Ver el verano con otros ojos

Los re­nos no so­lo adap­tan su pe­la­je a ca­da es­ta­ción del año, sino tam­bién los ojos.

Geo - - GEO NOTICIAS -

Du­ran­te es­te pro­ce­so de adap­ta­ción, pro­ba­ble­men­te úni­co en el mun­do ani­mal, el ór­gano vi­sual de los re­nos cam­bia de co­lor y de mo­do de fun­cio­nar.

Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res bri­tá­ni­cos y no­rue­gos, di­ri­gi­do por Glen Jef­fery, de la Uni­ver­si­dad de Londres, des­cu­brió que en el “ojo de verano”, de co­lor do­ra­do turquesa, más del 95% de la luz es re­fle­ja­da por una ca­pa si­tua­da de­trás de la re­ti­na. ¿El mo­ti­vo? En verano hay una so­breo­fer­ta de lu­mi­no­si­dad al nor­te de No­rue­ga.

Por el con­tra­rio, el “ojo de in­vierno”, de co­lor azul os­cu­ro, dis­per­sa más los ra­yos que le lle­gan, de ma­ne­ra que so­lo el 40% re­bo­ta. Es­to per­mi­te que la luz sea ab­sor­bi­da me­jor por la re­ti­na du­ran­te la es­ta­ción os­cu­ra, por­que hay más fo­to­nes que es­ti­mu­lan las cé­lu­las sen­so­ria­les. Ade­más, pa­re­ce que la re­ti­na azul es más efi­caz a la ho­ra de pro­ce­sar la luz ul­tra­vio­le­ta, que los re­nos uti­li­zan pa­ra orien­tar­se.

Pe­ro, ¿por qué va­ría el co­lor de los ojos de­pen­dien­do de la es­ta­ción? Pa­re­ce de­ber­se a un cam­bio de la pre­sión in­te­rior del ór­gano ocu­lar, que es más in­ten­sa en in­vierno. De es­ta ma­ne­ra, las es­truc­tu­ras de la ca­pa si­tua­da de­trás de la re­ti­na se com­pri­men con­si­de­ra­ble­men­te en la tem­po­ra­da in­ver­nal, por lo que la luz se re­fle­ja de otra ma­ne­ra.

Reno con mi­ra­da de in­vierno: en verano au­men­ta el brillo do­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.