Lea­les has­ta el fi­nal

Geo - - GEO ICONO -

Aun­que no es ha­bi­tual, en oca­sio­nes tam­bién los ani­ma­les pue­den ele­var­se a la ca­te­go­ría de mitos en el com­ple­jo uni­ver­so de los hu­ma­nos. Es lo que ha ocu­rri­do con al­gu­nos pe­rros –po­cos, bien es cier­to–, que du­ran­te las di­fe­ren­tes con­tien­das bé­li­cas se hi­cie­ron me­re­ce­do­res del res­pe­to y la ad­mi­ra­ción de sus con­tem­po­rá­neos. Así, du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la, ca­nes co­mo el mí­ti­co Sa­le­ro, ejem­plar per­te­ne­cien­te a la Le­gión, igua­la­ron en po­pu­la­ri­dad a los to­re­ros del mo­men­to. Sin em­bar­go, no se­rá has­ta la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial cuan­do la pre­sen­cia de es­tos ani­ma­les co­men­za­rá a ser es­ti­ma­da en su va­lor. To­das las par­tes en con­flic­to se sir­vie­ron de pe­rros de dis­tin­tas ra­zas pa­ra di­ver­sas ac­ti­vi­da­des de gue­rra. El ejér­ci­to so­vié­ti­co lle­gó a en­tre­nar has­ta 50.000 pe­rros pa- ra la­bo­res de ayu­da a los sol­da­dos he­ri­dos du­ran­te el cru­do in­vierno ru­so, y has­ta 168 uni­da­des ca­ni­nas de tra­ba­jo lle­ga­ron a to­mar par­te en di­fe­ren­tes ba­ta­llas. Pe­ro se­rán los ale­ma­nes los que ma­yor uso ha­rán de ellos. Se es­ti­ma que en el pe­rio­do de los diez años pre­vios a la con­tien­da mun­dial, Ale­ma­nia en­tre­nó a 200.000 pe­rros pas­to­res en la­bo­res de vi­gi­lan­cia, ex­plo­ra­ción, guar­dia y men­sa­je­ría. Una vez in­va­di­da Po­lo­nia, en sep­tiem­bre de 1939, los pe­rros pas­to­res ale­ma­nes de las co­no­ci­das co­mo uni­da­des K-9 fue­ron uti­li­za­dos en la cus­to­dia de ciu­da­des, gue­tos y cam­pos de tra­ba­jo pa­ra pri­sio­ne­ros ju­díos. Sin em­bar­go, a pe­sar de es­ta ho­rri­ble per­ver­sión, los pe­rros no hi­cie­ron sino obe­der las ór­de­nes de sus amos, fie­les al pac­to de leal­tad an­ces­tral que les unía a ellos.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.