fo­que in­te­gral y su com­pro­mi­so per­so­nal, el Cha­gas es­tá des­apa­re­cien­do del Cha­co bo­li­viano y la es­pe­ran­za y au­to­es­ti­ma del pue­blo gua­ra­ní re­na­cen con fuer­za. En­tre­tan­to, Pi­lar se en­fren­ta a su si­guien­te desafío: com­ba­tir la ma­la­ría en el con­ti­nen­te afri­cano.

Es hi­ja úni­ca de una fa­mi­lia prós­pe­ra, te­nía una bri­llan­te ca­rre­ra co­mo cien­tí­fi­ca y de re­pen­te de­ci­de pin­tar ca­sas en el Cha­co bo­li­viano. ¿Qué ocu­rrió?

–Yo es­ta­ba des­ti­na­da a di­ri­gir la em­pre­sa fa­mi­liar, a ha­cer pin­tu­ras y bar­ni­ces. Pe­ro la vi­da pu­so en mi ca­mino el te­ma del mal de Cha­gas y Bo­li­via. Un mé­di­co bo­li­viano me di­jo que mi tec­no­lo­gía po­día sal­var a su pue­blo. Es­to me im­pre­sio­nó tan­to que decidí ir a ver si de ver­dad era cier­to. Y me en­con­tré al­go que no me es­pe­ra­ba, una fa­mi­lia nue­va, los gua­ra­níes.

¿Qué le lle­vó a in­vo­lu­crar­se tan­to en el asun­to?

–Cuan­do lle­gué allí, me di cuen­ta de que no te­nían ni pa­re­des que pin­tar. Tu­ve que po­ner­me a or­ga­ni­zar­lo to­do. En­ton­ces no sa­bía que iba a com­pro­me­ter mi vi­da, mi per­so­na, que me vol­ve­ría una lu­cha­do­ra. No so­la­men­te con­tra la vin­chu­ca –in­sec­to que pro­vo­ca el Cha­gas–, sino con­tra to­do lo que se de­be de­nun­ciar y so­bre lo que hay que ac­tuar. Tu­ve que es­pe­rar mu­chos años, por­que pri­me­ro hu­be de de­mos­trar que la tec­no­lo­gía fun­cio­na. Pin­ta­mos y ha­bi­li­ta­mos 6.000 ca­sas. Nin­gún ni­ño na­ci­do des­pués de 2006 su­fre hoy el mal de Cha­gas.

¿Qué opi­na de la in­ves­ti­ga­ción en va­cu­nas con­tra las en­fer­me­da­des vec­to­ria­les?

–Yo nun­ca da­ría a mi gen­te una va­cu­na. Yo les va­cu­na­ría la ca­sa. Y lle­va­ría me­di­ca­men­tos a los que ya tie­nen la en­fer­me­dad. Los que tie­nen Cha­gas ne­ce­si­tan un tra­ta­mien­to, no una va­cu­na. Pe­ro los que no lo tie­nen, ¿pa­ra qué que­rer que ten­gan las vin­chu­cas? Pa­sa lo mis­mo con la ma­la­ria. ¿Cuan­to tiem­po lle­van ha­blan­do de en­con­trar una va­cu­na con­tra la ma­la­ria? En Eu­ro­pa hu­bo ma­la­ria en 1959, ¿có­mo la erra­di­ca­mos? ¿Por qué nos em­pe­ña­mos en in­ven­tar un mé­to­do su­per­so­fis­ti­ca­do cuan­do sa­be­mos ha­cer co­sas sen­ci­llas? Y mien­tras, la gen­te mue­re.

¿Có­mo aca­ba­ría us­ted con es­tas en­fer­me­da­des?

–Yo no pue­do erra­di­car una en­fer­me­dad si no ten­go en cuen­ta los fac­to­res prin­ci­pa­les. Yo pue­do te­ner una tec­no­lo­gía en la pin­tu­ra que per­mi­te un buen

tra­ta­mien­to vec­to­rial, pe­ro so­la no so­lu­cio­na el pro­ble­ma. Mien­tras ha­ya en­fer­mos, tú tie­nes la en­fer­me­dad allí. De mo­do que la cien­cia tie­ne que ir acom­pa­ña­da de un buen tra­ta­mien­to mé­di­co. Y de hi­gie­ne. ¿Y qué es la hi­gie­ne? La mo­vi­li­za­ción so­cial. Es­tas en­fer­me­da­des son to­das un ge­no­ci­dio, por­que tie­nen so­lu­ción, pe­ro no in­tere­sa so­lu­cio­nar­las por­que el pro­ble­ma re­si­de en la po­bre­za. Las en­fer­me­da­des de la po­bre­za no se pue­den tra­tar so­lo cien­tí­fi­ca­men­te, sino que re­quie­ren po­ner­nos en ac­ción, de­nun­ciar los he­chos y reivin­di­car los de­re­chos hu­ma­nos.

¿Cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas de su nue­vo pro­yec­to en Áfri­ca?

–La idea prin­ci­pal es po­der con- tro­lar el mos­qui­to Anop­he­les, que es el trans­mi­sor de la ma­la­ria en Áfri­ca. Co­mo ya se sa­be, es­tos mos­qui­tos han em­pe­za­do a ge­ne­rar re­sis­ten­cias cru­za­das a los in­sec­ti­ci­das con pi­re­troi­des y al DDT. Por eso, y en con­tac­to con un par de in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les, he­mos pues­to en mar­cha una nue­va plan­ta de fa­bri­ca­ción de la tec­no­lo­gía INESFLY en Ac­cra (Gha­na), que es­ta­rá ope­ra­ti­va en ma­yo. Igual­men­te, he­mos acor­da­do con otros in­ver­so­res mon­tar otra fá­bri­ca en la Re­pú­bli­ca del Con­go. Es­ta ini­cia­rá su ac­ti­vi­dad en el 2015. Con es­tas dos in­ver­sio­nes, y qui­zás una ter­ce­ra que se es­tá ne­go­cian­do, cu­bri­re­mos las ne­ce­si­da­des de to­do el con­ti­nen­te.

¿Qué apor­ta la fá­bri­ca re­cién re­for­ma­da en Es­pa­ña?

"La cien­cia tie­ne que ir acom­pa­ña­da de un buen tra­ta­mien­to mé­di­co. Y de hi­gie­ne. ¿Y qué es la hi­gie­ne? La mo­vi­li­za­ción so­cial, la de­nun­cia"

–Aquí fa­bri­ca­mos las mi­cro­cap­su­las bio­po­li­mé­ri­cas, es de­cir, ha­ce­mos el ja­ra­be que se va a uti­li­zar pa­ra fa­bri­car el res­to de los com­po­nen­tes. Pa­ra ello con­ta­mos con una sa­la to­tal­men­te ro­bo­ti­za­da es­pe­cia­li­za­da en es­te ti­po de pro­ce­so.

En qué se di­fe­ren­cia su ex­pe­rien­cia en Bo­li­via de la que aho­ra afron­ta en Áfri­ca?

–Des­de el pun­to de vis­ta vec­to­rial es más fá­cil erra­di­car los tria­to­mi­nos ( vin­chu­cas) que vi­ven den­tro de las ca­sas que los mos­qui­tos Anop­he­les que vue­lan. El res­to es pa­re­ci­do, ya que en am­bos ca­sos lo que exis­te es mu­cha po­bre­za.

¿Có­mo pue­de al­guien in­tere­sa­do apor­tar su pe­que­ño gra­ni­to de are­na?

–La úni­ca for­ma de ayu­dar al Ter­cer Mun­do es po­nien­do el co­no­ci­mien­to en ac­ción. Es de­cir, po­nien­do lo que tú sa­bes ha­cer al ser­vi­cio de los de­más. Tú sa­bes es­cri­bir, pues es­cri­be, por­que hay mu­cho que de­cir. Tú eres mé­di­co, pues ejer­ce co­mo tal. Tú eres cos­tu­re­ra, pues en­se­ña a co­ser. Al fin y al ca­bo ¿a qué he­mos ve­ni­do a es­ta vi­da? ¿A in­ven­tar una co­sa y ga­nar mu­cho di­ne­ro con ella? Yo op­té por lu­char por unas per­so­nas que se es­ta­ban mu­rien­do co­mo con­se­cuen­cia de una en­fer­me­dad. Y hoy ten­go que agra­de­cer­les más a ellas de lo que se­gu­ra­men­te ellas a mí. Gra­cias a ellas, yo he apren­di­do a abra­zar. He llo­ra­do con ellos. He apren­di­do a no te­ner ni luz ni agua y es­tar con­ten­ta. A ver las es­tre­llas.

G

PI­LAR MA­TEO (Va­len­cia, 1959) pre­si­de la em­pre­sa Inesfly. Fue fi­na­lis­ta de los Pre­mios Prín­ci­pe de As­tu­rias de Coope­ra­ción, en 2011, y ha fun­da­do el Mo­vi­mien­to de Mu­je­res In­dí­ge­nas del Mun­do ( www.

mo­mim.org) y la Fun­da­ción Pi­lar Ma­teo Co­no­ci­mien­to y Cien­cia en Ac­ción ( www. fun­da­cioncy­ca.org).

PLAN IN­TE­GRAL CON­TRA LA MA­LA­RIA

EM­BA­JA­DO­RA DEL PUE­BLO

GUA­RA­NÍ El mu­ral ex­pues­to

en la fá­bri­ca Inesfly mues­tra a Pi­lar Ma­teo en

me­dio de los gua­ra­níes. Ella re­cla­ma te­ner san­gre gua­ra­ní en

sus ve­nas tras con­vi­vir con es­te pue­blo y ser pi­ca­da por

bi­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.