"La edu­ca­ción de las mu­je­res es el me­jor an­ti­con­cep­ti­vo"

En Alan Weis­man pro­po­ne en­co­ger la po­bla­ción mun­dial a ni­ve­les sos­te­ni­bles pa­ra mi­ni­mi­zar el con­su­mo de re­cur­sos y sal­var la Tie­rra.

Geo - - GEO ENTREVISTA -

Ala vi­da le va me­jor cuan­ta más va­rie­dad de vi­da ha­ya; pe­ro es­ta­mos asis­tien­do a la ta­sa de ex­tin­ción de es­pe­cies más al­ta des­de la caí­da del as­te­roi­de que bo­rró a los dinosaurios de la Tie­rra. Aho­ra, no­so­tros so­mos el as­te­roi­de."

Así de con­tun­den­tes son mu­chas de las afir­ma­cio­nes que Alan Weis­man ha­ce en un español pre­ci­so y ele­gan­te. Las res­pal­da con una ava­lan­cha de da­tos de­mo­grá­fi­cos y me­dioam­bien­ta­les irre­fu­ta­bles, que ha re­co­pi­la­do en su úl­ti­mo li­bro, La cuen­ta atrás: 7.200 mi­llo­nes de per­so­nas vi­vi­mos so­bre la Tie­rra; ca­da cua­tro días y me­dio se su­ma un mi­llón más, y ca­da año na­ce una nue­va Ale­ma­nia o Egip­to en el mun­do en tér­mi­nos de po­bla­ción. En 2050 se­re­mos 10.000 mi­llo­nes. Es­ta ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca ha lle­na­do la at­mós­fe­ra de más dió­xi­do de car­bono del que ha ha­bi­do en tres mi­llo­nes de años y es­tá cambiando la com­po­si­ción quí­mi­ca de los mares. En­tra­mos en una fa­se in­cier­ta: na­die sa­be qué va a pa­sar, co­rre­mos gran ries­go.

La pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar es, en su opi­nión, la so­lu­ción más via­ble pa­ra mi­ni­mi­zar nues­tro im­pac­to so­bre el me- dio am­bien­te. ¿Por qué no pro­po­ne re­du­cir el con­su­mo?

–Por­que na­die ha in­ven­ta­do pre­ser­va­ti­vos pa­ra re­du­cir el con­su­mo. Si yo hu­bie­ra sa­bi­do có­mo con­tro­lar el con­su­mo, ha­bría es­cri­to so­bre el te­ma, pe­ro no lo sa­be­mos. He­mos de en­con­trar so­lu­cio­nes sen­ci­llas: el an­ti­con­cep­ti­vo es un mé­to­do que ya te­ne­mos, sa­be­mos có­mo usar­lo y mu­cha gen­te es­tá dis­pues­ta a uti­li­zar­lo. Es el mo­do más efi­caz de re­du­cir el nú­me­ro de con­su­mi­do­res de re­cur­sos, so­bre to­do de ener­gía. No po­de­mos es­pe­rar a que se pro­duz­ca la ma­gia de las ce­ro emi­sio­nes por­que las ener­gías re­no­va­bles no son ma­si­vas. La pla­ni­fi­ca­ción es una so­lu­ción ba­ra­ta: con po­co más de 8.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año po­dría­mos po­ner an­ti­con­cep­ti­vos a dis­po­si­ción de to­do el mun­do que qui­sie­ra. Es la ci­fra que Es­ta­dos Uni­dos gas­tó ca­da mes en la gue­rra de Irak.

¿Hay tiem­po pa­ra des­ac­ti­var la bom­ba de­mo­grá­fi­ca?

–Es­pe­ro que sí. Y la es­pe­ran­za es un es­tí­mu­lo. La mi­tad de los paí­ses es­tá ya por de­ba­jo del ni­vel de re­em­pla­zo: dos hi­jos por pa­re­ja. Lo que he des­cu­bier­to en mis via­jes por 21 paí­ses es que la ta­sa de acep­ta­ción de los an­ti­con­cep­ti­vos es muy al­ta en el mun­do. La gen­te aprue­ba usar-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.