NUE­VA LUZ PA­RA LOS MAES­TROS

El edi­fi­cio del mu­seo es­ta­ba an­ti­cua­do y an­qui­lo­sa­do. La renovación se pro­lon­gó du­ran­te una dé­ca­da y el año pa­sa­do se ce­le­bró la triun­fal reapertura del Rijks­mu­seum. ¿Qué ha cam­bia­do?

Geo - - PAÍSES - Tex­to: Ch­ris­tian Thie­le Fo­tos: Jan Ban­ning

BA­ÑO DE CA­BA­LLE­ROS, en el só­tano pri­me­ro, se­gun­da ca­bi­na a la iz­quier­da: fal­ta el gan­cho pa­ra col­gar la chaqueta. ¡Qué hu­mano! Por lo de­más, ¡to­do es tan nue­vo! Tan per­fec­to. Tan bien me­di­ta­do. La fal­ta de gan­cho ca­si me ali­via. Un de­ta­lle así lo de­mues­tra: el Rijks­mu­seum, la jo­ya na­cio­nal –tan im­por­tan­te pa­ra los Paí­ses Ba­jos co­mo la se­lec­ción de fút­bol y el pa­ti­na­je in­ver­nal jun­tos–, es­te pa­la­cio mag­ní­fi­co, re­no­va­do du­ran­te diez años por 375 mi­llo­nes de eu­ros... ¡es­tá vi­vo!

Un mu­seo siem­pre te des­bor­da: las mu­che­dum­bres, tan­tas pin­tu­ras, los mu­chos co­no­ci­mien­tos que se ne­ce­si­tan pa­ra des­ci­frar las obras... Cer­ca de un mi­llón de pin­tu­ras y fo­to­gra­fías, mue­bles y ma­que­tas, ves­ti­dos y co­pas de cris­tal, ob­je­tos de pla­ta y por­ce­la- na cons­ti­tu­yen los fon­dos del Rijks­mu­seum. Cer­ca de 8.000 es­tán ex­pues­tos. Y es­ta se­lec­ción es muy es­pe­cí­fi­ca. En 1877, cuan­do el ar­qui­tec­to Pie­rre Cuy­pers co­men­zó la cons­truc­ción del Rijks­mu­seum, los Paí­ses Ba­jos aca­ba­ban de per­mi­tir la in­de­pen­den­cia de Bél­gi­ca. Ha­bían lo­gra­do se­pa­rar­se de Es­pa­ña. Ha­bían su­pe­ra­do la gue­rra de tres frentes con­tra Fran­cia, In­gla­te­rra y los obis­pa­dos ale­ma­nes. Hoy en día, ¿qué ha­ce un país cuan­do ha su­pe­ra­do se­me­jan­te pa­sa­do y se pre­sen­ta co­mo nación en el es­ce­na­rio de la po­lí­ti­ca mun­dial? Fun­da una lí­nea aé­rea, en­vía un equi­po a los jue­gos olím­pi­cos: crea sím­bo­los na­cio­na­les. Y en aquel en­ton­ces, ¿qué hi­cie­ron los Paí­ses Ba­jos? Cons­tru­ye­ron el Rijks­mu­seum.

To­do lo que se pue­de con­tem­plar bajo su te­cho vie­ne de los Paí­ses Ba­jos o tie­ne mu­cho

que ver con es­te Es­ta­do. Es lo que dis­tin­gue el Rijks­mu­seum de otras gran­des cá­ma­ras del te­so­ro, co­mo el Lou­vre, el Bri­tish Mu­seum, el Pra­do, la Is­la de los Mu­seos en Ber­lín...

Ade­más, es al mis­mo tiem­po un mu­seo de his­to­ria y de ar­te. Es­to se pue­de com­pro­bar en la sa­la 2.15, no le­jos de La ron­da de no­che de Rem­brandt. La sa­la es­tá de­di­ca­da a Ho­lan­da co­mo po­ten­cia ma­rí­ti­ma. El centro lo ocu­pa la ma­ra­vi­llo­sa ma­que­ta de un bar­co, el

Wi­lliam Rex: 410 cen­tí­me­tros de al­tu­ra, 460 cen­tí­me­tros de lon­gi­tud, los ca­bos en mi­nia­tu­ra anu­da­dos y do­bla­dos al me­jor es­ti­lo ma­ri­ne­ro, los ta­blo­nes ta­lla­dos con de­li­ca­de­za, las velas tan pan­zu­das co­mo si es­tu­vie­ra a pun­to de en­fren­tar­se al Ro­yal Navy.

Jun­to al Wi­lliam Rex hay cua­dros con es­ce­nas de gue­rra ma­rí­ti­ma, pin­tu­ras co­mo

Ba­ta­lla na­val de Ter­hei­de, de Wi­llem van de Vel­de: un gi­gan­tes­co di­bu­jo a plu­ma que mues­tra el úl­ti­mo gran en­fren­ta­mien­to de flo­tas en la gue­rra bri­tá­ni­co-neer­lan­de­sa de 1653. Una obra de ar­te, igual de me­ticu­losa y de­ta­lla­da co­mo la ma­que­ta del bar­co. Co­mo sim­pá­ti­co ges­to fren­te al observador, Van de Vel­de se re­tra­tó a sí mis­mo en la es­ce­na: es la per­so­na di­mi­nu­ta que, a bor­do del ma­yor de los cien­tos de bar­cos, apa­re­ce con un ta­ble­ro de di­bu­jo apo­yán­do­se con­tra el más­til. Eso da una im­pre­sión de la vi­da de un co­rres­pon­sal de gue­rra en el tar­dío si­glo XVII.

La obra me re­cuer­da a una ima­gen del fo­tó­gra­fo de gue­rra es­ta­dou­ni­den­se Ja­mes Nacht­wey, arro­di­lla­do en el sue­lo en me­dio de al­gún com­ba­te, ro­dea­do por ca­ño­nes de fu­sil. Es­te es tal vez el ma­yor pi­ro­po pa­ra un mu­seo: re­co­no­cer que lim­pia las pin­tu­ras del pol­vo de los si­glos, que lo­gra cons­truir co­ne­xio­nes con el hoy. Al­go que ocu­rre cons­tan­te­men­te en el Rijks­mu­seum. Tam­bién por­que su­bli­mes obras de ar­te se pre­sen­tan al la­do de ba­na­les ob­je­tos co­ti­dia­nos. “Ar­te, ob­je­tos e his­to­ria bajo el mis­mo te­cho... la ma­yo­ría de los de­más mu­seos na­cio­na­les no ha­ce es­to, so­lo lo ha­ce­mos no­so­tros”, di­ce Ta­co Dib­bits, el di­rec­tor de las co­lec­cio­nes, un tí­pi­co neer­lan­dés ru­bio, con ga­fas de con­cha, jer­sey azul y pan­ta­lo­nes azu­les.

“Fue una ta­rea bas­tan­te ar­dua lo­grar que los con­ser­va­do­res de los dis­tin­tos de­par­ta­men­tos unie­ran sus fuer­zas pa­ra pen­sar con­jun­ta­men­te en el in­te­rés del mu­seo y que no per­ma­ne­cie­ran en­claus­tra­dos en su pro­pio ám­bi­to: yo y mi por­ce­la­na; yo y mis pin­tu­ras me­die­va­les; yo y mi si­glo XVI...”

¿Y có­mo se eli­gen 8.000 ob­je­tos en­tre un mi­llón? Ocu­rrió sin pla­ni­fi­ca­ción, es­pon­tá­nea­men­te. En 2003, cuan­do Dib­bits aca­ba­ba de lle­gar al Rijks­mu­seum, el mu­seo tu­vo que ser ce­rra­do: du­ran­te una ins­pec­ción del edi­fi­cio se en­con­tró amian­to. Dib­bits se­lec­cio­nó las pin­tu­ras más im­por­tan­tes pa­ra una pe­que­ña ex­po­si­ción Best of en un ala la­te­ral que per­ma­ne­cía abier­ta. “Ocu­rrió prác­ti­ca­men­te de la no­che a la ma­ña­na.” Es­ta se­lec­ción cons­ti­tu­ye el nú­cleo de la co­lec­ción ac­tual, so­bre la cual los con­ser­va­do­res fue­ron aña­die­ron ca­pas cui­da­do­sa­men­te.

Se­lec­cio­nar sig­ni­fi­ca, so­bre to­do, omi­tir. “La ma­yo­ría de los mu­seos se am­plían cuan­do son re­mo­de­la­dos, pues las co­lec­cio­nes cre­cen con­ti­nua­men­te. No­so­tros, al con­tra­rio, he­mos re­du­ci­do el ta­ma­ño”, di­ce Dib­bits. “Nos he­mos en­fo­ca­do.”

La re­mo­de­la­ción se pro­lon­gó du­ran­te diez años. Dos ar­qui­tec­tos es­pa­ño­les eli­mi­na­ron pa­re­des, suelos y sec­to­res de ofi­ci­nas; crea­ron atrios y cons­tru­ye­ron un nue­vo pa­be­llón pa­ra la co­lec­ción asiá­ti­ca. Ade­más, ador­na­ron pa­re­des y techos con pin­tu­ras a mano, se­gún mo­de­los ori­gi­na­les, y así re­cu­pe­ra­ron la de­co­ra­ción que an­te­rio­res di­rec­to­res ha­bían cu­bier­to con pin­tu­ra blan­ca. De es­te mo­do y pe­se a to­dos los cambios, re­su­ci­ta­ron el edi­fi­cio ori­gi­nal del ar­qui­tec­to Pie­rre Cuy­pers.

En es­te mu­seo ca­ben ob­je­tos tri­via­les y obras fa­mo­sas. Só­tano, sa­la 0.7: se ex­po­nen lla­ves de Delft y ce­rra­du­ras de la épo­ca do­ra­da en que flo­re­ció el ar­te neer­lan­dés, cuan­do los Rem­brandt, los Ver­meer y los Van de Vel­des ven­dían su ar­te a ciu­da­da­nos neer­lan­de­ses de to­da con­di­ción so­cial: el si­glo XVII. Cuan­do los Paí­ses Ba­jos crea­ron un Im­pe­rio con co­lo­nias ul­tra­ma­ri­nas, y mu­chos ciu­da­da­nos se hi­cie­ron ri­cos. De ello dan tes­ti­mo­nio unos man­te­les de en­ca­je de bo­li­llos, pro­ce­den­tes de Delft. Ins­tru­men­tos mu­si­ca­les en el ga­bi­ne­te 0.8. Va­ji­llas de por­ce­la­na en 0.10. Sa­bles, pis­to­las y fu­si­les en 0.12.

“Nues­tro mu­seo so­lo mues­tra lo que de­fi­ne el ca­rác­ter de los Paí­ses Ba­jos”, di­ce el di­rec­tor de la co­lec­ción, Ta­co Dib­bits. Una afir­ma­ción vá­li­da no so­lo pa­ra la ex­po­si­ción, sino tam­bién pa­ra la ca­fe­te­ría y la tien­da del mu­seo: el ca­fé es de Su­ri­nam; el que­so azul, de Delft; los mue­bles e in­clu­so el ti­po de le­tra uti­li­za­do en las ser­vi­lle­tas fue­ron crea­dos por fa­mo­sos di­se­ña­do­res neer­lan­de­ses. Las tar­je­tas pos­ta­les y los col­gan­tes de ma­le­tas que ofre­ce la tien­da: di­se­ños que so­lo se ven­den aquí. La idea es que to­do con­tri­bu­ya a dar un ca­rác­ter in­con­fun­di­ble al Rijks­mu­seum. Pa­ra mos­trar­lo co­mo ins­ti­tu­ción al cien por cien ac­tua­li­za­da, con­sa­grar­lo co­mo mar­ca.

Es exac­ta­men­te así co­mo un mu­seo de­be pre­sen­tar­se hoy en día, di­ce el bri­tá­ni­co Graham Black, ex­per­to en es­tos te­mas. Ha si­do ase­sor de ex­po­si­cio­nes y mu­seos ga­lar­do­na­dos y ha es­cri­to li­bros so­bre el mu­seo del si­glo XXI. “Los mu­seos son im­por­tan­tes pa­ra la gen­te”, es­cri­be Black, ha­cien­do hin­ca­pié en que de­ben en­fo­car­se en los vi­si­tan­tes, no en los di­rec­to­res, con­ser­va­do­res, his­to­ria­do­res o ar­queó­lo­gos. Se­gún Graham Black, los mu­seos no de­be­rían se­guir pre­sen­tán­do­se, se­ve­ros y sin humor, co­mo guar­dia­nes de ob­je­tos trans­cen­den­tes, sino con­ver­tir­se en lu­ga­res que en­tre­ten­gan, que edu­quen de ma­ne­ra ame­na, que per­mi­tan re­co­no­cer el hoy en el ayer. Lu­ga­res que es­ti­mu­len, es-

po­leen, vi­ta­li­cen. Es­pa­cios de crea­ti­vi­dad.

¿Qué quie­ro ver aho­ra? Que lo de­ci­da mi smartp­ho­ne. La App del Rijks­mu­seum me ha­ce dis­tin­tas pro­pues­tas: un re­co­rri­do ti­tu­la­do “Pun­tos cul­mi­nan­tes”, de 90 o 45 mi­nu­tos, a ele­gir. Pe­ro creo que ya los he vis­to to­dos. ¿O me­jor “Si­glo de Oro”? No es­tá mal, pe­ro lo que aún más me gus­ta son las recomendaciones ba­sa­das en la per­so­na­li­dad que ob­ten­go en el lla­ma­do “Rijkss­tu­dio”. Ten­go que re­lle­nar un cues­tio­na­rio don­de me pre­gun­tan, en­tre otras co­sas, qué ti­po de vacaciones me gus­ta, si pre­fie­ro el pla­cer al amor y qué creo ha­ber si­do en una vi­da an­te­rior. De­pen­dien­do de mis res­pues­tas me pro­po­nen pin­tu­ras y ob­je­tos de ar­te: un pai­sa­je in­ver­nal de Hans Land­saat, una ma­que­ta de la fra­ga­ta Eu­rí­di­ce, un des­nu­do de la fo­tó­gra­fa San­ne San­nes. ¡Ge­nial! No co­noz­co nin­gu­na de las pro­pues­tas. Los clics tam­bién per­mi­ten recorrer la co- lec­ción se­gún las di­fe­ren­tes te­má­ti­cas: uni­cor­nios, mu­je­res in­mo­ra­les, Krish­na y otras dei­da­des asiá­ti­cas... Pue­do di­vul­gar to­do en las re­des so­cia­les, pue­do crear una ex­po­si­ción per­so­na­li­za­da en la red. Pue­do des­car­gar to­das las imá­ge­nes en al­ta re­so­lu­ción en mi or­de­na­dor o im­pri­mir­las so­bre ta­zas de ca­fé, pren­das de ves­tir o pa­pel hi­gié­ni­co. Y, por su­pues­to, el mu­seo tam­bién es­tá en Twit­ter. De mo­men­to, nin­gún otro gran mu­seo ha tras­la­da­do sus te­so­ros al mun­do di­gi­tal de ma­ne­ra tan ra­di­cal. Re­cién rei­nau­gu­ra­do, el Rijks­mu­seum ya ha con­se­gui­do pre­mios in­ter­na­cio­na­les por su pro­fu­sión en in­ter­net. De es­ta ma­ne­ra, el mu­seo de­ja de ser un es­pa­cio que so­lo pue­des visitar en­tre las 9 y las 17 ho­ras y se con­vier­te en un lu­gar pre­sen­te por to­das par­tes en to­do mo­men­to.

Rem­brandt fue uno de los me­jor pa­ga­dos en­tre los mu­chos pin­to­res bien pa­ga­dos que ha­bía en la Ho­lan­da del si­glo XVII. Al me­nos lo fue du­ran­te un tiem­po. En 1639 se le pres­ta­ron 13.000 flo­ri­nes pa­ra com­prar­se una ca­sa en la en­ton­ces ca­lle Brees­traat, si­tua­da en uno de los ba­rrios más ele­gan­tes. Era una ca­sa am­plia y lu­mi­no­sa, con un es­tu­dio am­plio y lu­mi­no­so; po­día pin­tar con luz na­tu­ral, que en­tra­ba por la ven­ta­na. Un pri­vi­le­gio.

¿Qué pen­sa­ría Rem­brandt si hoy es­tu­vie­ra aquí, en la ga­le­ría de ho­nor del se­gun­do pi­so, de­lan­te de su obra maes­tra, La ron­da

de no­che? Es­ta­ría des­lum­bra­do. Por la luz, por la vi­ta­li­dad. “Pro­ba­ble­men­te ja­más vio la pin­tu­ra con una luz así”, di­ce Ro­gier van der Hei­de. Es uno de los más des­ta­ca­dos ex­per­tos en ilu­mi­na­ción de nues­tro tiem­po. En 2008 se en­car­gó de los fo­cos del Es­ta­dio Olím­pi­co de Pe­kín. Des­pués le con­ce­die­ron un pre­su­pues­to mi­llo­na­rio pa­ra po­ner en es­ce­na las sa­las del Rijks­mu­seum.

Des­de en­ton­ces, ex­per­tos en ilu­mi­na­ción pro­ce­den­tes de Orien­te Me­dio, Nor­tea­mé­ri­ca y to­da Eu­ro­pa pe­re­gri­nan a Áms­ter­dam pa­ra ver el re­sul­ta­do. Por­que Van der Hei­de se atre­vió a ha­cer al­go nue­vo: equi­pó el mu­seo en­te­ro con lám­pa­ras LED. Has­ta aho­ra, los mu­seos sue­len uti­li­zar luz ha­ló­ge­na, que pro­vo­ca que las pin­tu­ras ti­ren li­ge­ra­men­te al ro­jo, adop­tan­do un tono cá­li­do, ya que la luz ha­ló­ge­na ca­lien­ta los ob­je­tos ilu­mi­na­dos. Las lám­pa­ras LED, al con­tra­rio, ape­nas irra­dian ca­lor y re­pro­du­cen fiel­men­te to­da la ga­ma de co­lo­res. Por eso las pin­tu­ras del Rijks­mu­seum me pa­re­cen más vi­vas, pre­ci­sas y li­ge­ras que las que he vis­to en cual­quier otro mu­seo. Es la luz. Una luz que en tres días te can­sa me­nos que otra ilu­mi­na­ción en tres ho­ras. Una luz que te in­vi­ta a con­tem­plar más de cer­ca al­gu­na pin­tu­ra o es­cul­tu­ra. Una luz que eclip­sa a la ma­yo­ría de los de­más mu­seos.

Cla­se de ar­te fren­te a los re­tra­tos de Bart­ho­lo­meus van der Helst. Las es­cue­las neer­lan­de­sas sue­len lle­var a sus alum­nos a visitar el Rijks­mu­seum.

Ca­da día, cer­ca de 12.000 per­so­nas vi­si­tan el mu­seo reabier­to. Una no­ve­dad es que los vi­si­tan­tes pue­den ha­cer fo­tos de to­das las pie­zas... e im­pri­mir las imá­ge­nes de las obras so­bre ta­zas y ca­mi­se­tas. La jo­ven de la fo­to ha ele­gi­do el idí­li­co Un pe­lí­cano y otras aves jun­to a una fuen­te, de Mel­chior d’Hon­de­co­eter.

Se­ño­ra le­yen­do una car­ta,

Johan­nes Ver­meer, ha­cia 1663 O B R A FAV O R I TA D E E L L E S K A M P H U I S ,

GA­BI­NE­TE DE PREN­SA Me en­can­ta es­te cua­dro: una es­ce­na tan ín­ti­ma me de­ja sin pa­la­bras. No sa­be­mos na­da de ella, pe­ro creo que la mu­jer ha re­ci­bi­do una car­ta de amor. ¿De quién se­rá? ¿Es­ta­rá em­ba­ra­za­da del hom­bre que le ha es­cri­to la mi­si­va? Vi la pin­tu­ra por pri­me­ra vez en 1999. Aho­ra, des­pués de la res­tau­ra­ción, es más azul, más bri­llan­te. An­tes de re­abrir el mu­seo, el lien­zo es­tu­vo de gi­ra en Shanghái y Su­da­mé­ri­ca, y la mu­jer sa­lió en las por­ta­das de Bra­sil. Una des­co­no­ci­da, pin­ta­da ha­ce 350 años por Ver­meer, tan fa­mo­sa. In­creí­ble, ¿no?

An­tes, ca­da con­ser­va­dor del mu­seo so­lo pen­sa­ba en su de­par­ta­men­to. Aho­ra coope­ran jun­tos. Co­mo en la sa­la 3.2, don­de un cua­dro de Mon­drian, una ma­que­ta ar­qui­tec­tó­ni­ca del mo­vi­mien­to De Stijl y un avión bi­plano re­cuer­dan el co­mien­zo de la mo­der­ni­dad.

En el mes de ju­lio, Paul J. Cons­tan­tin Ga­briël, ha­cia 1889 O B R A FAV O R I TA D E N I K K I S M E E T S ,

MAR­KE­TING

La es­ce­na es tan ca­rac­te­rís­ti­ca de Ho­lan­da: el sol bri­lla so­bre un pai­sa­je de pól­der. Me re­cuer­da a mi tie­rra na­tal, don­de tam­bién te­ne­mos un mo­lino de vien­to tan ma­ra­vi­llo­so. Ha­ce tiem­po que co­noz­co la pin­tu­ra, pe­ro cuan­do vi por pri­me­ra vez el ori­gi­nal, re­sul­tó ser mu­cho ma­yor y más im­pre­sio­nan­te de lo que

es­pe­ra­ba. En la inau­gu­ra­ción del Rijks­mu­seum nos pu­si­mos ca­mi­se­tas con fo­tos de pin­tu­ras de nues­tra co­lec­ción.

Y yo lle­vé pre­ci­sa­men­te es­ta.

Ma­que­ta del Wi­lliam Rex, Cor­ne­lis

Moes­man, 1698 O B R A FAV O R I TA D E A N D Y VA N

P L AT E R I N K , S E G U R I D A D

Cuan­do era ni­ño te­nía­mos ca­da miér­co­les cla­se de di­bu­jo en el Rijks­mu­seum. Te­nía más o me­nos ocho años cuan­do di­bu­jé el bar­co por pri­me­ra vez... y se me des­bo­có la fan­ta­sía. ¿Có­mo se­ría na­ve­gar a bor­do de es­te bar­co, de­fen­der­se de los pi­ra­tas...? Más tar­de me alis­té en la ar­ma­da don­de apren­dí a ha­cer los nu­dos que tie­ne la ma­que­ta, to­do es ab­so­lu­ta­men­te co­rrec­to. Des­pués fun­dé una em­pre­sa de cons­truc­ción. No me fue bien, así que bus­qué tra­ba­jo en el Rijks­mu­seum. Y aho­ra vi­gi­lo a vi­si­tan­tes sos­pe­cho­sos. Pe­ro cuan­do ten­go tiem­po ob­ser­vo

mi bar­co to­dos los días.

Co­lec­ción de ce­rra­du­ras

O B R A FAV O R I TA D E M I R J A M VA N D E R V E N N E , G E S T I Ó N D E V I S I TA N T E S

La co­lec­ción de lla­ves y ce­rra­du­ras que hay en el só­tano tie­ne al­go má­gi­co pre­ci­sa­men­te por ser co­ti­dia­na: to­do el mun­do usa lla­ves. Nun­ca he vis­to na­da com­pa­ra­ble en nin­gún

otro mu­seo. Me pa­re­ce ge­nial que la ex­pon­ga­mos. En el Rijks­mu­seum no so­lo en­cuen­tras lo evi­den­te. Va­le, ocho de ca­da diez vi­si­tan­tes quie­ren ver La ron­da de no­che

y sa­len del mu­seo a las dos ho­ras. Pe­ro los de­más des­cu­bren una ver­da­de­ra cá­ma­ra del

te­so­ro, es­pe­cial­men­te en el só­tano.

Jan Ban­ning es un co­no­ci­do fo­tó­gra­fo neer­lan­dés (iz­da). El au­tor Ch­ris­tian

Thie­le pa­só va­rios días se­gui­dos re­co­rrien­do el mu­seo has­ta que un vi­gi­lan­te le pre­gun­tó por qué pa­sa­ba tan­to tiem­po en sus sa­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.