As­cen­so y caí­da de una me­tró­po­lis glo­bal Shang­hái

Du­ran­te los años vein­te y trein­ta del si­glo XX, Shang­hái po­día com­pa­rar­se con las ca­pi­ta­les oc­ci­den­ta­les más gla­mu­ro­sas: ras­ca­cie­los, ban­cos, ca­rre­ras de ca­ba­llos, or­ques­ta sin­fó­ni­ca, lu­jo­sos ho­te­les... Era la me­tró­po­lis in­ter­na­cio­nal por ex­ce­len­cia. Hast

Geo - - SUMARIO AGOSTO - Tex­to: Ste­fan Scho­mann

fue du­ran­te un tiem­po una gran ciu­dad des­lum­bran­te, ce­le­bra­da co­mo el Pa­rís de Orien­te. Has­ta que el ca­tor­ce de agos­to de 1937 el “sá­ba­do san­grien­to“pre­ci­pi­tó su de­ca­den­cia.

EL PRI­MER ATA­QUE DE­BE DES­TRUIR AL ENEMI­GO. En la tar­de del ca­tor­ce de agos­to de 1937, una do­ce­na de ca­za­bom­bar­de­ros chi­nos so­bre­vue­la Shang­hái pa­san­do en vue­lo ra­san­te so­bre las con­ce­sio­nes ex­tran­je­ras. Es sá­ba­do; mul­ti­tud de cu­rio­sos pue­blan las azo­teas ajar­di­na­das, dis­fru­tan de la vis­ta de la ciu­dad y del río, del soplo de ai­re que mi­ti­ga el ca­lor so­fo­can­te, y tam­bién de con­tem­plar­se a sí mis­mos, la éli­te ex­tran­je­ra en una de las ma­yo­res me­tró­po­lis del mun­do. Pe­ro la tar­de ofre­ce una nue­va atrac­ción: el asom­bro­so es­pec­tácu­lo de la gue­rra.Des­pués de ha­ber con­so­li­da­do su pre­sen­cia en Man­chu­ria, Ja­pón tra­ta de con­tro­lar to­da la cos­ta china. La vís­pe­ra, el con­flic­to ha da­do un gi­ro re­pen­tino y aho­ra Shang­hái tam­bién es es­ce­na­rio de ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res de­cla­ra­das. Una gran ciu­dad con­ver­ti­da en cam­po de ba­ta­lla.

Pe­ro eso ape­nas in­quie­ta a los ex­tran­je­ros oc­ci­den­ta­les. Sus con­ce­sio­nes son te­rri­to­rios de so­be­ra­nía in­ter­na­cio­nal. Los com­ba­tes es­ta­llan en los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos, en los “ba­rrios chi­nos” y en el Hong­kew, ba­jo con- trol ja­po­nés. Enor­mes co­lum­nas de hu­mo as­cien­den ha­cia el cie­lo, co­mo si un vol­cán hu­bie­se en­tra­do en erup­ción. 10.000 ci­vi­les hu­yen, a pie o en jin­ri­kis­ha (ca­rri­tos de dos rue­das ti­ra­dos por una per­so­na), bus­can­do re­fu­gio en la se­gu­ri­dad que su­pues­ta­men­te ofre­cen los sec­to­res in­ter­na­cio­na­les. En las te­rra­zas ajar­di­na­das las ban­das de mú­si­ca fi­li­pi­nas han de­ja­do de to­car. Pe­ro los ca­ma­re­ros y los bar­mans tra­ba­jan a des­ta­jo. Ca­da vez son más los cu­rio­sos que, per­tre­cha­dos con cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas y pris­má­ti­cos, bus­can asien­to de pal­co pa­ra con­tem­plar el in­fierno. Pe­ro el ata­que pron­to que­da­rá fue­ra de con­trol. Es­te su­ce­so, que pa­sa­rá a los anales de la ciu­dad con el nom­bre de “sá­ba­do san­grien­to”, per­mi­te pre­sen­tir las ca­tás­tro­fes que trae­rá la

Los ex­tran­je­ros su­mi­nis­tran a la ciu­dad opio, te­las, tin­tes, ar­mas y má­qui­nas

fu­tu­ra gue­rra mun­dial. Shang­hái, ese pri­mer ba­luar­te de la glo­ba­li­za­ción, esa me­tró­po­lis sin co­ra­zón, ten­drá tan po­cas po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­rar­se de es­te gol­pe co­mo la víc­ti­ma pa­ra­plé­ji­ca de un ac­ci­den­te. Ese día mar­có el prin­ci­pio del fin de una era. UNA ERA QUE HA­BÍA CO­MEN­ZA­DO unos cien años an­tes, con la ex­plo­ra­ción de las cos­tas de China por par­te de una van­guar­dia de la Com­pa­ñía Bri­tá­ni­ca de las In­dias Orien­ta­les. Has­ta en­ton­ces só­lo Can­tón y Ma­cao es­ta­ban abier­tas a los co­mer­cian­tes ex­tran­je­ros. Pe­ro con­se­guir asen­tar­se en la desem­bo­ca­du­ra del Yangt­sé sig­ni­fi­ca­ba te­ner ac­ce­so a me­dio con­ti­nen­te. La pri­me­ra de las nu­me­ro­sas de­le­ga­cio­nes eu­ro­peas en Shang­hái lle­gó sin ser in­vi­ta­da. Ac­tua­ba co­mo in­tér­pre­te Karl Gütz­laff, te­ra­peu­ta, po­lí­glo­ta y mi­sio­ne­ro pro­ce­den­te de Ale­ma­nia. Gütz­laff era un ar­ma se­cre­ta de los in­gle­ses que de­mos­tró ser tan ca­paz co­mo sus ca­ño­ne­ras: co­no­cía los pun­tos dé­bi­les del Im­pe­rio y se mo­vía por China con una se­gu­ri­dad inusual en­tre los ex­tran­je­ros.

Pe­ro diez años más tar­de el Im­pe­rio se­guía ri­gu­ro­sa­men­te ce­rra­do así que In­gla­te­rra tra­tó de en­trar por la fuer­za. Pa­ra dar sa­li­da a sus mer­can­cías, en­tre ellas el lu­cra­ti­vo opio, pro­vo­có la Pri­me­ra Gue­rra del Opio. Y se im­pu­so: Gütz­laff par­ti­ci­pó en las ne­go­cia­cio­nes del Tra­ta­do de Nan­jing por el que China te­nía que abrir cua­tro puer­tos más a las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les, en­tre ellos Shang­hái.

Se ase­gu­ra­ron el do­mi­nio de los ba­rrios del cen­tro de la ciu­dad en los que con­tro­la­ban las adua­nas y dis­fru­ta­ban de una am­plia fran­qui­cia tri­bu­ta­ria. Las tro­pas chi­nas que­da­ban fue­ra; den­tro, los ex­tran­je­ros no es­ta­ban su­je­tos al de­re­cho chino. Así sur­gió una ciu­dad den­tro de la ciu­dad. No muy con­for­ta­ble pe­ro sí enor­me­men­te lu­cra­ti­va. Los ex­tran­je­ros su­mi­nis­tra­ban opio, pro­duc­tos tex­ti­les, tin­tes, ar­mas y má­qui­nas y ex­por­ta­ban té, por­ce­la­na, se­da y ta­ba­co. Una de las ma­te­rias pri­mas más co­di­cia­das era la pro­pia ciu­dad, cuan­to más rá­pi­do cre­cía más va­lio­sos se vol­vían sus bie­nes in­mue­bles. Si al prin­ci­pio los te­rri­to­rios ex­tran­je­ros ocu­pa­ban ape­nas un ki­ló­me­tro cua­dra­do, fue­ron cre­cien­do has­ta mul­ti­pli­car por 30 esa su-

per­fi­cie. En el Bund, el pa­seo ma­rí­ti­mo im­pe­rial, ca­da vez son más los pa­la­cios co­mer­cia­les que mi­ran de fren­te al sol na­cien­te: la Hong Kong and Shang­hai Ban­king Cor­po­ra­tion, el Ban­co Ru­so-chino y el Ban­que de l‘In­do­chi­ne, las re­pre­sen­ta­cio­nes de las gran­des com­pa­ñías na­vie­ras, el in­flu­yen­te North

China Daily News, la ofi­ci­na de te­lé­gra­fos, los con­su­la­dos. La cam­pa­na de la to­rre de la adua­na imi­ta el ta­ñi­do del Big Ben. Pa­ra ha­cer aco­ge­do­ra una ciu­dad que no re­sul­ta ni pro­pi­cia ni ami­ga­ble a los eu­ro­peos pe­ro que, sin em­bar­go, los atrae co­mo un imán. Y tam­bién a mi­llo­nes de chi­nos. Du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, aflu­yen en ma­sa des­de las pro­vin­cias ve­ci­nas. Emi­gran den­tro de su pro­pio país. La­ti­fun­dis­tas y ban­que­ros apre­cian la pro­tec­ción que brin­dan las zo­nas es­pe­cia­les y adap­tan su es­ti­lo de vi­da al de la cla­se al­ta oc­ci­den­tal; con vi­llas, te­nis y li­mu­si­nas. Por el con­tra­rio, los más po­bres mal­vi­ven en

sam­pans (bar­cas de re­mos pla­nas te­cha­das con es­te­ras de pa­ja). La cla­se me­dia se mu­da a Shang­hái bus­can­do so­bre to­do for­ma­ción. Quien ha es­tu­dia­do en una de las es­cue­las y uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras de la ciu­dad pue­de desa­rro­llar una só­li­da ca­rre­ra y al­can­zar un pres­ti­gio con­si­de­ra­ble. In­te­lec­tua­les y ar­tis­tas pue­den vi­vir, pen­sar y crear allí más li­bre­men­te que en el res­to de China. Flo­re­ce la in­dus­tria del ci­ne y de la mo­da. SIN EM­BAR­GO, LA CIU­DAD ACA­BA­RÁ sien­do un lu­gar don­de las gen­tes ha­blan en­tre sí sin en­ten­der­se an­tes que un lu­gar de en­cuen­tro. La ma­yo­ría de los ex­tran­je­ros úni­ca­men­te tie­ne con­tac­to con in­ter­me­dia­rios co­mer­cia­les y em­plea­dos do­més­ti­cos chi­nos, apar­te de eso so­lo se mue­ven den­tro de sus pro­pios círcu­los. Shang­hái no es un cri­sol de cul­tu­ras.

En los años vein­te se con­ver­ti­rá de­fi­ni­ti­va­men­te en un mi­to. Sus ras­ca­cie­los son más al­tos que los eu­ro­peos, sus ban­cos es­tán en­tre los más gran­des del mun­do y sus ca­rre­ras de ca­ba­llos, su or­ques­ta sin­fó­ni­ca y sus gran­des ho­te­les no des­me­re­cen de sus pa­res oc­ci­den­ta­les. Pe­ro en esa mis­ma ciu­dad mue­ren ca­da año mi­les de per­so­nas en las ca­lles y la cuar­ta par­te de los ni­ños son áun lac­tan­tes cuan­do fa­lle­cen. El di­bu­jan­te Frie­drich Schiff des­cri­be fas­ci­na­do los más es­tri­den­tes con­tras­tes: “Aquí hay edi­fi­cios de apar­ta­men­tos de lu­jo con ai­re acon­di­cio­na­do y pis­ci­na. Y jus­to al la­do vi­ven cu­lís (tra­ba­ja­do­res sin cua­li­fi­ca­ción) en las mo­ra­das más pri­mi­ti­vas que que­pa ima­gi­nar. La gen­te duer­me en la ca­lle so­bre es­te­ri­llas de pa­ja pa­ra es­ca­par del ca­lor in­so­por­ta­ble de sus an­gos­tas vi­vien­das. No muy le­jos de allí, da­mas con es­co­ta­dos ves­ti­dos de no­che y ca­ba­lle­ros con es­mo­quin blan­co be­ben whisky he­la­do. Aquí co­exis­ten una an­ti­quí­si­ma sa­bi­du­ría vi­tal con un ve­ge­tar ca­si ani­mal o con el an­sia y el aca­pa­ra­mien­to des­pia­da­do de bie­nes ma­te­ria­les”.

Apar­te de es­ta mez­cla in­creí­ble de gen­tes el mi­to de Shang­hái se sus­ten­ta en su fa­ma

los na­víos de lu­jo traían a Shang­hái a 40.000 pa­sa­je­ros ca­da año

de ciu­dad de gángs­te­res y lo­da­zal del vi­cio. Cuan­do 10.000 ru­sos bus­ca­ron re­fu­gio allí des­pués de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre tam­bién lle­ga­ron nu­me­ro­sas mu­je­res eu­ro­peas. Al­gu­nas fue­ron a pa­rar a los ba­res co­mo ani­ma­do­ras, pa­ra con­ten­to de los mu­chos sol­te­ros de las su­cur­sa­les co­mer­cia­les, de los so­li­ta­rios em­plea­dos de la ad­mi­nis­tra­ción, de los sol­da­dos y de los ma­ri­ne­ros de to­das las ban­de­ras. En con­jun­to eran más las mu­je­res que tra­ba­ja­ban en la pros­ti­tu­ción que en la in­dus­tria tex­til. La cri­mi­na­li­dad tam­bién era un ele­men­to irre­nun­cia­ble del folklore ur­bano; no ha­bía pe­lí­cu­la ni no­ve­la don­de no apa­re­cie­se al­guno de los tris­te­men­te fa­mo­sos ca­pos gangs­te­ri­les. Pe­ro, si un hom­bre tie­ne múl­ti­ples ta­len­tos, ¿por qué no pue­de ac­tuar al mis­mo tiem­po co­mo pa­drino y po­lí­ti­co, co­mo es­ta­fa­dor y hom­bre de ne­go­cios? En Shang­hái las con­tra­dic­cio­nes no mo­les­tan a na­die, más bien se cul­ti­van. Fue­ron so­bre to­do los ja­po­ne­ses quie­nes in­tro­du­je­ron de for­ma con­se­cuen­te la in­dus­tria en su de­par­ta­men­to, lo que hi­zo que sur­gie­se un au­tén­ti­co pro­le­ta­ria­do. No es ca­sual que el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino se fun­da­se aquí en el año 1921. Po­cos años des­pués, cuan­do los na­cio­na­lis­tas chi­nos to­ma­ron el po­der di­ri­gi­dos por Chiang Kai-Shek, el par­ti­do fue em­pu­ja­do a la clandestinidad. Mien­tras Mao Ze­dong re­or­ga­ni­za­ba pro­fun­da­men­te el mo­vi­mien­to en la pro­vin­cia, al­gu­nos de sus se­gui­do­res se re­fu­gia­ron en la Con­ce­sión fran­ce­sa. Esa es la zo­na re­si­den­cial fa­vo­ri­ta de los ex­tran­je­ros, una is­la don­de im­pe­ra el es­ti­lo de vi­da oc­ci­den­tal, con ave­ni­das de plá­ta­nos, ca­fés y bou­ti­ques. Aquí se pue­de ad­qui­rir pa­té de gan­so, pra­li­né y cha­blis frío. Ca­si­nos y ca­ba­rés pro­me­ten di­ver­sión mien­tras que al la­do los na­rra­do­res de his­to­rias en­tre­tie­nen a la clien­te­la en ca­sas de té al es­ti­lo an­ti­guo. Los ca­bles del te­lé­fono y la elec­tri­ci­dad cu­bren las ca­lles co­mo hi­los de ara­ña. Ca­da zo­na ex­pi­de sus pro­pios car­nés de con­du­cir, ges­tio­na sus pro­pias ofi­ci­nas pos­ta­les y sus pro­pios tran­vías y tie­ne su co­rres­pon­dien­te po­li­cía y su cuer­po de bom­be­ros. Aquí vi­gi­lan el or­den pú­bli­co tro­pas co­lo­nia­les pro­ce­den­tes de Se­ne­gal y un po­co más allá ha­cen lo pro­pio gurk­has ne­pa­líes. En aquel en­ton­ces Shang­hái era pa­ra­da obli­ga­da pa­ra los via­je­ros que re­co­rrían el mun­do; na­víos de lu­jo traían has­ta 40.000 pa­sa­je­ros al año a Shang­hái. Los ho­te­les a ori­llas del Huang­pu es­ta­ban en­tre los más lu­jo­sos de la épo­ca, en­ca­be­za­dos por el Cat­hay, que so­bre­sa­lía co­mo un rústico cohe­te en pleno Bund. Sus apo­sen­tos al­ber­ga­ban al­fom­bras per­sas, cor­ti­nas bris­ca­das con oro y de­co­ra­cio­nes de va­lio­so cris­tal La­li­que. Co­mo si fue­ran tur­bi­nas, sus puer­tas gi­ra­to­rias lan­za­ban pa­le­ta­das de hués­pe­des al ves­tí­bu­lo en pe­num­bra. Por ellas sa­lían y en­tra­ban ce­le­bri­da­des co­mo Char­lie Cha­plin y Marlene Die­trich jun­to a tro­ta­mun­dos, ge­ne­ra­les y em­pre­sa­rios. Has­ta aquel sá­ba­do de agos­to. LOS PI­LO­TOS DE LOS CA­ZAS CHI­NOS se di­ri­gen ha­cia el aco­ra­za­do Izu­mo, que se yer­gue im­po­nen­te en me­dio de las aguas del Huang­pu pro­te­gien­do a las di­vi­sio­nes ja­po­ne­sas. Aun­que se tra­ta de un ve­te­rano de 35 años, China no dis­po­ne de nin­gún bar­co ca­paz de me­dir­se con él. So­lo la fuer­za aé­rea po­dría re­pre­sen­tar un pe­li­gro con sus apa­ra­tos Cur­tiss, Hein­kel, Tu­po­lev y Boeing com­pra­dos a to­da pri­sa. Pe­li­gro que, co­mo es na­tu­ral, los ja­po­ne­ses tra­tan de evi­tar: sus bom­bar­de­ros des­pe­gan en Tai­wán y po­nen rum­bo a Shang­hái pa­ra des­truir los aeródromos de la ciu­dad.Pe­ro los ex­tran­je­ros se con­si­de­ran in­to­ca­bles en sus zo­nas neu­tra­les: “Se­guía­mos el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos co­mo si se tra­ta­se de una no­ve­la”, re­ca­pi­tu­la Emily Hahn, que in­for­ma­ba des­de China pa­ra The New Yor­ker. “Sim­ple­men­te, re­nun­cia­mos a con­tra­tar un em­plea­do do­més­ti­co más y los hom­bres jó­ve­nes de­ja­ron

de ju­gar al po­lo du­ran­te un tiem­po pe­ro, por lo de­más, to­dos si­guie­ron tra­ba­jan­do al mis­mo rit­mo par­si­mo­nio­so que ha­bía im­pe­ra­do has­ta en­ton­ces”. Esa ac­ti­tud de­ja tras­lu­cir una bue­na do­sis de co­que­te­ría; la au­to­com­pla­cen­cia y la arro­gan­cia eran ca­si de buen tono en­tre los ex­tran­je­ros. Así di­si­mu­la­ban su mie­do a que la ciu­dad pu­die­ra vol­ver a ser com­ple­ta­men­te asiá­ti­ca, a que China o Ja­pón se adue­ña­ran vio­len­ta­men­te de ella.

¿CUÁN­TO TIEM­PO SO­BRE­VI­VI­RÁ es­ta is­la ar­ti­fi­cial, aho­ra que el olea­je de la gue­rra rom­pe en sus ori­llas? La for­ma­ción de los pi­lo­tos de los bom­bar­de­ros chi­nos de­ja mu­cho que desear. Al so­bre­vo­lar el río tie­nen que ha­cer fren­te al stac­ca­to de los cañones an­ti­aé­reos; el hi­dro­avión del Izu­mo efec­túa ma­nio­bras de hos­ti­ga­mien­to. Los pi­lo­tos chi­nos ape­nas son ca­pa­ces de man­te­ner sus apa­ra­tos ba­jo con­trol. Va­rias bom­bas aterrizan en el agua, muy le­jos del ob­je­ti­vo, y hun­den un par de sam­pans. Pe­ro dos de ellas al­can­zan la ori­lla e im­pac­tan en el Ho­tel Cat­hay y en el ve­cino Pa­la­ce, des­ga­rran las fa­cha­das. Co­ches y jin­ri­kis­has sa­len vo­lan­do por los ai­res co­mo si fue­ran ju­gue­tes.

Cuan­do se di­si­pa el pol­vo la Nan­jing Road, el bu­le­var más ele­gan­te de la ciu­dad, es­tá sem­bra­do de ca­dá­ve­res.El úl­ti­mo apa­ra­to ha re­ci­bi­do un im­pac­to. El pi­lo­to se pro­po­ne lan­zar el res­to de las bom­bas pa­ra ali­ge­rar pe­so. Se di­ri­ge ha­cia el hi­pó­dro­mo, un óva­lo de te­rreno sin edi­fi­car en me­dio de la ciu­dad, el As­cot de Ex­tre­mo Orien­te. Pe­ro tam­bién ye­rra en sus cálcu­los. Y las bom­bas ex­plo­tan en el tem­plo del pla­cer Great World, un ba­zar de di­ver­sio­nes ba­ra­tas: des­de jue­gos de azar pa­san­do por ac­tua­cio­nes de co­me­dian­tes has­ta pros­ti­tu­tas. La sa­la de ci­ne se ha­bía trans­for­ma­do la vís­pe­ra en un cam­pa­men­to de emer­gen­cia. Cuan­do ca­ye­ron los bom­bas mul­ti­tud de re­fu­gia­dos se agol­pa­ban en los pa­si­llos y for­ma­ban co­las an­te la en­tra­da pa­ra re­ci­bir arroz. Ca­si 2.000 per­so­nas per­die­ron la vi­da en am­bos de­sas­tres y ese fue tam­bién el nú­me­ro de he­ri­dos gra­ves. Una ca­tás­tro­fe pa­ra la ciu­dad. Aun­que pa­ra las po­ten­cias que ha­cían la gue­rra se tra­ta­ba so­lo de un inopor­tuno da­ño co­la­te­ral. La lu­cha ca­sa por ca­sa to­da­vía du­ra­rá tres me­ses más. La ba­ta­lla de Shang­hái se con­vir­tió en la car­ni­ce­ría más san­grien­ta des­de Ver­dún. Por lo me­nos 200.000 sol­da­dos fue­ron víc­ti­mas de ella, a los que hay que su­mar un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de ci­vi­les. Pos­te­rior­men­te Ja­pón ocu­pa­rá ca­si to­da la cos­ta china y am­plias zo­nas de las tie­rras ba­jas. El Go­bierno na­cio­na­lis­ta de Chiang Kai-Shek se atrin­che­ró en las mon­ta­ñas de Si­chuán.

Qui­tar hie­rro al asun­to, man­te­ner el ti­po y guar­dar las apa­rien­cias: los en­cla­ves ex­tran­je­ros tra­tan de re­to­mar su queha­cer co­ti­diano co­mo si so­lo hu­bie­ran su­fri­do el pa­so de un ti­fón. Pe­ro el ti­fón se ha es­ta­cio­na­do so­bre China. Cien­tos de mi­les de per­so­nas bus­can re­fu­gio en las con­ce­sio­nes; el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes de Shang­hái cre­ce has­ta los cin­co mi­llo­nes. Pe­ro las ha­bi­ta­cio­nes de los ho­te­les y los apar­ta­men­tos de lu­jo es­tán va­cíos. Na­die quie­re in­ver­tir en una ciu­dad que mañana pue­de des­apa­re­cer del ma­pa. En lu­gar de es­tre­llas de ci­ne, pro­fe­so­res y mag­na­tes, Ex­tre­mo Orien­te atrae ca­da vez más a tra­fi- can­tes de ar­mas, es­pías y agen­tes. Shang­hái se man­tie­ne fiel a sí mis­ma, si­gue ri­gién­do­se por la ley de la ofer­ta y la de­man­da. Y en tiem­pos de gue­rra lo que más sa­li­da tie­nen son las ar­mas, la in­for­ma­ción y las men­ti­ras.

TAM­BIÉN EN EU­RO­PA se anun­cia tor­men­ta. La Segunda Gue­rra Mun­dial em­pie­za de for­ma im­pa­ra­ble. Tras el ata­que a Pearl Har­bor, el ejér­ci­to ja­po­nés tam­bién in­va­de la su­cur­sal in­ter­na­cio­nal. In­gle­ses, ame­ri­ca­nos y ho­lan­de­ses se­rán in­ter­na­dos en cam­pos de de­ten­ción. Ale­ma­nes, ita­lia­nos y fran­ce­ses son pues­tos ba­jo tu­te­la en ca­li­dad de “enemi­gos amis­to­sos”. Has­ta que dos bom­bas ató­mi­cas po­nen fin a la he­ge­mo­nía ni­po­na en Asia orien­tal. Neu­tra­li­za­do el enemi­go co­mún, la alian­za prag­má­ti­ca en­tre na­cio­na­lis­tas y co­mu­nis­tas chi­nos se rom­pe dan­do pa­so a una en­co­na­da gue­rra ci­vil.

Cuan­do Mao ac­ce­de al po­der la ma­yo­ría de los ex­tran­je­ros tie­ne que aban­do­nar China. Los co­mu­nis­tas, que nun­ca ha­bían en­ten­di­do a Shang­hái, la ca­ta­pul­ta­rán a los tiem­pos an­te­rio­res a 1832.

En el Bund, pa­seo que des­cri­be una am­plio ar­co a ori­llas del río Huang­pu

(iz­da), es­ta­ban si­tua­dos los edi­fi­cios co­lo­nia­les más em­ble­má­ti­cos. So­bre es­tas

lí­neas: una mu­jer oc­ci­den­tal ha con­tra­ta­do los ser­vi­cios de un tra­ba­ja­dor pa­ra con­du­cir su jin­ri­kis­ha (ca­rri­tos ti­ra­dos por per­so­nas). Du­ran­te dé­ca­das mi­llo­nes de chi­nos po­bres lle­gan en ma­sa a Shang­hái, don­de son ex­plo­ta­dos.

Fo­tos: Rai­mund Frank/Ulls­tein Bild; Mi­chael Mas­lan/Cor­bis

El Gran Ci­ne, con­trui­do en 1933, era uno de los edi­fi­cios

más mo­der­nos de la épo­ca. Los ho­te­les, lo­ca­les de di­ver­sión y sa­las de con­cier­tos de Shang­hái te­nían el

ni­vel pro­pio de una gran ca­pi­tal eu­ro­pea.

Nan­jing Road, la lu­jo­sa ave­ni­da

co­mer­cial de la ciu­dad. El “sá­ba­do san­grien­to”, dos bom­bas arro­ja­das por error des­de los bom­bar­de­ros ma­ta­ron aquí a cien­tos de ci­vi­les.

Fo­to: AKG- Ima­ges. Ma­pa: Tho­mas Wach­ter

Fu­ma­de­ro de opio en torno a 1875. Los bri­tá­ni­cos obli­ga­ron a China a com­prar su opio cul­ti­va­do en In­dia.

Así de­bi­li­ta­ban el país.

En­tre 1843 y 1949 Shang­hái era una ciu­dad ocu­pa­da, di­vi­di­da en “con­ce­sio­nes”, ba­rrios que no es­ta­ban ba­jo do­mi­nio de China, sino de

las po­ten­cias co­lo­nia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.