NO, NA­DA DE NI­ÑA PRO­DI­GIO

Geo - - CIENCIA -

Ju­lia Fis­cher, 31 años, so­lis­ta y pro­fe­so­ra de mú­si­ca en Mu­nich (Ale­ma­nia). To­ca con las or­ques­tas más pres­ti­gio­sas del mun­do.

A LOS TRES AÑOS SU­PE que que­ría ser mú­si­co pro­fe­sio­nal. Y des­pués ya no hu­bo un so­lo día de mi vi­da en que desea­ra otra co­sa. Ja­más cues­tio­né que pa­ra con­se­guir­lo te­nía que tra­ba­jar du­ro. A los once años par­ti­ci­pé en el Con­cur­so Me­nuhin, du­ran­te la fa­se pre­pa­ra­to­ria prac­ti­ca­ba cin­co o seis ho­ras dia­rias. Pe­ro nun­ca me pa­re­ció que fue­ra algo excesivo. Na­die te­nía que re­cor­dar­me que co­gie­ra el vio­lín. He cre­ci­do en un ho­gar don­de la mú­si­ca, sim­ple­men­te, se da por so­bre­en­ten­di­da. Mi ma­dre es pia­nis­ta y pro­fe­so­ra de piano. De ella he he­re­da­do el con­ven­ci­mien­to de que to­dos los ni­ños de­be­rían apren­der a to­car un ins­tru­men­to. La cues­tión no es si el ni­ño tie­nes do­tes pa­ra la mú­si­ca o no. Por esa re­gla de tres tam­bién ca­bría pre­gun­tar­se si de­be­ría apren­der a leer. ¡Por su­pues­to que sí! To­dos los ni­ños pe­que­ños co­nec­tan con la mú­si­ca, a los tre­ce o ca­tor­ce me­ses em­pie­zan a bai­lar al son de la mú­si­ca y lle­ga un mo­men­to en que les vuel­ve lo­cos can­tar. ¡La ba­se es­tá ahí!

TE­NER MA­DE­RA DE SO­LIS­TA de­pen­de de otros fac­to­res. Del tra­ba­jo du­ro, por su­pues­to. Pe­ro tam­bién de po­seer una sen­si­bi­li­dad in­tui­ti­va pa­ra la mú­si­ca. Yo en­tien­do la mú­si­ca co­mo un idio­ma. Hay per­so­nas que en­ca­de­nan no­tas y fra­ses co­mo si fue­ran pa­la­bras ca­ren­tes de sen­ti­do. Pe­ro yo quie­ro pro­nun­ciar fra­ses que ex­pre­sen algo. Y lo ha­go en el idio­ma de la mú­si­ca. No obs­tan­te, lo que ofrez­co siem­pre se­rá una re­pro­duc­ción de lo que ha crea­do un com­po­si­tor, otra per­so­na, y el tra­ba­jo se­rá siem­pre obra su­ya. Wolf­gang Ama­deus Mo­zart era to­da­vía un ni­ño cuan­do com­pu­so sus pri­me­ras pie­zas. Él sí era real­men­te un ge­nio. Yo ten­go aho­ra 30 años y a ve­ces me si­guen pre­sen­tan­do co­mo una ni­ña pro­di­gio. A los diez años ese ca­li­fi­ca­ti­vo ya me pa­re­cía ri­dícu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.