LA CUL­TU­RA DEL ES­FUER­ZO

Geo - - CIENCIA -

Pe­dro Ca­va­das, 49 años, ci­ru­jano plás­ti­co. Al­can­zó fa­ma in­ter­na­cio­nal gra­cias a sus éxitos en el tras­plan­te de ex­tre­mi­da­des. En 2009 lle­vó a ca­bo el pri­mer tras­plan­te de ca­ra en Es­pa­ña.

SE LE HA DE­FI­NI­DO CO­MO EL CI­RU­JANO mi­la­gro o el ci­ru­jano de las ma­nos de oro, y no fal­tan mo­ti­vos pa­ra ello. Hu­bo un tiem­po en que, cual rey Mi­das, to­do lo que to­ca­ba es­te jo­ven va­len­ciano se con­ver­tía en vil me­tal. Su tra­ba­jo co­mo ci­ru­jano plás­ti­co le re­por­ta­ba di­ne­ro a es­puer­tas. Te­nía tres Pors­che y dis­fru­ta­ba de la vi­da co­mo so­lo los ri­cos sa­ben y pue­den ha­cer­lo. Has­ta que la muer­te de un her­mano y un via­je a Ke­nia le cam­bia­ron por com­ple­to. Ven­dió los co­ches y pu­so en mar­cha la Fun­da­ción Pe­dro Ca­va­das, una ins­ti­tu­ción sin áni­mo de lu­cro que rea­li­za ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va mo­der­na a pa­cien­tes des­fa­vo­re­ci­dos de paí­ses afri­ca­nos. Jun­to con su equi­po ha rea­li­za­do más de 11.000 in­ter­ven­cio­nes, en­tre ellas 700 re­im­plan­tes.

CA­VA­DAS OB­TU­VO SU LI­CEN­CIA­TU­RA EN Me­di­ci­na por la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia con Ma­trí­cu­la de Ho­nor. En 1995 al­can­zó el gra­do de Doc­tor en Me­di­ci­na con la so­bre­sa­lien­te ca­li­fi­ca­ción de Ap­to Cum Lau­de. Los que le co­no­cen lo de­fi­nen co­mo una per­so­na com­pe­ti­ti­va y muy tra­ba­ja­do­ra. Con una me­dia de 1.800 ope­ra­cio­nes anua­les y una la­bor in­ves­ti­ga­do­ra que le ha lle­va­do a ser au­tor de más de 120 pu­bli­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, los nú­me­ros con­fir­man la evi­den­cia. Pe­ro son sus ma­nos y su de­di­ca­ción las que le han lle­va­do a con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal en lo que a la ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va se re­fie­re. “No me in­tere­sa la me­di­ci­na de la ba­na­li­dad, me in­tere­sa la gen­te con pro­ble­mas reales que ha­cen que me ten­ga que ex­pri­mir”, afir­ma­ba en una en­tre­vis­ta. Por­que de eso se tra­ta, de su­pe­rar­se. Ins­ta a los jó­ve­nes es­pa­ño­les a “dig­nar­se” en lu­gar de “que­jar­se e in­dig­nar­se”, y reivin­di­ca la cul­tu­ra y el va­lor del tra­ba­jo, pues so­lo eso, en su opi­nión, per­mi­te ha­cer “co­sas dig­nas y ho­no­ra­bles”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.