Siem­pre ba­jo ten­sión

Los pe­ces eléc­tri­cos no so­lo dan des­car­gas, sino que siem­pre es­tán ro­dea­dos de un dé­bil cam­po eléc­tri­co. ¿Pa­ra qué?

Geo - - GEO NOTICIAS -

Una an­gui­la eléc­tri­ca pue­de pro­pi­nar des­car­gas eléc­tri­cas de has­ta 500 vol­tios. El be­ne­fi­cio es­tá cla­ro: le ayu­da a la ho­ra de ca­zar y de­fen­der­se de enemi­gos. ¿Pe­ro qué ocu­rre en el ca­so de otros ani­ma­les, co­mo ra­yas o mor­mí­ri­dos, que se ro­dean de un cam­po eléc­tri­co mu­cho más dé­bil? Una edi­ción es­pe­cial del Jour­nal of Ex­pe­ri­men­tal Bio­logy con­tes­ta a es­ta pre­gun­ta. Pa­ra es­tos ani­ma­les, el cam­po eléc­tri­co cum­ple una fun­ción se­me­jan­te a la que tie­nen los gri­tos ul­tra­só­ni­cos de los mur­cié­la­gos. Por un la­do, el cam­po eléc­tri­co les ayu­da a “ver”: al pez na­riz ele­fan­te afri­cano, por ejem­plo, le per­mi­te dis­tin­guir mi­li­mé­tri­cos es­pa­cios en­tre ob­je­tos. Por otro la­do, es­tas es­pe­cies de pe­ces se co­mu­ni­can con sus con­gé­ne­res me­dian­te se­ña­les eléc­tri­cas. Los unos can­tan co­mo gri­llos, por así de­cir­lo, y des­car­gan sus ór­ga­nos eléc­tri­cos de ma­ne­ra en­tre­cor­ta­da. Los otros zum­ban ca­si con­ti­nua­men­te por­que los des­car­gan en on­das. Cier­tas hor­mo­nas, co­mo se­ro­to­ni­na y la ar­gi­ni­na va­so­to­ci­na, con­tro­lan la agre­si­vi­dad de la se­ñal eléc­tri­ca, por ejem­plo, a la ho­ra de de­fen­der un te­rreno.

Pa­ra los bió­lo­gos, es­tos pe­ces son sis­te­mas-mo­de­lo idea­les por­que ex­pre­san com­por­ta­mien­tos a tra­vés de se­ña­les eléc­tri­cas que se pue­den me­dir fá­cil­men­te y que es­tán co­nec­ta­das di­rec­ta­men­te con el sis­te­ma ner­vio­so.

Torpe­do ca­li­for­ni­ca, ro­dea­do de un cam­po eléc­tri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.