CUAN­DO EL NI­ÑO HA­BI­TA EN EL CUER­PO EQUI­VO­CA­DO

¿TRA­TA­MIEN­TO HOR­MO­NAL? EN CA­SO AFIR­MA­TI­VO, ¿CUÁN­DO?

Geo - - VIDA MODERNA - Fred Lan­ger

Pe­ter Keins, psi­có­lo­go en Ber­lín, acon­se­ja to­mar en se­rio a los chi­cos (y chi­cas) con una au­to­de­fi­ni­ción de gé­ne­ro atí­pi­ca. “Des­de edad muy tem­pra­na, es­tos ni­ños son cons­cien­tes de que son di­fe­ren­tes a los de­más. Sien­ten que su gé­ne­ro no coin­ci­de con el que el mun­do adul­to ha pre­de­ter­mi­na­do pa­ra ellos. Y al­gu­nos ya sa­ben te­ma­ti­zar­lo a los dos años a tra­vés de los re­cur­sos a su al­can­ce.” Si con cua­tro a cin­co años los ni­ños si­guen por es­te mis­mo ca­mino, los pa­dres de­be­rían bus­car ayu­da te­ra­péu­ti­ca lo más pron­to po­si­ble, en opi­nión de Keins. No pa­ra que los vuel­van a me­ter en el su­pues­to “ca­mino co­rrec­to”, sino pa­ra ali­viar las ten­sio­nes que sur­jan den­tro de la fa­mi­lia y ayu­dar­les a lle­var me­jor es­ta si­tua­ción fue­ra de lo co­mún. Si más ade­lan­te los ni­ños quie­ren so­me­ter­se a un tra­ta­mien­to hor­mo­nal, los mé­di­cos pre­gun­ta­rán: “¿Cuán­do acu­die­ron por pri­me­ra vez a un te­ra­peu­ta?”

AM­BU­LA­TO­RIO ES­PE­CIAL

El pa­cien­te más jo­ven que fue a la con­sul­ta de Sas­kia Fah­ren­krug te­nía dos años y me­dio. En un am­bu­la­to­rio es­pe­cia­li­za­do en trastornos de la iden­ti­dad de gé­ne­ro per­te­ne­cien­te al Centro Mé­di­co Uni­ver­si­ta­rio de Ham­bur­go-Ep­pen­dorf, la psi­coa­na­lis­ta atien­de a 120 ni­ños pro­ce­den­tes de to­das par­tes de Ale­ma­nia y Eu­ro­pa. “Cuan­do se tra­ta de ni­ños así de pe­que­ños a quien real­men­te ase­so­ro es a los pa­dres. Al fin y al ca­bo son ellos los que tie­nen que ma­ne­jar la si­tua­ción cuan­do su hi­jo pe­que­ño se ti­ra al sue­lo gri­tan­do y no hay ma­ne­ra de sa­car­le de ca­sa sin el ves­ti­do de co­lor ro­sa.“En la ma­yo­ría de los ca­sos, Fah­ren­krug ofre­ce apo­yo a ado­les­cen­tes tran­se­xua­les, es de­cir jó­ve­nes cu­ya año­ran­za in­de­ter­mi­na­da por el otro se­xo se ha con­ver­ti­do en la cer­te­za amar­ga de vi­vir en el cuer­po equi­vo­ca­do. Y allí vuel­ve a sur­gir la pre­gun­ta car­ga­da de tan­tas con­se­cuen­cias: ¿Hom­bre? ¿Mu­jer? Sas­kia Fah­ren­krug sa­be de un nú­me­ro cre­cien­te de ado­les­cen­tes tran­se­xua­les que re­nun­cian a los tra­ta­mien­tos hor­mo­na­les, “de­ci­dien­do así no to­mar nin­gu­na de­ci­sión”. Pe­ro pa­ra la gran ma­yo­ría de es­tos chi­cos, los me­di­ca­men­tos si­guen sien­do el re­me­dio pa­ra su re­den­ción.

¿TRA­TA­MIEN­TO HOR­MO­NAL?

El mé­di­co Wüst­hof del centro en­do­crino de Ham­bur­go, que tra­ba­ja con el centro mé­di­co an­tes men­cio­na­do, abo­ga por usar hor­mo­nas cuan­to an­tes. “Pa­ra es­tos ado­les­cen­tes la pu­ber­tad es una tor­tu­ra. ¿Por qué ex­po­ner­les a ella si pue­de blo­quear­se es­ta fa­se?” Wüst­hof es­tá a fa­vor del em­pleo de me­di­ca­men­tos siem­pre que los psi­có­lo­gos clí­ni­cos pa­ra ado­les­cen­tes del centro mé­di­co don­de se han so­me­ti­do a tra­ta­mien­to es­tén se­gu­ros de su de­ci­sión irre­fu­ta­ble. Y una vez que él mis­mo se ha­ya con­ven­ci­do, tras un pe­río­do de ob­ser­va­ción in­ten­sa de sus pa­cien­tes, de que el de­seo de te­ner otro se­xo es más fuer­te que cual­quier al­ter­na­ti­va. En es­tos ca­sos, Wüst­hof sí re­co­mien­da la in­ges­ta de hor­mo­nas en las chi­cas a par­tir de los diez años; en cuan­to a los chi­cos, cu­ya pu­ber­tad se ini­cia más tar­de em­pe­za­ría a los do­ce o tre­ce. En es­ta eta­pa so­lo se tra­ta de una su­pre­sión –re­ver­si­ble– de la pu­ber­tad. Un cam­bio de se­xo se rea­li­za­ría más ade­lan­te.

A NI­VEL EU­RO­PEO

Los crí­ti­cos ob­je­tan que ha­bría que es­pe­rar a ver si du­ran­te la pu­ber­tad se pro­du­ce una re­con­ci­lia­ción con el se­xo bio­ló­gi­co. Y aler­tan: si se blo­quea la pu­ber­tad, exis­te el pe­li­gro de su­pri­mir una orien­ta­ción ho­mo­se­xual. No obs­tan­te, la opi­nión ma­yo­ri­ta­ria a día de hoy es otra. Y no so­la­men­te en Ale­ma­nia. En los Paí­ses Ba­jos, los tra­ta­mien­tos hor­mo­na­les ya se prac­ti­can en me­no­res a par­tir de los do­ce años des­de fi­na­les de los no­ven­ta. Tam­bién en Suiza creen en el diag­nós­ti­co an­te­rior a la pu­ber­tad. Wüst­hof afir­ma: “No co­noz­co nin­gún ca­so en el que al­guien ha­ya que­ri­do re­cu­pe­rar su se­xo ori­gi­nal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.