¿Cu­ra­ción gra­cias a la ni­co­ti­na?

Los es­tu­dios su­gie­ren que la sus­tan­cia pue­de ofre­cer pro­tec­ción con­tra la en­fer­me­dad de Par­kin­son.

Geo - - GEONOTICIAS -

No ca­be du­da de que fu­mar cau­sa cán­cer y mu­chas otras en­fer­me­da­des. Pe­ro es­tos y otros efec­tos se­cun­da­rios se de­ben ca­si ex­clu­si­va­men­te al al­qui­trán y otros in­gre­dien­tes de los pi­ti­llos. La ni­co­ti­na, al con­tra­rio, tam­bién pa­re­ce te­ner cua­li­da­des po­si­ti­vas. ¿Cuá­les exac­ta­men­te? Es­ta es la pre­gun­ta a la que pre­ten­de con­tes­tar un es­tu­dio rea­li­za­do en Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos, en cu­yo mar­co se su­mi­nis­tró ni­co­ti­na a tra­vés de chi­cles y par­ches.

Es­pe­cial­men­te in­tere­san­te es una co­rre­la­ción –des­cu­bier­ta ya ha­ce dé­ca­das– en­tre el con­su­mo de ni­co­ti­na y la fre­cuen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nor de ca­sos de Morbus Par­kin­son. En­tre no fu­ma­do­res, la fre­cuen­cia de la pa­rá­li­sis agi­tan­te es unas tres ve­ces más al­ta que en­tre fu­ma­do­res.

Aun­que es­tas ci­fras prác­ti­ca­men­te se han ig­no­ra­do has­ta aho­ra –por­que la en­fer­me­dad de Par­kin­son sue­le apa­re­cer a eda­des avan­za­das y mu­chos fu­ma­do­res mue­ren re­la­ti­va­men­te jó­ve­nes–, la co­rre­la­ción es­ta­dís­ti­ca teó­ri­ca­men­te po­dría ser así.

Aho­ra ca­da vez más in­di­cios apun­tan a que la ni­co­ti­na es­ti­mu­la la pro­duc­ción de do­pa­mi­na en el ce­re­bro: la fal­ta de es­te neu­ro­trans­mi­sor cau­sa los sín­to­mas del Par­kin­son. La do­pa­mi­na tam­bién es­ti­mu­la el ren­di­mien­to cog­ni­ti­vo. Por cier­to, en el ca­so de los chi­cles de ni­co­ti­na ape­nas si hay pe­li­gro de adic­ción, y el ries­go de cán­cer pul­mo­nar es ab­so­lu­ta­men­te inexis­ten­te. Eso sí, la sus­tan­cia pue­de afec­tar a la cir­cu­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.