El fe­nó­meno de los atas­cos pue­de ex­pli­car­se se­gún mo­de­los ma­te­má­ti­cos.

Geo - - GEONOTICIAS -

En agos­to de 2010 la ca­rre­te­ra prin­ci­pal en­tre Mon­go­lia y Chi­na su­frió un co­lap­so to­tal. A lo lar­go de cien ki­ló­me­tros, los vehícu­los es­tu­vie­ron prác­ti­ca­men­te pa­ra­dos du­ran­te ca­si on­ce días. Des­pués, el atas­co des­apa­re­ció ca­si por ar­te de ma­gia. Los au­to­mo­vi­lis­tas ob­ser­van es­te fe­nó­meno en to­do el pla­ne­ta. Cuan­do el trá­fi­co vuel­ve a fluir des­pués de un atas­co, el ori­gen a me­nu­do es un mis­te­rio: no hay obras, ni ac­ci­den­tes, ni es­tre­cha­mien­to de la cal­za­da... No hay una cau­sa apar­ten­te. Sin em­bar­go, el fe­nó­meno se pue­de ex­pli­car con mo­de­los ma­te­má­ti­cos de la me­cá­ni­ca de flui­dos.

Se­gún di­chos mo­de­los, el trá­fi­co en una au­to­pis­ta lle­ga a un es­ta­do crí­ti­co cuan­do cir­cu­lan más de 2.200 co­ches por ca­rril y ho­ra. En ese ca­so, no es que la al­ta den­si­dad de trá­fi­co lle­ve au­to­má­ti­ca­men­te al atas­co, pe­ro da­do que la má­xi­ma ve­lo­ci­dad po­si­ble y la ne­ce­si­dad de fre­nar de los vehícu­los de­pen­den bá­si­ca­men­te de la ve­lo­ci­dad del co­che que uno tie­ne de­lan­te, si el con­duc­tor de es­te vehícu­lo, sea por la cau­sa que sea, va li­ge­ra­men­te más len­to de lo que de­bie­ra, su len­ti­tud es su­fi­cien­te pa­ra al­te­rar irre­me­dia­ble­men­te el flu­jo del trá­fi­co.

En ese ca­so tam­bién el con­duc­tor de atrás tie­ne que re­du­cir la ve­lo­ci­dad. Y co­mo reac­cio­na con al­go de des­fa­se, in­clu­so sue­le ha­cer­lo más enér­gi­ca­men­te que el que va de­lan­te. Lo mis­mo ocu­rre con el con­duc­tor que va de­trás del de atrás, y así su­ce­si­va­men­te. Na­ce pues una lla­ma­da “on­da de cho­que” que abar­ca ca­da vez más vehícu­los y que se ex­pan­de en di­rec­ción con­tra­ria. Eso es lo que pro­vo­ca la pa­ra­li­za­ción com­ple­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.