El na­rra­dor erran­te

Geo - - GEOICONO -

Cuan­do con so­lo tre­ce años Ju­lio Cam­ba (1882-1962) de­ci­de es­ca­par­se de ca­sa y em­bar­car co­mo po­li­zón en un bar­co con des­tino a Ar­gen­ti­na, ya se in­tuía en el jo­ven gallego el es­pí­ri­tu bri­llan­te que años más tar­de le con­ver­ti­ría en uno de los más gran­des –tam­bién más in­do­len­tes– pe­rio­dis­tas es­pa­ño­les del si­glo XX. Na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia de cla­se obre­ra, du­ran­te su es­tan­cia en Ar­gen­ti­na –país del que se­ría ex­pul­sa­do en 1902 por su pro­xi­mi­dad a los círcu­los anar­quis­tas– rea­li­za sus pri­me­ras in­cur­sio­nes en el ofi­cio de jun­tar letras re­dac­tan­do pro­cla­mas y pan­fle­tos de cor­te sub­ver­si­vo. De vuel­ta en Es­pa­ña, se ins­ta­la en Ma­drid, don­de crea su pro­pio pe­rió­di­co, El Re­bel­de. Tras una cor­ta ex­pe­rien­cia co­mo cro­nis­ta par­la­men­ta­rio, en 1908 se in­cor­po­ra a la plan­ti­lla de La Co­rres­pon­den­cia de Es­pa­ña co­mo co­rres­pon­sal en Tur­quía. A su vuel­ta, el dia­rio El Mun­do lo con­tra­ta pa­ra ocu­par sus co­rres­pon­sa­lías en Pa­rís y Londres. En 1913, tras ha­ber si­do en­via­do de La Tri­bu­na en Ale­ma­nia, co­mien­za a co­la­bo­rar con ABC, pe­rió­di­co en el que per­ma­ne­ce­rá, sal­vo con­ta­das in­te­rrup­cio­nes, has­ta el día de su muer­te. En él ejer­ce­rá co­mo co­rres­pon­sal en Nue­va York. Con el es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil, su le­van­tis­co es­pí­ri­tu ju­ve­nil, ya un le­jano re­cuer­do, trans­mu­ta en sim­pa­tías por el ban­do na­cio­na­lis­ta. Aca­ba­da la con­tien­da, de­di­ca el tiem­po a re­ela­bo­rar su in­gen­te pro­duc­ción pe­rio­dís­ti­ca an­te­rior, pu­bli­can­do sus cró­ni­cas re­con­ver­ti­das en ABC y La Van­guar­dia. En 1949 fi­ja su re­si­den­cia en el ho­tel Pa­la­ce de Ma­drid. Mue­re de una em­bo­lia en 1962.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.