Ale­xan­dre Yer­sin y el ba­ci­lo de la pes­te

Geo - - GEO ICONO -

Co­rría el año 1887 cuan­do un jo­ven de ape­nas 22 años, re­cién aca­ba­dos sus es­tu­dios de Me­di­ci­na y sin otro sus­ten­to que la pen­sión de su ma­dre, lle­ga a Pa­rís pro­ve­nien­te de un pe­que­ño can­tón sui­zo. Su nom­bre es Ale­xan­dre Yer­sin (1863-1943), y acu­de a la capital fran­ce­sa atraí­do por la fa­ma de un hom­bre: Louis Pas­teur. El cien­tí­fi­co aca­ba de con­ver­tir­se en una ce­le­bri­dad al desa­rro­llar un sue­ro an­ti­rra­bia, y el jo­ven doc­tor quie­re apren­der de él. Así, tras en­trar a for­mar par­te de su es­cue­la de Bio­lo­gía, el pro­me­te­dor apren­diz co­la­bo­ra con el maes­tro en la in­ves­ti­ga­ción de en­fer­me­da­des co­mo la tu­bercu­losis y la dif­te­ria. Tras im­por­tan­tes avan­ces, cuan­do to­do pa­re­cía in­di­car que se con­ver­ti­ría en el gran su­ce­sor de Pas­teur, Yer­sin, pa­ra sor­pre­sa ge­ne­ral, aban­do­na Pa­rís mo­vi­do por su de­seo de aven­tu­ra. La idea de emu­lar a su hé­roe de in­fan­cia, el ex­plo­ra­dor Li­vings­to­ne, le lle­va a en­ro­lar­se co­mo mé­di­co en un bar­co con rumbo al Ex­tre­mo Orien­te. Allí via­ja­rá a Chi­na, Adén y Ma­da­gas­car, ex­plo­ra­rá la jun­gla y, en 1894, se en­fren­ta­rá a la te­rri­ble epi­de­mia de pla­ga neu­mó­ni­ca que aso­la Hong Kong. Se­rá aquí don­de, jun­to a Ki­ta­sa­to Shi­ba­sa­bu­ro, rea­li­za­rá su gran des­cu­bri­mien­to: el ba­ci­lo de la pes­te bu­bó­ni­ca. En 1895, de vuel­ta a Fran­cia, pre­pa­ra el pri­mer sue­ro an­ti­pes­te. Ese mis­mo año re­gre­sa a In­do­chi­na e ins­ta­la un la­bo­ra­to­rio don­de fa­bri­ca el sue­ro. Yer­sin es hoy re­cor­da­do con de­vo­ción y gra­ti­tud en el Su­r­es­te Asiá­ti­co. En 1934 fue nom­bra­do di­rec­tor honorario del Ins­ti­tu­to Pas­teur. Mue­re en su ca­sa de Nha Trang (Viet­nam) en 1943.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.