Ró­ter­dam, el puer­to ma­rí­ti­mo más gran­de de Eu­ro­pa, per­dió su centro his­tó­ri­co du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Des­de en­ton­ces es un la­bo­ra­to­rio de mo­der­ni­dad ur­ba­nís­ti­ca. El ar­qui­tec­to Rem Kool­haas ex­pli­ca las nue­vas ten­den­cias de la ciu­dad.

Las bom­bas de la gue­rra des­tru­ye­ron el centro. Des­de en­ton­ces, la ciu­dad es un la­bo­ra­to­rio cons­truc­ti­vo. ¿Qué con­cep­to ur­bano ha sur­gi­do de las rui­nas? El ar­qui­tec­to es­tre­lla Rem Kool­haas lle­va dé­ca­das tra­ba­jan­do en Ró­ter­dam. ¿Cuál es su res­pues­ta?

Geo - - SUMARIO MAYO - Tex­to: Ariel Haupt­meier Fo­to: Joha­na Kru­se

LA PRI­ME­RA PRE­GUN­TA CON­SIS­TE EN SA­BER por qué Rem Kool­haas, el fa­mo­so ar­qui­tec­to, es­ta­ble­ció su es­tu­dio en Ró­ter­dam y no en Nue­va York, Londres o Áms­ter­dam. La res­pues­ta es po­co li­son­je­ra. “Es un lu­gar ex­ce­len­te pa­ra tra­ba­jar”, di­ce sua­ve­men­te. “No hay ni ten­ta­cio­nes, ni aten­ción, ni dis­trac­cio­nes.”

Tam­bién en su si­guien­te de­cla­ra­ción no que­da cla­ro si se tra­ta de un pi­ro­po a la ciu­dad en la que Kool­haas na­ció y don­de tra­ba­ja des­de ha­ce 32 años. Va­mos en su co­che ca­mino del Kunst­ha­lle, el Centro de Ar­te. Des­de allí que­re­mos ca­mi­nar al ras­ca­cie­los De Ró­ter­dam, al otro la­do del río, tam­bién di­se­ña­do por él. Los dos edi­fi­cios es­tán se­pa­ra­dos por dos ki­ló­me­tros y 21 años: un via­je en el tiem­po por una ciu­dad que no ce­sa de rein­ven­tar­se. Ba­ja­mos Cool­sin­gel, una de las ca­lles prin­ci­pa­les del cóc­tel ar­qui­tec­tó­ni­co: edi­fi­cios cons­trui­dos en­tre los años cin­cuen­ta y des­pués de 2000, al­tos y ba­jos, de pie­dra, hor­mi­gón o ace­ro, to­do mez­cla­do. “Es la ar­qui­tec­tu­ra que re­ci­bes cuan­do ha­ces ta­bla ra­sa”, di­ce Kool­haas. Cuan­do un plan maes­tro si­gue a otro. Y con­ti­núa: “No tie­ne apa­rien­cia uni­for­me, de al­gún mo­do es co­mo una ciu­dad chi­na”.

Mien­tras el co­che avan­za, nues­tro se­gun­do des­tino, el edi­fi­cio De Ró­ter­dam, la obra más re­cien­te de Kool­haas, se aso­ma por pri­me­ra vez de­trás de las ca­sas. Tres to­rres so­bre una ba­se co­mún, cu­yas mi­ta­des su­pe­rio­res es­tán li­ge­ra­men­te des­pla­za­das la­te­ral­men­te. Con una al­tu­ra má­xi­ma de 45 pi­sos (150 me­tros), es el edi­fi­cio más ele­va­do de los Paí­ses Ba­jos. En la to­rre oc­ci­den­tal se es­tán ins­ta­lan­do apar­ta­men­tos; la cen­tral al­ber­ga­rá par­te de la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal; y la orien­tal, un ho­tel. La idea es que el con­jun­to se con­vier­ta en una “ciu­dad ver­ti­cal” o “ciu­dad de 24 ho­ras” que, por sí so­la, desa­rro­lla una vi­da pro­pia en su in­te­rior. Al me­nos es lo que afir­man los fo­lle­tos.

DÍAS AN­TES DE LA EN­TRE­VIS­TA, cuan­do yo, ner­vio­so y or­gu­llo­so, le con­ta­ba a to­do el mun­do que iba a en­con­trar­me con Rem Kool­haas, mu­chos me pre­gun­ta­ban: ¿quién es? Cons­ta­té sor­pren­di­do que no es una es­tre­lla pa­ra to­dos. En­ton­ces, ¿quién es? ¿Por qué

lo con­si­de­ran un des­ta­ca­do pro­ta­go­nis­ta de la ar­qui­tec­tu­ra re­cien­te?

Kool­haas na­ció a fi­na­les de 1944 en Ró­ter­dam. Cuan­do te­nía ocho años, la fa­mi­lia emi­gró a In­do­ne­sia. “La vi­da allí era caó­ti­ca”, di­jo Kool­haas en una oca­sión, “y cuan­do re­gre­sé a los Paí­ses Ba­jos, el país me pa­re­ció com­ple­ta­men­te en­de­re­za­do, sin de­fec­tos, pro­fun­da­men­te abu­rri­do. Qui­zá de ahí ven­ga mi in­te­rés por el caos y mi fa­ci­li­dad pa­ra ma­ne­jar­lo.” Es­cri­bió ar­tícu­los en un pe­rió­di­co de La Ha­ya has­ta que, en 1968, se fue a Londres a es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra. Kool­haas se hi­zo fa­mo­so en 1978 con su li­bro De­li­rious New York, el ma­ni­fies­to ur­ba­nís­ti­co de Man­hat­tan que na­die ha­bía re­dac­ta­do aún. Kool­haas des­cri­be có­mo los ras­ca­cie­los ca­da vez más al­tos pro­pi­cia­ron en Man­hat­tan el na­ci­mien­to de una “cul­tu­ra de la den­si­fi­ca­ción”. Por pri­me­ra vez, se­gún Kool­haas, los edi­fi­cios no re­ve­la­ban lo que pa­sa­ba en su in­te­rior. La for­ma y el con­te­ni­do se des­aco­pla­ron, el bar de os­tras es­ta­ba al la­do del club de bo­xeo. El ras­ca­cie­los se con­vir­tió en un “la­bo­ra­to­rio de aventuras emo­cio­na­les e in­te­lec­tua­les”.

Des­de el co­mien­zo del nue­vo mi­le­nio, Kool­haas y la Of­fi­ce for Me­tro­po­li­tan Ar­chi­tec­tu­re (OMA), crea­da en 1975 y de la que él es co­fun­da­dor, han cons­trui­do mu­cho al­re­de­dor de to­do el pla­ne­ta. La Ca­sa da Mú­si­ca de Opor­to, la bi­blio­te­ca de Seattle y el edi­fi­cio CCTV de Pe­kín, un ras­ca­cie­los con for­ma de la­zo, cru­do, sen­ci­llo e in­fi­ni­ta­men­te com­pli­ca­do. Pe­ro, in­du­da­ble­men­te, su pri­mer gran éxi­to fue el Centro de Ar­te de Ró­ter­dam, inau­gu­ra­do en 1992.

A PRI­ME­RA VIS­TA, EL KUNST­HAL pa­re­ce una ca­ja. Su fa­cha­da da al di­que prin­ci­pal de Ró­ter­dam mien­tras que el la­do tra­se­ro se aso­ma a un par­que si­tua­do va­rios me­tros más aba­jo. Al ar­qui­tec­to le pi­die­ron que cons­tru­ye­ra un ca­mino pú­bli­co a tra­vés del edi­fi­cio, una vía al es­pa­cio ver­de. “An­tes de que em­pe­zá­ra­mos, el edi­fi­cio es­ta­ba di­vi­di­do en cua­tro par­tes”, di­ce Kool­haas. “Por eso lo en­ro­lla­mos va­rias ve­ces al­re­de­dor de sí mis­mo, en­tre­la­zán­do­lo co­mo un nu­do.” El re­sul­ta­do es muy in­tere­san­te: “Es el pri­mer edi­fi­cio que ma­ni­pu­la de­li­be­ra­da­men­te el te­ma de un mo­vi­mien­to con­ti­nuo”, di­ce Kool­haas. “Los vi­si­tan­tes en­tran en el edi­fi­cio, sa­len, en­tran, tal vez no se­pan dón­de es­tán; en to­do ca­so, no tie­nen la sen­sa­ción de ha­ber­se des­pla­za­do de un pi­so a otro.”

En De­li­rious New York, Kool­haas re­co­no­ció có­mo el as­pec­to ex­te­rior y el con­te­ni­do pue­den des­aco­plar­se; y es­ta se­pa­ra­ción se con­vir­tió en uno de los prin­ci­pios que ca­rac­te­ri­zan su es­ti­lo. El ex­te­rior sue­le pre­sen­tar­se aus­te­ro, pe­ro ocul­ta una vi­da in­te­rior de múl­ti­ples ca­pas. El Centro de Ar­te de Ró­ter­dam es tan im­por­tan­te que sus

fo­to­gra­fías apa­re­cen en li­bros so­bre la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XX.

La pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca mo­der­na de Ró­ter­dam co­mien­za la tar­de del ca­tor­ce de ma­yo de 1940. Aquel día, el es­cua­drón de bom­bar­de­ros alemán 54 To­ten­kopf (“ca­la­ve­ra”) ata­ca la ciu­dad, ti­ra 97 to­ne­la­das de bom­bas so­bre el centro his­tó­ri­co, des­tru­yén­do­lo com­ple­ta­men­te. Mue­ren más de 800 per­so­nas. El Go­bierno neer­lan­dés ca­pi­tu­la esa mis­ma no­che.

Los ha­bi­tan­tes de Ró­ter­dam po­dían ha­ber reconstruido su centro ur­bano. Pe­ro que­rían a to­da cos­ta ser mo­der­nos; ha­cía tiem­po que los con­ce­ja­les so­ña­ban con el fu­tu­ro.

Fue en es­ta ciu­dad don­de en 1898 se inau­gu­ró la Wit­te Huis, en­ton­ces el edi­fi­cio más al­to de Eu­ro­pa; y en 1931, la fá­bri­ca Van Ne­lle, un icono de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na. Ter­mi­na­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, los ur­ba­nis­tas de Ró­ter­dam re­nun­cian a to­das las tra­di­cio­nes. Man­dan qui­tar los escombros, dre­nar ca­na­les y ex­pro­piar so­la­res. A con­ti­nua­ción, co­mien­zan a re­cons­truir la ciu­dad se­gún el “plan bá­si­co”, con gran­des ar­te­rias de trá­fi­co y ro­ton­das. En 1953 se inau­gu­ró la Lijn­baan, la pri­me­ra zo­na pea­to­nal del con­ti­nen­te eu­ro­peo. Ur­ba­nis­tas de to­do el mun­do pe­re­gri­na­ban a Ró­ter­dam pa­ra ad­mi­rar la ciu­dad “de es­pa­cios abier­tos”, di­vi­di­da por fun­cio­nes y li­be­ra­da de lo pe­que­ño, lo an­gos­to, lo for­tui­to; en de­fi­ni­ti­va, de los “erro­res del pa­sa­do”. Pe­ro ape­nas trans­cu­rri­do un tiem­po, lo fun­cio­nal em­pe­zó a pa- re­cer po­co aco­ge­dor; los es­pa­cios abier­tos, des­ha­bi­ta­dos; lo or­de­na­do, frío. Así que se rea­li­za­ron pla­nes nue­vos: que­rían con­ver­tir la ciu­dad de es­pa­cios abier­tos en una ciu­dad aco­ge­do­ra, “la­be­rín­ti­ca”. El he­li­puer­to cer­ca de la es­ta­ción de fe­rro­ca­rril ce­dió su es­pa­cio a una ur­ba­ni­za­ción que imi­ta­ba los en­can­tos de la vi­da ru­ral. El vie­jo puer­to se co­mu­ni­có con el centro a tra­vés de un puen­te co­ro­na­do por una hi­le­ra de 51 cu­bos in­cli­na­dos: las fa­mo­sas “ca­sas cu­bo” de Piet Blom. Y por do­quier, los es­pa­cios va­cíos que que­da­ban en el pa­no­ra­ma ur­bano se amue­bla­ron con pa­be­llo­nes, ár­bo­les y gran­des ma­ce­tas.

Y TAM­BIÉN ESA FA­SE TER­MI­NÓ. A la ciu­dad aco­ge­do­ra le si­guió a fi­na­les de los años ochen­ta la ciu­dad “com­pac­ta”. En ese mo­men­to la pa­la­bra má­gi­ca era “den­si­fi­ca­ción”. Ró­ter­dam desea­ba te­ner una si­lue­ta ur­ba­na ca­rac­te­rís­ti­ca y una “iden­ti­dad”. A fi­na­les de los años ochen­ta se cons­tru­yó el bu­le­var Wee­na, con to­rres de ofi­ci­nas acris­ta­la­das que tam­bién al­ber­ga­ron los cuar­te­les ge­ne­ra­les de gran­des cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les. En 1996, la pla­ni­fi­ca­ción atra­ve­só el río, pa­ra in­cluir la par­te me­ri­dio­nal de la ciu­dad, des­de siem­pre des­cui­da­da: se inau­gu­ró el puen­te de Eras­mo, sím­bo­lo de un nue­vo co­mien­zo una vez más, que ter­mi­na en el mue­lle de Wilhelmina, don­de, se­gún el plan maes­tro de Nor­man Fos­ter, se cons­tru­yó una se­rie de to­rres de al­to stan­ding. Aho­ra

El puen­te de Eras­mo sal­va el río Nue­vo Mo­sa y lle­ga al mue­lle

de Wilhelmina. Allí, Kool­haas y sus co­le­gas han le­van­ta­do el gi­gan­tes­co edi­fi­cio lla­ma­do De Ró­ter­dam (dcha con grúas) .

En la pla­za Hof­plein, don­de an­ta­ño se api­ña­ban las ca­sas del cas­co vie­jo, las to­rres de ofi­ci­nas va­cías cir­cun­dan una am­plia ro­ton­da... un es­pa­cio pa­ra ar­tis­tas y ac­ti­vis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.