Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas Di­rec­tor de GEO.jdue­nas@gyj.es

Coin­ci­di­rá con­mi­go en que es­to de los sín­dro­mes es una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla. Si se fi­ja us­ted bien ve­rá que exis­ten sín­dro­mes pa­ra to­do. Te­ne­mos el sín­dro­me de Ra­pun­zel, el de Huc­kle­berry Finn, el de Stend­hal, el de Ote­lo, el de Poll­yan­na, el de Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas, el de Ma­da­me Bo­vary, el de Do­rian Grey, el de Dió­ge­nes, el de Es­to­col­mo... Al mar­gen de las con­si­de­ra­cio­nes clí­ni­cas que es­tas pa­to­lo­gías con­lle­van so­bre los que las pa­de­cen –pa­ra ellos to­dos mis res­pe­tos– quie­ro po­ner la mi­ra­da en la di­men­sión so­cial aso­cia­da a uno de ellos en con­cre­to: el sín­dro­me de Pe­ter Pan. Sus fron­te­ras son tan di­fu­sas co­mo sus mo­ti­va­cio­nes. Qui­zá por ello el sín­dro­me de Do­rian Grey pue­de con­fun­dir­se con él, pe­ro si bien el per­so­na­je de Dis­ney nos ha­bla del re­cha­zo a con­ver­tir­nos en adul­tos y asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des, el pro­ta­go­nis­ta de Wil­de lo ha­ce del mie­do a en­ve­je­cer, que pue­de pa­re­cer lo mis­mo pe­ro no lo es. Y es que en es­tos tiem­pos de so­cie­da­des des­ga­na­das co­mien­zan a ser le­gión los jó­ve­nes que de­ci­den ple­gar el ve­la­men bio­ló­gi­co y echar el an­cla en las fe­li­ces pla­yas de la in­fan­cia. Y no so­lo en Es­pa­ña. Co­mo po­drá com­pro­bar en el reportaje in­te­rior de­di­ca­do a Es­to­nia, su ju­ven­tud, co­mo tam­bién la nues­tra, pa­re­ce ha­ber pi­sa­do el freno y mira con es­cep­ti­cis­mo cre­cien­te el des­lum­bran­te mun­do que la so­cie­dad mo­der­na les ofre­ce. A mí, qué quie­re que le di­ga, ac­ti­tu­des de es­te ti­po no me ex­tra­ñan. Es más, de es­tar en su lu­gar se­ría in­clu­so una op­ción a con­si­de­rar. Siem­pre he mi­ra­do con cier­ta en­vi­dia –más aho­ra que an­tes– a esos im­po­lu­tos chi­cos mor­mo­nes, con ese ai­re mi­tad mi­sio­ne­ro mi­tad ven­de­dor del Círcu­lo de Lec­to­res, que ha­cen un al­to en sus vi­das y de­di­can un año sa­bá­ti­co a pa­tear el mun­do pre­go­nan­do sus creen­cias, sean es­tas cua­les sean. Un pa­rén­te­sis de re­fle­xión, la pa­ra­din­ha pre­via al lan­za­mien­to del de­ci­si­vo pe­nal­ti, una acon­se­ja­ble la­va­ti­va men­tal an­tes de ins­ta­lar­se en la con­fu­sión enloquecida del mun­do adul­to. Le de­cía que no me ex­tra­ña que nues­tros jó­ve­nes vuel­van la vis­ta atrás por­que, co­mo pa­dre, us­ted igual que yo, ha­brá po­di­do cons­ta­tar có­mo se acor­tan las in­fan­cias de nues­tros hi­jos, con qué ve­lo­ci­dad los ni­ños y ni­ñas de hoy, so­bre­pro­te­gi­dos y con­sen­ti­dos co­mo nun­ca, apar­can sus ju­gue­tes pa­ra en­zar­zar­se en el pe­li­gro­so jue­go de ser ma­yo­res. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en es­pe­cial la te­le­vi­sión y la pu­bli­ci­dad, te­ne­mos mu­cha cul­pa de ello. En aras de un con­su­mis­mo atroz les in­cul­ca­mos ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­tos que sus cuer­pos y ce­re­bros a me­dio ha­cer no son ca­pa­ces de asi­mi­lar. Por eso, cuan­do lle­ga el ver­da­de­ro mo­men­to de ser adul­tos, de asu­mir las car­gas que to­do pa­so de fron­te­ra con­lle­va, apa­re­cen las du­das del de­sen­can­to pre­ma­tu­ro, de la in­sas­tis­fac­ción lar­va­da, de la li­ber­tad aco­sa­da. La vi­sión del pre­ci­pi­cio fu­tu­ro pro­du­ce ta­les vér­ti­gos en nues­tros jó­ve­nes, que buscan re­fu­gio allí don­de creen po­si­ble en­con­trar­lo: en los mundos idí­li­cos de la in­fan­cia. Ya sa­ben lo que su­po­ne ser adul­tos en una so­cie­dad co­mo la nues­tra y no les gus­ta. Y no, no creo que sea una cues­tión de pe­re­za, de búsqueda de vi­das re­ga­la­das. Es sim­ple­men­te que quie­ren al­go di­fe­ren­te, al­go dis­tin­to a lo que hoy po­de­mos ofre­cer­les. ¿De­be­mos cul­par­les por ello?

Por eso, cuan­do lle­ga el ver­da­de­ro mo­men­to de ser adul­tos, de asu­mir las car­gas que to­do pa­so de fron­te­ra con­lle­va, apa­re­cen las du­das del de­sen­can­to pre­ma­tu­ro, de la in­sa­tis­fac­ción lar­va­da, de la li­ber­tad aco­sa­da. La vi­sión del pre­ci­pi­cio fu­tu­ro pro­du­ce ta­les vér­ti­gos en nues­tros jó­ve­nes, que buscan re­fu­gio allí don­de creen po­si­ble en­con­trar­lo: en los mundos idí­li­cos de la in­fan­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.