En­gan­cha­dos al fu­tu­ro

En las ciu­da­des del fu­tu­ro, la ma­yo­ría de los co­ches se­rán eléc­tri­cos, lo que ten­drá enor­mes con­se­cuen­cias pa­ra el ur­ba­nis­mo y la for­ma en la que nos des­pla­za­mos. Nues­tra re­la­ción con el co­che se trans­for­ma­rá de for­ma ra­di­cal. Hom­bre y vehícu­lo se en­frent

Geo - - SUMARIO MAYO - Tex­to Jür­gen Bis­choff Fo­tos Tho­mas Erns­ting

La re­la­ción en­tre no­so­tros y nues­tros co­ches se es­tá trans­for­man­do ra­di­cal­men­te. Gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías, ca­da vez más paí­ses se su­man a la mo­da de los co­ches eléc­tri­cos.

EL SO­NI­DO DEL CO­CHE

DE­POR­TI­VO ES DI­FÍ­CIL de des­cri­bir. Evo­ca una com­bi­na­ción en­tre el zum­bi­do de una na­ve es­pa­cial, el vien­to so­plan­do por la chi­me­nea y la tur­bi­na de un avión. Pa­re­ce ha­cer­se más agu­do cuan­do au­men­ta la ve­lo­ci­dad. Pe­ro es so­lo una apa­rien­cia.

“Aun­que pa­re­ce que el so­ni­do se ha­ce más agu­do”, di­ce Ru­dolf Halb­meir, “la ver­dad es que las ga­mas de fre­cuen­cias siem­pre son las mis­mas.” Halb­meir es el in­ven­tor del so­ni­do. El mo­tor del Au­di R8 e-tron ro­jo que re­co­rre el cir­cui­to de prue­ba a to­da ve­lo­ci­dad ca­re­ce de un so­ni­do “na­tu­ral”: es un pro­to­ti­po que ja­más se pro­du­ci­rá en se­rie. Su eje tra­se­ro es­tá do­ta­do con dos mo­to­res eléc­tri­cos. Y los mo­to­res eléc­tri­cos no ha­cen rui­do.

Halb­meir tie­ne 41 años, lle­va barba de tres días, un pen­dien­te en la ore­ja y ga­fas de sol. Los úl­ti­mos diez años ha tra­ba­ja­do co­mo ingeniero acús­ti­co de Au­di en In­gols­tadt (Ale­ma­nia). Nor­mal­men­te, su tra­ba­jo con­sis­te en re­du­cir los rui­dos del co­che: por ejem­plo, los de la ven­ti­la­ción o el ai­re acon­di­cio­na­do. “El R8 e-tron es el pri­me­ro en el que me han pe­di­do que suba el vo­lu­men.” Tal vez sus su­pe­rio­res se lo en­car­ga­ran pre­ci­sa­men­te a él por­que tam­bién es mú­si­co. Le pi­die­ron una com­po­si­ción, por así de­cir­lo: el “ADN acús­ti­co de un co­che eléc­tri­co”, co­mo lo ex­pre­sa él mis­mo. “Un so­ni­do que fue­ra un po­co fu­tu­ris­ta y, na­tu­ral­men­te, de­por­ti­vo e in­di­vi­dual.”

El mo­ti­vo es do­ble: por un la­do, un co­che cu­yo mo­tor no se es­cu­cha po­dría po­ner en pe­li­gro la se­gu­ri­dad de pea­to­nes y ci­clis­tas. Por otro, los ex­per­tos de Au­di creen que tam-

Tra­ba­jan­do en el pro­to­ti­po RAK e en el centro de di­se­ño de Opel. Luz, ca­le­fac­ción y búsqueda de apar­ca­mien­to: mu­chas fun­cio­nes del pe­que­ño co­che eléc­tri­co se con­tro­lan des­de el smartp­ho­ne del pro­pie­ta­rio.

Pla­ni­fi­ca­ción de la ciu­dad del fu­tu­ro en una se­de del Ins­ti­tu­to Fraun­ho­fer alemán: la reali­dad vir­tual per­mi­te vi­sua­li­zar el rui­do en for­ma de es­fe­ras ro­jas. Se es­pe­ra que el trá­fi­co del fu­tu­ro sea más si­len­cio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.