Ca­za­do­res dis­fra­za­dos

Geo - - GEO NOTICIAS -

¿Quién ha­bría pen­sa­do que los gran­des la­gar­tos po­dían ser tan in­te­li­gen­tes? Al pa­re­cer, los co­co­dri­los ( Alli­ga­to­ri­dae) del Mis­sis­sip­pi, y pro­ba­ble­men­te tam­bién de otras es­pe­cies, han en­con­tra­do un as­tu­to tru­co pa­ra lo­grar que las aves se acer­quen a sus vo­ra­ces fau­ces: ca­mu­flan el ho­ci­co con ra­mas, de ma­ne­ra que pa­re­ce par­te de un tron­co flo­tan­do en el agua. Lo ha­cen prin­ci­pal­men­te du­ran­te la tem­po­ra­da de pues­ta de las aves, cuan­do bus­can ra­mas pa­ra cons­truir sus ni­dos.

Pa­ra su es­tu­dio –el pri­me­ro de es­te ti­po–, el bió­lo­go Vla­di­mir Di­nets, de la Uni­ver­si­dad de Knox­vi­lle (Ten­nes­see, Es­ta­dos Uni­dos) ob­ser­vó du­ran­te un año ali­gá­to­res en dos la­gos del Es­ta­do fe­de­ral de Lui­sia­na (Es­ta­dos Uni­dos). Los rep­ti­les so­lo lle­va­ban pa­los so­bre el ho­ci­co cuan­do se acer­ca­ban a las áreas de re­pro­duc­ción de las aves. Por eso pa­re­ce ex­tre­ma­da­men­te im­pro­ba­ble que las ra­mas les ha­yan caí­do en la ca­be­za por ca­sua­li­dad.

Di­nets sos­pe­cha un com­por­ta­mien­to se­me­jan­te en el ca­so del co­co­dri­lo de las ma­ris­mas en la In­dia. En to­dos los ca­sos, ex­pli­ca­ría por qué tan­tas aves aca­ban en la bo­ca de es­tos rep­ti­les. Y de­mues­tra una vez más que el uso de he­rra­mien­tas no se li­mi­ta a si­mios, del­fi­nes o aves in­te­li­gen­tes.

Fo­tos: Ima­ge­bro­ker/va­rio ima­ges; Vla­di­mir Di­nets

¿Un co­co­dri­lo o un tron­co flo­tan­do en el agua? La con­fu­sión pue­de ser fa­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.