Los al­ces pre­fie­ren el frío

El cam­bio cli­má­ti­co y los pa­rá­si­tos cau­san pro­ble­mas a los ani­ma­les.

Geo - - GEONOTICIAS -

“Es­toy muer­to en las coor­de­na­das X e Y.” Es­te es el SMS que los in­ves­ti­ga­do­res del Min­ne­so­ta De­part­ment of Na­tu­ral Re­sour­ces (Es­ta­dos Uni­dos) re­ci­ben ca­da vez que uno de los al­ces a los que do­ta­ron de emi­so­res mue­re en su há­bi­tat na­tu­ral. En Min­ne­so­ta, los ani­ma­les se ven ata­ca­dos por tre­má­to­dos y ne­má­to­dos que da­ñan el ce­re­bro. Y en New Ham­ps­hi­re hay una pla­ga de ga­rra­pa­tas: has­ta 100.000 se con­ta­bi­li­za­ron en el pe­la­je de un so­lo al­ce. Las víc­ti­mas pier­den tan­ta san­gre y se da­ñan tan­to el pe­la­je ras­cán­do­se que ter­mi­nan mu­rien­do. Una cau­sa: al con­tra­rio del cier­vo, a los al­ces les re­sul­ta di­fí­cil qui­tar­se los pa­rá­si­tos con dien­tes y pe­zu­ñas. La cau­sa más im­por­tan­te, sin em­bar­go, po­dría ser el cam­bio cli­má­ti­co. Los in­ves­ti­ga­do­res creen que las tem­pe­ra­tu­ras más mo­de­ra­das de­bi­li­tan el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de los al­ces, acos­tum­bra­dos a mu­cho frío. Ade­más, la po­bla­ción de ga­rra­pa­tas cre­ce por­que ca­da vez más pa­rá­si­tos so­bre­vi­ven al in­vierno y ata­can a los al­ces en verano. Y no so­lo en Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién en Es­can­di­na­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.