Vi­da ha­cia el in­te­rior

Ar­qui­tec­tos vi­sio­na­rios creen que los edi­fi­cios sub­te­rrá­neos son más efi­cien­tes y eco­nó­mi­cos que los ras­ca­cie­los ac­tua­les.

Geo - - GEONOTICIAS -

Las ciu­da­des mo­der­nas sue­len ele­var­se ha­cia el cie­lo. Pe­ro al­gún día sus edi­fi­cios se po­drían aden­trar pro­fun­da­men­te en la tie­rra, pues el fu­tu­ro de la ar­qui­tec­tu­ra es­tá en el sub­sue­lo, a de­cir de mu­chos o al me­nos, de di­ver­sos re­pre­sen­tan­tes vi­sio­na­rios del gre­mio. Pa­ra Ciu­dad de Mé­xi­co, el ar­qui­tec­to Es­te­ban Suá­rez in­clu­so ha idea­do un earths­cra­per, un ras­ca­cie­los sub­te­rrá­neo de 65 pi­sos de pro­fun­di­dad en for­ma de pi­rá­mi­de in­ver­ti­da. La idea es que la for­ma de embudo di­ri­ja la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de luz des­de arri­ba has­ta la pro­fun­di­dad.

Tam­bién los pla­nes del ar­qui­tec­to neo­yor­quino Da­niel Ba­rasch tie­nen po­co en co­mún con los os­cu­ros sis­te­mas de cue­vas o ca­la­bo­zos que co­no­ce­mos de las pe­lí­cu­las de te­rror: tra­ga­lu­ces es­pe­cia­les di­ri­gi­rían la luz del día a ár­bo­les y plan­tas si­tua­das a seis me­tros de pro­fun­di­dad que for­ma­rían el pri­mer par­que sub­te­rrá­neo de la metrópoli mun­dial en la que vi­ve Ba­rasch. La idea es que el par­que ocu­pe unos só­ta­nos abo­ve­da­dos de­ba­jo de De­lan­cey Street (Lo­wer East Si­de) que no se usan des­de ha­ce 65 años. Se­gún los vi­sio­na­rios, los edi­fi­cios sub­te­rrá­neos se con­ser­van me­jor al es­tar me­nos ex­pues­tos a las in­cle­men­cias del tiem­po. Y en vis­ta de los in­men­sos pre­cios in­mo­bi­lia­rios, el uso sub­te­rrá­neo de las su­per­fi­cies ur­ba­nas po­dría ser ren­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.