Con­clu­sión pa­ra­dó­ji­ca

Los abo­rí­ge­nes de Aus­tra­lia fo­men­tan la biodiversidad con fue­gos pro­vo­ca­dos y ca­za tra­di­cio­nal.

Geo - - GEONOTICIAS -

¿Re­cu­rrir al fue­go pa­ra im­pe­dir in­cen­dios y ca­zar pa­ra au­men­tar el nú­me­ro de ani­ma­les? Sue­na in­ve­ro­sí­mil, pe­ro la fór­mu­la pue­de de­mos­trar­se cien­tí­fi­ca­men­te: los mé­to­dos de ca­za de los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos fa­ci­li­tan la mul­ti­pli­ca­ción de las pre­sas y, por si fue­ra po­co, pro­te­gen con­tra los in­cen­dios.

Du­ran­te diez años, un equi­po de an­tro­pó­lo­gos de la Uni­ver­si­dad de Stand­ford (EE UU) acom­pa­ñó a la tri­bu de los Mar­tu en sus jor­na­das de ca­za por el de­sier­to de are­na de Aus­tra­lia oc­ci­den­tal. Los in­ves­ti­ga­do­res, en­ca­be­za­dos por Re­bec­ca Bird, se in­tere­sa­ron es­pe­cial­men­te por la po­bla­ción de gran­des la­gar­tos de la es­pe­cie Va­ra­nus goul­dii. Pa­ra sa­car a los ani­ma­les de sus es­con­di­tes y des­cu­brir las en­tra­das de sus ma­dri­gue­ras, los abo­rí­ge­nes pro­vo­ca­ban fue­gos pun­tua­les y con­tro­la­dos du­ran­te los me­ses de in­vierno. Al pa­re­cer, es­tos in­cen­dios au­men­tan la he­te­ro­ge­nei­dad del pai­sa­je, crean­do nue­vos ni­chos eco­ló­gi­cos de los que se be­ne­fi­cia la po­bla­ción ani­mal: el nú­me­ro de la­gar­tos va­rá­ni­dos ca­si se du­pli­có. Ade­más, las fran­jas sin ve­ge­ta­ción que re­sul­tan de los fue­gos pro­vo­ca­dos por los abo­rí­ge­nes pre­vie­nen de­vas­ta­do­res in­cen­dios fo­res­ta­les, que se pro­pa­gan más fá­cil­men­te cuan­do no en­cuen­tran cla­ros en la den­sa ve­ge­ta­ción. Re­bec­ca Bird ve con­fir­ma­da así su hi­pó­te­sis de que la dis­mi­nu­ción de es­pe­cies en Aus­tra­lia tie­ne una re­la­ción di­rec­ta con el aban­dono de la vi­da tra­di­cio­nal aborigen en el si­glo XX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.