ÚL­TI­MA TAR­DE DEL CURSO

Geo - - GEO NOTICIAS -

del Biohack Boot Camp, en Nue­va York. En el ín­te­rin ya he con­se­gui­do di­bu­jar en una pla­ca de Pe­tri un Smi­ley com­pues­to por bac­te­rias E. co­li que de­be­ría son­reír ami­ga­ble­men­te bajo la ac­ción de la luz ul­tra­vio­le­ta. Aun­que de mo­men­to pa­re­ce más bien el tur­bio fon­do de mi ta­za de la ofi­ci­na cuan­do lle­vo un par de días sin la­var­la. Pe­ro de lo que es­toy real­men­te or­gu­llo­so es de una en­zi­ma de res­tric­ción que he per­ge­ña­do yo mis­mo y con la que aho­ra ya pue­do cor­tar ADN co­mo con unas ti­je­ras. Eso sí, me ha cos­ta­do ca­si una jor­na­da en­te­ra del curso.

Ade­más, he­mos vi­so en You­Tu­be una pe­lí­cu­la un tan­to pe­cu­liar del año 1971, que mues­tra a cien­tos de es­tu­dian­tes con glo­bos so­bre la ca­be­za imi­tan­do la sín­te­sis de las pro­teí­nas a rit­mo de psi­co­dé­li­ca mú­si­ca de ór­gano. Un clá­si­co de la his­to­ria de la ci­ne­ma­to­gra­fía ge­né­ti­ca. Ellen Jor­gen­sen, la di­rec­to­ra del curso, no se can­sa nun­ca de ver­lo ni de co­men­tar con en­tu­sias­mo las me­jo­res es­ce­nas. “¡Aten­ción, aho­ra vie­ne el ami­noá­ci­do!”

Úl­ti­mo pun­to del curso: la ge­nea­lo­gía. ¿Quién es­tá em­pa­ren­ta­do con quién den­tro del gru­po y a tra­vés de cuán­tas vías? Un pro­yec­tor vi­sua­li­za en la pa­red se­cuen­cias de ADN que un la­bo­ra­to­rio ha des­co­di­fi­ca­do de ayer a hoy a par­tir de nues­tras mues­tras ge­né­ti­cas a ca­tor­ce dó­la­res la pie­za. Mis frag­men­tos son, igual que los de los de­más, co­lum­nas de letras sin fin co­mo si al­guien hu­bie­ra de­ja­do caer la fren­te so­bre el teclado del or­de­na­dor: TATTTGTCTTCCTTTTATCTTC AAATAGCAGTTTTAAAAAACCCCC CCCCCCCCCCCCCAAAACTTGTG CAAAAATGTAAAGTCCCTTGTAAC ATGTGGGGGAACTGTGAC.

Es­tas co­lum­nas se copian en un pro­gra­ma de In­ter­net y ya es po­si­ble de­tec­tar pe­cu­lia­ri­da­des. Una C en el lu­gar don­de otras tre­ce per­so­nas tie­ne una T… to­dos vuel­ven de in­me­dia­to la mi­ra­da ha­cia Chang, el ma­la­yo. Den­nis es el com­pa­ñe­ro con el que me une un víncu­lo más di­rec­to a tra­vés de ra­mi­fi­ca­cio­nes li­nea­les, su pa­dre pro­ce­de de Ale­ma­nia igual que yo. So­lo el pro­gra­ma­dor Da­vid, que da­ba por sen­ta­do que sus raí­ces ir­lan­de­sas se re­tro­traían has­ta el Me­die­vo tem­prano, se mues­tra al­go mo­les­to: su ADN es más pa­re­ci­do al del ne­pa­lí Anup que al mío.

Po­de­mos com­pa­rar­nos, in­clu­so, con el ADN de re­fe­ren­cia de otros se­res vi­vos to­tal­men­te dis­tin­tos a no­so­tros: ¿quién es­tá más pró­xi­mo al nean­der­tal? Chang. ¿Y a un león? La chi­ca de me­ji­llas re­gor­de­tas. ¿Y a un ca­ba­llo li­piz­zano? Yo. Des­con­cer­tan­te: unos cuan­tos clics con el ra­tón y sa­le a la luz có­mo es­tá in­ter­re­la­cio­na­do el mun­do.

Que­dan un par de co­sas por acla­rar. Y de­ben ha­cer­lo jus­ta­men­te aque­llos que siem­pre lo sa­ben to­do. Co­mo el FBI que, na­tu­ral­men­te, tam­bién es­tá in­tere­sa­do en sa­ber qué es lo que ha­ce Gens­pa­ce y se pre­gun­ta: si en un mo­men­to da­do sur­ge en al­gún si­tio un nue­vo vi­rus ¿po­dría eso es­tar re­la­cio­na­do con el la­bo­ra­to­rio? ¿Po­dría ser el la­bo­ra­to­rio un me­dio de cul­ti­vo no so­lo de ale­gres emo­ti­co­nos com­pues­tos por bac­te­rias lu­mi­no­sas sino de fa­ná­ti­cos cri­mi­na­les?

Al­guien que crea al­go pe­li­gro­so no es un bio­hac­ker sino un bio­te­rro­ris­ta, les ex­pli­có Ellen Jor­gen­sen. Al fi­nal aca­bó in­vi­tan­do al FBI a asis­tir al curso y un día un par de agen­tes es­tu­vie­ron sen­ta­dos jus­ta­men­te aquí, ro­dea­dos de to­do es­te caos... y de fre­sas ma­cha­ca­das.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.