Re­to a la sos­te­ni­bi­li­dad

¿Quién di­jo que la tec­no­lo­gía es­tá re­ñi­da con la sos­te­ni­bi­li­dad? El centro de I+D y Di­se­ño de Maz­da en Obe­rur­sel (Ale­ma­nia) es un buen ejem­plo de la in­ten­sa re­la­ción exis­ten­te en­tre el cui­da­do del me­dio am­bien­te y el di­se­ño de vehícu­los.

Geo - - GEO COMPROMISO VERDE - Tex­to Juan Ma­nuel Daganzo Fo­tos: Paul Alan Put­nam

Obe­rur­sel es una pe­que­ña y tran­qui­la lo­ca­li­dad al no­roes­te de Frankfurt dominada por edi­fi­cios tí­pi­ca­men­te ale­ma­nes, co­mo el Ayun­ta­mien­to, que for­ma­ba par­te de la an­ti­gua mu­ra­lla y que era puer­ta de en­tra­da a la ciu­dad vie­ja, o la ca­te­dral de San­ta Úr­su­la, cons­trui­da en el si­glo XV y a la que Na­po­león pren­dió fue­go, co­mo al res­to de edi­fi­cios de la ciu­dad, a prin­ci­pios del si­glo XIX. Per­te­ne­ce al es­ta­do de Hes­sel, que se ca­rac­te­ri­za por su vi­da noc­tur­na y por su exu­be­ran­te na­tu­ra­le­za. Es pre­ci­sa­men­te es­ta na­tu­ra­le­za la que se “cue­la” en el cuar­tel ge­ne­ral eu­ro­peo de Maz­da de­di­ca­do al di­se­ño y la I+D, una se­de que se es­ta­ble­ció a las afue­ras de es­ta lo­ca­li­dad ha­ce 26 años pa­ra com­ple­men­tar las ya exis­ten­tes en Es­ta­dos Uni­dos y Ja­pón. Pa­ra ello se eli­gie­ron los te­rre­nos de una an­ti­gua fá­bri­ca de ce­ra en la que, en­tre otros mu­chos pro­duc­tos, se fa­bri­ca­ban velas.

Maz­da tu­vo que re­di­se­ñar el es­pa­cio pa­ra dar ca­bi­da a un nue­vo edi­fi­cio don­de se al­ber­ga­ría otra ac­ti­vi­dad com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te: la prue­ba de tec­no­lo­gías pa­ra el mer­ca­do eu­ro­peo, así co­mo el di­se­ño y eva­lua­ción de pro­duc­tos pa­ra Eu­ro­pa. Pe­ro lo que los ar­qui­tec­tos no mo­di­fi­ca­ron fue la dis­po­si­ción de los ele­men­tos ori­gi­na­les del es­ce­na­rio, es de­cir, ni los ár­bo­les cir­cun­dan­tes ni su nú­me­ro to­tal. To­dos ellos si­guen en el lu­gar en el que es­ta­ban, “mar­ca­do” con un nú­me­ro que los iden­ti­fi­ca y una ca­si­ta pa­ra el anida­mien­to de los pá­ja­ros de la zo­na. En Obe­rur­sel na­da se de­ja al azar, de ahí que el ver­de que do­mi­na el pai­sa­je has­ta don­de al­can­za la vis­ta y los ani­ma­les sal­va­jes que cam­pan a sus an­chas no sean una agra­da­ble ca­sua­li­dad.

Los te­rre­nos de Maz­da son pues el lu­gar per­fec­to pa­ra hués­pe­des po­co ha­bi­tua­les en el mun­do del mo­tor. En­tre sus ár­bo­les y pe­que­ños la­gos ha­bi­tan pa­tos, pá­ja­ros de di­fe­ren­tes es­pe­cies, ar­di­llas e in­clu­so zo­rros que re­co­rren los al­re­de­do­res en bus­ca de ali­men­to. “No son pe­li­gro­sos”, se ade­lan­ta a ex­pli­car Pe­ter Birtw­histle, je­fe de di­se­ño de Maz­da Mo­tor Eu­ro­pe, que nos acom­pa­ña du­ran­te to­do el re­co­rri­do. In­clu­so hay un gran ni­do de hal­co­nes cer­ca y dos gansos del Ni­lo que lle­gan a prin­ci­pios de la pri­ma­ve­ra. “Es­te año no se han ido en in­vierno”, cuen­ta Birtw­histle.

La gran can­ti­dad de ani­ma­les que ha­bi­tan en con­di­cio­nes de ab­so­lu­ta li­ber­tad en las ins­ta­la­cio­nes de Maz­da eli­gen es­te lu­gar no só­lo por la abun­dan­cia de ali­men­to, sino tam­bién por la for­ma en la que se cui­da y con­ser­va el en­torno. El jar­di­ne­ro je­fe del re­cin­to cuen­ta que los te­rre­nos so­bre los que se asien­ta el centro de I+D tie­nen una ex­ten­sión de 76.000 me­tros cua­dra­dos y que se cui­dan de for­ma in­ten­si­va, evi­tan­do en to­do mo­men­to el uso de pro­duc­tos quí­mi­cos o pes­ti­ci­das. Es la preo­cu­pa­ción por el me­dio am­bien­te

de una com­pa­ñía que ex­tre­ma sus cui­da­dos cuan­do se tra­ta del es­pa­cio na­tu­ral, in­clu­so en el sub­sue­lo.

La im­por­tan­cia del agua

Eche­mos la vis­ta atrás. La an­ti­gua fá­bri­ca de ce­ra su­frió un ac­ci­den­te an­tes de que Maz­da ad­qui­rie­ra los te­rre­nos. Co­mo re­sul­ta­do, las sus­tan­cias con­ta­mi­nan­tes po­lu­cio­na­ron las ca­pas del te­rreno sub­ya­cen­te has­ta lle­gar a un acuí­fe­ro. El agua allí al­ma­ce­na­da tam­bién su­frió las con­se­cuen­cias del ver­ti­do. De he­cho, to­da­vía hoy las si­gue su­frien­do. Cuan­do Maz­da des­cu­brió es­ta si­tua­ción se pu­so ma­nos a la obra y, con la co­la­bo­ra­ción del De­par­ta­men­to de Me­dio Am­bien­te de la re­gión de Hes­sel, se ins­ta­la­ron bom­bas y de­pu­ra­do­ras. Así, to­dos los días des­de en­ton­ces –y van 26 años– ele­van el con­te­ni­do del acuí­fe­ro has­ta la su­per­fi­cie, lo ha­cen pa­sar por una se­rie de ins­tru­men­tos de pu­ri­fi­ca­ción del agua, y lo de­vuel­ven de nue­vo bajo tie­rra. Ca­da tres me­ses, ex­per­tos me­dioam­bien­ta­les de Hes­sel vi­si­tan las ins­ta­la­cio­nes pa­ra con­tro­lar y va­lo­rar el buen fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma. To­das es­tas ac­cio­nes de cui­da­do me­dioam­bien­tal for­man par­te de una fi­lo­so­fía de com­pa­ñía. Por eso no es de ex­tra­ñar que des­de ha­ce años, Maz­da cui­de tam­bién el im­pac­to me­dioam­bien­tal que su­po­nen las di­fe­ren­tes fa­ses de cons­truc­ción de un vehícu­lo, ya sea su di­se­ño, la lo­gís­ti­ca o la pro­pia fa­bri­ca­ción. Es pre­ci­sa­men­te en el cam­po del di­se­ño don­de to­do co­mien­za. En el Centro de I+D de Maz­da, en Ale­ma­nia, se rea­li­zan es­tu­dios so­bre las ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas y de mer­ca­do, y se di­se­ña pa­ra el con­su­mi­dor eu­ro­peo. Por eso son tan im­por­tan­tes los pri­me­ros pa­sos en la crea­ción de sus vehícu­los. Es aquí don­de en­tra en es­ce­na lo que se ha da­do en lla­mar

Mo­not­su­ku­ri In­no­va­tion, un tér­mino acu­ña­do por la com­pa­ñía. Bajo es­te nom­bre ca­si im­pro­nun­cia­ble se es­con­de un de­seo y una reali­dad: con­se­guir una ma­yor efi­cien­cia y fle­xi­bi­li­dad en los pro­ce­sos de desa­rro­llo y pro­duc­ción de vehícu­los gra­cias al tra­ba­jo con­jun­to de los dis­tin­tos de­par­ta­men­tos im­pli­ca­dos: com­pras, desa­rro­llo y fa­bri­ca­ción. Es­ta fi­lo­so­fía se tra­du­ce en un aho­rro muy im­por­tan­te en el con­su­mo de ener­gía du­ran­te los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción y un in­cre­men­to de has­ta un 16% en la ren­ta­bi­li­dad por ca­da uni­dad fa­bri­ca­da.

Pa­ra pa­sar de los de­seos a los he­chos, Maz­da re­cu­rre a la tec­no­lo­gía SKYACTIV, es de­cir, la ul­tra­efi­cien­cia apli­ca­da a to­dos sus mo­de­los. Es­to su­po­ne un desa­rro­llo in­te­gral del vehícu­lo, con mo­to­res de bajo con­su­mo –un Maz­da6 con­su­me des­de 3,9 li­tros/100 km–, nue­vas trans­mi­sio­nes ma­nua­les y au­to­má­ti­cas, así co­mo una re­duc­ción del pe­so de 100 ki­lo­gra­mos, in­cre­men­tan­do su se­gu­ri­dad.

Una de las fór­mu­las pa­ra con­se­guir una ma­yor li­ge­re­za de los co­ches es a tra­vés el di­se­ño de com­po­nen­tes que pe­sen me­nos. A me­nor pe­so, los mo­to­res, tam­bién me­jo­ra­dos por la tec­no­lo­gía, tra­ba­jan más có­mo­dos y ob­tie­nen me­no­res con­su­mos. En es­te sen­ti­do, Maz­da ha ali­ge­ra­do la es­truc­tu­ra de sus co­ches desarro- llan­do com­po­nen­tes de ma­te­rial de re­si­na (po­li­pro­pi­leno y cau­cho) pa­ra los pa­ra­gol­pes, ha­cién­do­los mu­cho más fi­nos que los con­ven­cio­na­les. Es­to re­du­ce su pe­so un 20% si per­der por ello su ri­gi­dez y se­gu­ri­dad. Por si fue­ra po­co, la flui­dez del ma­te­rial de re­si­na ha si­do op­ti­mi­za­da me­dian­te la in­ge­nie­ría asis­ti­da por or­de­na­dor. Du­ran­te la fa­bri­ca­ción –el mo­de­lo Maz­da CX-5 ya equi­pa es­tos pa­ra­gol­pes– se re­quie­re un me­nor tiem­po de re­fri­ge­ra­ción du­ran­te la fa­se de mol­dea­do, lo que im­pli­ca que los 60 se­gun­dos que se re­que­rían pa­ra el en­fria­mien­to del an­ti­guo ma­te­rial se han vis­to acor­ta­dos aho­ra a la mi­tad, per­mi­tien­do re­du­cir el con­su­mo de ener­gía de for­ma con­sis­ten­te du­ran­te el pro­ce­so pro­duc­ti­vo.

Aun­que es cier­to que hoy día to­das las mar­cas de vehícu­los con un cier­to pres­ti­gio tie­nen pues­tos en mar­cha pla­nes de pro­tec­ción me­dioam­bien­tal de ma­yor o me­nor ca­la­do, lo que ha­ce di­fe­ren­te a Maz­da con res­pec­to a los de­más, tal co­mo ex­pli­can a GEO sus res­pon­sa­bles en Es­pa­ña, es su preo­cu­pa­ción por la con­ser­va­ción in­te­gral de los re­cur­sos mun­dia­les y los es­fuer­zos por una ver­da­de­ra re­duc­ción de la po­lu­ción. Es, en de­fi­ni­ti­va, el con­ven­ci­mien­to de que a tra­vés de la fa­bri­ca­ción de vehícu­los tam­bién es po­si­ble crear una so­cie­dad me­jor, aten­dien­do y pro­te­gien­do el me­dio am­bien­te. De he­cho, los da­tos de la mar­ca ni­po­na re­fle­jan que, des­de el año 1990, se ha re­du­ci­do un 55% el ma­te­rial re­si­dual que sus fá­bri­cas de­po­si­tan en los ver­te­de­ros y más del 75% de las pie­zas de plás­ti­co pue­den re­ci­clar­se.

El re­ci­cla­je, bá­si­co pa­ra la con­ser­va­ción

Por­que Maz­da, sien­do cons­cien­te de las di­fi­cul­ta­des y exi­gen­cias que im­pli­ca su in­dus­tria, ha con­ver­ti­do el re­ci­cla­je en una pie­za fun­da­men­tal de su po­lí­ti­ca me­dioam­bien­tal. Se­gún sus pro­pias ci­fras, las ta­sas de re­ci­cla­je en sus fac­to­rías han re­ba­sa­do ya el 91%, ayu­da­das sin du­da por la uti­li­za­ción de unas po­lí­ti­cas y téc­ni­cas pio­ne­ras que le lle­van a re­ci­clar in­clu­so los pa­ra­gol­pes usa­dos por cual­quier otro fa­bri­can­te.

Así, Maz­da ha ido desa­rro­llan­do tec­no­lo­gías de au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos que le per­mi­ten la tri­tu­ra­ción de las pie­zas co­mo pa­so pre­vio pa­ra el em­pleo de una nue­va ma­qui­na­ria. Es­ta, muy si­mi­lar a la que se em­plea pa­ra se­pa­rar con­ta­mi­nan­tes del ce­real en grano, per­mi­te dis­tin­guir sin po­si­bi­li­dad de error los tro­zos me­tá­li­cos de los plás­ti­cos. La eli­mi­na­ción de es­tas tra­zas me­tá­li­cas es más im­por­tan­te de lo que pu­die­ra pa­re­cer, pues si bien aho­ra los pro­ce­sos se en­cuen­tran au­to­ma­ti­za­dos, no siem­pre fue así, lo que im­pli­ca­ba un al­to ries­go de que el pro­ce­so de re­ci­cla­je fue­se fa­lli­do al mez­clar­se los com­po­nen­tes me­tá­li­cos no re­ti­ra­dos con los plás­ti­cos.

La nue­va téc­ni­ca desa­rro­lla­da en Ja­pón –con­sis­ten­te en agi­tar los grá­nu­los del ma­te­rial tri­tu­ra­do, ha­cién­do­los cir­cu­lar a tra­vés de una co­rrien­te de ai­re a pre­sión– con­si­gue au­men­tar la efi­cien­cia de for­ma no­ta­ble, ya que re­ti­ra los res­tos me­tá­li­cos que di­fi­cul­ta­rían el re­ci­cla­je.

No obs­tan­te, tan im­pres­cin­di­ble co­mo el re­ci­cla­do es un di­se­ño con­ce­bi­do bajo la pre­mi­sa de la sos­te­ni­bi­li­dad. Aun­que pu­die­ra pa­re­cer­nos ex­tra­ño, la for­ma de un au­to­mó­vil es vi­tal si se quie­re re­du­cir al má­xi­mo su coeficiente ae­ro­di­ná­mi­co. Cuan­to me­nor sea es­te, me­nos re­sis­ten­cia al vien­to opon­drá el co­che mien­tras cir­cu­la, lo cual re­dun­da en la me­jo­ra de sus ci­fras de con­su­mo.

Birtw­histle in­ci­de en la im­por­tan­cia de re­du­cir al má­xi­mo la re­sis­ten­cia en los ba­jos del vehícu­lo. En la ca­rro­ce­ría se han al­can­za­do ni­ve­les ex­ce­len­tes, al­can­zán­do­se un 38% de efi­cien­cia aña­di­da en es­ta zo­na del co­che. Pe­ro Birtw­histle tam­bién re­cal­ca la im­por­tan­cia de los ma­te­ria­les en el com­por­ta­mien­to ge­ne­ral de un au­to­mó­vil y en la re­duc­ción de su pe­so. Por eso nos con­du­ce al de­par­ta­men­to en el que se analizan las ten­den­cias en ma­te­ria­les y co­lo­res.

Ha­cia el uso de bio­ma­te­ria­les

En un des­pa­cho am­plio y lu­mi­no­so tra­ba­jan cua­tro per­so­nas a las ór­de­nes de Ma­ria Gre­ger, di­se­ña­do­ra je­fe de ma­te­ria­les y co­lo­res, mano de­re­cha de Birtw­histle. Ella y su equi­po se en­car­gan de ana­li­zar to­das las ten­den­cias po­si­bles que exis­ten en ma­te­ria­les y co­lo­res. Tra­ba­ja ro­dea­da de cien­tos de ob­je­tos que re­co­lec­tan en di­fe­ren­tes fe­rias por to­do el mun­do, ya sean de mó­vi­les, de­por­te o gas­tro­no­mía. “Nos in­te­re­san los ma­te­ria­les y sus ca­rac­te­rís­ti­cas de for­ma o pe­so pa­ra que nos sir­va de ins­pi­ra­ción en el di­se­ño de fu­tu­ros co­ches, tan­to en el in­te­rior co­mo en el ex­te­rior”, di­ce Gre­ger mien­tras se­ña­la un pa­lo de golf, un cuen­co pa­ra en­sa­la­das o unos cla­vos de alu­mi­nio pa­ra su­je­tar tien­das de cam­pa­ña.

Pe­ro tam­bién hay una cre­cien­te ten­den­cia al uso de bio­ma­te­ria­les. Maz­da ya ha crea­do de­ter­mi­na­das pie­zas y com­po­nen­tes en mo­de­los nue­vos uti­li­zan­do ma­te­ria­les pro­ce­den­tes de la trans­for­ma­ción de pro­duc­tos de­ri­va­dos de las plan­tas. El pri­mer lu­gar en el que se uti­li­za­ron es­tos ma­te­ria­les fue en el ra­dia­dor del re­cien­te­men­te re­for­ma­do De­mio (el nom­bre que el Maz­da2 re­ci­be en Ja­pón) y des­pués se ex­ten­die­ron a otros mo­de­los, co­mo el Maz­da5 ga­so­li­na, el Maz­da CX-5 y el Maz­da6 dié­sel. “De la mis­ma for­ma que es ten­den­cia el uso de ma­te­ria­les li­ge­ros, la piel sin­té­ti­ca o co­lo­res co­mo el ver­de, tam­bién lo es el uso de ma­te­ria­les pro­ce­den­tes de la Na­tu­ra­le­za”, ex­pli­ca Gre­ger. Por eso Maz­da es­tá am­plian­do sus in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra po­der uti­li­zar en un fu­tu­ro pró­xi­mo bio­plás­ti­cos pro­ce­den­tes de ma­te­rias pri­mas que na­da ten­gan que ver con la ali­men­ta­ción.

Los es­fuer­zos de la in­dus­tria del au­to­mó­vil lle­van años op­ti­mi­zan­do sus pro­ce­sos de di­se­ño y fa­bri­ca­ción pa­ra man­te­ner un pla­ne­ta en me­jo­res con­di­cio­nes sin re­nun­ciar por ello a la mo­vi­li­dad. La apues­ta de Maz­da en es­te sen­ti­do es cla­ra: un di­se­ño que em­plea ma­te­ria­les li­ge­ros que per­mi­ten re­du­cir el con­su­mo. Es­ta re­duc­ción, jun­to con la tec­no­lo­gía SKYACTIV –que ha­ce que un mo­tor de ga­so­li­na con­su­ma co­mo un dié­sel y que los dié­sel con­su­man co­mo si fue­sen hí­bri­dos– y unos pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción que re­du­cen al mí­ni­mo los re­si­duos ge­ne­ra­dos y la ener­gía uti­li­za­da, un pro­ce­so de re­ci­cla­do de ma­te­ria­les y téc­ni­cas de pin­tu­ra pre­mia­das por su sos­te­ni­bi­li­dad, ha­cen de la mar­ca ni­po­na una fir­ma pio­ne­ra en efi­cien­cia y sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal.

Los res­pon­sa­bles del Centro de I+D y Di­se­ño de Maz­da se vol­ca­ron en mos­trar al re­dac­tor de GEO Juan Ma­nuel Daganzo y al fo­tó­gra­fo Paul Alan Put­nam el com­pro­mi­so de la mar­ca con el me­dio am­bien­te, des­de los pri­me­ros bo­ce­tos de di­se­ño has­ta la fa­bri­ca­ción de los co­ches. En un en­torno de tra­ba­jo con va­rias es­pe­cies de aves, los di­se­ña­do­res ya pien­san en to­mar­los de ejem­plo pa­ra vehícu­los vo­la­do­res. Pe­ro den­tro de unos cuan­tos años...

Ade­más de los ár­bo­les, Maz­da con­ser­vó va­rios ele­men­tos de ar­qui­tec­tu­ra de la an­ti­gua fá­bri­ca de ce­ra so­bre la que se asien­ta.

Pe­ter Birtw­histle es je­fe de di­se­ño del Centro Eu­ro­peo de Di­se­ño de Maz­da y res­pon­sa­ble de la lí­nea del Maz­da5 y de los con­cep­tos de Sas­sou y Ha­za­ke, am­bos con so­lu­cio­nes me­dioam­bien­ta­les ex­cep­cio­na­les.

El com­ple­jo de I+D y Di­se­ño de Maz­da en Obe­rur­sel ocu­pa 76.000 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie, en la que ha­bi­tan di­fe­ren­tes es­pe­cies de ma­mí­fe­ros y aves. En­tre sus in­qui­li­nos fi­gu­ran in­clu­so un par de ejem­pla­res de gansos del Ni­lo.

Pa­los de golf, abre­car­tas, pie­zas de te­la, si­llas de fi­bra de car­bono... To­do se ana­li­za pa­ra crear co­ches mo­der­nos y sos­te­ni­bles.

Los ex­per­tos analizan ma­te­ria­les y co­lo­res. El ver­de es ten­den­cia tan­to de di­se­ño co­mo de com­pro­mi­so me­dioam­bien­tal.

La tec­no­lo­gía de pin­tu­ra AquaTech li­mi­ta las emi­sio­nes de com­pues­tos or­gá­ni­cos vo­lá­ti­les que con­tie­nen las pin­tu­ras.

En el De­par­ta­men­to de Ma­te­ria­les se re­co­pi­lan mues­tras de lo que el res­to de mar­cas in­cor­po­ra en el in­te­rior de sus mo­de­los.

El aná­li­sis de ma­te­ria­les per­mi­te a los di­se­ña­do­res de Maz­da lo­grar el ob­je­ti­vo de re­du­cir el pe­so glo­bal de los co­ches me­jo­ran­do así las for­mas, el con­su­mo

y las emi­sio­nes no­ci­vas.

Ma­ria Gre­ger es la en­car­ga­da de pro­po­ner a los di­se­ña­do­res las ten­den­cias en co­lo­res y ma­te­ria­les. La re­la­ción en­tre el di­se­ño de un co­che y los de­más sec­to­res es ca­da vez ma­yor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.