La mez­cla per­fec­ta de sa­bor y sa­lud

La fa­mo­sa be­bi­da de­be su exis­ten­cia a la búsqueda de un re­me­dio efec­ti­vo con­tra la ma­la­ria.

Geo - - GEONOTICIAS -

El gin to­nic, el com­bi­na­do más con­su­mi­do en el mun­do, de­be su exis­ten­cia a una ca­sua­li­dad. Ocu­rrió en Lima en el año 1638, cuan­do la con­de­sa de Chin­chón Do­ña Fran­cis­ca Enríquez de Ri­ve­ra, es­po­sa del vi­rrey del Pe­rú, ca­yó en­fer­ma víc­ti­ma de unas fie­bres a las que los mé­di­cos no con­se­guían po­ner re­me­dio. Fi­nal­men­te, un pre­pa­ra­do con cor­te­za de cin­cho­na, una plan­ta de la fa­mi­lia de las Ru­bia­ceae que con­tie­ne qui­ni­na, un al­ca­loi­de con pro­pie­da­des an­ti­pi­ré­ti­cas, anal­gé­si­cas y an­ti­pa­lú­di­cas, con­si­guió sal­var su vi­da. Sin em­bar­go, no fue has­ta 1817 –año en que los cien­tí­fi­cos fran­ce­ses Jo­seph Ca­ven­tou y Pie­rre Pe­lle­tier ais­la­ron el prin­ci­pio ac­ti­vo del com­pues­to– cuan­do se pro­du­jo su co­mer­cia­li­za­ción en for­ma de pas­ti­llas. No obs­tan­te, la me­di­ci­na ob­te­ni­da era tan amar­ga que po­cos va­lien­tes se atre­vían a to­mar­la. Dán­do­se cuen­ta de ello, un avis­pa­do ofi­cial bri­tá­ni­co des­ti­na­do en la In­dia en­con­tró la so­lu­ción: di­sol­vió la qui­ni­na en agua con zu­mo de lima y le aña­dió azú­car y ginebra. Sin sa­ber­lo, ha­bía crea­do el gin to­nic. En 1870 la fór­mu­la mejoró al co­men­zar la fa­bri­ca­ción de agua car­bo­na­ta­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.