NÍ­GER, UN CA­SO DE­SES­PE­RA­DO

"Ca­da cua­tro días y me­dio hay un mi­llón de ha­bi­tan­tes más so­bre la Tie­rra y ca­da año na­ce una nue­va Ale­ma­nia o Egip­to en tér­mi­nos de­mo­grá­fi­cos"

Geo - - GEO ENTREVISTA - Ma­ría Lui­sa Fuen­tes

ni­fi­ca­ción fa­mi­liar en paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, que tu­vie­ron mu­cho éxi­to. Por ejem­plo, en el Irán de los aya­to­lás, una so­cie­dad muy con­ser­va­do­ra, se fa­ci­li­ta­ban gra­tui­ta­men­te los an­ti­con­cep­ti­vos. Nu­me­ro­sas mu­je­res anal­fa­be­tas, pe­ro in­te­li­gen­tes, com­pren­die­ron que eran buenos pa­ra ellas y su fa­mi­lia, por­que po­dían te­ner ni­ños se­gún su ca­pa­ci­dad de man­te­ner­los de for­ma res­pon­sa­ble. Y ellas mis­mas no se ago­ta­ban fí­si­ca­men­te. Tai­lan­dia es otro ca­so des­ta­ca­ble. El país asiá­ti­co es­tá ya por de­ba­jo del ni­vel de re­em­pla­zo y es la me­jor eco­no­mía de la zo­na. Cos­ta Ri­ca es tam­bién un ejem­plo si­mi­lar en Cen­troa­mé­ri­ca.

Los eco­no­mis­tas pro­cre­ci­mien­to se opo­nen al con­trol de po­bla­ción por­que afir­man

que se con­trae­ría la eco­no­mía.

–Lo di­cen por­que pre­fie­ren que ha­ya mu­chos con­su­mi­do­res y así tam­bién mano de obra ba­ra­ta: mu­cha gen­te se pe­lea­rá por unos suel­dos mi­se­ra­bles. Tam­bién ale­gan que ha­brá po­cos jó­ve­nes pa­gan­do la se­gu­ri­dad so­cial de mu­chos ma­yo­res. Pe­ro la bur­bu­ja de an­cia­nos dis­mi­nu­ye en una ge­ne­ra­ción y lue­go las ge­ne­ra­cio­nes se van ni­ve­lan­do. Si no pa­gá­ra­mos sub­si­dios a las com­pa­ñías pe­tro­le­ras, los Go­bier­nos po­drían con­tri­buir a man­te­ner a los ma­yo­res du­ran­te la épo­ca de tran­si­ción ha­cia una po­bla­ción más re­du­ci­da.Y hay que te­ner en cuen­ta que las per­so­nas ma­yo­res pue­den ser pro­duc­ti­vas eco­nó­mi­ca­men­te, más que los me­no­res. Al vi­vir más años, aho­ra hay gen­te que si­gue tra­ba­jan­do más allá de los 65 años por­que le gus­ta o por­que lo ne­ce­si­ta. En cam­bio, ¿qué apor­tan los ni­ños a la eco­no­mía? Son un an­cla, pe­san mu­cho. No ga­nan di­ne­ro, pe­ro cues­ta mu­cho edu­car­los, ali­men­tar­los, ves­tir­los... has­ta los 20 años o así, cuan­do em­pie­zan a tra­ba­jar.

De su li­bro se des­pren­de que la re­li­gión ca­tó­li­ca es la más rea­cia a los an­ti­con­cep­ti­vos. Otras, co­mo bu­dis­mo, hin­duis­mo e is­lam, pa­re­cen en­ten­der el pro­ble­ma de la su­per­po­bla­ción y sus con­se­cuen­cias.

–Hay dos ni­ve­les de catolicismo: el Vaticano y los ca­tó­li­cos. El pri­me­ro se en­cuen­tra en un ca­lle­jón sin sa­li­da, por el con­cep­to de la in­fa­li­bi­li­dad del pa­pa. Pe­ro los ca­tó­li­cos no ha­cen ca­so de los hom­bres del Vaticano. Es­pa­ña, país ca­tó­li­co, es­ta­ba por de­ba­jo del ni­vel de re­em­pla­zo ya an­tes de la cri­sis. En Ita­lia la fer­ti­li­dad es muy ba­ja. Bra­sil, el país ca­tó­li­co ma­yor del mun­do, es­tá ca­si al ni­vel de re­em­pla­zo, Mé­xi­co tam­bién. En ori­gen, to­dos los cre­dos di­fun­die­ron la idea de cre­cer y mul­ti­pli­caos. Pe­ro hoy no se pue­de man­te­ner.

¿Qué di­ría a quien quie­re te­ner fa­mi­lia nu­me­ro­sa?

–Yo siem­pre di­go que se pue­den te­ner tan­tos hi­jos co­mo se quie­ra. En mi pue­blo una de las fa­mi­lias más fe­li­ces que co­noz­co cons­ta de nue­ve hi­jos: dos bio­ló­gi­cos y sie­te adop­ta­dos. Por­que un re­cur­so que no es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción es la can­ti­dad de ni­ños que ne­ce­si­tan ca­sa en es­te mun­do.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.