Se per­mi­te fu­mar ma­rihua­na en los Cof­fee shops. ¡Siem­pre y cuan­do se res­pe­ten los lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos! La idea es evi­tar que los con­su­mi­do­res se pa­sen a las dro­gas más du­ras. El pre­cio: ju­gar al ga­to y el ra­tón con la po­li­cía. Un equi­po de GEO es­tu­vo all

Geo - - SUMARIO MAYO - Fo­tos: Ju­lius Schrank Tex­to: An­dreas Wen­de­roth

MADRUGADAEN Áms­ter­dam: do­ce hom­bres, in­clu­yen­do po­li­cías de pai­sano, es­pe­ran an­te una an­ti­gua piz­ze­ría. “Pron­to va a abrir aquí una tien­da de flo­res”, anun­cia un le­tre­ro en la ven­ta­na.

Los hom­bres lla­man a la puer­ta por­que la ley les obli­ga, pe­se a la or­den de re­gis­tro. Na­die les abre y fuer­zan la ce­rra­du­ra con un ta­la­dro. Un elec­tri­cis­ta blo­quea los ca­bles de la ca­ja de fu­si­bles pa­ra pro­te­ger a los agen­tes con­tra una po­si­ble “tram­pa eléc­tri­ca”. Los po­mos de las puer­tas de las plan­ta­cio­nes ile­ga­les sue­len es­tar elec­tri­fi­ca­dos co­mo pro­tec­ción an­ti­rro­bo. Tras me­dir con un dis­po­si­ti­vo que no hay una con­cen­tra­ción al­ta de dió­xi­do de car­bono, los hom­bres en­tran con lin­ter­nas en la tras­tien­da, des­de don­de lle­ga el in­ten­so olor dul­zón de do­ce­nas de plan­tas de can­na­bis. Cre­cen en gran­des ma­ce­tas.

Una plan­ta­ción aún más gran­de les es­pe­ra en un al­ma­cén in­dus­trial. La puer­ta, con ce­rra­du­ras de fa­lle­ba y pla­cas de ace­ro, ce­de des­pués de un enér­gi­co ataque del arie­te. De­trás de la puer­ta, cer­ca de 600 plan­tas de

can­na­bis me­dran bajo lám­pa­ras de va­por de so­dio. Un ca­ble de al­ta ten­sión pin­cha­do, dos gigantescos de­pó­si­tos de agua, ven­ti­la­do­res, ai­re acon­di­cio­na­do y fil­tros de olo­res com­ple­tan la plan­ta­ción ile­gal. “Ma­de­ros de mier­da”, se lee en una pa­red, co­mo an­ti­ci­pan­do que apa­re­ce­ría la po­li­cía al­gún día. Los in­ves­ti­ga­do­res fo­ren­ses co­mien­zan a

arra­sar el cul­ti­vo, las plan­tas van a pa­rar a la

can­na crac­ker, una tri­tu­ra­do­ra de­co­ra­da con el di­bu­jo de una bo­ca abier­ta de­vo­ran­do una hoja de cá­ña­mo. Cul­ti­va­do­res y des­truc­to­res de la co­se­cha: to­dos ha­cen su tra­ba­jo, pe­ro pa­re­ce que am­bos ban­dos tam­bién se es­tán di­vir­tien­do un po­co.

Cer­ca de 5.500 ve­ces al año, las au­to­ri­da­des neer­lan­de­sas des­tru­yen una plan­ta­ción de

can­na­bis. La po­li­cía sue­le des­cu­brir­las por las con­si­de­ra­bles pér­di­das de elec­tri­ci­dad que se pro­du­cen en al­gún pun­to de la red eléc­tri­ca, lo que lla­ma la aten­ción de las em­pre­sas su­mi­nis­tra­do­ras. Las plan­tas re­quie­ren luz y, por tan­to, co­rrien­te eléc­tri­ca. Mu­cha: los cul­ti­va­do­res de ha­chís ro­ban cer­ca de mil mi­llo­nes de ki­lo­va­tios ho­ra por un va­lor que ron­da los 180 mi­llo­nes de eu­ros, su­fi­cien­te pa­ra abas­te­cer los ho­ga­res de una ciu­dad del ta­ma­ño de Utrecht du­ran­te un año.

Una co­sa es el da­ño cau­sa­do a las com­pa­ñías eléc­tri­cas y otra el ries­go de pin­char las lí­neas. Las ase­gu­ra­do­ras es­ti­man que el 30% de los in­cen­dios do­més­ti­cos en los Paí­ses Ba­jos es a cau­sa de las plan­ta­cio­nes de can­na­bis. En 2013, un cul­ti­va­dor mu­rió elec­tro­cu­ta­do por un cor­to­cir­cui­to al lim­piar las lám­pa­ras.

Los cul­ti­vos de can­na­bis se ocul­tan en es­con­di­tes va­ria­dos: con­te­ne­do­res en­te­rra­dos, re­mol­ques de ca­mio­nes o a ve­ces in­clu­so en la mis­ma ca­se­ta del trans­for­ma­dor, don­de hay pe­li­gro­sí­si­mas ten­sio­nes su­pe­rio­res a 10.000 vol­tios. Se cal­cu­la que en los Paí­ses Ba­jos exis­ten cer­ca de 30.000 cul­ti­vos ile­ga- les, con una me­dia de 200 plan­tas ca­da uno. Así se ob­ten­drían unas 750 to­ne­la­das anua­les de ma­rihua­na por un va­lor to­tal de 7.500 mi­llo­nes de eu­ros. La ma­yo­ría se ven­de al ex­tran­je­ro, mien­tras una pe­que­ña par­te aca­ba por ca­mi­nos tor­tuo­sos en los cof­fee shops.

Que­re­mos se­guir el ras­tro de es­tas ru­tas. Es pa­ra­dó­ji­co: en Áms­ter­dam se per­mi­te fu­mar ma­rihua­na, la po­se­sión de has­ta cin­co gra­mos no se pe­na­li­za, tam­bién los tu­ris­tas pue­den fu­mar­se un po­rro. Pe­ro el cul­ti­vo de

can­na­bis es­tá es­tric­ta­men­te prohi­bi­do. Du­ran­te la úl­ti­ma cam­pa­ña elec­to­ral, los so­cial­de­mó­cra­tas neer­lan­de­ses exi­gie­ron que se aca­ba­ra con es­ta con­fu­sa si­tua­ción y que el cul­ti­vo de can­na­bis se per­mi­tie­ra bajo su­per­vi­sión es­ta­tal. La pro­pues­ta no lo­gró la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria. Hoy, las fuer­zas que exi­gen más prohi­bi­ción y las que pi­den más le­ga­li­za­ción es­tán em­pa­ta­das: el jue­go del ga­to y el ra­tón en­tra en la pró­xi­ma ron­da.

LA TIEN­DA SE LLA­MA “420 Ca­fe” por­que ca­da 20 de abril –el lla­ma­do High Ho­li­day–, a las 4 y 20 de la tar­de, se reúnen en ella con­su­mi­do­res de ha­chís de to­do el mun­do pa­ra liar­se un po­rro. Es­ta no­che son so­bre to­do tu­ris­tas jó­ve­nes quie­nes es­tán sen­ta­dos a la luz de lám­pa­ras con pan­ta­llas de cro­mo. En­vuel­tos en un ve­lo de hu­mo dul­zón, ob­ser­van ex­pec­tan­tes cambios en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral: un suave ca­lor, una paz em­bria­ga­do­ra y, se­gún el ti­po de hier­ba y per­so­na, au­men­ta la ne­ce­dad o el mu­tis­mo. En la ba­rra hay 420

Ha­ze, al pre­cio de 14 eu­ros por gra­mo, y un sur­ti­do de po­rros lia­dos pa­ra no­va­tos que no quie­ren com­pli­car­se con pa­pe­les y fil­tros.

Des­de ha­ce 26 años, Mi­chael Ve­ling es el je­fe de es­ta tien­da que abre jus­to de­ba­jo de su apar­ta­men­to. Ve­ling tie­ne 57 años, con lo que, se­gún di­ce, ha lle­ga­do a una edad en la que el cuer­po ya no lo per­do­na to­do. Por eso ha de­ja­do de fu­mar po­rros, so­lo de vez en cuan­do se per­mi­te un spa­ce co­okie o ga­lle­ta pre­pa­ra­da con man­te­qui­lla de ma­rihua­na. “Ten­go el per­mi­so es­ta­tal de ven­der un pro­duc­to prohi­bi­do”, di­ce Ve­ling y lo ca­li­fi­ca de pri­vi­le­gio. Pien­sa que no hay su­fi­cien­tes pun­tos de venta. En Áms­ter­dam hay cer­ca de 200. Por ca­da cof­fee shop hay do­ce tas­cas que ven­den al­cohol, una dro­ga que le pa­re­ce mu­cho más pe­li­gro­sa. “¿Dón­de se que­da el prin­ci­pio de pro­por­cio­na­li­dad?”, pre­gun­ta.

A jui­cio de Ve­ling, la po­lí­ti­ca de to­le­ran­cia con­tro­la­da ha­cia las dro­gas blan­das que co­men­zó en los Paí­ses Ba­jos du­ran­te los años se­ten­ta fue una me­di­da acer­ta­da: “La ju­ven­tud lo­cal es la más edu­ca­da del mun­do res­pec­to a las dro­gas”, di­ce sin la me­nor iro­nía. Se­gún él, no hay más con­su­mi­do­res que en otros paí­ses, pe­ro el nú­me­ro de muer­tes por dro­gas es el más bajo de Eu­ro­pa, con 2,4 por mi­llón de ha­bi­tan­tes. Sin em­bar­go, le pa­re­ce es­qui­zo­fré­ni­co to­le­rar el con­su­mo y la venta de pe­que­ñas can­ti­da­des, y de­jar el abas­te­ci­mien­to en ma­nos del mer­ca­do ne­gro: las plan­ta­cio­nes le­ga­li­za­das “se­rían una bue­na fuen­te de in­gre­sos fis­ca­les pa­ra el Es­ta­do”.

Hans Smits se mue­ve en­tre am­bos mundos, el le­gal y el ile­gal. Se des­cri­be a sí mis­mo co­mo “dis­tri­bui­dor”. De apa­rien­cia ama­ble y ojos cá­li­dos, no tie­ne el me­nor pa­re­ci­do con los ca­me­llos que se ven en la te­le. Es­tá sen­ta­do en me­dio del den­so hu­mo en uno de los

cof­fee shops a los que su­mi­nis­tra el pro­duc­to. En reali­dad, no se lla­ma Hans Smits, ni tam­po­co re­ve­la el nom­bre del cof­fee shop. Smits com­pra la mer­can­cía a los cul­ti­va­do­res –a ve­ces, a tra­vés de in­ter­me­dia­rios–, la al­ma­ce­na y la ven­de a sus clien­tes. En los años ochen­ta cui­da­ba la plan­ta­ción de al­guien que cul­ti­va­ba a gran es­ca­la. Cuan­do apren­dió to­do lo que hay que sa­ber, se in­de­pen­di­zó. Y reali­zó in­ver­sio­nes: por re­gla

ge­ne­ral, ca­da me­tro cua­dra­do de plan­ta­ción su­po­ne gas­tos ini­cia­les de unos mil eu­ros, pa­ra sis­te­mas de bom­beo, lám­pa­ras, fil­tros de ai­re y la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca.

CON LA PRI­ME­RA CO­SE­CHA, Smits ga­nó 2.000 eu­ros en tres me­ses; con la se­gun­da, 10.000. Di­ce que pue­des en­ga­ñar a las em­pre­sas eléc­tri­cas in­ter­cam­bian­do dos con­den­sa­do­res en la ca­ja de fu­si­bles: así el con­su­mo eléc­tri­co me­di­do es mu­cho me­nor que el real. Un día hu­bo una re­da­da, qui­zá por­que al­guien le de­la­tó con una lla­ma­da anó­ni­ma a la po­li­cía, que tie­ne una lí­nea abier­ta pa­ra tal pro­pó­si­to. Uno de sus “em­plea­dos” en­car­ga­dos del cul­ti­vo fue de­te­ni­do.

Smits pa­gó al abo­ga­do y la mul­ta, pe­ro el ries­go de su­frir pér­di­das au­men­tó. Cuan­do vio que ca­da vez más ami­gos eran des­cu­bier­tos por la po­li­cía, cam­bió de ne­go­cio y se con­vir­tió en co­pro­pie­ta­rio de un cof­fee shop, don­de po­día ven­der ofi­cial­men­te lo que el Es­ta­do le prohi­bía cul­ti­var. Al ca­bo de unos años ven­dió su par­ti­ci­pa­ción y, des­de en­ton­ces, se de­di­ca a lo que él lla­ma hel­ping my

co­llea­gues: les su­mi­nis­tra la mer­can­cía. “Me en­car­go de que to­do es­té bien em­pa­que­ta­do y lle­gue.” Si el pro­pie­ta­rio del cul­ti­vo es un ami­go, Smits se cer­cio­ra de que la co­se­cha se reali­ce en el mo­men­to ade­cua­do, exac­ta­men­te cuan­do dos ter­cios de las flo­res tie­nen co­lor ma­rrón ama­ri­llen­to, por­que en­ton­ces la plan­ta es­tá fully flo­we­red. ¿In­gre­sos ne­tos? ¿Be­ne­fi­cios? Smits se en­co­ge de hom­bros y sonríe. Re­cha­za la pro­pues­ta de lle­var­nos con los ojos ven­da­dos a su al­ma­cén.

La camisa des­abro­cha­da has­ta el pe­cho, Henry Dek­ker es­tá sen­ta­do fren­te al es­cri­to­rio de su mo­der­na ofi­ci­na, de­co­ra­da con pin­tu­ras ex­pre­sio­nis­tas, en la pe­ri­fe­ria de Áms­ter­dam. Des­me­nu­za una por­ción de ma­rihua­na Ha­ze, y la mez­cla con el ta­ba­co que el menú de sus cin­co cof­fee shops ca­li­fi­ca de “muy fuer­te”. Des­pués, en­cien­de el po­rro, in­ha­la con ga­nas y ha­bla de su vi­da co­mo em­pre­sa­rio al­ter­na­ti­vo. En­tre una y dos ve­ces al año, sus cof­fee shops re­ci­ben la vi­si­ta de los lla­ma­dos hit in

ter­ven­tion teams, com­pues­tos por en­tre seis

y ocho per­so­nas, la ma­yo­ría po­li­cías, más al­gu­nos ins­pec­to­res fis­ca­les. La po­li­cía vie­ne con bás­cu­las elec­tró­ni­cas y pe­sa la mer­can­cía en stock. Se re­gis­tra ca­da rin­cón, a ve­ces con pe­rros, los fun­cio­na­rios pi­den lis­tas de nó­mi­nas y ha­cen pre­gun­tas a las que Henry Dek­ker siem­pre res­pon­de lo mis­mo: “Lo sien­to, es­toy de­ma­sia­do co­lo­ca­do, ¡pre­gun­ten a mi con­ta­ble!”

En el ne­go­cio de la dro­ga, di­ce Dek­ker, no hay con­tra­tos. Se tra­ba­ja ex­clu­si­va­men­te con acuer­dos in­for­ma­les: su voz por te­lé­fono es aval su­fi­cien­te pa­ra re­ci­bir mer­can­cía por va­lor de me­dio mi­llón de eu­ros al ca­bo de dos ho­ras. Co­mo no hay pó­li­zas de se­gu­ro pa­ra pro­duc­tos ile­ga­les, na­tu­ral­men­te siem­pre hay cier­to ries­go. A ve­ces, la mer­can­cía en­tre­ga­da no tie­ne la mis­ma ca­li­dad que la mues­tra; a ve­ces, una per­so­na con la que has he­cho ne­go­cios du­ran­te años de re­pen­te des­apa­re­ce sin ha­ber pa­ga­do sus cuen­tas. Tam­bién se­ría ma­lo que la po­li­cía des­cu­brie­ra su al­ma­cén prin­ci­pal, cu­yo pa­ra­de­ro cam­bia cons­tan­te­men­te por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad.

En días buenos, Henry Dek­ker ob­tie­ne in­gre­sos ne­tos de en­tre 6.000 y 7.000 eu­ros por tien­da. La mi­tad se la gas­ta en la com­pra de la mer­can­cía, los suel­dos de sus em­plea­dos, al­qui­le­res y –Dek­ker va­ci­la un se­gun­do– “pues bien, ne­ce­si­tas cons­tan­te­men­te abo­ga­dos”.

Ha­ce tres años, la po­li­cía des­cu­brió su al­ma­cén prin­ci­pal y con­fis­có 30 ki­los: una pér­di­da de 130.000 eu­ros. Cu­rio­sa­men­te, no lle­va­ron el ca­so a los tri­bu­na­les. “La po­li­cía ac­túa de ma­ne­ra muy prag­má­ti­ca”, di­ce Dek­ker. En el ca­so de al­guien co­mo él, cu­yo tra­ba­jo la po­li­cía co­no­ce des­de ha­ce años y quien nun­ca se pa­sa de la ra­ya, ¿de­be­rían ha­ber ce­rra­do sus tien­das, de­jan­do en pa­ro a 40 em­plea­dos? Si la po­li­cía qui­sie­ra, de­tec­ta­ría los al­ma­ce­nes don­de es­con­de la mer­can­cía pa­ra los cof­fee shops. Y po­dría cor­tar las ru­tas de su­mi­nis­tro. Pe­ro se aca­ba­ría el mo­de­lo de la to­le­ran­cia.

LAS DRO­GAS BLAN­DAS tam­bién es­tán prohi­bi­das en los Paí­ses Ba­jos. Pe­ro des­de los años se­ten­ta, fu­mar

can­na­bis es­tá per­mi­ti­do bajo cier­tas con­di­cio­nes, es de­cir en los cof­fee shops, úni­cos pun­tos de venta de los em­bria­ga­do­res pro­duc­tos del cá­ña­mo que las au­to­ri­da­des to­le­ran. La idea del Go­bierno era man­te­ner al con­su­mi­dor ale­ja­do de las dro­gas du­ras, so­bre to­do, la he­roí­na. En la web ofi­cial de tu­ris­mo de Paí­ses Ba­jos se de­cla­ra: “Es­te en­fo­que prag­má­ti­co sig­ni­fi­ca que las au­to­ri­da­des pue­den de­di­car sus es­fuer­zos a los de­lin­cuen­tes de ver­dad que ob­tie­nen be­ne­fi­cios de las dro­gas y su­mi­nis­tran dro­gas du­ras.”

El Go­bierno con­ser­va­dor de los Paí­ses Ba­jos que per­dió las elec­cio­nes de sep­tiem­bre de 2012 que­ría con­ver­tir los cof­fee shops en clu­bes con car­né de so­cio re­ser­va­dos a per­so­nas re­gis­tra­das co­mo re­si­den­tes. Con es­te mo­ti­vo, se in­tro­du­jo un weed pass que so­lo per­mi­tía la com­pra o con­su­mo de ma­rihua­na a la po­bla­ción lo­cal. Pe­ro es­ta re­gu­la­ción so­lo en­tró en vi­gor en al­gu­nas co­mu­nas... tam­bién por­que el nue­vo Go­bierno so­cia­lli­be­ral se ha de­sen­ten­di­do del te­ma.

Pa­ra el al­cal­de de Áms­ter­dam, Eber­hard van der Laan, los tu­ris­tas en bus­ca de po­rros si­guen sien­do bien­ve­ni­dos. “De los 7,5 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes anua­les de Áms­ter­dam, 1,5 mi­llo­nes vi­si­tan un cof­fee shop”, di­ce. Si no fue­ra por es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos, “bus­ca­rían dro­gas por to­da la ciu­dad.” La quin­ta edi­ción del Can­na­bis Be­vrij

dings­dag (Día de la Li­be­ra­ción del Can­na­bis) se ce­le­bra en el par­que Wes­ter­park, en Áms­ter­dam: las mu­je­res van des­cal­zas y con ro­pa de co­lo­res; los hom­bres lu­cen cin­tas en la ca­be­za, y to­dos es­tán li­ge­ra­men­te ebrios. Un ai­re de Woods­tock flo­ta so­bre la pra­de­ra, aun­que la mú­si­ca en di­rec­to es so­lo el mar­co pa­ra ve­ne­rar una plan­ta cu­yas flo­res se­cas y re­si­no­sas ya eran apre­cia­das en la era hip­pie co­mo mar­ca de di­fe­ren­cia. Se re­ga­lan se­mi­llas de cá­ña­mo, y hay pan­car­tas con gran­des letras “Make hemp not war!” (haz ha­chís y no la gue­rra). Des­de de­trás de una va­lla, al­guien dis­pa­ra po­rros al pú­bli­co con una cer­ba­ta­na por­que es bo­ni­to dar ale­gría al pró­ji­mo.

En el po­dio, un ju­ra­do dic­ta sen­ten­cias ex­per­tas so­bre plan­tas y se­mi­llas cul­ti­va­das por ma­nos es­pe­cia­lis­tas. Los ga­na­do­res re­ci­ben pe­que­ñas co­pas de plás­ti­co: “¡Aplau­so pa­ra el me­jor ha­chís!” Doe­de de Jong, cul­ti­va­dor eco­ló­gi­co y una es­pe­cie de már­tir del mun­di­llo (por­que a ve­ces pro­vo­ca a la po­li­cía pa­ra que lo de­ten­ga), de­cla­ra en­tre ova­cio­nes: “¡Me­jor muer­to que es­cla­vo!” Des­pués re­cal­ca el efec­to sa­na­dor de la plan­ta y que nun­ca na­die mu­rió por ella. Al otro ex­tre­mo de la pra­de­ra, de­trás de un lar­go mos­tra­dor, es­tá Jou­ke Pie­pen­brink, di­rec­tor de mar­ke­ting de Dutch Pas­sion, una de las tres gran­des dis­tri­bui­do­ras eu­ro­peas de se­mi­llas de cá­ña­mo. Pie­pen­brink di­ce: “La ma­yo­ría de los fu­ma­do­res se fía de to­dos los cof­fee shops. ¡Pe­ro no hay por qué!” A su jui­cio –y es­tas pa­la­bras tie­nen que ver con sus in­tere­ses co­mer­cia­les– es pre­fe­ri­ble el cul­ti­vo ca­se­ro.

Des­pués cuen­ta historias de ma­rihua­na adul­te­ra­da con pol­vo de plo­mo pa­ra au­men­tar el pe­so. De los pes­ti­ci­das y her­bi­ci­das que uti­li­zan los cul­ti­va­do­res pro­fe­sio­na­les pa­ra que sus plan­tas crez­can con ra­pi­dez y sin en­fer­me­da­des. Se­gún él, jue­gas so­bre se­gu­ro si in­vier­tes quin­ce eu­ros en tres se­mi­llas de la va­rie­dad más eco­nó­mi­ca OutLaw o cien eu­ros en diez se­mi­llas de la va­rie­dad más ca­ra,

White Wi­dow, y res­pe­tas di­ver­sos con­se­jos de cul­ti­vo. Pe­ro ha­bría que aña­dir: jue­gas so­bre se­gu­ro has­ta que las se­mi­llas le­gal­men­te com­pra­das se con­vier­tan en plan­tas (lo que es la idea). Y es­tas ya son ile­ga­les.

Agen­tes de po­li­cía arran­can las 600 plan­tas de can­na­bis que los cul­ti­va­do­res de ha­chís es­ta­ban co­se­chan­do.

P E T E R J A N S - R AT quie­re apa­gar la luz de las plan­ta­cio­nes en nom­bre de las eléc­tri­cas. Jans-Rat pre­si­de la

Plat­form Ener­gie­diefs­tal

(Pla­ta­for­ma Ro­bo de Ener­gía).

MI­CHAEL VE­LING tie­ne li­cen­cia pa­ra ven­der un pro­duc­to prohi­bi­do en su

cof­fee shop “420 Ca­fe“.

“Aquí va a abrir pró­xi­ma­men­te una tien­da de flo­res”, el anun­cio pe­ga­do en el es­ca­pa­ra­te (arri­ba) no se co­rres­pon­de con la reali­dad: de­trás de la puer­ta cre­cen cien­tos de plan­tas de can­na­bis que van a pa­rar a la tri­tu­ra­do­ra can­na crac­ker (so­bre es­tas lí­neas). Aba­jo: la po­li­cía tam­bién des­cu­bre el su­mi­nis­tro eléc­tri­co ile­gal de los cul­ti­vos.

“420 Ca­fe” (fo­tos su­pe­rio­res) es uno de los cer­ca de 220 cof­fee shops de Áms­ter­dam. Un gra­mo de ha­chís cues­ta en­tre 9 y 14 eu­ros. La tien­da pue­de te­ner pro­vi­sio­nes de has­ta me­dio ki­lo. El le­ma“Make hemp not

war (haz ha­chís y no la gue­rra) es sus­cri­to por los asis­ten­tes al Can­na­bis Be­vrij­dings­dag, un fes­ti­val en el Wes­ter­park de Áms­ter­dam (aba­jo).

HENRY DEK­KER es pro­pie­ta­rio de va­rios cof­fee

shops: “Hoy, los cul­ti­va­do­res ile­ga­les tra­tan de co­se­char la ma­yor can­ti­dad de pro­duc­to lo más rá­pi­do po­si­ble y re­cu­rren a pes­ti­ci­das y her­bi­ci­das de mo­do in­con­tro­la­do. En ca­so de le­ga­li­zar­se, las re­gu­la­cio­nes ra­zo­na­bles que, por ejem­plo, ri­gen el cul­ti­vo de verduras, se apli­ca­rían tam­bién al can­na­bis.

JOU­KE PIE­PEN­BRINK

es un apa­sio­na­do de­fen­sor del cul­ti­vo ca­se­ro. Tra­ba­ja co­mo di­rec­ti­vo de mar­ke­ting de Dutch Pas­sion, em­pre­sa que ven­de se­mi­llas de cá­ña­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.