In­dia y Pa­kis­tán

LA IN­DIA HA CE­LE­BRA­DO SUS 65 AÑOS co­mo re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te. La fór­mu­la se­pa­ra­tis­ta que pre­ce­dió a su fun­da­ción con­du­jo a una caó­ti­ca se­pa­ra­ción del te­rri­to­rio en dos Es­ta­dos y pro­vo­có una bru­tal ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria en la re­gión bajo ad­mi­nis­tra­ción

Geo - - SUMARIO MAYO - Tex­to: Cay Ra­de­ma­cher

Neh­ru y Gand­hi, los lí­de­res de In­dia, so­ña­ron con un fi­nal pa­cí­fi­co del do­mi­nio co­lo­nial bri­tá­ni­co. Pe­ro en 1947 es­ta­lló la gue­rra con Pa­kis­tán. Una his­to­ria de odios com­par­ti­dos.

Nun­ca an­tes un gru­po hu­mano tan nu­me­ro­so se ha­bía eman­ci­pa­do de un po­der político con un do­mi­nio tan universal: la me­dia­no­che del ca­tor­ce de agos­to de 1947 tie­ne lu­gar la li­be­ra­ción del sub­con­ti­nen­te in­dio, so­me­ti­do des­de ha­cía si­glos al ré­gi­men co­lo­nial bri­tá­ni­co. La de­sin­te­gra­ción de es­ta ex­ten­sa re­gión da ori­gen a dos nue­vos Es­ta­dos: la In­dia y Pa­kis­tán. 280 mi­llo­nes de hin­dúes, 115 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes, sie­te mi­llo­nes de cris­tia­nos, seis mi­llo­nes de sijs, 100.000 par­sis (des­cen­dien­tes de los “ado­ra­do­res del fue­go”), así co­mo 24.000 ju­díos de­jan de for­mar par­te del Im­pe­rio.

En me­nos de seis me­ses, cua­tro des­ta­ca­dos po­lí­ti­cos po­nen fin a los tres si­glos de his­to­ria co­lo­nial in­dia: tres veteranos con­sa­gra­dos a la lu­cha por la li­ber­tad –el as­ce­ta Mohan­das Ka­ram­chand Gand­hi, el aris­tó­cra­ta Ja­wahar­lal Neh­ru y Muham­mad Ali Jin­nah, lí­der de los mu­sul­ma­nes in­dios– y un di­plo­má­ti­co al­go más jo­ven, en­via­do des­de Londres pa­ra ga­ran­ti­zar esa li­ber­tad: Louis Mount­bat­ten, no­ble de 47 años y úl­ti­mo go­ber­na­dor bri­tá­ni­co del sub­con­ti­nen­te.

Mien­tras to­ma el té en reunio­nes se­cre­tas, es­te dis­par cuar­te­to di­se­ña el tra­za­do de las fron­te­ras y de­ci­de so­bre cues­tio­nes eco­nó­mi­cas y fis­ca­les del Es­ta­do: un es­ce­na­rio que pon­drá en pe­li­gro la pa­tria de 17 mi­llo­nes de per­so­nas y cos­ta­rá la vi­da a cien­tos de mi­les; que con­ver­ti­rá el sue­ño político de mi­llo­nes en una pe­sa­di­lla de odio y san­gre. Y se­rá el ger­men de uno de los con­flic­tos mun­dia­les más vi­ru­len­tos de la his­to­ria, un fo­co de dispu­tas in­ter­na­cio­na­les que per­sis­te.

Mount­bat­ten, un hom­bre se­gu­ro, es pri­mo de Jor­ge VI, el rey bri­tá­ni­co de en­ton­ces, y es­tá em­pa­ren­ta­do con la fa­mi­lia real de los za­res ru­sos, así co­mo con la ca­sa de Hohen­zo­llern. Co­mo ofi­cial de la Ma­ri­na, al fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial os­ten­ta­rá el al­to man­do de las fuer­zas alia­das del Sud­es­te Asiá­ti­co. Y des­de el uno de enero de 1947 se­rá vi­rrey de la In­dia, el pues­to im­pe­rial de ma­yor ran­go.

El pri­mer mi­nis­tro del Reino Uni­do, Cle­ment Attlee, tie­ne pla­nea­do en­tre­gar la In­dia en­se­gui­da, an­tes de que los bri­tá­ni­cos sean ex­pul­sa­dos con vio­len­cia y de que es­ta­llen bro­tes de fa­na­tis­mo re­li­gio­so. Ya en agos­to de 1946 una mul­ti­tud de mu­sul­ma­nes ma­sa­cró a sus ve­ci­nos hin­duis­tas, que se ven­gan. Al con­cluir un lar­go día de verano, en las ca­lles de Cal­cu­ta ya­cían cer­ca de 6.000 ca­dá­ve­res. Más tar­de se de­nun­cia­ron otras ma­tan­zas en Bom­bay, Bihar y pue­blos del del­ta del Gan­ges: pre­sa­gios de la tra­ge­dia en cier­nes.

Mount­bat­ten exi­ge a Londres una fe­cha de­fi­ni­ti­va pa­ra la in­de­pen­den­cia de la In­dia. Pe­ro el día pre­vis­to ten­drá que es­pe­rar año y me­dio, se­gún la pro­pues­ta de la metrópoli: el 30 de ju­nio de 1948. El vi­rrey tie­ne el pre­sen­ti­mien­to de que la In­dia va a ex­plo­tar bajo sus pies, con­vo­ca al je­fe de po­li­cía y le pre­gun­ta si sus fun­cio­na­rios se­rían ca­pa­ces de man­te­ner el or­den tan­to tiem­po. “No”, re­ci­be de res­pues­ta. ¿Año y me­dio? No: Mount­bat­ten lo ve cla­ro: es cues­tión de días.

EN NOM­BRE DE LA LI­BER­TAD

Re­tros­pec­ti­va: ha­cia 1900, el Im­pe­rio bri­tá­ni­co es el do­mi­nio te­rri­to­rial más ex­ten­so en la his­to­ria. Des­de Londres se con­tro­la cer­ca de una quin­ta par­te de la su­per­fi­cie emer­gi­da del glo­bo, dis­tri­bui­da en unas 300 po­se­sio­nes, de las cua­les la In­dia es la ma­yor y más ri­ca. La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial sa­cu­de los ci­mien­tos del Im­pe­rio. Aun­que el Reino Uni­do fi­gu­ra en­tre las po­ten­cias ven­ce­do­ras, la eco­no­mía se

re­sien­te por las fuer­tes deu­das que el Es­ta­do ha con­traí­do. Cer­ca de 750.000 bri­tá­ni­cos han caí­do en los cam­pos de ba­ta­lla, al tiem­po que los ad­ver­sa­rios de Londres se fortalecen en el sub­con­ti­nen­te.

En 1920 el Par­ti­do del Con­gre­so, la or­ga­ni­za­ción in­de­pen­den­tis­ta in­dia más im­por­tan­te, su­fre una trans­for­ma­ción re­vo­lu­cio­na­ria por obra de Gand­hi, el ca­ris­má­ti­co pre­di­ca­dor, lí­der me­siá­ni­co y au­to­ri­dad es­pi­ri­tual al que mu­chos in­dios lla­man Mahat­ma o al­ma gran­de.

En las pro­vin­cias no­roc­ci­den­tal y no­ro­rien­tal del sub­con­ti­nen­te el is­lam es la re­li­gión ma­yo­ri­ta­ria. Allí se ha he­cho fuer­te la Li­ga Mu­sul­ma­na, fun­da­da en Da­ca en 1906. En 1933 un es­tu­dian­te de De­re­cho re­si­den­te en Cam­brid­ge re­dac­ta un ma­ni­fies­to re­cla­man­do la crea­ción de un Es­ta­do mu­sul­mán en el sub­con­ti­nen­te. Se pien­sa en el nom­bre: com­pues­to de letras o sí­la­bas de los nom­bres de cin­co te­rri­to­rios de re­li­gión ma­yo­ri­ta­ria is­lá­mi­ca: Pun­jab, Af­ga­nis­tán (pro­vin­cia li­mí­tro­fe del país ho­mó­ni­mo), Ca­che­mi­ra, Sind, Ba­lu­chis­tán. Así re­sul­ta­rá “Pa­kis­tán”, que sig­ni­fi­ca el “país de los pu­ros”.

La idea del es­tu­dian­te se con­vier­te pron­to en el pro­gra­ma de la Li­ga Mu­sul­ma­na. Y la nue­va or­ga­ni­za­ción se mo­vi­li­za no so­lo pa­ra lu­char con­tra los bri­tá­ni­cos, sino tam­bién con­tra los hin­dúes. La his­to­ria de los con­flic­tos en­tre am­bos gru­pos es tan an­ti­gua co­mo los pro­pios orí­ge­nes del is­lam en la In­dia, ya que es­te sis­te­ma de creen­cias lo im­pu­sie­ron co­mo re­li­gión los con­quis­ta­do­res del país. Pa­ra los más des­fa­vo­re­ci­dos de la so­cie­dad hin­dú, el is­lam re­sul­ta­ba muy atrac­ti­vo: en la co­mu­ni­dad de mu­sul­ma­nes no exis­tían las cas­tas. Así la con­ver­sión al is­lam re­pre­sen­tó pa­ra mu­chos “in­to­ca­bles”–la po­bla­ción hin­dú en el ni­vel más bajo de las cas­tas– un me­dio pa­ra me­jo­rar.

Bajo la so­be­ra­nía bri­tá­ni­ca ape­nas sur­gen en­fren­ta­mien­tos en­tre hin­dúes y mu­sul­ma­nes, pe­ro se tra­ta de una paz pre­ca­ria. El hin­duis­mo con­si­de­ra a los mu­sul­ma­nes gen­te im­pu­ra, los hin­dúes re­cha­zan ex­traer agua de los po­zos de los que se abas­te­cen los fie­les de Alá. En las ciu­da­des la po­bla­ción vi­ve en ba­rrios se­pa­ra­dos por re­li­gión.

Al prin­ci­pio, mu­sul­ma­nes e hin­dúes lu­chan man­co­mu­na­da­men­te con­tra los bri­tá­ni­cos, pe­ro se­gún se vis­lum­bra cer­ca­na la in­de­pen­den­cia, se acre­cien­ta el te­mor de los mu­sul­ma­nes a ser dis­cri­mi­na­dos por la ma­yo­ría hin­dú. Por eso una de las reivin­di­ca­cio­nes de la Li­ga Mu­sul­ma­na a par­tir de 1940 es, ade­más de la in­de­pen­den­cia del Im­pe­rio bri­tá­ni­co, la crea­ción de un Es­ta­do pro­pio. Pa­ra el Par­ti­do del Con­gre­so es inacep­ta­ble: “An­tes de pro­ce­der a la par­ti­ción de la In­dia ten­dréis que frac­cio­nar mi pro­pio cuer­po”, de­cla­ra Gand­hi.

Mount­bat­ten y Gand­hi: una reunión muy cu­rio­sa. Por un la­do, el gentle­man in­glés que be­be té a sor­bi­tos en ta­za de por­ce­la­na; por el otro, el se­mi­des­nu­do as­ce­ta que to­ma a cu­cha­ra­das la le­che agria de ca­bra en un pla­to de metal. Las con­ver­sa­cio­nes en­tre el jo­ven bri­tá­ni­co y el an­ciano de 77 años so­bre la in­mi­nen­te pro­cla­ma­ción de la in­de­pen­den­cia se pro­lon­gan du­ran­te ho­ras.

LA UTO­PÍA ES LO PRI­ME­RO QUE SU­CUM­BE

“No des­ga­rren nues­tro país”, clama Gand­hi. El vi­rrey re­cha­za esa even­tual con­tin­gen­cia: de nin­gu­na ma­ne­ra se in­clu­ye en sus pla­nes. ¿Qué opi­nión le me­re­ce la so­lu­ción que pro­po­ne Gand­hi: man­te­ner a to­da cos­ta el te­rri­to­rio uni­do, en con­tra de las exi­gen­cias del ad­ver­sa­rio, la Li­ga Mu­sul­ma­na? Mount­bat­ten no ca­be en sí de asom­bro: “¿Cree us­ted que su par­ti­do lo va a acep­tar?” Gand­hi re­pli­ca: “El Par­ti­do del Con­gre­so quie­re evi­tar an­te to­do la par­ti­ción”.

Po­co an­tes Mount­bat­ten ha­bía man­te­ni­do ne­go­cia­cio­nes con Ja­wahar­lal Neh­ru, pu­pi­lo de Gand­hi y je­fe del Par­ti­do del Con­gre­so, que sue­ña con un mo­de­lo es­ta­tal nun­ca vis­to: un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co, co­mo el de Gran Bre­ta­ña, pe­ro con una or­ga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca y so­cial acor­de con los prin­ci­pios del so­cia­lis­mo. Con Neh­ru, qui­zá el lí­der político más po­de­ro­so de la In­dia, Mount­bat­ten po­dría lle­gar a un en­ten­di­mien­to: in­de­pen­den­cia cuan­to an­tes en una In­dia uni­da.

El cin­co de abril de 1947 el bri­tá­ni­co re­ci­be por pri­me­ra vez al di­ri­gen­te de la Li­ga Mu­sul­ma­na, Mohammed Ali Jin­nah. És­te aplau­de tam­bién la má­xi­ma ce­le­ri­dad en la la in­de­pen­den­cia, pe­ro re­cha­za el plan de una In­dia uni­da: exi­ge con vehe­men­cia la par­ti­ción. En dis­cu­sio­nes in­ter­mi­na­bles con su in­ter­lo­cu­tor, Mount­bat­ten tie­ne la sen­sa­ción de en­fren­tar­se a un “es­pí­ri­tu ma­ligno”, “una per­so­na­li­dad psi­co­pá­ti­ca, ob­se­sio­na­da con la crea­ción de su pro­pia nación, Pa­kis­tán”. Así de­fi­ni­rá más tar­de Mount­bat­ten al lí­der de la Li­ga Mu­sul­ma­na. Fi­nal­men­te, el vi­rrey clau­di­ca an­te sus exi­gen­cias: si­guien­do la ló­gi­ca de las ma­yo­rías de po­bla­ción que de­fien­de Jin­nah, no so­lo se pro­ce­de­rá a la di­vi­sión del sub­con­ti­nen­te, sino tam­bién a la se­pa­ra­ción de las pro­vin­cias en dispu­ta del Pun­yab y Ben­ga­la.

La uni­dad ha fra­ca­sa­do. Ade­más, un par de días más tar­de la uto­pía de Gand­hi se des­va­ne­ce: Neh­ru acep­ta la par­ti­ción de la In­dia. Cua­tro de ju­nio: co­mien­za la con­fe­ren­cia de pren­sa en la se­de del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal de Nue­va Del­hi. Acu­den 300 pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do. Mount­bat­ten anun­cia su plan de par­ti­ción. Un reportero in­dio in­ter­vie­ne: “Sir, si to­dos es­tán de acuer­do en que el tiem­po pa­ra el tras­pa­so de po­de­res apre­mia, se­gu­ro que han pen­sa­do en la fe­cha”. “Sin lu­gar a du­das”, res­pon­de Mount­bat­ten. Fla­gran­te men­ti­ra, por­que aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, so­bre es­ta cues­tión el vi­rrey no ha ha­bla­do una pa­la­bra con los lí­de­res in­dios. Mount­bat­ten es­cru­ta con la mi­ra­da el asom­bro de los pe­rio­dis­tas. Un ten­so si­len­cio en la sa­la. “El tras­pa­so ten­drá lu­gar el quin­ce de agos­to de 1947”, pro­cla­ma el vi­rrey. Es­ta de­ci­sión mues­tra una pre­po­ten­cia ja­más vis­ta en un ac­to de

go­bierno. Na­die en Londres sa­be na­da. Neh­ru y Jin­nah tam­po­co co­no­cían la fe­cha has­ta ese pre­ci­so mo­men­to y les pro­du­ce es­tu­pe­fac­ción: ¡só­lo que­dan 72 días pa­sa el tras­cen­den­tal cam­bio de go­bierno!

Tan so­lo 72 días pa­ra re­par­tir­se un pa­tri­mo­nio es­ta­tal gi­gan­tes­co. 72 días pa­ra re­sol­ver una cues­tión cru­cial: ¿por dón­de dis­cu­rri­rán las fron­te­ras? Des­de una pers­pec­ti­va for­mal los bri­tá­ni­cos so­lo do­mi­nan dos ter­ce­ras par­tes del te­rri­to­rio del sub­con­ti­nen­te. Un ter­cio de la su­per­fi­cie es­tá re­gi­da por 565 prín­ci­pes, la ma­yor par­te po­co re­le­van­tes, otros en cam­bio bas­tan­te po­de­ro­sos. Y co­mo des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co es­tos no­bles son va­sa­llos del rey bri­tá­ni­co, se con­vier­ten de nue­vo en so­be­ra­nos tras la re­nun­cia a la po­se­sión de es­tas co­lo­nias por par­te de Su Ma­jes­tad.

Neh­ru de­ja cla­ro des­de un prin­ci­pio que se opon­drá a la frag­men­ta­ción de la In­dia en una mul­ti­pli­ci­dad de prin­ci­pa­dos o a la crea­ción de uni­da­des po­lí­ti­cas y te­rri­to­ria­les in­de­pen­dien­tes, por ejem­plo, de un Es­ta­do go­ber­na­do por el pue­blo ta­mil o por la co­mu­ni­dad sij. Así, Mount­bat­ten con­ven­ce a bue­na par­te de los ma­ra­jás pa­ra que se ad­hie­ran a una de las dos nue­vas na­cio­nes que se han crea­do: la In­dia o Pa­kis­tán. So­lo el Es­ta­do de Hy­de­ra­bad por­fía en man­te­ner su in­de­pen­den­cia. Al­gu­nos años des­pués se­rá ocu­pa­do por la In­dia. Tam­bién Ca­che­mi­ra, con con­se­cuen­cias ne­fas­tas.

Com­pli­ca­cio­nes dra­má­ti­cas se sus­ci­tan en las pro­vin­cias en las que es ne­ce­sa­rio di­vi­dir las tie­rras, co­mo Ben­ga­la y el Pun­yab. 35 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes ha­bi­tan so­bre to­do en la zo­na orien­tal de la pro­vin­cia de Ben­ga­la –una de las más po­bres de la In­dia– y en el te­rri­to­rio de la ac­tual re­pú­bli­ca de Ban­gla­desh; 30 mi­llo­nes de hin­dúes en el oes­te. La prin­ci­pal ma­te­ria pri­ma, el yu­te, se cul­ti­va ex­clu­si­va­men­te al es­te de la pro­vin­cia. Sin em­bar­go, to­das las ca­rre­te­ras y lí­neas de fe­rro­ca­rril con­du­cen ha­cia el oes­te, ha­cia Cal­cu­ta. Si se di­vi­de la pro­vin­cia y se ad­ju­di­ca la par­te orien­tal a Pa­kis­tán, que es­tá si­tua­do en el ex­tre­mo opues­to de la In­dia, en­ton­ces se pri­va a los mu­sul­ma­nes que vi­ven en el es­te de to­das las fá­bri­cas, mer­ca­dos tra­di­cio­na­les y de ca­si to­dos los me­dios de sub­sis­ten­cia a los que te­nían ac­ce­so. El go­ber­na­dor bri­tá­ni­co de la pro­vin­cia va­ti­ci­na que la par­ti­ción con­ver­ti­ría Ben­ga­la

Orien­tal en el “área ru­ral más afec­ta­da por la in­di­gen­cia de la Tie­rra”.

Las pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro se pre­sen­tan aún más som­brías en el Pun­yab, a pe­sar de la pros­pe­ri­dad de la pro­vin­cia no­roc­ci­den­tal. En ella vi­ven 16 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes, 15 mi­llo­nes de hin­dúes, pe­ro tam­bién cin­co mi­llo­nes de sijs. En es­ta co­mu­ni­dad de gen­te ague­rri­da y or­gu­llo­sa per­vi­ve el re­cuer­do de la cruen­ta re­pre­sión que pa­de­ció du­ran­te la eta­pa de la do­mi­na­ción mu­sul­ma­na.

Pa­ra re­par­tir el te­rri­to­rio del Pun­yab en­tre la In­dia y Pa­kis­tán, ha­bría que tra­zar una lí­nea di­vi­so­ria más o me­nos ver­ti­cal de nor­te a sur. El pro­ble­ma es que to­das las vías de agua o de trán­si­to te­rres­tre, así co­mo el fe­rro­ca­rril, dis­cu­rren de oes­te a es­te. Aún más gra­ve: en ca­si to­das las ciu­da­des y pue­blos de la pro­vin­cia re­si­den las tres co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas. Por ejem­plo, en la metrópoli de Laho­re vi­ven 600.000 mu­sul­ma­nes, 500.000 hin­dúes y 100.000 sijs.

CON­FLIC­TI­VAS FRON­TE­RAS EN EL PUN­YAB

En to­das las ofi­ci­nas de la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral, Mount­bat­ten ha or­de­na­do col­gar un ca­len­da­rio que se­ña­la los días que fal­tan pa­ra la pro­cla­ma­ción de la in­de­pen­den­cia. Un ejér­ci­to de fun­cio­na­rios ges­tio­na bajo una in­ten­sa pre­sión los de­ta­lles. Los ex­per­tos se po­nen de acuer­do tan­to en los asun­tos tras­cen­den­tes, co­mo en los de po­ca mon­ta, en lo im­por­tan­te y en lo ab­sur­do: de la deu­da pú­bli­ca y el efec­ti­vo dis­po­ni­ble del Es­ta­do, por ejem­plo, se asig­nan el 82,5% a la In­dia y el 17,5% a Pa­kis­tán. Las fuer­zas ar­ma­das se di­vi­den en una pro­por­ción de dos a uno. En lo que ata­ñe a las má­qui­nas de es­cri­bir, lám­pa­ras y otros ob­je­tos del in­ven­ta­rio la re­la­ción es de 80 a 20. En el re­par­to de dic­cio­na­rios a la In­dia le co­rres­pon­den los vo­lú­me­nes de la A a la K, y a Pa­kis­tán de la L a la Z.

¿Qué pa­sa con las con­tro­ver­ti­das fron­te­ras? En ju­nio Mount­bat­ten ha­ce ve­nir des­de Ox­ford a Nue­va Del­hi al ju­ris­ta Sir Cy­ril Rad­clif­fe, un me­dia­dor al que acep­tan tan­to Jin­nah co­mo Neh­ru por un mo­ti­vo: nun­ca ha vi­si­ta­do la In­dia y no co­no­ce na­da de es­ta re­gión del Im­pe­rio. Se le con­si­de­ra una per­so­na im­par­cial. En Ben­ga­la, Rad­clif­fe tra­za la lí­nea fron­te­ri­za te­nien­do en cuen­ta una dis­tri­bu­ción más o me­nos ló­gi­ca de la po­bla­ción. ¿Pe­ro qué su­ce­de en la re­gión del Pun­yab? Rad­clif­fe op­ta por el cri­te­rio de las fron­te­ras “na­tu­ra­les”, en una pro­vin­cia don­de pre­ci­sa­men­te és­tas no exis­ten: de­be­rá dis­cu­rrir si­guien­do en lo po­si­ble el curso de los ríos Ra­vi y Sutlej (o Satlush), de nor­te a sur. Al fi­nal, Laho­re que­da en te­rri­to­rio de Pa­kis­tán y Am­rit­sar, el centro es­pi­ri­tual de los sijs, en In­dia. Apro­xi­ma­da­men­te cin­co mi­llo­nes de sijs e hin­dúes se ad­ju­di­can a Pa­kis­tán, y más o me­nos otros tan­tos mu­sul­ma­nes se asig­nan a la otra mi­tad del Pun­yab que co­rres­pon­de a la In­dia.

En una aus­te­ra sa­la de reunio­nes de Ka­ra­chi se anun­cia la ma­ña­na del ca­tor­ce de agos­to la fun­da­ción del Es­ta­do de Pa­kis­tán. En las gra­das se con­cen­tran gen­tes del Pun­yab to­ca­das con sus tra­di­cio­na­les go­rros de piel, dig­na­ta­rios ata­via­dos con tur­ban­tes y gue­rre­ros tri­ba­les. Y ben­ga­líes, es de­cir, hom­bres ori­gi­na­rios de Pa­kis­tán orien­tal a los que Jin­nah no ha vi­si­ta­do en su vi­da, pe­ro que ha in­te­gra­do en su nue­vo Es­ta­do. En la tri­bu­na de ora­do­res, Mount­bat­ten con el uni­for­me de al­mi­ran­te cu­bier­to de con­de­co­ra­cio­nes. Y Jin­nah, con un aus­te­ro tra­je y la mi­ra­da in­mu­ta­ble. Pa­kis­tán, pro­me­te Jin­nah, nun­ca des­cui­da­rá “las re­la­cio­nes de amis­tad con nues­tros ve­ci­nos”. Con­clu­ye la bre­ve ce­re­mo­nia: así se crea la nue­va nación de Pa­kis­tán. A bor­do de un Rolls-Roy­ce des­ca­po­ta­ble Jin­nah y Mount­bat­ten re­co­rren las ca­lles de Ka­ra­chi en­tre la al­ga­ra­bía de la po­bla­ción. Los bal­co­nes y azo­teas de los edi­fi­cios es­tán aba­rro­ta­dos de gen­te que gri­ta “Zin­da­bad Pa­kis­tan!” (¡vi­va Pa­kis­tán!). Lue­go la co­mi­ti­va gi­ra en Elp­hins­to­ne Road. Cal­ma in­quie­tan­te. Un si­len­cio se­pul­cral acom­pa­ña al con­voy de co­ches mien­tras cir­cu­la por la prin­ci­pal ave­ni­da co­mer­cial. Aquí la ma­yo­ría de los co­mer­cios es­tá re­gen­ta­do por hin­dúes, que con­tem­plan im­per­tur­ba­bles el pa­so de la co­mi­ti­va.

Ese mis­mo día, al atar­de­cer, la capital hin­dú de Nue­va Del­hi, mil ki­ló­me­tros al no­res­te de Ka­ra­chi, es es­ce­na­rio de otro acon­te­ci­mien­to: cuan­do Neh­ru en­tra en la Ca­sa del Con­se­jo Co­mu­nal (Mount­bat­ten ha lle­ga­do an­tes), de las pa­re­des cuel­ga la ban­de­ra de fran­jas ho­ri­zon­ta­les ver­de, blan­co y na­ran­ja, los co­lo­res de la nue­va nación in­dia. “Cuan­do el re­loj mar­que la me­dia­no­che la In­dia des­per­ta­rá a una nue­va vi­da y a la li­ber­tad”, pro­cla­ma Neh­ru.

Se res­pe­ta un pro­fun­do si­len­cio mien­tras el mi­nu­te­ro del re­loj de la sa­la avan­za ha­cia las do­ce. Aque­lla no­che se ini­cia una nue­va era.

16 de agos­to de 1947: Mount­bat­ten en­tre­ga el úl­ti­mo co­mu­ni­ca­do ofi­cial de Gran Bre­ta­ña a Neh­ru y al mi­nis­tro pre­si­den­te de Pa­kis­tán, Lia­quat Ali Khan, que ha via­ja­do des­de Nue­va Del­hi. Es un ofi­cio de Rad­clif­fe en el que se es­ta­ble­ce la de­li­mi­ta­ción de fron­te­ras.

Mount­bat­ten acon­se­ja a am­bos hom­bres de Es­ta­do que pa­sen a es­tan­cias dis­tin­tas pa­ra es­tu­diar por se­pa­ra­do los do­cu­men­tos. Y les con­ce­de dos ho­ras. Trans­cu­rri­do el pla­zo, des­cu­bre el ros­tro ira­cun­do de am­bos po­lí­ti­cos. Se sien­ten en­ga­ña­dos. Am­bos es­pe­ra­ban ob­te­ner una por­ción de te­rri­to­rio ma­yor en el re­par­to del Pun­yab. Dos

Cal­cu­ta, 1948: po­li­cías in­dios ahu­yen­tan con ga­ses la­cri­mó­ge­nos a unos mu­sul­ma­nes que in­ten­tan que­mar un tem­plo hin­dú.

ho­ras más tar­de se da a co­no­cer por ra­dio el tra­za­do de las lí­neas fron­te­ri­zas: la cues­tión es­tá zan­ja­da y nin­gún político pue­de ha­cer na­da.

Ha­ce so­lo unas ho­ras que In­dia y Pa­kis­tán son dos Es­ta­dos in­de­pen­dien­tes cuan­do el tren ex­pre­so pro­ce­den­te de Laho­re en­tra en la es­ta­ción de Am­rit­sar. Los an­de­nes es­tán aba­rro­ta­dos de hin­dúes y sijs hui­dos de la zo­na de su pa­tria que ha si­do asig­na­da a Pa­kis­tán, gen­tes se­pa­ra­das a la fuer­za de sus mu­je­res e hi­jos y que aho­ra aguar­dan de­ses­pe­ra­dos el tren que se des­li­za sil­ban­te por las vías y es­tá a pun­to de de­te­ner­se. No han aban­do­na­do la es­pe­ran­za de re­en­con­trar­se con sus se­res que­ri­dos.

Las ven­ta­ni­llas del con­voy es­tán abier­tas, pe­ro na­die se aso­ma, na­die sa­lu­da, na­die ba­ja del tren. So­lo un lú­gu­bre si­len­cio.

El je­fe de es­ta­ción abre la puer­ta del pri­mer co­che del con­voy y ve que so­lo hay per­so­nas muer­tas. Ca­mi­na de va­gón en va­gón y por do­quier monta­ñas de ca­dá­ve­res, cen­te­na­res de muer­tos, al­gu­nos mu­ti­la­dos. En las pa­re­des del úl­ti­mo va­gón des­cu­bre una ins­crip­ción con letras blan­cas: “Es­te tren es nues­tro re­ga­lo de in­de­pen­den­cia pa­ra Neh­ru”. Una ban­da mu­sul­ma­na de ase­si­nos de­tu­vo el ex­pre­so en al­gún lu­gar en­tre Laho­re y Am­rit­sar y ma­sa­cró a los des­pla­za­dos.

Por to­do el Pun­yab se re­pi­ten es­ce­nas de pe­sa­di­lla co­mo és­tas: de­ce­nas de ase­si­na­tos, cen­te­na­res, mi­les. Cual­quier ar­ma sir­ve: po­rras, ma­zas, ob­je­tos pun­zan­tes de hie­rro, la­dri­llos, pie­dras, pa­los. Ban­das de sijs e hin­dúes ma­tan a gol­pes a mu­sul­ma­nes.

En Laho­re los em­plea­dos de la cen­tral de abas­te­ci­mien­to de agua cor­tan el su­mi­nis­tro a los ba­rrios ha­bi­ta­dos por hin­dúes y sijs en días

de verano de ca­lor in­so­por­ta­ble. La gen­te que, ago­bia­da por la sed, se atre­ve a sa­lir a la ca­lle, es ase­si­na­da. Los ba­rrios su­cum­ben bajo las lla­mas. Al fi­nal des­apa­re­ce de la ciu­dad más de me­dio mi­llón de per­so­nas, la mi­tad de los ciu­da­da­nos pier­de la vi­da o hu­ye.

Po­cos días des­pués de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia ape­nas que­dan mu­sul­ma­nes en Am­rit­sar. Gen­te trau­ma­ti­za­da y ham­brien­ta aba­rro­ta los po­cos tre­nes que aún cir­cu­lan. Los des­te­rra­dos re­co­rren el lar­go ca­mino a pie cam­po a tra­vés, por ca­rre­te­ras y sen­das. Mu­chos son sijs que han per­di­do sus cam­pos, co­mer­cian­tes hin­dúes que aban­do­na­ron sus ne­go­cios o mu­sul­ma­nes con tu­bercu­losis ex­pul­sa­dos de las clí­ni­cas por mé­di­cos hin­dúes. Ca­ra­va­nas sin fin, a pa­so len­to, su­frien­do el ataque de ban­das que se es­con­den en­tre los cam­pos.

CO­MO UNA BOM­BA DE RE­LO­JE­RÍA

En el Pun­yab per­man­cen es­ta­cio­na­dos 55.000 sol­da­dos bri­tá­ni­cos, muy po­cos pa­ra pro­te­ger a la po­bla­ción ci­vil. La ma­yo­ría de las co­mu­ni­ca­cio­nes te­le­fó­ni­cas, te­le­grá­fi­cas y pos­ta­les es­tá cor­ta­da, por lo que re­sul­ta im­po­si­ble cual­quier ac­ción coor­di­na­da. En Pa­kis­tán no exis­te nin­gún ór­gano ad­mi­nis­tra­ti­vo; mu­chos sol­da­dos y po­li­cías, sin ex­cep­ción mu­sul­ma­nes, con­sien­ten los ac­tos ase­si­nos. El Go­bierno del te­rri­to­rio asig­na­do a la In­dia ope­ra des­de un edi­fi­cio con una so­la lí­nea te­le­fó­ni­ca y una ra­dio: no ejer­ce con­trol.

La lo­cu­ra no em­pie­za a re­mi­tir has­ta pa­sa­das seis se­ma­nas. Y no por­que se re­cu­pe­re la cor­du­ra, sino por­que ya no que­da na­die a quien ase­si­nar o des­te­rrar. De la zo­na pa­quis­ta­ní del Pun­yab se ha ex­pul­sa­do a ca­si to­dos los sijs e hin­dúes, en la zo­na in­dia que­dan po­cos mu­sul­ma­nes. Cin­co mi­llo­nes hu­yen ha­cia la In­dia, y otro tan­to en la di­rec­ción con­tra­ria ha­cia Pa­kis­tán. Na­die ha rea­li­za­do el re­cuen­to de víc­ti­mas mor­ta­les du­ran­te aque­llas in­faus­tas se­ma­nas. Las es­ti­ma­cio­nes más mo­des­tas las si­túan en torno a 200.000.

Pa­kis­tán no re­nun­cia a ane­xio­nar­se Ca­che­mi­ra. Aun­que Jin­nah con­si­de­ra que su ejér­ci­to no tie­ne la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra com­ba­tir con­tra el prin­ci­pa­do al pie del Hi­ma­la­ya que con­ser­va su in­de­pen­den­cia, de­ci­de in­va­dir­lo con una tác­ti­ca se­cre­ta: gue­rre­ros tri­ba­les pro­ce­den­tes de la re­gión fron­te­ri­za de Af­ga­nis­tán se in­tro­du­cen fur­ti­va­men­te a tra­vés de Pa­kis­tán has­ta la fron­te­ra con Ca­che­mi­ra. El 22 de oc­tu­bre en­tran con si­gi­lo cien­tos de gue­rri­lle­ros en el país del ma­ra­já Singh. Jin­nah les ha da­do car­ta blan­ca pa­ra en­trar a de­güe­llo; de­ben lle­gar has­ta el pa­la­cio del prín­ci­pe. Una vez que ha­yan con­se­gui­do ex­pul­sar a Singh del país, Pa­kis­tán po­drá ane­xar­se Ca­che­mi­ra.

El ma­ra­já no tie­ne ayu­da: la ma­yo­ría de sus sol­da­dos hu­ye. Singh im­plo­ra ayu­da a Nue­va Del­hi. A cam­bio es­ta­ría dis­pues­to a unir su des­tino político al de la In­dia.

“¡Te­ne­mos Ca­che­mi­ra!”, ce­le­bra Neh­ru con sus con­se­je­ros. In­dia en­vía 100.000 sol­da­dos al pie del Hi­ma­la­ya. Jin­nah, pre­so de ira, man­da uni­da­des del ejér­ci­to pa­quis­ta­ní más allá de sus fron­te­ras. Es el pri­mer cho­que mi­li­tar de cua­tro en­tre las tro­pas de In­dia y Pa­kis­tán. A par­tir de fi­na­les de oc­tu­bre de 1947 los dos Es­ta­dos re­cién fun­da­dos se ba­ten du­ran­te más de un año en puer­tos de mon­ta­ña cu­bier­tos de nie­ve. El uno de enero de 1949 las par­tes acep­tan el al­to el fue­go pro­pues­to por la ONU. Y una nue­va par­ti­ción: Ca­che­mi­ra se frag­men­ta por la lí­nea fron­te­ri­za.

La vo­rá­gi­ne de la vio­len­cia en­gu­lle in­clu­so a Mahat­ma Gand­hi, ase­si­na­do a ti­ros el 30 de enero de 1948 por un fa­ná­ti­co hin­duis­ta. El an­ciano as­ce­ta tra­ta de alen­tar la re­con­ci­lia­ción y cons­truir la paz en­tre In­dia y Pa­kis­tán, pro­po­nien­do el ce­se de la po­lí­ti­ca agre­si­va que prac­ti­ca Neh­ru. Mu­chos hin­dúes le vean co­mo un trai­dor a la pa­tria.

Los fun­da­do­res de am­bos Es­ta­dos trans­mi­ten a sus su­ce­so­res el odio. Jin­nah, que fa­lle­ce sie­te me­ses y me­dio des­pués de Gand­hi, no lo­gra es­ta­bi­li­zar Pa­kis­tán. Trans­cu­rri­dos al­gu­nos me­ses, se pro­du­ce un gol­pe mi­li­tar. Des­de en­ton­ces el país es­tá des­ga­rra­do por el con­flic­to de in­tere­ses en­tre lí­de­res tri­ba­les y gran­des te­rra­te­nien­tes, la ci­ma de la je­rar­quía cas­tren­se y los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, los po­lí­ti­cos de ten­den­cia oc­ci­den­tal y los is­la­mis­tas. Has­ta hoy.

Ja­wahar­lal Neh­ru se man­tie­ne co­mo je­fe de Go­bierno de la In­dia has­ta su muer­te en 1964. La In­dia es la re­pú­bli­ca de­mo­crá­ti­ca más po­pu­lo­sa del mun­do, pe­ro el odio vis­ce­ral per­sis­te en­tre hin­dúes y mu­sul­ma­nes, fre­cuen­tes aten­ta­dos es­tre­me­cen el país.

En dos oca­sio­nes más se pro­du­ci­rán con­flic­tos ar­ma­dos en­tre am­bos Es­ta­dos por la re­gión de Ca­che­mi­ra. Hoy cien­tos de mi­les de sol­da­dos vi­gi­lan las fron­te­ras. En 1971 Pa­kis­tán tie­ne que tra­gar­se el sa­po de una nue­va es­ci­sión te­rri­to­rial en el es­te: en la pro­vin­cia de Ben­ga­la, des­con­ten­ta con el Go­bierno cen­tral, se es­ta­ble­ce la nación in­de­pen­dien­te de Ban­gla­desh. Hoy, los tiem­pos si­guen re­vuel­tos. Las ar­mas nu­clea­res de In­dia y Pa­kis­tán apun­tan ha­cia el ve­cino enemigo. Qui­zá nin­gu­na otra re­gión del mun­do en­tra­ña tan­to pe­li­gro po­ten­cial co­mo la fron­te­ra en­tre es­tos dos Es­ta­dos.

Fo­to: Margaret Bour­ke-White ⁄ Ti­me Li­fe Pic­tu­res ⁄Getty Images. Ma­pa: Tho­mas Wach­ter

Fo­tos: Max Des­for⁄As­so­cia­ted Press ⁄pic­tu­re allian­ce; Keys­to­ne ⁄Getty Images; Ulls­tein Bild

El fu­tu­ro pri­mer mi­nis­tro in­dio, Neh­ru (iz­da) y su alia­do Gand­hi an­he­lan al­can­zar la in­de­pen­den­cia por vía pa­cí­fi­ca. Pe­ro fa­ná­ti­cos re­li­gio­sos ha­cen que el pro­ce­so se ma­lo­gre.

El vi­rrey de la In­dia, el bri­tá­ni­co lord Mount­bat­ten (se­gun­do por la de­re­cha), se sien­ta a ne­go­ciar pre­sio­na­do por el tiem­po. Jun­to a él Neh­ru (iz­da), lí­der de los hin­dúes, y Ali Jin­nah (dcha), de­fen­sor de un Es­ta­do is­lá­mi­co so­be­rano. Aba­jo: la lu­cha en­tre gru­pos de di­fe­ren­tes creen­cias re­li­gio­sas pro­vo­ca la rui­na so­bre to­do en las ciu­da­des del nor­te de la re­gión del Pun­yab.

Fo­to: Margaret Bour­ke-White ⁄ Ti­me Li­fe Pic­tu­res ⁄Getty Images

El sub­con­ti­nen­te se ha des­mem­bra­do en dos Es­ta­dos, In­dia y Pa­kis­tán, lo que des­en­ca­de­na uno de los ma­yo­res éxo­dos de la his­to­ria: la ci­fra de des­pla­za­dos, en­tre sijs, hin­dúes y mu­sul­ma­nes, se cal­cu­la en más de 17 mi­llo­nes. La ma­yor par­te hu­ye a pie (dcha), muy po­cos afor­tu­na­dos lo lo­gran en bar­co (aba­jo).

Dos ni­ños en un cam­pa­men­to de des­pla­za­dos en las afue­ras de Nue­va Del­hi. Tras la par­ti­ción del sub­con­ti­nen­te, cer­ca de nue­ve mi­llo­nes de sijs e hin­dúes hu­ye­ron de su pa­tria se­cu­lar –el re­cién pro­cla­ma­do Pa­kis­tán is­lá­mi­co– pa­ra re­fu­giar­se en la In­dia in­de­pen­dien­te.

Nue­va Del­hi, quin­ce de agos­to de 1947: tras cer­ca de dos si­glos de do­mi­nio bri­tá­ni­co, lord Mount­bat­ten suel­ta el yu­go de sus an­ti­guos súb­di­tos.

Dig­na­ta­rios del mun­do rin­den su úl­ti­mo ho­me­na­je a Gand­hi, el “após­tol” de la cau­sa de la in­de­pen­den­cia. Neh­ru afir­ma en la ra­dio: “La luz nos ha aban­do­na­do y aho­ra rei­na la os­cu­ri­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.