Q

¿QUÉ ES LO CO­RREC­TO?

Geo - - VIDA MODERNA -

EN EL CAM­PA­MEN­TO EL AL­MA IN­FAN­TIL SA­TIS­FA­CE SUS GUS­TOS

DU­RAN­TE MU­CHO TIEM­PO, SUSAN Y ROB han te­ni­do du­das, han dis­cu­ti­do y se han pe­lea­do unas cuan­tas ve­ces: ¿de­be­rían per­mi­tir a su hi­jo Alex acu­dir al co­le­gio ves­ti­do de chi­ca? ¿O de­be­rían in­sis­tir en que si­guie­se vis­tien­do ro­pa con­for­me a su gé­ne­ro bió­lo­gi­co, por su pro­pio bien? ¿Obli­gar­le a lle­var pan­ta­lo­nes?

An­te sus sú­pli­cas, ce­die­ron a sus de­seos. No obs­tan­te, el mie­do a la in­com­pren­sión de los de­más les preo­cu­pa­ba. Por cau­te­la, Susan es­cri­bió un co­rreo elec­tró­ni­co a los pa­dres de sus com­pa­ñe­ros de cla­se. “Alex es un ni­ño trans­gé­ne­ro”, de­cía. Unas ve­ces se sien­te fut­bo­lis­ta; otras prin­ce­sa. Hoy pue­de ser el hom­bre-ara­ña, ma­ña­na, una bai­la­ri­na.

Ella y su ma­ri­do le prohi­bie­ron lle­var falda o ves­ti­do fue­ra de ca­sa du­ran­te mu­cho tiem­po. Pe­ro se die­ron cuen­ta de que es­ta nor­ma iba al­te­rar la per­so­na­li­dad de su hi­jo.

Cuen­tan que ha­bla­ron con el pe­dia­tra, la psi­có­lo­ga y otros pa­dres en la mis­ma si­tua­ción y lle­ga­ron a una con­clu­sión ro­tun­da: “Alex ja­más de­bía sen­tir­se aver­gon­za­do de quién o có­mo es”. De mo­do que resolvieron que po­día acu­dir al co­le­gio al día si­guien­te con su ves­ti­do ro­sa.

A LOS TRES AÑOS Alex in­sis­tía en lle­var ro­pa de chi­ca. Sus pa­dres se lo per­mi­tían, pe­ro so­lo por las tar­des y en ca­sa. En aquel en­ton­ces aún so­por­ta­ba la “obli­ga­ción de dis­fra­zar­se” ca­da ma­ña­na cuan­do iba al co­le­gio. Por des­pe­cho pin­ta­ba chi­cas con ves­ti­dos ma­ra­vi­llo­sos y me­le­na ri­za­da.

En tér­mi­nos bio­ló­gi­cos, Alex es un chi­co. Pe­ro es un ni­ño al que le gus­ta ir ves­ti­do de chi­ca, co­mo les sue­le pa­sar a un por­cen­ta­je de en­tre el 2% y el 7% de los chi­cos me­no­res de do­ce años (aún no exis­ten es­tu­dios exac­tos al res­pec­to). Con cua­tro años afir­mó: “Soy un chi­co y una chi­ca”.

Su ma­dre Susan re­dac­tó el co­rreo elec­tró­ni­co en un tono in­ten­cio­na­da­men­te ca­sual; co­mo si la pre­di­lec­ción de Alex no su­pu­sie­se al­go fue­ra de lo co­mún. No obs­tan­te, su­fría de ata­ques de pá­ni­co. Te­mía que la fas­ci­na­ción de Alex por lo fe­me­nino pu­die­ra con­ver­tir­le en víc­ti­ma fá­cil de aco­sos. Y le ate­rra­ba el fu­tu­ro. Co­no­cía de­ma­sia­do bien las es­ta­dís­ti­cas que in­di­can una ten­den­cia muy por en­ci­ma del pro­me­dio en el con­su­mo de dro­gas y una al­ta ta­sa de sui­ci­dios en ado­les­cen­tes ho­mo­se­xua­les y tran­se­xua­les. Y ella par­tía de la idea de que su hi­jo po­dría for­mar par­te de al­guno de es­tos dos gru­pos en al­gún mo­men­to.

Pri­me­ro Alex desa­rro­lló una fuer­te ob­se­sión por un ves­ti­do co­lor la­van­da. Ca­da vez que des­apa­re­cía en la la­va­do­ra, se de­rrum­ba­ba. Sus pa­dres de­cla­ra­ron los mar­tes y sá­ba­dos co­mo “días de ves­ti­dos”, los de­más eran “días de pan­ta­lo­nes”. Su men­ti­ra pia­do­sa pa­ra jus­ti­fi­car el re­par­to de días an­te su hi­jo era que no po­dían la­var más a me­nu­do.

No obs­tan­te, la ver­dad era que sa­lir a la ca­lle una y otra vez con un ni­ño ves­ti­do de ni­ña, ir al par­que, te­ner que con­tes­tar pre­gun­tas, acla­rar ma­len­ten­di­dos, se­car lá­gri­mas... To­do es­to era de­ma­sia­do pa­ra vi­vir­lo a dia­rio.

“¿Por qué es tan im­por­tan­te te­ner una iden­ti­dad de gé­ne­ro inequí­vo­ca?”, re­fle­xio­na la ma­dre de Alex. Y re­cuer­da el co­rreo que en­vió a los de­más pa­dres: “Yo, que quie­ro a mi hi­jo más que a na­die en es­te mun­do, in­clu­so te­nía mis di­fi­cul­ta­des con su indefinición y su os­ci­la­ción cons­tan­te. A ve­ces chi­co, otras ve­ces chi­ca: yo an­he­la­ba la cla­ri­dad”. ¿Có­mo iba a reac­cio­nar el mun­do an­te su hi­jo?

SI ALEX FUE­RA UNA CHI­CA que se com­por­ta co­mo un chi­co, su ma­dre ja­más hu­bie­ra te­ni­do que en­viar el men­sa­je. Una ni­ña que jue­gue al fút­bol o sal­te ves­ti­da con una ca­mi­se­ta del hom­bre ara­ña no es nin­gún pro­ble­ma pa­ra la so­cie­dad. Pe­ro un chi­co co­mo Alex sí, in­clu­so hoy. “Dis­fo­ria de gé­ne­ro” es el diag­nós­ti­co en es­tos ca­sos. Pe-

ro las opi­nio­nes di­fie­ren mu­cho so­bre có­mo ac­tuar. ¿Su­pri­mir es­ta con­duc­ta o de­jar­la es­tar? Por un la­do es­tán los mé­di­cos que se pro­nun­cian a fa­vor de una in­ter­ven­ción de­ci­di­da. Que quie­ren co­rre­gir el “des­per­fec­to”, dar­le al ni­ño una orien­ta­ción de gé­ne­ro cla­ra pa­ra pro­te­ger­le de la con­fu­sión emo­cio­nal. Y no obs­tan­te con­si­guen pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio.

No exis­te nin­gu­na prue­ba de que la in­ter­ven­ción te­ra­péu­ti­ca ha­ya po­di­do in­fluir al­gu­na vez en la iden­ti­dad u orien­ta­ción de gé­ne­ro de un ni­ño, un ado­les­cen­te o un jo­ven. Co­mo mu­cho la ha su­pri­mi­do. La opi­nión con­tra­ria ca­da vez cuen­ta con más de­fen­so­res: cuan­do los ni­ños se sien­ten a gus­to tan­to en la es­fe­ra fe­me­ni­na co­mo en la mas­cu­li­na o en al­gún lu­gar en me­dio, no va­le de na­da in­ten­tar en­ca­jar­los a la fuer­za en una de las dos ca­te­go­rías rí­gi­das y opues­tas, que se ex­clu­yen mu­tua­men­te. Lo que sí se les de­be­ría en­se­ñar es a con­tes­tar a los ata­ques con­tra su au­to­es­ti­ma. ¿Por qué no se po­dría equi­pa­rar el fe­nó­meno del ni­ño trans­gé­ne­ro al fe­nó­meno del ni­ño zur­do: po­co co­mún pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra pa­to­ló­gi­co?

“El cli­ma so­cial ha cam­bia­do”, cons­ta­ta Ed­gar­do Men­vie­lle, del Chil­dren’s Na­tio­nal Me­di­cal Cen­ter de Was­hing­ton (EEUU). Mu­chos pa­dres afec­ta­dos ya no con­sul­tan al mé­di­co; buscan y en­cuen­tran apo­yo en in­ter­net, en los fo­ros y gru­pos de au­to­ayu­da.

“Pre­sio­nar a un ni­ño en con­tra de su vo­lun­tad pa­ra que adop­te uno u otro rol de gé­ne­ro es po­co éti­co”, afir­ma Men­vie­lle, uno de los ex­per­tos a ni­vel mun­dial en con­duc­ta trans­gé­ne­ro en ado­les­cen­tes.

Men­vie­lle ase­so­ra a pa­dres afec­ta­dos jun­to con la psi­co­te­ra­peu­ta Cat­he­ri­ne Tuerk, que es ma­dre de un ni­ño con una con­duc­ta adul­ta atí­pi­ca. Co­no­ce de so­bra la “vie­ja es­cue­la”; le die­ron el con­se­jo “te­ra­péu­ti­co” de qui­tar­le a su hi­jo los ju­gue­tes de ni­ñas y en­se­ñar­le “com­por­ta­mien­tos mas­cu­li­nos”. Le ins­cri­bió en cursos de ká­ra­te y fút­bol y le arras­tra­ba al te­ra­peu­ta cua­tro ve­ces por se­ma­na, du­ran­te años. El re­sul­ta­do: un ni­ño pro­fun­da­men­te amar­ga­do y agre­si­vo.

Hoy Cat­he­ri­ne Tuerk con­si­de­ra aque­lla me­di­das co­mo ma­los tra­tos a su hi­jo. Así que tra­ba­ja ca­da vez más pa­ra que otros no co­me­tan el mis­mo error.

Susan, la ma­dre de Alex, es una de las mu­je­res que en­con­tra­ron ayu­da en Cat­he­ri­ne Tuerk. Tras lar­gas con­ver­sa­cio­nes te­lé­fo­ni­cas con ella, fue a com­prar

MA­QUI­LLA­JE EN LU­GAR DE FÚT­BOL

el pri­mer ves­ti­do de ni­ña a Alex. Y reunió más ade­lan­te el va­lor de per­mi­tir­le po­nér­se­lo pa­ra ir al co­le­gio.

LA MA­YO­RÍA DE LOS NI­ÑOS sue­le en­con­trar con fa­ci­li­dad su si­tio en nues­tro mun­do bi­di­men­sio­nal de dos gé­ne­ros. ¿Pe­ro por qué al­gu­nos otros no? ¿Quién tie­ne la cul­pa: las hor­mo­nas, los ge­nes, el con­di­cio­na­mien­to so­cial? ¿O to­dos jun­tos? ¿Y si fue­ra así: en qué pro­por­cio­nes in­flu­ye ca­da as­pec­to en es­te fe­nó­meno? La cien­cia aún no ha da­do con res­pues­tas con­vin­cen­tes a es­tas pre­gun­tas.

Du­ran­te el si­glo XIX no so­lo las chi­cas, sino que a me­nu­do tam­bién los chi­cos lle­va­ban ves­ti­dos de vo­lan­tes y lu­cían me­le­nas. Du­ran­te mu­cho tiem­po, el co­lor ro­sa se con­si­de­ra­ba fuer­te y mas­cu­lino; el azul, dé­bil y fe­me­nino.

El sig­ni­fi­ca­do ac­tual de los dos co­lo­res se pu­so de mo­da en el si­glo XX. Que el ti­po de ro­pa y el re­par­to de co­lo­res no tie­nen nin­gún va­lor eterno lo ha de­mos­tra­do el mo­vi­mien­to de gays y les­bia­nas du­ran­te su lar­ga lu­cha por la igual­dad, al tiem­po que abrían un cam­po de to­le­ran­cia tam­bién pa­ra otros. Los trans­se­xua­les sa­len ca­da vez más abier­ta­men­te en pú­bli­co. Los már­ge­nes pa­ra chi­cos y hom­bres que vis­ten de for­ma inusual, que dan a su apa­rien­cia un ai­re fe­me­nino, se han ido am­plian­do. Al me­nos en las gran­des ciu­da­des, don­de se con­si­de­ra al hom­bre me­tro­se­xual y an­dró­gino co­mo re­fe­ren­te de la van­guar­dia.

Una pri­me­ra ge­ne­ra­ción de chi­cos que se vis­ten co­mo chi­cas en pú­bli­co y que pue­den ju­gar en la an­ti­gua zo­na ta­bú fron­te­ri­za en­tre los gé­ne­ros. Y con to­do res­pe­to a los apu­ros de pa­dres co­mo Susan y Rob, mu­chos otros pro­ge­ni­to­res de ni­ños co­mo Alex se ha­cen más vi­si­bles, quie­ren ser es­cu­cha­dos. Son un po­co más lan­za­dos y es­tán me­jor in­for­ma­dos des­de que en­con­tra­ron en in­ter­net una co­mu­ni­dad de fa­mi­lias en la mis­ma si­tua­ción.

“Es muy fá­cil di­vi­dir una so­cie­dad en dos es­fe­ras de gé­ne­ro úni­ca­men­te”, pue­de leer­se en un blog con el tí­tu­lo de Pink Is for Boys (el ro­sa es pa­ra chi­cos). “Quien nie­ga el am­plio es­pa­cio que se ex­tien­de en­tre los po­los ‘hom­bre’ y ‘mu­jer’ tam­bién nie­ga la exis­ten­cia de mi hi­jo.”

No obs­tan­te, la au­to­ra de es­te co­men­ta­rio no re­ve­la el nom­bre de su hi­jo ni su au­tén­ti­ca iden­ti­dad, al igual que en es­te reportaje mu­chos nom­bres y lu­ga­res que­dan sin de­ter­mi­nar. Aun­que la nue­va ge­ne­ra­ción de pa­dres de­fien­de con co­ra­je lo que a sus hi­jos les ha­ce fe­li­ces y úni­cos, el mie­do a la dis­cri­mi­na­ción per­du­ra. Les cam­bian de co­le­gio y or­ga­ni­zan mu­dan­zas pa­ra pro­te­ger a es­tos ni­ños.

Cuan­do Jo­sé era pe­que­ño, su pa­dre acep­ta­ba sus jue­gos de dis­fra­ces con una son­ri­sa com­pren­si­va. Pe­ro a me­di­da que fue cre­cien­do y que­dan­do más en evi­den­cia que su fas­ci­na­ción por lo fe­me­nino no era pa­sa­je­ra, el pa­dre se echó pa­ra atrás. Li­bró una lu­cha de­ses­pe­ra­da con­tra la ena­je­na­ción cre­cien­te de su hi­jo, que en­ton­ces se re­fe­ría a sí mis­mo co­mo “chi­ca-chi­co”. Ant­hony qui­so que no se le no­ta­ra na­da. Y aun así se re­tor­cía por den­tro cuan­do su hi­jo se pa­sea­ba de­lan­te de él con un ves­ti­do de flo­res y pe­lu­ca.

UNAS VE­CES EL PA­DRE SA­LÍA co­rrien­do, otras pe­día cuen­tas al hi­jo. Cuan­do Jo­sé te­nía tres años y se po­nía ves­ti­dos a dia­rio, Ant­hony no de­ja­ba de su­pli­car­le: “Eres un chi­co. No eres una chi­ca. ¡Tú eres un chi­co!” Y lue­go el pa­dre se de­rrum­ba­ba. Jo­se sa­lía de su ca­mi­ta, ca­mi­na­ba tor­pe­men­te ha­cia su pa­dre ba­ña­do en lá­gri­mas y le aca­ri­cia­ba la ca­be­za.

Ant­hony y su mu­jer en­con­tra­ron a un psi­quia­tra que les in­sis­tió en que de­ja­ran ju­gar a Jo­sé a lo que qui­sie­ra, co­mo qui­sie­ra y con quien qui­sie­ra. Des­pués del úl­ti­mo año del ci­clo de In­fan­til del co­le, Jo­sé y Ant­hony se apun­ta­ron a un cam­pa­men­to de verano pa­ra ni­ños con con­duc­ta de gé­ne­ro atí­pi­ca. Ant­hony se con­mo­vió mu­cho cuan­do vio lo fe­li­ces y des­preo­cu­pa­dos que ju­ga­ban allí los ni­ños ves­ti­dos de ni­ñas: una ex­pe­rien­cia cla­ve que mar­có un an­tes y un des­pués. Los pa­dres apun­ta­ron a Jo­sé a una aca­de­mia de ba­llet don­de se desen­vol­vía ma­ra­vi­llo­sa­men­te. Su ta­len­to y su éxi­to co­mo bai­la­rín enor­gu­lle­cie­ron al pa­dre.

Aho­ra Jo­sé tie­ne ca­si nue­ve años. Po­cas ve­ces se po­ne ves­ti­dos de chi­cas, se con­si­de­ra un chi­co, pe­ro le si­gue gus­tan­do ju­gar con mu­ñe­cas. Su pa­dre Ant­hony le ha pe­di­do

dis­cul­pas unas cuan­tas ve­ces. “Te­nía la men­te es­tre­cha. No co­no­cía a na­die co­mo tú, ne­ce­si­ta­ba tiem­po. Lo sien­to in­fi­ni­ta­men­te.” El hi­jo le ha per­do­na­do.

A LOS DIEZ AÑOS, la ma­yo­ría de los pink boys (ni­ños ro­sas) re­nun­cian a su va­rian­te de gé­ne­ro. Se es­ti­ma que en­tre el 60% y el 80% cre­cen co­mo ho­mo­se­xua­les, el res­to o bien desa­rro­lla su con­di­ción he­te­ro­se­xual o se so­me­te a un cam­bio de se­xo. Es­tas ci­fras hay que leer­las con pre­cau­ción pues exis­ten muy po­cos es­tu­dios fia­bles (y prác­ti­ca­men­te nin­guno so­bre chi­cas con com­por­ta­mien­to trans­gé­ne­ro).

La pu­ber­tad es una au­tén­ti­ca pe­sa­di­lla pa­ra aque­llos ado­les­cen­tes que se sien­tes atra­pa­dos en un cuer­po equi­vo­ca­do. Pues es cuan­do el cuer­po se trans­for­ma en el de un hom­bre o una mu­jer. No obs­tan­te, es­te pro­ce­so se pue­de pa­rar con la in­ges­ta de hor­mo­nas. Mu­chos mé­di­cos con­si­de­ran que la in­ges­ta de hor­mo­nas –los lla­ma­dos “blo­quea­do­res”– es bas­tan­te con­ve­nien­te si el ado­les­cen­te tie­ne la cer­te­za ab­so­lu­ta de que quie­re lle­var una vi­da acor­de al gé­ne­ro opues­to. De es­ta for­ma, no se lle­ga a pro­du­cir el cam­bio de voz, la ca­ra no se vuel­ve más an­gu­lo­sa, no cre­ce ve­llo cor­po­ral... Las chi­cas que, por ejem­plo, pre­ten­den ha­cer­se una ci­ru­gía de reasig­na­ción de se­xo, de es­ta for­ma se aho­rran la ampu­tación de los pe­chos.

Alex y sus pa­dres tu­vie­ron que en­fren­tar­se a otros de­sa­fíos. Cuan­do en­tró en la es­cue­la pri­ma­ria, su ma­dre no es­cri­bió nin­gún co­rreo elec­tró­ni­co a los pa­dres de los com­pa­ñe­ros de cla­se. Por­que cuan­to más ma­yo­res se ha­cen los ni­ños, más bru­ta­les son las bur­las y el des­pre­cio a los mar­gi­na­dos. Por eso Susan y Rob prohi­bie­ron a su hi­jo ir al co­le ves­ti­do “de mo­do ama­ri­po­sa­do”.

El chi­co lo so­bre­lle­va­ba bien: los ves­ti­dos de chi­ca ya no le pa­re­cían tan fas­ci­nan­tes co­mo an­tes. No obs­tan­te, Alex no qui­so pres­cin­dir de su collar de perlas de vi­drio de co­lo­res ni del esmalte de uñas. Y lle­ga­ron a un acuer­do, tam­bién so­bre los cal­ce­ti­nes y los za­pa­tos.

Al fi­nal de la pri­me­ra se­ma­na, Alex apa­re­ció con cal­ce­ti­nes ro­sa chi­llón en el pa­tio de la es­cue­la. So­lo aso­ma­ban un par de cen­tí­me­tros bajo los pan­ta­lo­nes, pe­ro el fren­te del

mob­bing ya se ha­bía for­ma­do. “¿Eres una ne­na?” Al lle­gar a ca­sa, Alex con­tó so­llo­zan­do que esa fra­se le hi­rió mu­cho.

Ac­to se­gui­do su pa­dre se com­pró unas za­pa­ti­llas de co­lor ro­sa que se po­nía cuan­do lle­va­ba a Alex al co­le­gio. La pro­fe­so­ra de la cla­se tam­bién to­mó car­tas en el asun­to. Con­tó a los alum­nos que ella te­nía ami­gos que lle­va­ban las uñas pin­ta­das y pen­dien­tes. Ella mis­ma se sen­tía a gus­to con ro­pa de chi­co, aña­dió. Les con­ta­ba anéc­do­tas so­bre los tiem­pos y los paí­ses don­de las mu­je­res te­nían o tie­nen prohi­bi­do lle­var pan­ta­lo­nes y re­to­ma­ba con fre­cuen­cia el te­ma de la di­ver­si­dad de gé­ne­ro. Po­co a po­co se de­ja­ron de es­cu­char los co­men­ta­rios ofen­si­vos.

Alex tar­dó se­ma­nas en res­ta­ble­cer la con­fian­za en sí mis­mo. Pe­ro un día vol­vió a po­ner­se los cal­ce­ti­nes ro­sas con una za­pa­ti­llas bri­llan­tes. Y se fue a la es­cue­la con la ca­be­za bien al­ta.

Pa­ra la fo­tó­gra­fa Lind­say Mo­rris, es­te reportaje su­pu­so un desafío. ¿Qué pue­do mos­trar sin per­ju­di­car a na­die? ¿Qué quie­ren los pa­dres? En cual­quier ca­so: evi­tar el sim­ple vo­yeu­ris­mo. Re­tra­tar a los ni­ños, sin ex­hi­bir­los. Y trans­mi­tir el men­sa­je a otras fa­mi­lias afec­ta­das de que no es­tán so­las. Ruth Pa­da­wer es es­cri­to­ra y do­cen­te en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, Nue­va York (tex­to: © 2014 The New York Ti­mes).

Los chi­cos tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des que las chi­cas de su­frir pro­ble­mas por su os­ci­la­ción se­xual. Se con­si­de­ra más nor­mal la con­duc­ta de una chi­ca con ac­ti­tud mas­cu­li­na que vi­ce­ver­sa.

¿Quién vie­ne a es­te cam­pa­men­to? Los ni­ños trans­gé­ne­ros y sus pa­dres dis­fru­tan aquí de un tiem­po sin preo­cu­pa­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.