"Las mu­je­res son las gran­des ol­vi­da­das de la his­to­ria"

In­fa­ti­ga­ble en su cru­za­da por res­ca­tar del ano­ni­ma­to las vi­das de gran­des mu­je­res, la pe­rio­dis­ta mues­tra en el la­do más hu­mano del po­der.

Geo - - GEOENTREVISTA -

Cuan­do a las via­je­ras in­tré­pi­das y aven­tu­re­ras le si­guie­ron las rei­nas de Áfri­ca y las da­mas de Orien­te, la pe­rio­dis­ta Cris­ti­na Mo­ra­tó ya de­ja­ba cla­ro que su cru­za­da li­te­ra­ria iba al res­ca­te de una plé­ya­de de gran­des mu­je­res in­jus­ta­men­te ol­vi­da­das por la his­to­ria. Lo con­si­guió –y de qué ma­ne­ra– con Mar­ga d'An­du­rain, la con­de­sa es­pía y aven­tu­re­ra, pe­ro tam­bién con sus di­vas re­bel­des y, aho­ra, con seis de las más gran­des rei­nas de la his­to­ria. Sus vi­das –nos an­ti­ci­pa– po­co tie­nen que ver con los cuen­tos de ha­das. Bu­cean­do du­ran­te me­ses en ar­chi­vos, me­mo­rias, dia­rios y co­lec­cio­nes pri­va­das, Mo­ra­tó nos mues­tra có­mo más allá de los pri­vi­le­gios y la ri­que­za exis­tie­ron unas mu­je­res de car­ne y hue­so obli­ga­das a lle­var so­bre sus hom­bros unas car­gas de­ma­sia­do pe­sa­das.

Pen­sa­ba que la vi­da de las rei­nas siem­pre fue es­tu­pen­da, pe­ro pa­re­ce que no. Có­mo cam­bia el cuen­to, ¿ver­dad?

–Pues sí, la ver­dad, pe­ro sus vi­das es­tán en las car­tas que es­cri­bie­ron a sus fa­mi­lia­res y en sus dia­rios per­so­na­les, que se con­ser­van en ar­chi­vos y co­lec­cio­nes pri­va­das. Tam­bién en las me­mo­rias que pu­bli­ca­ron sus fie­les da­mas de com­pa­ñía. A tra­vés de es­tos do­cu­men­tos his­tó­ri­cos, que han si­do mi prin­ci­pal fuen­te de in­ves­ti­ga­ción, he in­ten­ta­do re­cons­truir su día a día en la Cor­te... des­cu­brir sus sen­ti­mien­tos, sus mie­dos y sus tra­ge­dias. Más allá de un mun­do de pri­vi­le­gios, to­das ellas fue­ron mu­je­res de car­ne y hue­so obli­ga­das a lle­var so­bre sus hom­bros el pe­so de la co­ro­na.

En un mo­men­to co­mo es­te, don­de tan­to se cues­tio­na el pa­pel de rei­nas y prin­ce­sas, ¿qué nos en­se­ña la his­to­ria?

–Los tiem­pos han cam­bia­do, so­bre to­do en las Ca­sas Reales eu­ro­peas. Muy po­cas rei­nas y prin­ce­sas es­tán dis­pues­tas a li­mi­tar­se al pa­pel de con­sor­te y quie­ren te­ner su pro­pio es­pa­cio. En Cor­tes im­pe­ria­les co­mo la de Vie­na, tan an­ti­cua­das y mar­ca­das por el pro­to­co­lo, las rei­nas te­nían un pa­pel muy li­mi­ta­do. So­lo se es­pe­ra­ba que die­ran un hi­jo va­rón que ga­ran­ti­za­se la di­nas­tía. Vi­vían re­clui­das en sus pa­la­cios, ocio­sas y de es­pal­das a la reali­dad del pue­blo.

¿Qué cri­te­rios ha se­gui­do a la ho­ra de se­lec­cio­nar es­tas “rei­nas mal­di­tas”?

–He ele­gi­do unas so­be­ra­nas muy ca­lum­nia­das y mal­tra­ta­das por la his­to­ria. A Eu­ge­nia de Mon­ti­jo se la acu­só de in­mo­ral, frí­vo­la y tam­bién de es­té­ril por­que tar­dó en que­dar­se em­ba­ra­za­da. Se la cul­pó de to­dos los ma­les, in­clui­da la caí­da del Se­gun­do Im­pe­rio fran­cés. A Ma­ría An­to­nie­ta se le re­cri­mi­na­ba ser in­mo­ral y frí­vo­la y con­tri­buir al fin de la mo­nar­quía en Fran­cia. A la úl­ti­ma za­ri­na, Ale­jan­dra Ro­ma­nov, de ser una so­be­ra­na des­al­ma­da y cau­sar el fin de su di­nas­tía. He in­ten­ta­do no juz­gar­las y des­cu­brir sus som­bras pe­ro tam­bién sus lu­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.