AI­REAR CUER­PO Y AL­MA

Bos­ques y mon­tes so­li­ta­rios, ciu­da­des lle­nas de tra­di­ción: la re­gión de Casentino, al es­te de Flo­ren­cia, es el ver­de re­man­so de paz de la Tos­ca­na, un pa­raí­so pa­ra in­di­vi­dua­lis­tas y pa­ra quie­nes bus­can el sen­ti­do de la vi­da. Una re­dac­to­ra de GEO se ha aloj

Geo - - FLORENCIA - Tex­to: Da­nie­la Hor­vath

Yo he bus­ca­do al Se­ñor y me ha res­pon­di­do y li­be­ra­do de to­do mie­do”. Re­zo del me­dio­día en Sa­cro Ere­mo, la er­mi­ta del mo­nas­te­rio de Ca­mal­do­li. Nues­tros an­fi­trio­nes, ves­ti­dos con há­bi­tos co­lor mar­fil, es­tán per­fec­ta­men­te ali­nea­dos jun­to al al­tar. Don Ivan can­ta los sal­mos con voz cla­ra y no­so­tros le se­gui­mos, el pro­fe­so Axel nos acom­pa­ña al ór­gano. Don An­drea, a sus 92 años es el ma­yor de los diez mon­jes ere­mi­tas. Se man­tie­ne en pie, en­cor­va­do pe­ro son­rien­te. Ere­mo ha si­do su ho­gar des­de que te­nía once años.

A mi la­do, Be­ne­det­ta, jue­za de me­no­res de Flo­ren­cia, ha to­ma­do asien­to en la cru­jien­te si­lle­ría del coro de la de­li­cio­sa na­ve del san­tua­rio de­co­ra­da con exu­be­ran­tes fres­cos. De­lan­te de no­so­tras es­tán Ri­ta, mu­si­co­te­ra­peu­ta, y Ti­zia­na, em­plea­da de ban­co, las dos pro­ce­den­tes de las Mar­cas. Son mis com­pa­ñe­ras de cel­da en el pe­que­ño edi­fi­cio del mo­nas­te­rio, si­tua­do fren­te a la igle­sia y al refectorio, don­de se pue­de vi­si­tar la “primitiva” cel­da de San Ro­mual­do: ha­ce mil años lar­gos es­te mon­je pe­re­grino fun­dó aquí la or­den de los ca­mal­du­len­ses. La ma­yo­ría de los hués­pe­des de es­ta er­mi­ta, gua­re­ci­da por mu­ros de pie­dra, ya ha es­ta­do aquí otras ve­ces, vie­ne a pa­sar un par de días una vez al año. Be­ne­det­ta lo lla­ma “re­en­fo­car la cá­ma­ra in­te­rior”; Ti­zia­na quie­re “ai­rear la men­te y el al­ma”; Ri­ta so­lo se pro­po­ne re­fle­xio­nar en cal­ma so­bre su vi­da. Una ma­ra­vi­llo­sa at­mós­fe­ra me­di­ta­ti­va inun­da la pe­que­ña igle­sia.

Lle­gué an­te­ano­che con sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, ha­bía con­tem­pla­do, 300 me­tros más arri­ba, el mo­nas­te­rio prin­ci­pal de los ca­mal­do­le­si, cu­ya igle­sia ba­rro­ca, su an­ti­gua far­ma­cia de re­me­dios bo­tá­ni­cos y su ca­sa de hués­pe­des acu­ñan la es­tam­pa de la pe­que­ña co­mu­ni­dad de Ca­mal­do­li, es­con­di­da en las pro­fun­di­da­des de un bos­que de abe­tos. Por si aca­so, me per­mi­tí to­mar­me una in­fu­sión pa­ra dor­mir en uno de los tres pe­que­ños ris­to­ran­ti mun­da­nos si­tua­dos en­fren­te. Son lu­ga­res de des­can­so muy po­pu­la­res en­tre los ex­cur­sio­nis­tas que ha­cen un al­to aquí an­tes de se­guir su ca­mino a tra­vés de los bos­ques ca­sen­ti­nos, que cons­ti­tu­yen el nú­cleo del Par­que Na­cio­nal Fo­res­te Ca­sen­ti­ne­si, Mon­te Fal­te­ro­na e Cam­pig­na. Con una su­per­fi­cie de más de 360 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, es uno de los más gran­des y vír­ge­nes de Ita­lia, co­lin­da con Emi­li­aRo­mag­na al pie y en las cres­tas de los Ape­ni­nos y for­ma la co­lum­na ver­te­bral de Casentino, el es­tre­cho flan­co es­te de

Tras la mi­sa ma­ti­nal los mon­jes de Ere­mo di Ca­mal­do­li se reúnen pa­ra dar una vuel­ta por el jar­dín.

El her­mano An­drea es­tu­dia la his­to­ria mi­le­na­ria de los ca­mal­du­len­ses.

la Tos­ca­na que se ex­tien­de a lo lar­go del va­lle al­to del Arno. .

A las cin­co y me­dia de la mañana, el ta­ñi­do de las cam­pa­nas rom­pe el si­len­cio del lu­gar lla­man­do a la a mi­sa ma­tu­ti­na. Pe­ro mi es­tan­cia en la er­mi­ta del mo- - nas­te­rio no se­rá nun­ca el ejer­ci­cio de re­nun­cia que yo te­mía en­con­trar. La ama­bi­li­dad de mis an­fi­trio­nes lo im­pi­de. Más tar­de me in­vi­tan, en ca­li­dad de re­cién lle­ga­da, a co­mer con ellos en el refectorio y me sien­to co­mo si es­tu­vie­ra en el pi­so com­par­ti­do de mis días de es­tu­dian­te: fuen­tes de pas­ta, ver­du­ras y po­llo asa­do cir­cu­lan ve­lo­ces por la lar­ga mesa. Los fra­te­lli las van pa­san­do or­de­na­da­men­te y las va­cían con ga­nas, jun­to con dos ja­rras de vino tin­to de pro­duc­ción pro­pia. Des­pués, los co­rre­li­gio­na­rios se re­ti­ran a re­zar en si­len­cio en sus cel­das si­tua­das arri­ba, en el pe­que­ño pue­blo se­pa­ra­do del res­to de la er­mi­ta por una ver­ja de hie­rro for­ja­do: se tra­ta de 20 ca­si­tas de una plan­ta dis­pues­tas en for­ma de aba­ni­co, ca­da mon­je tie­ne la su­ya pro­pia, que cuen­ta con un jar­dín di­mi­nu­to y ca­pi­lla.

AMu­chos hués­pe­des bus­can el diá­lo­go con el crea­dor a cie­lo abier­to.

pro­ve­cho el tiem­po que trans­cu­rre en­tre el re­zo y la co­mi­da pa­ra ex­plo­rar Casentino, esa re­gión sil­ves­tre si­tua­da al nor­te de Arez­zo, que ofre­ce una es­tam­pa en­te­ra­men­te pro­pia de la Tos­ca­na: en lu­gar de vi­ñe­dos y olivares o de ca­rre­te­ri­tas or­la­das de ci­pre­ses se ex­tien­den aquí im­po­nen­tes bos­ques de mon­ta­ña cui­da­dos du­ran­te siglos por los ca­mal­du­len­ses. Pa­seo lar­go ra­to por el aro­má­ti­co bos­que de abe­tos, atra­vie­so flo­res­tas de lu­mi­no­sas ha­yas y nu­do­sos cas­ta­ños. Los pá­ja­ros car­pin­te­ros mar­ti­llean, los arro­yos manan bor­bo­tean­tes de las fuen­tes pa­ra re­man­sar­se lue­go en pi­le­tas de ro­ca cu­bier­tas de mus­go que pa­re­cen lu­ga­res en­can­ta­dos don­de se ba­ñan las ha­das. Ma­jes­tuo­sos cier­vos pue­den cru­zar­se en tu ca­mino y, al­gu­nas no­ches, se oye au­llar a los lo­bos.

Pe­ro en Casentino tam­bién hay am­plios y so­lea­dos pra­dos de mon­ta­ña re­ple­tos de cam­pa­ni­llas y flo­res de ár­ni­ca. Es­tán al otro la­do, en las ele­va­cio­nes del ma­ci­zo Pra­to­magno, más allá del Arno. Allí pas­tan las blan­cas va­cas chia­ni­na, muy apre­cia­das por su car­ne tier­na, y se pue­de ver el mar Ti­rreno en los días des­pe­ja­dos. Es­ca­bro­sas ca­de­nas mon­ta­ño­sas or­lan co­mo mue­lles pé­treos las dos ri­be­ras del cur­so su­pe­rior del Arno que,

afor­tu­na­da­men­te, nun­ca ha si­do en­cau­za­do y dis­cu­rre so­se­ga­da­men­te a tra­vés del va­lle des­cri­bien­do mean­dros por los fér­ti­les cam­pos de ce­rea­les y hor­ta­li­zas. Pa­sa tam­bién jun­to a cas­ti­llos me­die­va­les y jun­to a las pe­que­ñas ciu­da­des for­ta­le­za de Bib­bie­na y Pop­pi que, co­mo hermanas ge­me­las, co­ro­nan el río en­ca­ra­ma­das.

En Pop­pi pa­seo por la ga­le­ría re­na­cen­tis­ta del cas­co an­ti­guo; más tar­de Ales­san­dro Brez­zi, res­pon­sa­ble es­ta­tal del castillo de los con­des de Gui­di, me en­se­ña­rá es­ta cons­truc­ción al­me­na­da, que es el em­ble­ma ma­ni­fies­to de es­ta ciu­dad del si­glo XIII y el pro­to­ti­po pre­cur­sor del Pa­laz­zo Vec­chio de Flo­ren­cia.

En las seis sa­las de la bi­blio­te­ca me mues­tra pá­gi­nas de ma­nus­cri­tos an­ti­quí­si­mos y pri­mi­ti­vas edi­cio­nes im­pre­sas de in­cal­cu­la­ble va­lor. Me ha­bla de Dan­te Ali­guie­ri, que en 1302 y 1310 es­tu­vo exi­lia­do en el castillo de Pop­pi don­de es­cri­bió amar­gas car­tas, y tam­bién de la pe­cu­lia­ri­dad de su tie­rra: “Pue­de que se de­ba a su ais­la­mien­to y se­gu­ra­men­te tam­bién al dra­ma­tis­mo de la na­tu­ra­le­za”, ex­pli­ca “pe­ro de lo que no ca­be du­da es de que Casentino siem­pre ha si­do un lu­gar pa­ra es­pí­ru­tus in­di­vi­dua­lis­tas”.

Mu­chas co­sas son di­fe­ren­tes aquí en com­pa­ra­ción con las aco­mo­da­das pro­vin­cias ve­ci­nas de Sie­na y Flo­ren­cia. Casentino so­lo ha si­do ben­de­ci­da mo­de­ra­da­men­te por la in­dus­tria y el tu­ris­mo pe­ro, a cam­bio, es muy ri­ca en zo­nas de na­tu­ra­le­za es­pi­ri­tual. Des­ta­ca el san­tua­rio de San­ta Ma­ría del Sas­so, en Bib­bie­na, lu­gar don­de di­cen que se apa­re­ció la ma­dre de Dios en el año 1347. No le­jos de allí es­tá el cen­tro de pe­re­gri­na­ción de La Ver­na, el mo­nas­te­rio en­cla­va­do en la ro­ca don­de, se­gún la le­yen­da, re­ci­bió sus es­tig­mas San Fran­cis­co de Asís. En­tre la ba­sí­li­ca y el edi­fi­cio del mo­nas­te­rio, al­re­de­dor de la ca­pi­lla de los Es­tig­mas, ta­lla­da en la em­pi­na­da ro­ca y so­bre la am­plia te­rra­za pa­no­rá­mi­ca con la vis­ta más be­lla de la re­gión, co­rre­tean ca­da año me­dio mi­llón de vi­si­tan­tes. Pe­re­gri­nas lai­cas con ga­fas de sol y ca­mi­se­tas ajus­ta­das y tam­bién mon­jas de son­ri­sa azo­ra­da que mi­ran con arro­bo a los fran­cis­ca­nos, en su ma­yo­ría jó­ve­nes con há­bi­tos ma­rro­nes y san­da­lias de cue­ro, co­mo si fue­ran ído­los pop. El am­bien­te de la pro­ce­sión dia­ria de las tres, que ter­mi­na en la ca­pi­lla de los Es­tig­mas de San Fran­ces­co, pa­re­ce el de una en ho­nor del san­to fa­vo­ri­to de los ita­lia­nos. La Ver­na, bu­lli­cio­sa fies­ta po­pu­lar de los de­vo­tos, a ape­nas 30 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia del

Sa­lu­do al sol en la cum­bre: vis­ta del La­go di Ri­dra­co­li des­de el Mon­te Pen­na.

El mo­nas­te­rio fran­cis­cano de La Ver­na atrae a pe­re­gri­nos de to­do el mun­do. La igle­sia de San­ta Ma­ria de­gli An­ge­li, cons­trui­da en el si­glo XIII, es uno de sus edi­fi­cios más an­ti­guos.

si­len­cio­so en­si­mis­ma­mien­to de los mon­jes de Ca­mal­do­li.

Los ca­mal­do­le­si per­pe­túan una lar­ga tra­di­ción de hos­pi­ta­li­dad y “diá­lo­go, con cre­yen­tes, no cre­yen­tes y con quie­nes tie­nen otras creen­cias”, apun­ta Don Ales­san­dro, el prior de la con­gre­ga­ción. Du­ran­te tres se­ma­nas al mes los mon­jes re­ci­ben a “cual­quier hués­ped co­mo si fue­ra el pro­pio Cris­to”, tal co­mo pres­cri­be la re­gla de la or­den. Su aper­tu­ra al mun­do es fa­mo­sa y des­de ha­ce dé­ca­das man­tie­nen con­tac­tos con otras igle­sias y re­li­gio­nes: en Ca­mal­do­li se ce­le­bran en­cuen­tros pe­rió­di­cos con or­ga­ni­za­cio­nes ju­días e is­lá­mi­cas y en el ash­ram (co­mu­ni­da es­pi­ri­tual) que tie­ne la or­den en la lo­ca­li­dad in­dia de Shan­ti­va­nam se in­ten­ta co­nec­tar el hin­duis­mo con la vi­da cris­tia­na.

He he­cho no­vi­llos un par de ve­ces sal­tán­do­me la pu­ri­fi­ca­ción es­pi­ri­tual y la co­mi­da del mo­nas­te­rio. Pa­ra ha­cer una ex­cur­sión a Stia, a la em­pi­na­da Piaz­za Ta­nuc­ci de for­ma tra­pe­zoi­dal, en­mar­ca­da por una cin­ta or­na­men­tal de an­gos­tos pa­laz­zi so­bre ar­ca­das. Si uno se orien­ta por los ape­ti­to­sos aro­mas y el rui­do en­cuen­tra allí la es­con­di­da Os­te­ria Da Fi­let­to. A me­dio­día se ar­ma un buen ja­leo en el cas­ti­zo co­me­dor, cuan­do Sil­via, la due­ña del lo­cal, trae fuen­tes de tor­te­lli re­lle­nos de una cre­mo­sa mez- cla de em­bu­ti­do y pa­ta­ta, pre­pa­ra­dos a mano en la co­ci­na.

Por la tar­de vi­si­to una de las úl­ti­mas hi­lan­de­rías de la­na de es­ta pe­que­ña ciu­dad, an­ta­ño fa­mo­sa por sus ma­nu­fac­tu­ras tex­ti­les. Clau­dio Gri­so­li­ni, el due­ño, me ex­pli­ca có­mo se fa­bri­ca el panno casentino, ese re­cio te­ji­do de la­na con su pe­cu­liar grano y ca­rac­te­rís­ti­cos co­lo­res: ver­de vi­vo y naranja lu­mi­no­so. Du­ran­te siglos la no­ble­za tos­ca­na en­car­ga­ba la con­fec­ción de su ro­pa de in­vierno con es­te pa­ño, hoy en día so­lo un par de di­se­ña­do­res de mo­da y mo­bi­lia­rio si­guen in­tere­sán­do­se por el panno casentino. Qui­zá la de­ca­den­cia de las te­je­du­rías sea inevi­ta­ble en tiem­pos de glo­ba­li­za­ción, co­mo que­da de ma­ni­fies­to al re­co­rrer el ve­cino Mu­seo dell‘Ar­te de­lla La­ne. Me en­vuel­vo en una de las ca­pas de la­na de ma­ra­vi­llo­sa caí­da y me sien­to co­mo una con­tes­sa a pun­to de sa­lir a dar un pa­seo a ca­ba­llo.

Po­dría ha­ber­me pre­sen­ta­do ata­via­da así en el be­llo tea­tro ba­rro­co de Bib­bie­na. Du­ran­te un pa­seo por el cen­tro his­tó­ri­co de la ca­pi­tal se­cre­ta de Casentino, las mu­je­res de la lim­pie­za del tea­tro del con­de Do­vi­zi me per­mi­ten echar un vis­ta­zo al pros­ce­nio y a los pal­cos ta­pi­za­dos de ter­cio­pe­lo ro­jo. En­fren­te, en el res­tau­ran­te Ti­ra­bu­ciò, el co­ci­ne­ro je­fe Alberto Degl’Innocenti me con­ta­rá más tar­de to­do lo que hay que sa­ber so­bre Casentino en ge­ne­ral y so­bre las va­cas chia­ni­na en par­ti­cu­lar, mien­tras de­gus­to un ex­qui­si­to tar­tar de chia­ni­na con tru­fa de ve­rano fres­ca. Des­pués re­co­rro de­pri­sa los mean­dros que as­cien­den has­ta Ca­mal­do­li y cru­zo el pe­sa­do por­tón un se­gun­do an­tes del cie­rre a las 20.30. Una ho­ra des­pués to­do es­tá os­cu­ro y si­len­cio­so, so­lo se oye el can­to de los mo­chue­los en los abe­tos.

“¡Oh! Se­ñor, an­tes es­tá­ba­mos su­mi­dos en la os­cu­ri­dad. Pe­ro aho­ra so­mos hi­jos del día en tu luz”.

El her­mano Axel nos ha in­vi­ta­do a una ex­cur­sión con me­di­ta­ción in­clui­da. Es­te ale­mán lle­va sie­te de sus 40 años en Ca­mal­do­li y es­tá a pun­to de in­gre­sar en la or­den. An­tes era li­bre­ro y or­ga­ni­za­dor de ac­tos cul­tu­ra­les, pe­ro aho­ra se ha con­sa­gra­do a la co­mu­ni­dad. Tam­bién por­que es­ta acep­ta su in­cli­na­ción a la es­pi­ri­tua­li­dad orien­tal: Axel es pro­fe­sor de yo­ga y de vez en cuan­do ofre­ce ta­lle­res en el mo­nas­te­rio con la ben­di­ción de sus her­ma­nos. Ca­mi­na­mos en si­len­cio por el bos­que del Mon­te Pen­na. Hue­le a se­tas, im­po­nen­tes ro­cas se aso­man al bor­de del ca­mino co­mo cria­tu­ras fa­bu­lo­sas con­ver­ti­das en pie­dra. En la cum­bre a 1.283 me­tros de al­ti­tud nos es­pe­ra la re­com­pen­sa, una pa­no­rá­mi­ca de vas­te­dad in­fi­ni­ta: an­te no­so­tros se ele­van los Ape­ni­nos de la Ro­mag­na sal­pi­ca­dos de ve­ge­ta­ción; a nues­tros pies res­plan­de­ce el em­bal­se La­go di Ri­dra­co­li de pro­fun­do tur­que­sa. En una me­se­ta de ro­ca so­bre un es­car­pa­do pre­ci­pi­cio res­pi­ra­mos pro­fun­da­men­te y le­van­ta­mos las ma­nos en un sa­lu­do al sol. Aquí arri­ba to­do pa­re­ce sen­ci­llo y li­bre. De una be­lle­za que ele­va el es­pí­ri­tu.

Fo­tos: Mo­ni­ka Hö­fler

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.