RUI­NAS E HISTORIAS

"Idea­li­za­mos las vi­das de las rei­nas por­que so­lo ve­mos el la­do más ama­ble. Son per­so­nas pri­vi­le­gia­das, pe­ro tam­bién víc­ti­mas de su ele­va­da po­si­ción"

Geo - - GEOENTREVISTA - Ju­lián Due­ñas

¿Por qué mal­di­tas? ¿Qué tie­nen to­das ellas en co­mún?

–La so­le­dad, el des­arrai­go, la nos­tal­gia, la fal­ta de amor o el su­fri­mien­to por no po­der dar un he­re­de­ro al trono. Tam­bién com­par­ten la do­lo­ro­sa pér­di­da de sus hi­jos, los fra­ca­sos ma­tri­mo­nia­les o el sen­tir­se ex­tran­je­ras en una Cor­te don­de no eran bien re­ci­bi­das.

¿De ver­dad fue­ron tan des­gra­cia­das? Di­go yo que al­gu­na se­ría fe­liz.

–En ge­ne­ral fue­ron muy des­gra­cia­das por­que no pu­die­ron ele­gir su des­tino. Eran prin­ce­sas rehe­nes obli­ga­das a rom­per con su pa­sa­do, con su fa­mi­lia. Sus pa­la­cios de cuen­to de ha­das eran en reali­dad jau­las de oro don­de ape­nas te­nían li­ber­tad, de­bían cum­plir con un ri­gu­ro- so y es­tric­to pro­to­co­lo y to­dos sus mo­vi­mien­tos eran vi­gi­la­dos.

¿No hu­bo ni un so­lo ma­tri­mo­nio real por amor?

–Por su­pues­to que hu­bo ex­cep­cio­nes. Ale­jan­dra Ro­ma­nov, nie­ta de la rei­na Vic­to­ria, se ca­só muy enamo­ra­da de su pri­mo el zar Ni­co­lás ll, aun­que su vi­da en co­mún es­tu­vo mar­ca­da por las tra­ge­dias per­so­na­les.

De to­das ellas, ¿cuál fue la más ex­cén­tri­ca?

–Qui­zás Isabel de Ba­vie­ra, Sis­si, era anoré­xi­ca y bu­lí­mi­ca. Me­día 1,72 cen­tí­me­tros y vi­vió ob­se­sio­na­da por man­te­ner su pe­so de 50 ki­los y con­ser­var has­ta su muer­te su fa­mo­sa cintura de avis­pa de só­lo 47 cen­tí­me­tros.

Los ma­tri­mo­nios reales so­lían ser ga­ran­tía de paz. ¿Era igual puer­tas aden­tro?

–De puer­tas aden­tro eran por lo ge­ne­ral ma­tri­mo­nios des­di­cha­dos, sin amor. Las in­fi­de­li­da­des y las desave­nen­cias con­yu­ga­les eran mo­ne­da co­rrien­te. En­tre las ex­cep­cio­nes es­tá Vic­to­ria de In­gla­te­rra, que for­mó un ma­tri­mo­nio só­li­do y fe­liz con su ado­ra­do es­po­so el prín­ci­pe Al­ber­to, con quien tu­vo nue­ve hi­jos.

“Nun­ca so­la, nun­ca li­bre”, di­jo Eu­ge­nia de Mon­ti­jo. ¿Se pa­ga­ba ese pre­cio por ser rei­na? ¿Hoy tam­bién?

–Las rei­nas ac­tua­les go­zan de ma­yor li­ber­tad aun­que su pa­pel ins­ti­tu­cio­nal si­gue sien­do li­mi­ta­do, y tam­bién pa­gan un al­to pre­cio por su ele­va­do ran­go.

En­tre no­so­tros, co­noz­co a mu­cha gen­te que cam­bia­ría su vi­da por la de al­gu­na de es­tas es­tu­pen­das se­ño­ras.

–Idea­li­za­mos sus vi­das por­que ve­mos el la­do más ama­ble de su rei­na­do. Son per­so­nas pri­vi­le­gia­das en mu­chos as­pec­tos, pe­ro tam­bién son víc­ti­mas de su ele­va­da po­si­ción. No tie­nen vi­da pri­va­da y se las juz­ga con de­ma­sia­da se­ve­ri­dad.

¿Que­dan rei­nas mal­di­tas?

–Sin du­da, la prin­ce­sa Ma­sa­ko, es­po­sa del prín­ci­pe he­re­de­ro al trono de Ja­pón.

Sus li­bros siem­pre ver­san so­bre mu­je­res. ¿Por qué?

–Por­que en ge­ne­ral son las gran­des ol­vi­da­das de la His­to­ria. A mu­chas de mis pro­ta­go­nis­tas se les de­be un re­co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co que no tu­vie­ron en vi­da y que sin du­da me­re­cen por su co­ra­je, de­ter­mi­na­ción y va­lía.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.