Eduar­do Za­ma­cois, in­ven­tor de la no­ve­la cor­ta

Geo - - GEO ICONO -

Al­can­zó los 98 años y has­ta la mañana an­tes de mo­rir hi­zo lo que siem­pre ha­bía he­cho, lo que me­jor sa­bía ha­cer: es­cri­bir. Su vi­da, tan­to la per­so­nal co­mo la li­te­ra­ria, fue siem­pre ex­ce­si­va y apa­sio­nan­te, no en vano man­tu­vo tres fa­mi­lias (la ofi­cial y la de dos aman­tes) y es­cri­bió 120 li­bros, mi­les de ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos en Es­pa­ña, Mé­xi­co y Cu­ba, 40 no­ve­las ra­dio­fó­ni­cas y va­rios do­cu­men­ta­les ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Sin em­bar­go, Eduar­do Za­ma­cois (18731971), na­ci­do cu­bano, pa­sa­rá a la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra por ha­ber si­do el crea­dor de la no­ve­la cor­ta de kios­co, una mo­da­li­dad li­te­ra­ria y editorial que mar­ca­rá un hi­to en la his­to­ria de la lec­tu­ra en es­pa­ñol. Tam­bién por ser, tal y co­mo lo de­fi­nió otro gran­de de la épo­ca, Ra­fael Can­si­nos As­sens, el má­xi­mo ex­po­nen­te de la no­ve­la ga­lan­te, un ti­po de no­ve­la frí­vo­la y de­sen­fa­da que él in­tro­du­jo en Es­pa­ña. Hom­bre hi­per­ac­ti­vo, des­me­di­do, bohe­mio y he­te­ro­do­xo, pron­to se dio cuen­ta de que la do­cu­men­ta­ción en pri­me­ra per­so­na era fun­da­men­tal pa­ra do­tar de rea­lis­mo a su es­cri­tu­ra ("un no­ble pru­ri­to pa­ra es­cri­bir me­jor", di­ría). Así, no du­dó en in­tro­du­cir­se en una cár­cel pa­ra na­rrar la vi­da de los pre­sos o via­jar a gue­rras pa­ra des­cri­bir su sin­ra­zón. Re­pu­bli­cano y li­be­ral, tras la gue­rra ci­vil mar­chó a Amé­ri­ca, don­de desem­pe­ñó los más va­ria­dos ofi­cios: ac­tor de do­bla­je en Nue­va York, re­dac­tor del Reader's Di­gest... Asen­ta­do en Bue­nos Ai­res, no vol­vió a Es­pa­ña has­ta me­dia­dos de los se­sen­ta, cons­cien­te ya de per­te­ne­cer a un mun­do ol­vi­da­do y de la es­ca­sa hue­lla que su pro­lí­fi­ca obra ha­bía de­ja­do en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Fo­to: EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.