Red so­bre rue­das

Al­ma­ce­nar elec­tri­ci­dad y es­tar en per­ma­nen­te co­mu­ni­ca­ción: de lo que se­rán ca­pa­ces los co­ches eléc­tri­cos.

Geo - - NATURALEZA -

Los co­ches de la era de la in­for­ma­ción in­ter­ac­túan con la red eléc­tri­ca ( Vehi­cle-to-Grid), se co­mu­ni­can con otros vehícu­los ( Car-to-Car) y con su en­torno ( Car-to-X). De es­ta ma­ne­ra, los co­ches eléc­tri­cos se po­drán con­ver­tir en pro­vee­do­res de ener­gía, en­tre otras co­sas: sus ba­te­rías pue­den al­ma­ce­nar ex­ce­den­tes de ener­gía so­lar y eó­li­ca. Se cal­cu­la que en Ale­ma­nia 2,6 mi­llo­nes de vehícu­los eléc­tri­cos –más o me­nos un cin­co por cien­to de los vehícu­los exis­ten­tes en el país– se­rían su­fi­cien­tes pa­ra al­ma­ce­nar to­das las re­ser­vas de ener­gía que la red eléc­tri­ca, por obli­ga­ción le­gal, tie­ne que te­ner a dis­po­si­ción en to­do mo­men­to pa­ra acon­te­ci­mien­tos im­pre­vis­tos. Los mis­mos usua­rios de los vehícu­los de­ter­mi­nan cuán­do po­nen las ba­te­rías a dis­po­si­ción de la red. Ade­más, re­des ra­dio­eléc­tri­cas co­nec­tan los co­ches en­tre sí, per­mi­tien­do que se aler­ten di­rec­ta­men­te de po­si­bles pe­li­gros. Por úl­ti­mo, la co­mu­ni­ca­ción

Car-to-X ofre­ce da­tos so­bre ve­lo­ci­dad, rumbo o po­si­ción. Es­to per­mi­te adap­tar el con­trol de los se­má­fo­ros o la ges­tión del trá­fi­co de ma­ne­ra fle­xi­ble a lo que es­tá ocu­rrien­do en ca­lles y ca­rre­te­ras.

Car-to-Car Ejem­plo: un co­che ac­ci­den­ta­do comunica el pe­li­gro a otros usua­rios de la vía pú­bli­ca

Car-to--X Ejem­plo: los vehícu­los co­mu­ni­can un atas­co al sis­te­ma de ges­tión de trá­fi­co

2

3

1

Vehi­cle-to-Grid Ejem­plo: pro­duc­to­res de ener­gía apro­ve­chan co­ches apar­ca­dos co­mo al­ma­ce­nes de ener­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.