Via­je al fin del mun­do Tie­rra del Fue­go

El ar­chi­pié­la­go de la Tie­rra del Fue­go, don­de ter­mi­na Amé­ri­ca, es uno de los úl­ti­mos re­duc­tos real­men­te sal­va­jes del pla­ne­ta. Y su pun­to más aus­tral, el ca­bo de Hor­nos, el ma­yor re­to so­bre el glo­bo pa­ra los na­ve­gan­tes. Más al sur ya so­lo se ex­tien­de la An

Geo - - SUMARIO AGOSTO - Tex­to: Joa­quim M. Pu­jals Fo­tos: Al­fons Ro­drí­guez

es un vas­to ar­chi­pié­la­go for­ma­do por una gran is­la de ca­si 48.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, re­par­ti­da en­tre Argentina y Chi­le, e in­fi­ni­dad de ín­su­las pe­que­ñas. En es­te rin­cón del pla­ne­ta, la na­tu­ra­le­za ex­hi­be to­do su po­der y se mues­tra de una be­lle­za y dra­ma­tis­mo so­bre­co­ge­do­res.

Alas dos de la ma­dru­ga­da, el Ste­lla

Aus­tra­lis se aden­tra en mar abier­to por la bahía de Nas­sau. Y cual

quier pa­sa­je­ro to­da­vía des­pier­to lo no­ta de in­me­dia­to. El cua­derno de bi­tá­co­ra re­gis­tra mar grue­sa: el vien­to del oes­te de 40 nu­dos –con ra­chas de 60– le­van­ta olas de has­ta tres me­tros ba­jo la llu­via. Na­da que ver con la plá­ci­da tra­ve­sía por los ca­na­les de las jor­na­das pre­ce­den­tes.

“Hay co­rrien­tes muy fuer­tes, y cam­bios re­pen­ti­nos del vien­to”, ex­pli­ca el ca­pi­tán Adol­fo Na­va­rro, de 38 años, los sie­te úl­ti­mos go­ber­nan­do cru­ce­ros co­mo es­te. Y, aún así, las con­di­cio­nes de na­ve­ga­ción de es­ta fría no­che de fi­na­les de mar­zo son más que bue­nas pa­ra un océano al que nun­ca de­ja­rá de sor­pren­der que Ma­ga­lla­nes, pri­me­ro en sur­car­lo, y por es­tas la­ti­tu­des, lla­ma­ra Pa­cí­fi­co.

Por­que nues­tro des­tino, la is­la de Ca­bo de Hor­nos, es uno de los rin­co­nes del pla­ne­ta don­de la na­tu­ra­le­za mues­tra su po­der de for­ma im­pla­ca­ble. Y por ello es to­do un mi­to pa­ra los na­ve­gan­tes. Se cree que, des­de el si­glo XVII, cuan­do lo atra­ve­sa­ron por pri­me­ra vez los ho­lan­de­ses Le Mai­re y Schou­ten, el es­tre­cho de Dra­ke se ha co­bra­do 800 nau­fra­gios, se­pul­tan­do en el mar a unas 10.000 per­so­nas. En 1905, la fra­ga­ta ale­ma­na Su­san

na ne­ce­si­tó 99 días pa­ra pa­sar del Atlán­ti­co al Pa­cí­fi­co, 86 de ellos de du­ro tem­po­ral.

No­so­tros te­ne­mos mu­cha más suer­te y ho­ras des­pués po­ne­mos pie en la is­la. Una bri­sa de 27 nu­dos so­lo ge­ne­ra ma­re­ja­di­lla y per­mi­te acer­car­se a las zo­diac por su ori­lla más res­guar­da­da, don­de una em­pi­na­da es­ca­le­ra de ma­de­ra re­mon­ta el acan­ti­la­do. Llue­ve a ra­chas y la tem­pe­ra­tu­ra en es­te fin de ve­rano aus­tral es de unos so­por­ta­bles seis gra­dos. En po­cas se­ma­nas, el ter­mó­me­tro cae­rá en pi­ca­do y la nieve y el hie­lo se ha­rán due­ños del lu­gar.

“Aquí sue­le so­plar a 105-110 nu­dos (200 km/h), con olas de 6 y 7 me­tros”, ex­pli­ca en su cal­dea­da vi­vien­da el al­ca­mar (al­cal­de de mar), el sar­gen­to de la Ar­ma­da chi­le­na An- drés Valenzuela, de 37 años, que jun­to a su es­po­sa, Paula Var­gas, de 36; su hi­jo, Ma­tías, de 12, y el ca­ni­che Melchor (“de año y me­dio”) son los úni­cos ha­bi­tan­tes del pe­núl­ti­mo pun­to más aus­tral de la Tie­rra an­tes de la An­tár­ti­da, que que­da a so­lo 950 ki­ló­me­tros.

Lle­ga­ron en di­ciem­bre y pa­sa­rán un año inin­te­rrum­pi­do en el pues­to. Pa­ra con­se­guir­lo tu­vie­ron que com­pe­tir con otras 500 fa­mi­lias y su­pe­rar, los tres –no pue­de ser as­pi­ran­te un sol­te­ro–, du­ros exá­me­nes fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos. In­clu­so pa­sa­ron por el qui­ró­fano pa­ra ex­traer­se el apén­di­ce: el vio­len­to cli­ma de la is­la po­dría im­po­si­bi­li­tar un res­ca­te de emer­gen­cia.

Ca­da dos me­ses les lle­ga un bar­co con “pro­vi­sio­nes bá­si­cas”. Si quie­ren ex­tras, de­ben en­car­gar­los y pa­gar­los de su bol­si­llo. Ma­tías es­tu­dia ca­da día con su pa­dre, y le tu­to­ri­za un pro­fe­sor on li­ne. Cuan­do aca­be su es­tan­cia aquí se exa­mi­na­rá en Puerto Wi­lliams, 160 ki­ló­me­tros al nor­te. Las du­ras con­di­cio­nes del des­tino no les

Pun­ta Are­nas fue du­ran­te siglos es­ca­la obli­ga­da pa­ra los bar­cos que cru­za­ban el es­tre­cho de Ma­ga­lla­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.